Koprivshtitsa

Koprivshtitsa y Tryavna, los pueblos más bonitos de Bulgaria

Nuestro viaje a Bulgaria nos llevó a cruzar el país de este a oeste. Conocimos Sofia, la capital. Recorrimos Plovdiv, la ciudad de la siete colinas búlgara. Probamos el vino de la región de Melnik. Incluso nos bañamos en el Mar Negro y descubrimos algunos de los más bellos monasterios de Bulgaria. Pero si hubo dos lugares que nos gustaron más que le resto fueron dos pequeñas localidades: Koprivshtitsa y Tryavna.

Estos dos bonitos pueblos están en las montañas centrales de Bulgaria. Es una región con un buen número de atractivos. Allí está por ejemplo Veliko Tarnovo, la capital de los zares medievales de Bulgaria. O los sorprendes monasterios de Dryanovo y Troyan. Es una zona a la que bien merece la pena dedicar dos o tres días. Hay mucho que hacer y que ver. Pero lo mejor es tener tiempo para poder pasear con calma por localidades tan atractivas como Tryavna y Koprivshtitsa.

Koprivshtitsa

Aunque en nuestro viaje podíamos haber cambiado más veces de alojamiento y haber visitado más lugares de Bulgaria, lo cierto es que antes de conocer Tryavna, solamente con lo que leía sobre ella, me parecía ya tan atractiva que decimos hacer dos noches en ella. La primera de ella fue al llegar de Nesebar, en el Mar Negro. Ese día lo habíamos dedicado a hacer paradas en la ruta. La tumba tracia de Kazanlak o el paso de Shipka fueron lugares que visitamos antes de llegar ya de noche a nuestro destino. Invertimos todo el día siguiente en recorrer la ciudad, disfrutar de sus calles, de su gastronomía y de su ambiente relajado.

Sin embargo Koprivshtitsa la vimos de paso. Nos desviamos de la ruta entre Tryavna y Sofía para conocer este precioso pueblo. Aunque ese día había lucido el sol a nuestro paso por Lovech o Troyan, la tarde se presentó lluviosa. Eso sin duda siempre desmerece un poco el encanto de los lugares. Pero Koprivshtitsa es tan bonita que ni tan siquiera el cielo gris consiguió atenuar su belleza. Recorrimos sus calles en un par de horas que os aseguro nos dejaron con ganas de más.

Koprivshtitsa

Tryavna y Koprivshtitsa son para mi los pueblos más bonitos de Bulgaria. Seguro que hay tan bellos o incluso más. Pero de entre lo que nosotros visitamos, sin duda recomendaría no dejar de visitar estas dos localidades si uno decide viajar a Bulgaria. Ahora os voy a contar que ver en cada uno de estos lugares que poco a poco se van convirtiendo en destinos búlgaros destacados.

Qué ver en Koprivshtitsa

Para hacerse una idea de lo bella que es Koprivshtitsa basta saber que en 1952 fue declarada ciudad museo. Y que desde 1971 es reserva arquitectónica de Bulgaria. Cuenta entre sus edificaciones con 388 monumentos históricos, arquitectónicos y etnográficos. Los orígenes de Koprivshtitsa se pueden encontrar en la época del segundo reino búlgaro. Sin embargo la ciudad ardió tres veces entre 1793 y 1810. Por ello sus actuales construcciones están ligadas al Renacimiento Nacional búlgaro pudiéndose encontrar semejanzas con los edificios de Tryavna.

Koprivshtitsa puede presumir de muchas cosas además de ser una de los pueblos más bonitos de Bulgaria. En ella nacieron y vivieron Georgi Benkovski y Panayot Hitov, dos famosos revolucionarios búlgaros. También aquí vino al mundo Dimcho Debelianov, un importante poeta. Y lo más importante: fue en Koprivshtitza donde estalló el Levantamiento de Abril de 1876. Fue un acontecimiento de gran importancia que ayudó a la liberación de Bulgaria del Imperio otomano en el año 1878.

Hoy en día basta un paseo por sus calles empedradas para que visitar Koprivshtitsa haya merecido la pena. Sus casas llenan de color la ciudad, y sus casas museo invitan a descubrir como era la vida de las familias que allí vivián en el siglo XIX.  Nosotros recorrimos la ciudad una tarde y aunque nos hubiera gustado conocer algún otro museo, tan solo tuvimos tiempo para visitar el interior de uno de ellos. Si os interesa visitar las seis casas museo que hay en la ciudad, recordad que podéis comprar una entrada conjunta para hacerlo. Y que para ello debéis ir al Oficina de Turismo.

Koprivshtitsa

Casa Museo Oslekova

La casa Oslekova se edificó en 1856 para el rico comerciante de Nencho Oslekov. Desde la calle es imposible distinguir la casa museo. Pero en cuento una cruza la gran puerta de madera se encuentra ante una de las casas más bonitas y originales de Koprivshtitsa. Uno de los elementos más llamativos son las escaleras de acceso a la planta superior de la casa. Estas se encuentran bajo un pequeño pórtico con tres columnas de cedro libanes. Sobre ellas unas preciosas pinturas representan tres ciudades. Solo puedo recordar que una de ella es Venecia. Y estoy casi segura que otra es Estambul. Espero que alguno vaya a conocer la casa y me confirme este dato.

Koprivshtitsa

En el interior resulta muy interesante la rica decoración mural en las paredes de todas las estancias, así como el trabajo de la madera en muebles, puertas o techos. Recorrer la casa da la oportunidad de descubrir como era la vida de una adinerada familia de Koprivshtitsa en el siglo XIX. La casa también funciona como museo y en ella se exponen diversos objetos cómo joyas, trajes de mujeres y hombres, encajes, pipas de agua o calcetines de punto.

Koprivshtitsa

Casa Museo Todor Kableshkov

Esta casa museo es uno de los edificios más destacados de Koprivshtitsa. En ella nació uno de los revolucionarios búlgaros, Todor Kableshkov. Fue Gencho Mladenov, maestro de Koprivshtitsa, quien construyó la casa. Para ello utilizó como ejemplo el estilo de las casas viejas en Plovdiv, con las que tienen muchas similitudes. Entre ellas el estar hecha buscando la simetría. Sin embargo esta casa llama la atención porque la sala en torno a la cual gira la vivienda es redonda, en lugar de la tradicional estancia cuadrada. Al ir paseando por Koprivshtitsa es sencillo localizar esta casa pues delante de ella hay una gran escultura del revolucionario que vivió en ella.

Koprivshtitsa

Otros lugares de Koprivshtitsa

Aunque cómo os digo lo mejor que se puede hacer en Koprivshtitsa en vagar sin rumbo fijo, no está de más saber que otros lugares os encontraréis recorriendo el casco antiguo de este bonito pueblo. Las casas museo Dimcho Debelyanov o Lutova parece que son también dos de los edificios más atractivos de Koprivshtitsa. Sin embargo para poder verlos no queda más remedio que cruzar el muro que los rodea. Y para ello el museo debe estar abierto. Sin embargo son muchas las casas cuyo exterior es visible desde la calle y que llenan Koprivshtitsa de colores.  Incluso en un día gris como el que a nosotros nos tocó la ciudad resulta alegre gracias a estas casas.

Koprivshtitsa

Lo mismo ocurre con la Iglesia de la Asunción. Se encuentra en el centro del cementerio de Koprivshtitsa. Por muchas vueltas que dimos no logramos encontrar una puerta abierta al recinto o un hueco por el que ver la iglesia que está pintada de un intenso color azul.

Regresando al río merece la pena caminar hasta la que fue la antigua escuela de la Koprivshtitsa. Es un edificio amarillo que se levantó en 1837 tal y como se indica en su fachada. Presume de ser la primera escuela de Bulgaria. Su nombre es Escuela de los Santos Cyril y Methodius.

Koprivshtitsa

Muchas de las antiguas casas de Koprivshtitsa se han convertido en pequeños hoteles o restaurantes. Estos últimos suelen tener una terraza o patio y en ningún sitio nos pusieron problema para curiosear o hacer fotos del edificio. Suelen estar muy cuidados por lo que resultan muy atractivos.

Koprivshtitsa

Cómo llegar a Koprivshtitsa

El mejor modo de llegar a este lugar es sin duda en coche. Pero no hay que desesperar si no dispone de él. También hay autobuses desde Sofía que llegan a la ciudad en unas dos horas y media. Otra opción es el tren. Lo malo de este medio de transporte es que la estación está a 9 kilómetros de Koprivshtitsa. Existe un autobús que une ambos lugares, pero no siempre coincide con las horas de llegada del tren.

Qué ver en Tryavna

Lo mejor que se puede hacer en Tryanva es pasear sin rumbo. Sus puentes de piedra, las calles empedradas y esas bonitas casas del Renacimiento Nacional búlgaro están por todo el casco antiguo de la población. Basta con caminar y coger cualquier calle para encontrarse con un precioso rincón. O una antigua casa convertida en restaurante cuyo patio se ha convertido en el lugar perfecto donde degustar la mejor gastronomía búlgara.

De todos modos, la localidad cuenta con algunos rincones especiales que merece la pena tener en cuenta para no pasar por alto.

Puente de piedra

Es probable que este pueden ofrezca la imagen más bonita del Tryavna. Fue construido en el siglo XIX y desde él se tiene una bonita perspectiva del río, de las casas antiguas del centro y de la Torre del Reloj. Es inevitable pasar por el puente, ya que une las dos zonas del casco antiguo de la ciudad. Por una lado la Plaza Kapitan Dyado Nikola y por otro la calle comercial de Tryavna y algunas de sus bonitas casas museo.

Koprivshtitsa

Torre del Reloj

Esta torre, con sus 21 metros, es uno de los edificios más altos del centro histórico de Tryavna.  Fue construida en 1814, siendo desde 1967 monumento nacional. Su ubicación cerca del río, del puente viejo y de la Plaza Kapitan Dyado Nikola la sitúan en un punto por el que el visitante pasa casi sin quererlo más de una vez. Durante el día la torre , de estilo renacimiento bulgaro, destaca por singular forma.

Koprivshtitsa

Por la noche es uno de los monumentos iluminados en la ciudad. Lo más singular es que cada día, cuando la ciudad ya solamente está iluminada por la luz tenue de las farolas, desde la torre empieza a sonar una suave melodía que envuelve el casco antiguo de la Tryavna. A mi me pareció un momento mágico, no sabía que eso iba a suceder y me encanto disfrutarlo junto al río mientras disfrutaba de una sabrosa cena.

Koprivshtitsa

Antigua escuela

Es uno de los edificios que se abre a la Plaza Kapitan Dyado Nikola. Esta Escuela Antigua fueconstruida entre 1836 y 1839. Entre sus maestros estuvo Petko R. Slavejkov, uno de los impulsores de la enseñanza laica en Bulgaria. Merece la pena cruzar la puerta que la separa de la calle aunque solamente sea para ver su bonitos patio. Tiene dos alturas, y con su suelo empedrado, sus balcones de madera y sus plantas llenas de flores ofrece una de las imágenes más bonitas de Tryavna. La planta superior ha sido reconvertida en museo. En las antiguas aulas hoy se exponen tallas de madera, relojes antiguos y obras de artistas locales.

Koprivshtitsa

Iglesia de Sveti Arhangel Mihail

Este templo dedicado a San Miguel Arcángel está al otro lado de la plaza. Es un edificio que data del siglo XII. Es muy pintoresco por varias razones. La primera por estar construida por debajo del nivel de la calle, algo que ya habíamos visto en Nesebar. Lo segundo por su techo cubierto de placas de piedra. Y lo tercero por su estrecho campanario que más parece una chimenea. Merece la pena entrar para descubrir ese interior tan característico de los templos ortodoxos. Paredes llenas de iconos de colores, velas, olor a incienso… Por una escalera lateral se puede subir a la parte superior donde hay un pequeño museo con más iconos.

Koprivshtitsa

Casa Museo Daskalov

Dicen los búlgaros que la calle Slaveykov es una de las más bonitas del país. Y creo que no les falta razón. Su suelo empedrado, sus pequeñas casas con ventanas cubiertas por delicados visillos o sus tiendas de artesanía forman una imagen de postal. Además es en esta calle donde están algunas casas museo que pueden ser visitadas para descubrir la forma de vida de los habitantes de Tryavna en el siglo XIX.

Koprivshtitsa

Una de estas casas es la Daskalov. Fue construida entre 1804 y 1808 por el comerciante Hristo Daskalov para sus dos hijos. Es un ejemplo típico arquitectura renacentista búlgara destacando la rica decoración. Muebles, puertas, columnas,… Todo está decorado. Uno de los ejemplos más destacados del arte del tallado de la madera en esta casa está en la planta superior. En dos de las estancias se pueden ver dos soles. Son obra del maestro Dimitar Oshanetsa y su ayudante Iván Bochukovetsa. En en 1808 se apostaron quién de ellos haría el techo de madera tallada más hermoso. Y parece ser que aunque el de Iván era muy bello, el de su maestro le superó.

La planta baja de la casa funciona como museo del tallado de madera. Fue en Tryavna donde nació la escuela del tallado, la más antigua de Bulgaria. En la exposición de este museo se pueden ver distintos objetos utilizados para trabajar la madera, así como obras que van desde las más sencillas que decoran ruecas, cucharas o saleros hasta las elaboradas obras de bajorrelieves de personajes del renacimiento.

Esta casa está rodeada de un precioso y cuidado jardín que continúa en la parte trasera del edificio. El acceso es de pago y existe la opción de comprar un bono que incluye la visita a algunas otros lugares de Tryavna. Hay que verlo con detenimiento, pues no todos los museos que incluye la entrada abren todos los días.

Koprivshtitsa

Casa Museo Slaveikov

A poca distancia de la casa anterior se puede visitar este otro museo. Cuenta con un pequeño patio. En la planta inferior está la oficina y una pequeña sala museo. En la planta superior se mantiene la casa tal y como era cuando estaba habitada, a mediados del siglo XIX, por Petko Slaveikov y sus siete hijos. Uno de ellos era Pencho. Tanto este como su padre son famosos poeta búlgaros.

Koprivshtitsa

Casa Museo Kalinchev

Esta antigua y gran mansión del Renacimiento búlgaro se ha convertido en una mehana o taberna. Es un buen lugar para sentarse en su cuidado jardín a tomar una cerveza. Y ya que estás allí, comer algo típico del país. Lo mejor es que además, si pides permiso, podrás entrar en la casa y curiosear todas las estancias que se han convertido en comedores, pero que conservan todos los elementos típicos de la decoración del siglo XIX. Desde techos tallados a cojines bordados con motivos de la región.

Koprivshtitsa

Cómo llegar a Tryavna

De nuevo lo mejor es contar con un coche que facilite llegar a este lugar. Además, al contar con él se podrá aprovechar para visitar el Monasterio de Dryanovo y las Cuevas de Bacho Kiro. Ambos lugares se pueden ver en una tarde y son una escapada perfecta para completar la visita desde Tryavna.

También se puede llegar a esta localidad en autobús o tren. Hay que tener en cuenta que casi todo el transporte público a Tryavna pasa por Gabrovo. Existe un microbús que conecta ambas poblaciones en un viaje de 30 minutos. Desde Veliko Tarnovo se puede llegar en tren a Tryavna en tan solo 50 minutos.

Dónde dormir en Tryavna

En este bonito pueblo hay un buen número de opciones para pernoctar. No son muchos los viajeros que hacen noches aquí por lo que fuera de la temporada más alta no es complicado encontrar una habitación. Los precios incluso de los mejores hoteles son muy correctos. Nosotros elegimos el Hotel Compliment. Nos encantó su ubicación, sus habitaciones modernas pero acogedoras, su precio y la posibilidad de aparcar a pocos metros incluso estando a poca distancia del centro histórico de Tryavna. Sin duda una buen elección.

Hotel Compliment Triavna

Dónde comer en Tryavna

Locales para comer o cenar hay muchos en Tryavna. Pero hay un problema: por la noche muchos cierran en torno a las diez. Para que os hagáis idea, el día que nosotros llegamos aunque algunos estaban aún abiertos ya tenían cerrada la cocina a la hora que os digo. Por suerte nos indicaron un pequeño supermercado abierto 24 horas. Y allá fuimos, a comprar unos bocadillos y unas cervezas que tomamos en la terraza de nuestra habitación.

Al día siguiente sin embargo pudimos comer y cenar sin problemas. Ya habíamos tomado buena nota del tema de la hora. Os puedo recomendar los dos restaurantes que conocimos. Tened en cuenta que de momento, en ningún restaurante de Tryavna admiten como pago tarjeta de crédito.

  • Tryavna Beer House. Lo mejor de este local es su cerveza artesanal y su terraza junto al río con vistas a la torre del reloj de Tryavna. En la carta, platos típicos de la gastronomía búlgara.
  • Restaurante Kalincheva House. Es el que arriba os conté que ocupa una casa del Renacimiento búlgaro. Cuenta con un acogedor patio ajardinado. Nosotros además de tomar unas buenas cervezas para combatir el calor nos atrevimos a probar las asaduras, uno de los platos típicos de la gastronomía búlgaro. Y nos encantó.

Koprivshtitsa

Espero haberos animado a conocer Koprivshtitsa y Tryavna, sin duda dos de los lugares más bonitos que pueden visitar en Bulgaria. Si decidís viajar a este país, no olvides leer la Guía de Bulgaria, os vendrá genial para organizar vuestro periplo.

Comentarios (06)

  1. Somos fans absolutos de este tipo de pueblecitos repletos de rincones pintorescos y singulares!

    Vaya sorpresa con la música! Nos has reabierto la curiosidad por un país al que le tenemos muchas ganas, si nos decidimos a viajar a Bulgaria, ya tenemos la mejor referencia!!!

    Saludos viajeros,
    Eva y Carmelo

  2. No sabes las ganas que le tengo a Bulgaria! Estoy segura de que allí podría hacer unas fotos increíbles jeje eso sí, me va a costar recordar los nombres de los pueblos hasta que me ponga a planear el viaje, porque vaya tela!
    Un besazo!

  3. Sorpresas que te da Bulgaria 🙂 Qué lugares más bonitos y qué difícil debe ser pronunciar los nombres jajaja.
    Me ha encantado el paseo, las casas, los suelos empedrados, la escuela…Los visitaré sin duda cuando viaje a Bulgaria!

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies