Rajastán

Los fuertes más impresionantes de Rajastán

Situado al norte de India, el estado de Rajastán es sin duda el más colorista del país. Todo lo que el extranjero imagina encontrar en el subcontinente indio, está aquí: mujeres con saris de colores imposibles, hombre con turbantes formados por metros y metros de tela, camellos en las carreteras, elefantes engalanados… Y todo ello con el escenario de ciudades envueltas en un halo de magia, muchas de ellas presididas por lo que es símbolo de la historia de Rajastán: sus fuertes.
En Rajastán vivieron y lucharon los rajputas, un clan de guerreros que se caracterizaba por su orgullo y su independencia. Las luchas entre los diferentes estados que formaban Rajastán les debilitó hasta el punto de llegar a ser sometidos por el imperio Mogol. Con la caída de este último de nuevo fueron recuperando su independencia, al menos hasta la llegada de los británicos, momento en el que la mayoría de los clanes rajputas se aliaron con los europeos para mantener la independencia de sus estados. En mayor o menor medida se mantuvieron así hasta que en 1970 Indira Gandhi abolió todos los títulos y eliminó los favores económicos.

Jaisalmer
En un extremo del desierto del Thar cercano a la frontera con Pakistan se encuentra la “ciudad dorada” de Rajastan. Su casco antiguo está amurallado y dentro hay un buen número de antiguas havelis desde algunas de las cuales se distingue, elevado sobre la ciudad, el fuerte. Comenzó su construcción el soberano rajputa Jaisala y sus descendientes lo fueron ampliando. Para entrar en él hay que atravesar varios portales que acaban en un patio en el que está el palacio del marajá, parte del cual está abierto a los visitantes. De este patio parten también los callejones que cruzan el fuerte en todas direcciones y que llevan a magníficos templos, bellas casas y miradores sobre la ciudad. El amanecer y el atardecer son los momentos en los que más resplandece de belleza y lugar que por desgracia está en la lista de las 100 construcciones más amenazadas del planeta. Hoy en día sigue estando habitado, incluso alberga hoteles y restaurantes, lo que no ayuda en modo alguno a preservar este lugar increíble.

Rajastán
Pokaran
Esta ciudad poco turística es famosa porque fue el escenario de cinco pruebas nucleares que dejaron un gran crater cercano a la ciudad. A parte de eso, es un lugar que pasa practicamente desapercibido para el viajero a pesar de encontrarse en el cruce de carreteras que une Bikaner, Jaisalmer y Jodhpur. El fuerte, que se construyó entre los s.XlV y XVll, encierra una serie de estrechos callejones a los que asoman tiendas que venden uno de los típicos calzados indios: los jothis. La parte mejor conservada del fuerte se ha transformado en un hotel, lo que ayuda a conservar en buen estado el monumento.

Rajastán
Bikaner
Construido en el s.XVl por un general del emperador mogol Akbar, Junagarh es uno de los más impresionantes fuertes de Rajastán. Rodeado por un foso y una muralla de casi un kilómetro, en su interior destaca la parte palaciega erigida al sur del recinto. Patios, balcones, salones y miradores forman una estampa perfecta a través de la cual entender como era la vida en estos palacios. Ventanas con celosias se asoman a la calle y a los jardines, era a través de ellas por donde las mujeres contemplaban la vida del exterior. El color rojizo de los muros se transforma en blanco gracias al marmol, y pinturas de vivos colores forman parte de la decoración de paredes, techos e incluso puertas.
Para visitarlo es imprescindible hacerlo en grupo guiado que suele ser numeroso y habitualmente formado por indios, de modo que no siempre hay garantía de conseguir una visita guiada en inglés. Pero no importa, aunque no se entienda, merece la pena contemplar todo lo que muestra en el interior.

Rajastán
Bundi
Elevado sobre la ciudad de Bundi está su fuerte, Taragarh, en cuyo interior se encuentra un majestuoso palacio al que se accede a través de la imponente puerta del Elefante. Como es habitual en un palacio indio, este es el conjunto de varios de ellos, teniendo cada uno su propio nombre y función. En este caso todos ellos destacan por sus bellos murales que representan la vida en palacio y a los dioses hindúes. Hasta hace poco este recinto estaba cerrado, pero se restauró y ahora cuenta incluso con cuidados jardines en su interior. Para llegar más alto y disfrutar de buenas vistas de la ciudad hay que caminar entre matorrales por una rampa de piedra dentro del fuerte que conduce hasta el Dudha Mahal, un pequeño edificio a unos 200 metros del palacio.

Rajastán
Jodhpur
Probablemente el más espectacular de los fuertes rajastaníes sea el de Jodhpur, tanto por su ubicación elevada sobre la ciudad ciudad azul, como por su turbulenta historia. Su nombre es Mehrangarh y su construcción tuvo lugar entre los s.XV y XVll. Hoy en día aún es propiedad del marajá, aunque sus puertas están abiertas a gran parte del complejo. Se puede deambular por sus rampas de acceso, pasar bajo enormes portales y contemplar las huellas de manos que dejaron las mujeres ratputas antes del jauhar, el suicidio colectivo (mujeres y niños se arrojaban a la pira funeraria mientras los hombres se enfrentaban a su enemigo y a una muerte seguro) que exigía su código del honor. Una vez en la parte del palacio, se pasa por patios a los que asoman ventanas con celosias increibles, se accede a salones con preciosa decoracion y que funcionan como un museo mostrando al visitante como se vivía cuando el lugar estaba habitado e incluso se puede conversar con personal de palacio ataviado con los típicos turbantes. Es un lugar para recorrer en calma y disfrutar de cada rincón, pues rezuma historia y magia por doquier.

Rajastán
Chittorgarh
El fuerte de Chittor es uno de los más grandes de Rajastán (28 km2) y se eleva sobre una colina de 180 metros de altura. Para llegar a su puerta principal hay que ascender durante a un kilómetro pasando junto a monumentos conmemorativos que marcan el lugar donde los heroes rajputas fueron abatidos por el ejercito de Akbar. El lugar ahora está deshabitado, lleno de palacios en ruinas y más de 100 templos, y dada la extensión del lugar si se quiere visitar los puntos más importantes es aconsejable hacerlo en coche.

Chittor
Kumbhalgarh
Este fuerte es uno de los más remotos del estado norteño. Fue construido en el s.XV por el marajá Kumba a 1100 metros de altura en mitad de las montañas Aravalli lo que le convertía en un magnífico puesto de observación y hoy en día las vistas desde la parte más alta de unos de sus palacios son increíbles. En su momento fue el bastión más importante de Mewar (uno de los principados de Rajastán) tras Chittor. Sólo fue rendido una vez y para ello tuvieron que unirse tres ejércitos pero tan solo consiguieron controlarlo dos días. Sus murallas se extienden 36 kilómetros y en su interior se encuentran palacios, más de trescientos templos y jardines, además de 700 barbacanas para cañones.

Rajastán

Amber
Probablemente el más visitado y conocido de los fuertes de Rajastán sea el de Amber por su proximidad a Jaipur, una de las ciudad del llamado Triángulo dorado indio. La construccion del fuerte se debe al marajá Man Singh, comandante del ejercito de Akbar y sus obras comenzaron a finales del s.XVl. La forma más popular de llegar al interior de la fortaleza es a lomos de un elefante, aunque también se puede hacer a pie en unos diez minutos. Una vez en el patio principal y tras dejar a un lado el templo de Kali se puede acceder al recinto de palacio por una amplia escalera. Arriba espera al visitante la sala de Audiencias públicas (Diwan-i-am) y una puerta decorada con mosaicos que lleva a los aposentos privados del marajá, donde destacan los jardines y la decoración con espejos. Más allá se llega a la zona de la zenana (el harén). Por encima de este fuerte se eleva otro menos conocido y visitado, Jaigath, el cual nunca fue asaltado y se conserva intacto. Las vistas de Amber desde este fuerte son increíbles, y para llegar basta con recorrer una cuesta de 1 km que separa ambos fuertes.

Rajastán
Nagaur
Las ruinas de Ahhichatragarh pertenecen a un fuerte de Rajastán construido en el s.Xll, en el centro del cual se eleva un complejo de palacios rajputas y mogoles decorados con pinturas de vivos colores. Actualmente y tras su remodelación cuenta con un sistema de tratamiento de aguas único que recicla hasta la última gota de ese elemento.

Rajastán
Como veréis después de esta rápida visita por tierras de Rajastán hay fuertes y palacios para dedicar unas cuantas jornadas a visitarlos. Por supuesto que unos son más interesantes que otros, pero todos tienen una magia especial que les hace merecedores de una parada. Si bien lugares como Amber o Jodhpur son fundamentales por su historia y arquitectura es casi imposible verlos con tranquilidad debido a la constante afluencia de visitantes. Por eso merece la pena compensar y visitar otros en los que raramente te encuentres con muchos viajeros, por ejemplo Kumbalgarh o Nagaur. En esos es donde podrás sentir el paso del tiempo en sus estancias y sentarte para imaginar como sería la vida allí cuando las mujeres habitaban en la zenana y los hombres vivían para defender a sus subditos y su reino.

Comentarios (06)

  1. Hola Cris.

    La verdad que me perdería con muchas ganas entre tantas construcciones de estos calibres, me encantan la historia que envuelven los fuertes y palacios, quizás debería dedicar una categoría en mi blog solo a estas piezas arquitectónicas que llaman mucho mi atención a donde vaya. Y créeme tu post no ha sido la excepción. Felicidades por cómo has retratado cada pieza en imágenes y letras.

    Abrazos.

    Bo

  2. Oh, qué colorido y qué arquitectura tan original y distinta a lo que solemos ver. ¡Muchas ganas de ir! Me ha encantado el interior del fuerte de Amber, y si encima hay buenas vistas está completito. Ay, no se puede leer esto un lunes por la mañana, me pongo a buscar billetes a la de ya ja ja ja.
    Un abrazo

  3. Nunca nos habíamos parado a observar la arquitectura de la India. Es cierto que estas fortalezas no tienen nada que ver con las europeas pero eso no quita que sean igualmente bellas.

    Gracias por descubrírnoslas.

    ¡Saludos!

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR