Galerías Saint Hubert

De compras por las Galerías Saint Hubert

Si un grupo de amigas se juntan para compartir un fin de semana viajero es seguro que en algún momento decidirán que ya está bien de tanto monumento y museos. ¿Y que harán? Pues casi seguro ir de compras. Es así, de verdad, nos tira ir de tiendas, curiosear, probarnos sombreros y pensar con que look nos quedaría genial ese bolso. Rebuscar entre los secretos que esconde alguna tienda de moda o comprar un detalle que llevar a casa forma parte de un viaje de chicas. Y la Oficina de Turismo de Bruselas y Valonia que sabe esto nos invitó a cinco bloggers a pasar un fin de semana diferente en Bruselas. Conocimos algunos rincones de la ciudad, pero sobre todo nos enseñaron las posibilidades que ofrece la capital de Bélgica como destino no solo cultural, si no también como un lugar donde añadir al mapa algunas tiendas como lugares imprescindibles. Moda, belleza o gastronomía formaron parte de esta ruta que nos llevó por diferentes lugares de esta ciudad que no quiere ser solamente el lugar en el que está el Parlamento Europeo. Para empezar la ruta ¿qué tal acercarnos a las Galerías Saint Hubert? Es un lugar emblemático de Bruselas y podríamos decir que de Europa ya que fueron las primeras galerías de este tipo en el continente. Luego vinieron otras más monumentales, pero sin duda estas pueden presumir de haber creado la idea que otros iban a copiar.
Inauguradas en 1850 su situación es genial, a pocos metros tanto de la Estación Central como de la Grand Place es sin duda un lugar de fácil acceso. Además al estar cubiertas se convierten en el lugar perfecto donde ir de compras en días de lluvia. Compuesta por tres galerías distintas (del Rey, de la Reina y de los Príncipes) no forman una linea recta. Su diseño crea un ángulo entre las dos galerías más grandes a la altura en la que se cruzan con la Rue des Bouchers, consiguiendo de ese modo que no haya corriente en su interior. Sin duda un pequeño detalle que convierte este lugar en perfecto incluso cuando fuera sopla el viento.

Pero vamos “al grano” que en este caso es hablaros de las tiendas que pudimos ver en las Galerías Saint Hubert.

Delvaux
Ha sido siempre la firma elegida por las clientas belgas de mayor nivel adquisitivo siendo Delvaux proveedora de la casa real y las reinas belgas suelen lucir sus productos. La marca está en el mercado desde 1829 y es la empresa más antigua del mundo en producir artículos de lujo en cuero hechos a mano, especialmente equipaje y bolsos. En la tienda nos enseñaron varios de sus bolsos mostrándonos las diferentes calidades de la piel y haciéndonos ver que el interior de cada artículo se realiza con el mismo mimo y perfección que el exterior. Los precios estaban sin duda fuera de nuestro alcance pero solamente por ver el gusto con el que está puesta la tienda merece la pena cruzar su puerta y pasar allí unos minutos. Como curiosidad, comentar que en 1958, durante la Exposición Universal de Bruselas, las azafatas del Atomium lucían bolsos Delvaux.

Galerías Saint Hubert

Leónidas
Esta fue la primera chocolatería que vimos en las Galerías Saint Hubert . Nuestra guía, Paquita, nos contó que era una de las marcas de bombones más reconocidas de Bélgica teniendo abiertas en todo el mundo 1400 tiendas, algunas en lugares como Nueva York o Gijón. En 2013 fue el centenario de esta empresa que fabrica más de 100 variedades de chocolate belga y que lleva el nombre de su fundador, Leónidas Kestekides. El olor a chocolate es intenso, y caer en la tentación de probarlos es la cosa más sencilla del mundo. Nos comentaron que cada marca tiene un bombón que destaca sobre el resto, siendo en este caso el Manon de toffee y praliné la especialidad Leónidas. Así que ya sabéis que delicia no pudimos dejar de probar…

Galerías Saint Hubert

Meert
Caminando por las Galerías Saint Hubert  uno contempla uno tras otro escaparates más o menos llamativos. Pero si uno nos pareció precioso a Sara (Lady Calabuig) y a mi fue el de esta pastelería. Todo parecía estar colocado con esmero y delicadeza creando un precioso bodegón que nos animó a entrar en la tienda y pedir permiso para hacer algunas fotos, a lo que no pusieron ninguna pega. Macarons, pasteles y dulces de los más apetitosos se veían en cada mesa o mostrador… Sin duda Meert es un lugar que no pasa desapercibido.

Galerías Saint Hubert

Neuhaus
Probablemente esta firma belga de chocolates sea una de las más conocidas y valoradas en el mundo. Fundada en 1857 puede presumir de ser una de las pocas marcas cuyos chocolates se siguen vendiendo en Bélgica y de ser proveedora de la casa real. Está presente en 40 países con más de 1000 tiendas y todos los ingredientes son seleccionados con criterio en función de su origen, la calidad y el sabor. Por ejemplo, utilizan las almendras de Faro o de California en función del bombón para el que se vayan a emplear. La tienda de las Galerías Saint Hubert es sin duda una de las más visitadas por turistas, pero hay muchas tiendas Neuhaus repartidas por toda la ciudad.

Ganterie Italienne
Hacía el final de la Galería de la Reina se pueden ver una tienda de encajes, un de sombreros y una pequeña tienda de guantes. Estas son las tres únicas tiendas que han ido pasando de padres a hijos y siendo lo que fueron cuando se abrieron en este lugar. Nosotras no pudimos evitar entrar en la guantería, un local pequeño y con el sabor de antaño. Grandes cajones guardan en su interior tesoros de colores hechos que son los preciosos guantes que el diseña el dueño de la tienda y que más tarde fabrican en Italia.

Galerías Saint Hubert

Además de estas tiendas en las que nosotras paramos hay cafeterías y algunas tiendas de marcas internacionales, es decir, que uno puede pasar el día de tienda en tienda sin tener que pisar otro suelo que el de estas Galerías Saint Hubert

Pero nosotras teníamos aún por delante un montón de cosas que hacer con el programa que había preparado para este #Bruselasgirly  la Oficina de Turismo de Bruselas y Valonia.

Etiquetas ,

Comentarios (08)

  1. ¡Qué recuerdos de Bruselas! Las galerías me encantaron, son muy bonitas y además al ladito de la Gran Place, por lo menos para darse un paseo y asomarse a las vitrinas merece la pena. Y Leónidas es una auténtica perdición! Ahí sí que caí… Qué ganas de volver a comer rico chocolate belga.. En un poquito 😉
    Un abrazo

  2. La galerías son una maravilla por si solas independientemente de lo que venden y lo que venden es maravilloso independientemente de las galerías. Así que la mezcla de todo es una pasada, yo la verdad es que las de moda no las miré demasiado, pero las de chocolate/pasteles/pastas, no me quedó ni una por catar. La leónidas me pareció lo + de lo + y ahora leo que hay una en Gijón??? Ayyyy y yo sin saberlo, tengo que ir YA!
    Un saludo
    Carmen

    1. Me ha encantado descubrir que eres un golosa jejejejeje. Pues nada, cuando encuentre el Leónidas de Gijón, ya me mandas unos bombones para Madrid. Un abrazo

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies