Itinerario en Perú

Itinerario en Perú, tres semanas en el país de los incas

Nosotros elegimos junio como mes para viajar a Perú porque, a pensar de ser el mes en el que comienza el invierno y las temperaturas en algunas zonas pueden ser bastante frías sobre todo por la noche, es la época seca. Y aunque el tiempo está un poco loco, al menos las posibilidades de lluvia son menos. Tocó leer mucho pues se trata de un destino con multitud de lugares de interés, pero finalmente nos decidimos centrar el viaje en la zona sur del país. Este fue nuestro itinerario en Perú para las tres semanas que pasamos en el país:

9 junio – Salida de Madrid con destino Lima. En lugar de quedarnos en la capital de Perú decidimos de antemano coger vuelo a Arequipa, de ese modo evítamos tener que pernoctar dos veces en nuestra Lima. Llegamos aún temprano a nuestro hotel Tierra Viva y aún tuvimos muchas horas para ir descubriendo con calma la ciudad e ir habituándonos al mal de altura.
10 junio – Día completo en Arequipa, la ciudad blanca de Perú. Paseamos por su Plaza de Armas, conocimos el Monasterio de Santa Catalina y vimos de cerca a la momia Juanita en el Museo de los Santuarios Andinos.
11 junio – Abandonamos Arequipa rumbo al Cañón del Colca, lo hacemos con una excursión organizada que se encarga del transporte y de las visitas durante nuestra estancia en esa zona. Hacemos varias paradas para ver vicuñas, alpacas y las vistas desde el mirador de los volcanes. Sin embargo nosotros nos alojamos en Yunque cuando el resto del grupo que nos acompaña se queda en Chivay. Aprovechamos la tarde para conocer el pueblo y hacer una caminata por los alrededores.
12 junio – Día completo en el Cañón del Colca. Por la mañana temprano nos vamos hacia la Cruz del Condor parando en el camino para visitar Maras y algunos miradores. La tarde, para conocer probar la Inka Cola, jugar con las llamas del pueblo y descubrir como son los cementerios en esta zona de Perú.
13 junio – Tenemos varias horas por la mañana antes de que nos recogan para salir con rumbo a Puno, de modo que aprovechamos para dar un paseo a caballo y disfrutar del sol y el maravilloso paisaje de la zona. Más tarde conocemos Chivay y antes de llegar a Puno vimos el volcán Ubinas con una gran fumarola y un bonito enclave llamado Lagunillas. Ya de noche entrábamos en Puno, ciudad que encontramos iluminada por una luna llena que se reflejaba en el lago Titicaca.
14 junio – Este primer día en Puno fuimos a visitar la Catedral, las islas de los Uros en el lago Titicaca, pasamos por el atractivo mercado de la ciudad y por la tarde nos acercamos a Ichu y Chucuito. En esta último vimos la celebración de varias bodas, algo muy alejado de aquello a lo que estamos acostumbrados en España.
15 junio – Teniendo como base Puno contratamos los servicios de un taxi para llegar a la península de Capachica, un lugar precioso y alejado (al menos de momento) del turismo masivo. Allí disfrutamos de unas impresionantes vistas del lago Titicaca desde Llachón, vimos una playa en Chifrón e hicimos un buen número de fotos del mercado de Capachica. Antes de regresar a Puno paramos en Sillustani donde vimos las tumbas de la cultura Kolla.
16 junio – Abandonamos en autobús la ciudad de Puno para empezar a descender hacia Cusco. Llegamos al comienzo de la tarde, con tiempo justo para dejar las cosas en el hotel y salir a dar una vuelta por una de la ciudades coloniales más bonitas de América.
17 junio – Nuestro primer día en Cusco lo dedicamos a visitar la Plaza de Armas, algunas iglesias, mercados y subir hasta la Iglesias de San Cristobal para disfrutar de las bonitas vistas del conjunto de la ciudad.
18 junio – La segunda jornada en la ciudad de Cusco la empezamos en Qorikancha, los restos del templo más ricos del imperio inca. Seguimos visitando algunos museos de la ciudad ubicados en antiguas casas coloniales y viendo como se celebra en la ciudad con distintas procesiones la fiesta del Corpus.
19 junio – Día dedicado a conocer la ruinas incas en las cercanías de Cusco. En autobús fuimos hasta el recinto más alejado de la ciudad, Tambomachay, y desde allí caminamos de regreso los 8 kilometros que separan Cusco de ese lugar aprovechando para conocer Pukapukara, Q’endo y Sacsayhuamán.
20 junio – Dejamos atrás Cusco para adentrarnos en el Valle Sagrado de los Incas. Para ellos contratamos un taxi y así podíamos parar donde nos parecíara. Dedicamos la mañana a conocer las ruinas incas de Pisac, hicimos todo el recorrido andando para llegar a uno de los más atractivos mercados peruanos. Acabamos el día en Ollantaytambo, ciudad en la que íbamos a pasar dos noches.
21 junio – Un buen madrugón para coger el tren que nos llevaría a Aguas Calientes, lugar en el que cogimos un autobús para subir a las ruinas incas más famosas del mundo: Machu Picchu. Pasamos allí casi todo el día, regresando a Aguas Calientes con el tiempo justo de beber una cerveza antes de volver a subir al tren que nos llevaría a Ollantaytambo.
22 junio – Aprovechamos la mañana para conocer la preciosa Ollantaytambo antes de salir hacia Cusco. En esta ocasión la ruta fue por el sur del Valle Sagrado, y paramos en Maray, Salinas y Chinchero, uno de los lugares de Perú que me conquisto.
23 junio – Cambio radical de escenario. Abandonamos la historia y las ciudades para volar a la selva. Nuestro destino: Puerto Maldonado, a orillas del río Madre de Dios.
24 y 25 junio – Dos días completos en la selva. Calor, humedad, caminatas, monos, chaparrones, fantásticas puestas de sol y un cielo con más estrellas de las que uno pueda imaginar fueron nuestros compañeros esas jornadas.
26 junio – Se acerca el final del viaje y volvemos en avión a Lima. Antes de coger el vuelo tenemos tiempo para dar una vuelta por Puerto Maldonado y para variar acabamos perdidos en un mercado en el que se vendían alimentos a los que no fuimos capaces de poner nombre. Al caer la tarde llegamos a la capital peruana donde pasamos nuestra última noche en Perú.
27 junio – Por la mañana aprovechamos para conocer el casco antiguo de Lima, con su Plaza de Armas, la Catedral, algunos conventos y varias casas coloniales. Nuestro vuelo sale a última hora de la tarde por lo que pudimos disfrutar con cierta calma de nuestro último día en el país.

Dudamos al organizar este itinerario en Perú si incluir Trujillo o Nazca, pero finalmente nos decantamos por la húmeda selva peruana. Fue una ruta bastante completa que pudimos hacer cómodamente y disfrutando con tranquilidad de cada lugar visitado.

Para saber que hicimos en cada ciudad, solamente tenéis que leer nuestro diario de viaje por Perú.

 

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR