Equipaje

El equipaje de los viajeros 10

Viajeros hay de muchos tipos: el que defiende la mochila y una determinada filosofía, aquel que prefiere viajar con un grupo organizado o ese que viaja siempre por libre pero llevando sus cosas en una maleta de ruedas. Todas son formas perfectas de recorrer el mundo y cada uno debe elegir la suya sin creerla mejor que el resto. Son formas de entender el viaje, cada una tiene sus pros para unos y sus peros para otros.

Es casi seguro que el equipaje de cada uno de esos tipos diferentes de viajeros poco tendrá que ver con el del resto. Unos viajarán con lo justo y otros se las verán y desearán para ajustar lo que meten en su maleta al peso máximo que aceptan las compañías aéreas.

Pero sea cual sea tu estilo de viaje e independientemente del tipo de viajero que te consideres, siempre debes recordar dejar hueco en tu equipaje para esta lista de cosas que harán que disfrutes mucho más de tu viaje:

  • Guarda un montón de sonrisas, de esas amplias y sinceras. Abren las puertas más insospechadas, ayudan en momentos de crisis a quien las muestra y son la herramienta perfecta para comenzar una relación con alguien que no entiende nada de lo que dices. Y es que la sonrisa forma parte de un idioma universal que muchos parecen desconocer.
  • No olvides en casa la capacidad de improvisar. Te vendrá bien en más de una ocasión, ya sea cuando el hotel en que te alojas no es lo que esperabas o cuando ese restaurante que llevabas en la lista como imprescindible ha pasado a mejor vida (vamos, que ha cerrado para siempre). Muchas veces el tener que solucionar cosas sobre la marcha no resulta sencillo, pero cuando uno está lejos de casa no queda otra que ir adaptándose, porque el viajero propone, pero el viaje dispone.
  • En el día a día hay que ser respetuoso y tolerante, pero cuando uno está de viaje, mucho más. Por lo tanto una gran parte de tu equipaje tiene que ir llena de dosis de tolerancia y respeto. Nada de pensar que lo de uno es lo mejor y que el modo de vivir del resto del mundo es siempre cuestionable. Olvidad eso, allá donde fueres haz lo que vieres, y si no eres capaz de llegar tan lejos en todos los casos, al menos entiende que cada uno es como el lugar donde le ha tocado vivir, y que lo que para ti es extraño para ellos forma parte de su cotidianidad. Si no aceptas que en algunas países las mujeres vayan con la cabeza cubierta o que en otros eructar después de comer signifique satisfacción, entonces quédate en tu casa. El viaje no se ha hecho para juzgar, se ha hecho para aprender…
  • No te avergüence llevar en tu equipaje una bolsita llena de lágrimas, te harán falta cuando menos esperes porque viajar regala momentos tan emocionantes que hay que llorar si así se siente. Si tu viaje es largo, también sentirás que añoras a tu gente y seguro que en esos momentos alguna lágrima se desliza por tus mejillas. Disfruta de ese momento porque el llanto es humano, de hombres y mujeres, y una buena llantina te dejará como nuevo, sobre todo si tienes cerca a alguien que te abrace y te preste un pañuelo.
  • Lleva también tu cara de sorpresa y úsala sin reparo. Porque cuando estés de viaje una de las cosas más divertidas es dejar que el día a día sea una sorpresa, así que no lo lleves todo aprendido, deja espacio para descubrir cosas nuevas sobre la marcha pues seguramente sean las que formen parte de los mejores recuerdos de cada viaje.
  • Deja un hueco en tu equipaje para la calma, viajar es un placer y como tal no se debe vivir con prisa, muchas veces nos olvidamos de disfrutar de un lugar durante un viaje  porque tenemos apuntado que hay que ir corriendo a otro museo, palacio o parque. No va a ser mejor ese periplo por tener una lista más larga de rincones recorridos.
  • En un bolsillo de esa maleta o mochila, tienes que llevar valentía, te hará falta muchas veces, desde ese día en el que tendrás que comer algo que jamás pensabas tener en tu mesa a ese otro en el que dudarás si subir una montaña de aspecto peligroso para conseguir esa vista fantástica con la que tanto tiempo has soñado. En ningún caso debes recordar esa frase que debió escribir un cobarde y que reza “el cementerio está lleno de valientes”.

Posdata: recuerda llevar siempre en el bolsillo un pañuelo, nunca sabes quien lo necesitará cerca de ti.

Imagen de portada: Juan Carlos Mejía

Comentarios (06)

  1. Me ha pasado como a Belén, pensaba que era un listado de objetos imprescindibles… 🙂

    Totalmente de acuerdo con todos los puntos. Al final, que un viaja salga bien depende principalmente de la actitud que tú tengas durante él. Mucho más importantes estas recomendaciones para disfrutar de un viaje que llevar la maleta llena de accesorios y aparatos para conectarte a internet o hacer fotos.

    Un saludo

    1. Así lo veo yo, por eso lo he contado, porque puedo prescindir del wifi y de la gopro, pero nunca de unas sonrisas o del factor sorpresa del viaje. Un abrazo

  2. Que bonito post, me ha encantado!! Yo también pensaba que era una lista de objetos pero esta lista me ha gustado mucho mas. Los objetos son prescindibles, las emociones y sentimientos no.

    1. Lo mejor de todo es que os he sorprendido a todos, algunos igual a pensado “pero mira que cursi” sin darse cuenta de que es mejor dejar en casa algo de ropa y tanto objeto tecnólogico para llevar estas cosas.

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies