Hotel Sofía Residence

Hotel Sofía Residence, en el corazón de la capital búlgara

Las dos últimas noches de nuestro viaje a Bulgaria las íbamos a pasar en Sofía, en cuento me puse a buscar un hotel para esos días enseguida me di cuenta de que los precios de la capital eran bastante más elevados que en el resto del país. A través de Booking primero valoré elegir alguno de los Best Western de la ciudad, todo bien situados pero también bastante caros para lo que realmente ofrecían. La segunda opción fue un apartamento bastante atractivo muy cerca de la avenida Vithosa, todo me parecía bien en él, desde el precio a la ubicación. Hice la reserva y unos días más tarde me mandaron un mail informando de que si llegaba después de las siete de la tarde tendría que pagar 10 euros, y si me marchaba antes de las 10 de la mañana, otros 20 euros. Y nosotros íbamos a llegar tarde y salir temprano. Me pareció que el precio final (120 euros por dos noches) era demasiado alto para un lugar en el que yo tendría que hacer la cama y salir fuera a desayunar. Así que anulé esa reserva y de nuevo comencé con una búsqueda que en breve dio resultado: encontré el  Hotel Sofía Residence Boutique. El precio habitual de este lugar es caro pero justo encontré una oferta que nos cuadró, 70 euros la noche con desayuno. Mejor no podía pintar. El Hotel Sofía Residence ocupa un edificio de la década de 1930, su interior acoge 9 habitaciones de diferente tamaño y precio, todas espaciosas y decoradas con muebles clásicos, puede que a muchos este estilo no les guste pero no se puede negar que al entrar en la habitación la sensación es de un lugar acogedor y acorde con el edificio en el que se encuentra.

Hotel SofíaNuestra habitación en el Hotel Sofía Residence era la Serdica, cada habitación lleva el nombre de una ciudad búlgara. Estaba en el tercer piso y contaba con una amplia ventana a la calle ante la cual un gran árbol tapaba las vistas. El interior era amplio con un armario, una cómoda, un mueble para TV y el minibar, una mesa con un par de sillas, la cama y las mesitas. Todo estaba coordinado y resultaba perfecto para estar cómodo durante nuestra estancia.

El baño sin ser muy grande tenía una gran bañera con cortina, un gusto poder ducharse sin que el agua llene todo el baño como nos pasó en otros hoteles del país. Allí nos esperaban toallas bordadas, albornoces y una cantidad de amenities que no podía imaginar que iba a encontrar.

Hotel Sofía

El hotel está situado a unos 800 metros de la iglesia Aleksander Nevski, símbolo de Sofía y el monumento más impresionante de Bulgaria. Un agradable paseo une el hotel con distintos lugares de interés de la ciudad por lo que no es necesario ningún transporte para llegar a los puntos más destacados de la capital búlgara.

Al llegar al hotel nos preguntaron por la hora a la que queríamos desayunar y nos ofrecieron distintas opciones de desayuno, también nos preguntaron si preferíamos desayunar en la terraza exterior del hotel o por el contrario nos apetecía más hacerlo en la habitación. Elegimos sin dudar la terraza, pero al día siguiente amaneció lloviendo por lo que nuestros planes se chafaron y tuvimos que desayunar en la mesa de la habitación. El día de nuestra partida teníamos que dejar el Hotel Sofía Residence poco antes de las seis de la mañana, al avisar de ello nos dejaron preparada en la recepción una bolsa con unos sanwiches, fruta y un zumo. Hotel Sofía Residence

El sótano de edificio lo ocupan la cocina donde preparan lo desayunos y el spa del Hotel Sofía Residence. En la planta baja está la recepción, la cual está abierta hasta la diez de la noche. Por ello junto con la llave te entregan un llavero electrónico que servirá para entrar al hotel durante la noche.
En general todo estaba muy limpio y bastante cuidado, sin embargo necesitan con urgencia una mano de pintura, las manchas de humedad junto a las salidas de aire acondicionado o los rodapiés demasiado rozados estropean un conjunto que es fantástico.
Lo mejor del Hotel Sofía Residence:
  • la ubicación, a 10/15 minutos del metro de la plaza Aleksander Nevski y cerca de la menos seis restaurantes y cafeterías.
  • el edificio, a pesar de contar con ascensor y baños modernos uno tiene a sensación de estar en un lugar con historia.
  • la decoración, que aunque no es mi estilo es cierto que era perfecta para el hotel y que todos los detalles estaban cuidados.
  • la limpieza tanto en la habitación como fuera de ella.
  • la habitación estaba perfectamente insonorizada, cierto que la calle era tranquila, pero con la ventana cerrada no se escuchaba nada del exterior.
  • el desayuno recién hecho estaba delicioso.
  • los albornoces esponjosos y las amenities del baño, no faltaba nada.
  • el precio, me pareció perfecto para la calidad del hotel.

Lo que no me gustó del Hotel Sofía Residence:

  • de nuevo un hotel sin persianas, el aislamiento lumínico era nulo.
  • regular la temperatura de la ducha era una tarea casi imposible, o te helabas o te abrasabas, aunque al final conseguías encontrar el punto perfecto.
  • la ropa de cama era escasa, el segundo día tuvimos que pedir otra sábana porque con una sola era imposible taparnos los dos.
  • tener que desayunar en la habitación era un poco incómodo, pues la mesa resultaba pequeña para dos personas.
  • pocas perchas o toalleros en el baño, era complicado poder colgar las toallas tras la ducha.

¿Si volviera a Sofía me volvería a alojar en el Hotel Sofía Residence? Sin dudarlo, a pesar de los pequeños detalles que no me convencieron creo que sus puntos a favor son tantos que merece la pena tenerlo en cuenta para una estancia en la ciudad.

Hotel Sofía Residente Boutique

Dirección: ul. “Oborishte” 63, Sofía

Teléfono: +359 2 814 4888

Estación de metro más cercana: Kliment Ohridski, salida a Orlov Most.

Precio de un taxi desde la puerta al aeropuerto fuera de hora punta: 13 BGN

Etiquetas ,

Comentarios (06)

  1. Pues parace un hotel con muy buen gusto. Esto de que en el apartamento te hagan pagar más para salir pronto ya es de traca… y lo de las persianas es un tema recurrente por el mundo. ¿Será que los hoteles españoles tienen la exclusiva? Yo ya me he acostumbrado a viajar con antifaz.

    1. Yo también llevo antifaz, pero no se que pasa con él, yo me lo pongo al acostarme, y en algún momento de lo noche deja de estar bien colocado. Abogo por un negocio mundial para instalar persianas. Yo creo que si lo vendemos bien ¡¡nos forramos!! 😉

  2. Genial tu descripción del Hotel Sofía Residence.
    Me ha encantado. Se lo ve pintoresco, coqueto y parece de lo más acogedor.
    Lo de las persianas, bueno, eso es todo un tema. No tenían blackout? Pero igualmente que te brindaran el desayuno antes de la partida sin que vos lo pidieras, con eso solo a mi el hotel ya me conquistó!!!
    Saludos,

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR