Hoteles en Kalaw

Hoteles en Kalaw: Amara Mountaint Resort

Cuando viajé a Myanmar el país no recibía ni de lejos el turismo que llega hoy a su territorio en busca de esas pagodas que le han hecho famoso. Por ello pudimos alojarnos en hoteles realmente excepcionales a precios excepcionales. Uno de ellos fue el Amara Mountaint Resort, uno de esos hoteles en Kalaw que te hacen imaginar como debía ser el Myanmar colonial.

Al igual que varios hoteles en Kalaw, para llegar al Amara hay que dejar atrás la ciudad ya que está a unos diez minutos de ella en coche. El trayecto se puede hacer sin problemas durante el día, pero al caer la noche la carretera es oscura y lo mejor es coger un taxi (caro) o pedir a algún motorista que te lleve al hotel a cambio de unos kyats. Suele funcionar y aunque necesites dos motos sale mucho más barato que los taxis que circular por el centro de Kalaw.

Uno de los mejores hoteles en Kalaw

Ahora la oferta de hoteles en Kalaw está aumentando con el paso de los años y la llegada del turismo. Aún así estoy segura de que el Amara Mountaint Resort sigue siendo uno de los hoteles más atractivos de la ciudad. Nosotros nos decantamos por él por su ubicación tranquila y la belleza del lugar, algo que sumado al encanto que se veía en las fotos nos decía que íbamos a pasar allí dos noches perfectas.

Y así fue. Nada más llegar al hotel nos quedamos sorprendidos por sus cuidados jardines y lo bien conservado que estaba el edificio principal, aquel que fue residencia de colonos. Hoy en ese edificio están la recepción y algunas de las 10 habitaciones del hotel. A pocos metros está el segundo edificios del hotel que continúa con la estética del primero creando un conjunto armónico rodeado por parterres y altos árboles. En este segundo edificio están el resto de la habitaciones y un cómodo salón común que te hace sentir como en casa.

Nuestra habitación estaba en este edificio, en el piso superior. Cuando entramos en ella nos sorprendió el gran tamaño de la estancia y lo luminosa que era. No podía ser de otro modo cuanto un buen número de ventanas se abrían desde la habitación a los jardines. En ella encontramos una gran cama que por las noches cubrían con una mosquitera. Teníamos en la habitación una zona con dos butacas junto a un mirador y un escritorio. También una chimenea que debe ser un placer encender en las noches más frías. De las paredes colgaban cuadros de marcado estilo colonial y todo en conjunto resultaba tan acogedor que no era difícil sentirse como en casa.

Hoteles en Kalaw

Lo único incómodo del hotel era el baño, ya que no había ducha y la bañera no tenía ni una cortina, de modo que la ducharse había que tener cuidado para no llenar el suelo de agua. Encontramos en él amenities y suaves toallas, de esas que se agradecen tras la ducha.

No se en que lugares servirán el desayuno en otros hoteles en Kalaw, pero no creo que pueda superar al comedor acristalado y con terraza exterior del Amara Mountaint Resort. Allí sentado solo se distingue el bosque que rodea el hotel y se escucha cada mañana el trino de los pájaros.

Si alguien me pregunta tengo que decir que la mayoría de los alojamientos de nuestro viaje por Myanmar fueron un acierto, y en concreto creo este se puede recomendar entre los hoteles en Kalaw sin temor a equivocarse. Yo volvería sin pensarlo dos veces, aunque hoy en día tendría que pagar bastante más de lo que pagué hace unos años.

Etiquetas ,

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies