Calles de Bhaktapur

El arte de regatear o como comprar lo que quieres al mejor precio

En los países occidentales cuando vamos de compras miramos la etiqueta del producto que nos gusta para ver el precio, pasamos por caja, lo pagamos y ya está. Sencillo, rápido y sin complicaciones. Pero no en todo el mundo ir de compras es así de simple, hay en muchos países, sobre todo de Asia y África en los que hay que invertir mucho tiempo y paciencia para conseguir llevarse a casa aquello que nos ha gustado. A muchos viajeros solamente pensar en ponerse a negociar por unas babuchas o unos cojines les agota, pero todos debéis saber que os apetezca más o menos, si vuestro destino es India, Marruecos o China (por mencionar solamente unos cuantos) no os quedará más remedio que  aprender a regatear y así volver a casa con esos recuerdos que os gustaron sin sentir que os han timado.

Muchos diréis que no sabéis ni por donde empezar a regatear, que es muy complicado dar el primer paso, pero tened una cosa en cuenta: esa sensación se tiene la primera vez. Luego uno se da cuenta que los vendedores se pasan el día haciendo eso, demostrar que son expertos en el arte del regateo, y que esperan que todo el que pasa por su comercio les siga el juego. Pensad que regatear es una cuestión cultural, y que su finalidad es que ganen el que vende y el que compra.

Regatear en Durbar Square Katmandú

Yo tengo que confesar que también me resultó raro la primera eso de ponerme a regatear por el precio de unas pulseras en una tienda, pero sabía que o lo hacía o saldría de allí pagando entre dos y tres veces más del precio real de ese artículo. Poco a poco he ido aprendiendo a regatear y según mi experiencia, estás son las reglas del juego del regateo:

  • Si comienzas una negociación para una compra y entras en el juego, debes estar convencido de que si te dan al final el precio que ofreces, no puedes decir ya que no. Has obligado a una persona que vive del comercio a invertir tiempo contigo, a negociar, y si al final te dice “vale” y entonces tu dices que no se enfadará y con razón.
  • Tienes que tener paciencia, para regatear no se puede ir con prisa. Además cuando más caro sea el artículo que quieres comprar, más tiempo deberás invertir, pues el tira y afloja tiene mucho más margen de negociación.
  • Cuando veas el objeto que quieras comprar, nunca demuestres inmediatamente interés por él. Pregunta por otras cosas hasta que poco a poco llegues a lo que quieres comprar. Incluso si vas acompañado, por ejemplo por tu pareja, pregúntale que le parece. Y que él o ella digan que no les gusta nada (eso es un tema que debéis llevar preparado antes, y al final sale de forma totalmente natural).
  • Preguntarás el precio y de dirán X. Será un precio inflado, de modo que tu debes ofrecer menos de la mitad. Por ejemplo, si es X es 20 euros (al cambio, evidentemente), tú ofrece 5. Sin cortarte. El vendedor se reirá, dirá que estás loco y comenzará a bajar. Probablemente el precio real que debas pagar por ese artículo sean 10 euros, pero si eres hábil seguramente te lo puedas llevar por 7 u 8 euros. Piensa además que ellos jamás van a perder dinero, si les ofreces muy poco y no hacen negocio, dirán que no. Si dicen que si es porque siguen ganando dinero. Eso tenlo muy claro.
  • Procura sonreír y mostrarte educado, ese lenguaje es internacional y a todo el mundo le agradaba tratar con alguien de carácter cordial.

Regatear comprando pulseras en India

  • Si en un momento ves que ellos no bajan el precio hasta lo que tu deseas, puedes hacer dos cosas. O aceptar su oferta o marcharte. Si optas por esto último puede que más tarde tengas que volver a por el objeto que querías si no lo encuentras a mejor precio; si eliges marcharte,  puede pasar que el vendedor salga detrás de ti y te diga que ok a la oferta que hiciste. Entre nosotros, esto último pasa en el 90% de las ocasiones.
  • Nunca aceptes que nadie te lleve de compras, todo te saldrá más caro porque esa persona se lleva siempre una comisión, da igual que sea un guía, un conductor o un niño que encuentres en la calle
  • Si quieres obtener los mejores precios ve de compras por la mañana cuando abren las tiendas. Los vendedores harán lo imposible para que el primer cliente que entra en la tienda cada día se lleve un artículo, porque para ellos es buena suerte. Por la tarde, a última hora, también es más sencillo conseguir buenos precios, pues es el último momento del día en el que puede llenar un poco más la caja de la recaudación.
  • Si en zonas poco turísticas ves que de salida el precio que te piden por algún objeto ya es barato, no regatees. Esa gente no funciona con el viajero como lo hacen en otros lugares donde están acostumbrados a nosotros.
  • Una buena idea para quien no quiera entrar el juego del regateo es acudir a tiendas de precios fijos.  También valen para hacerse a la idea de lo que cuesta cada cosa y luego salir en busca de la ganga.
  • Si ves algo que te gusta mucho, cómpralo. A lo mejor no lo encuentras más adelante y te quedas con las ganas para siempre. Y todo por no pagar un poco más.

Y esto es todo. Ponedlo en práctica y ya veréis como poco a poco conseguir por fin regatear como auténticos profesionales.

Etiquetas , ,

Comentarios (18)

  1. Madre mía, cuantos consejos que das y que hemos aprendido a base de años y años. Estoy de acuerdo en todos: No mostrar demasiado interés, como dices, es quizá el más importante. Y yo añadiría tener en cuenta de cuanto dinero estamos regateando. A veces nos volvemos a casa sin algo que nos hubiera gustas por no tener en cuenta que aquellas pocas rupias era un mísero euro

    1. Llevas toda la razón, pero a veces uno pierde “el norte” y se empeña y se empaña… hasta quedarse sin lo que quiere. Y otras, se regatean una pocas monedas que para nosotros no son nada y para la gente del país en el que estamos puede suponer la comida de un día para toda una familia… Un abrazo

  2. Genial este post!!!! me hizo acordar de mi primera vez “regateando”! y como todo, es cuestión de práctica!
    Lo de mantener el trato respetuoso y seguir regateando, si realmente quieres comprar ese objeto, es primordial. Mi primera vez de regateo fue en China lugar en que los vendedores si decía que ¡no! eran capaces de agarrarme del brazo para hacerme volver a su negocio y así realizar su venta.
    Es por todo esto que al día de hoy tengo la costumbre de mirar todo en los negocios casi de “reojo”… sin querer demostrar ningún interés. Y algo que me llamó la atención, hablando de compra/venta es que en muchos lugares de ASIA si tu compra es su “primera” venta del día verás que con los billetes que le entregaste golpearán parte de sus objetos del negocio para que le traiga buena suerte en las ventas de ese día! Te sentirás bien porque con tu compra alegraste el día al vendedor…
    Este tipo de cosas son las que ASIA te regala.
    Saludos Viajeros,
    Lilián Viajera

    1. ¿Y alguna vez no han salido detrás de ti? A mi de muchas veces en la que he usado esa táctica tan solo una vez me tocó regresar con las orejas gachas…

  3. Hola Kris

    MI madre me ha enseñado el arte de regatear desde pequeño, lo hago, dependiendo donde esté. Buenos consejos que espero poder aplicarlos en cuanto se pueda.

    Un abrazo.

    Bo

  4. Siempre he sido una torpe para regatear, puedo incluso dejar de comprar algo que me apetece precisamente por eso porque se que tengo que entrar en el juego. No me gusta, las pocas veces que me he visto en la situación, me he ido con la sensación de que me habían timado. La teoría me la se, pero la práctica me resulta un poco estresante. Tomo nota del primer cliente del día, a ver si con esas me ayuda un poco el comerciante 😉
    Un saludo
    Carmen

    1. Carmen, tienes que ir concienciada, y pensar siempre algo fundamental: nunca vas a engañar a nadie, si pierden dinero van a decir que no. Eso tenlo claro. Un abrazo

  5. Muy buenos consejos Kris, todos muy certeros aunque me cuesta horrores llevarlos a la práctica. Recientemente me di cuenta de que es algo que no se lleva en los genes: a mi madre le ofrecían una cartera por 20€, ella dijo 5; él le pidió 15 y ella subió su oferta a tan solo 6€! Yo me partía de risa, pero sí, finalmente llegaron al esperado precio final de 10€. Definitivamente, disfruto más del regateo como espectadora!
    Por cierto, me encantan las fotos que acompañan al texto.
    Un besote!

  6. Me vienen fenomenal estos consejos porque yo lo de regatear lo llevo fatal!!! No se ni por donde empezar y la mayoría de las veces no compro nada, así que ahora pondré en práctica todo lo que nos cuentas. Gracias!!

  7. Muy bueno el artículo. Nunca olvidaré las horas que nos pasamos en el mercado de la seda de Pekín regateando sin parar. Salí con la cabeza hecha un bombo pero me lo pasé como un enano y perdí la cuenta de las veces que salí de las tiendas diciendo que ya no me interesaba y me llevaron de vuelta a ellas.
    Un saludo

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies