Gyeongju

Qué ver en Gyeongju, capital del Reino de Silla

Durante nuestro viaje por Corea del Sur pasamos tres noches en Gyeongju. Está ciudad del este del país fue capital del país durante 992 años. Todo ese tiempo la ciudad tuvo la capitalidad del Reino de Silla que ocupaba más de la mitad de territorio coreano. Por aquel entonces se conocía a Gyeongju cómo Sorabol. No adquirió su nombre actual hasta el año 935. Hace ya más de mil años que aquel reino desapareció. Pero la ciudad conservar muchos tesoros arqueológicos que la convierten en una de esas visitas imprescindibles si se piensa viajar a Corea del Sur.

Cuando nosotros decidimos visitar Gyeongju empezamos a descubrir infinidad de lugares que merecían ser visitados. Templos, tumbas, palacios, espacios naturales… Nuestro viaje no era tan largo como pasar demasiado tiempo en la ciudad. De modo que tuvimos que ajustar los tres días de estancia y decidir que lugares queríamos ver y cuales se quedarían en pendientes.

Repartimos el tiempo lo mejor que pudimos. Dos de los días los dedicamos a conocer los alrededores de la ciudad. La aldea tradicional de Yangdong, el Monte Namsan y algunos templos fantásticos. Con ello nos quedaba un día completo para dedicarlo a la ciudad propiamente dicha y a sus lugares Patrimonio de la Humanidad.

Lo primero que hicimos la noche que llegamos a Gyenongju fue conseguir un mapa de la ciudad. Con él en nuestro poder empezamos a situar cada lugar que íbamos a visitar. En seguida nos dimos cuenta de las distancias eran grandes. Y que en muchas ocasiones entre dos lugares destacados no había nada de interés. O caminábamos mucho o parecía que tendríamos que recurrir a autobuses para llegar a determinados lugares.

Gyeongju

Cómo desplazarse en Gyeongju

El hotel en el que estábamos alojados estaba situado en una zona cercana al río. Cerca de varias paradas de autobuses y de la Oficina de Turismo. Cuando fuimos a esta oficina para comprobar que autobuses utilizar en la ciudad vimos varias tiendas de alquiler de motos y bicicletas. Sin duda parecía una buena idea lo de alquilar una bicicleta para conocer Gyeongju.

Nos acercamos a informarnos y decidimos que sí. Qué íbamos a conocer la ciudad subidos en una bicicleta. Las examinamos y nos pareció que estaban en mucho mejor estado que las que habíamos utilizado en otros países de Asia. Así que dicho y hecho.

Gyeongju

El precio varía entre alquilar por horas (3.000 wones) a por días (7.000 wones). A poco que quieras hacer está claro que interesa alquilar la bicicleta para un día completo. Nos pidieron el pasaporte y lo teníamos en el hotel. Tras un tira y afloja finalmente debieron decidir quen o teníamos pinta de ladrones y nos dieron las bicicletas. Y allá fuimos, a recorrer Gyeongju del mejor modo posible. Es una ciudad que no tiene demasiado tráfico. Sus aceras en determinadas zonas son muy anchas. Fue un día estupendo y sin duda alquilar las bicicletas fue un acierto.

Gyeongju

Quien no se anime a pedalear siempre podrá caminar. Subir a taxi (no son excesivamente caros) o elegir la ruta de autobús que más le convenga. El problema de estos últimos es que suelen tener recorridos largos y puedes invertir más tiempo del deseado en llegar a tu destino.

Qué ver en Gyeongju

Con la bici bajo nuestras piernas y un plano en las manos empezamos a recorrer la ciudad. Teníamos claro que lugares ver. Y para nuestra sorpresa encontramos algún otro que también nos encantó.

Tumba Daereungwon o del Caballo Celestial

En Taejong-ro, a ambos lados de la calle, se pueden ver amplias extensiones de césped en los que sobresalen los montículos bajos los que están enterrados los gobernantes de aquella dinastía. No son otra cosas que algunas de las tumbas de los gobernantes de la dinastía Silla. Si uno no sabe que eso son tumbas ni lo imaginará. Parecen formar parte sencillamente de amplias praderas de hierba. Y es que la tumba se construía de piedra que posteriormente se cubría por completo de tierra. En breve quedaban cubiertas de hierba presentado el aspecto que hoy podemos ver.

Gyeongju

En un lado de la calle hay varias tumbas en espacios abiertos. Es casi un lugar para jugar, hacer volar las cometas o sentarse a charlas en algún banco. Incluso merece la pena subir a lo alto de algunas tumbas como hacen los coreanos. Al atardecer se puede ver desde allí cómo el sol desaparece tras los edificios de Gyeongju.

Gyeongju

Las tumbas del otra lado de la calle está el parque Daereungwon. Es un recinto cerrado dentro del cual hay 23 tumbas de monarcas y nobles de la dinastía Silla. Estas tumbas se mantienen y cuidan en el exterior. Pero no se puede acceder a ellas. Forman parte del bonito paisaje del parque. Sin embargo en este parque está la única de las casi 200 tumbas de los Silla abierta al público. Es la tumba Cheonmachong o del Caballo Celestial. Es una de las más antiguas, y junto a la tumba Hwangnamdaechong, una de las más grandes.  Dentro de la tumba se encontraron miles de reliquias y algunas coronas, pero todo está en el museo de la ciudad. Son una valiosa muestra de la vida en aquella época y una oportunidad de descubrir lo que esconden en el interior estos túmulos.

Gyeongju

La entrada a la tumba requiere el pago de una entrada. El horario es de 9:00 a 18:00 horas (cierra una hora antes en invierno).

Observatorio Cheomseongdae

En un parque enorme con cuidadas praderas verdes se puede ver el observatorio astronómico más antiguo de Asia. A simple vista la verdad es que deja bastante indiferente. Parece algo así como una chimenea grande. Su altura no alcanza los diez metros de altura y se utilizaron en la construcción 362 piedras que representan los 362 días del años lunar.

Gyeongju

A pesar de la aparente simplicidad del observatorio este sirvió para que los astrónomos estudiaron los movimientos de las estrellas y los planetas. Eran capaces de predecir predecían eclipses solares y lunares. O describir cual sería el curso de los cometas. Todo ello se comunicaba a los monarcas, y estos actuaban teniendo en cuenta todas esas predicciones. Eran los astros los que determinaban las celebraciones, los festivales y las acciones políticas en el reino.

No muy lejos del observatorio hay otro lugar bastante curioso: Seokbinggo. Se trata de una construcción semi enterrada que se utilizaba para la conservación del hielo. Está hecha de piedra y cubierta de hierba, como las tumbas de los Silla. Aunque no se puede acceder al interior si se puede curiosear por la ventana que tiene la puerta.

Gyeongju

Cuando nosotros visitamos este parque encontramos el lugar lleno de gente. Era día festivo. Los padres habían salido a volar las cometas con sus hijos. Las jovencitas se hacían selfies vestidas con el tradicional hanbok coreano. El parque estaba muy animado y a la salida encontramos muchos puestos de comida. Incluido uno de churros. No los probamos pero os aseguro que el olor y el aspecto era como los de España.

Estanque Anapji

Este precioso estanque en el que nadan multitud de peces de colores es el lugar en el que se refleja lo que queda del Palacio Donggung. Unas excavaciones sacaron a la luz cinco de las torres del palacio. Y también el estanque, centro del que fue el jardín más grande del Reino Silla. Hoy en sus aguas nadan multitud de peces y el lugar es sin duda uno de los más atractivos y fotogénicos de Gyeongju.

Gyeongju

Algunos de los restos encontrados se han restaurado. Otros sencillamente se han limpiado, pudiendo verse tal y como se encontraron. Se pueden distinguir suelos de algunas estancias y parte de los muros de otras. Pero no hay duda que aquí el protagonista es el estanque. El día de nuestra visita el cielo estaba nublado. Por ello no pudimos disfrutar de esa imagen esperado de los edificios reflejados en el agua.

Nosotros no pudimos ver el lugar iluminado al atardecer, pero después de ver algunas fotografías os recomiendo que no os lo perdáis.

Para entrar a estos jardines se paga entrada. Las bicicletas se pueden aparcar sin problema en la puerta.

Gyochon Hanok Village

Antes de llegar a Gyeongju no sabíamos que allí existía una aldea tradicional con antiguas hanok. La descubrimos gracias al mapa de la ciudad y no dudamos en visitarla. Llegar hasta ella en bicicleta es muy sencillo y el lugar está muy cerca de otros lugares de interés de la ciudad.

La aldea es un puñado de hanoks que se pueden visitar sin pagar entrada. Algunas de las casas se han convertido en talleres de artesanía, otras en heladerías o pequeñas tiendas. Otras casas permiten al visitante deambular por el recinto de un lugar que lleva habitando la misma familia varias generaciones.

Gyeongju

Ese el caso del hanok del clan Choe. Se trata de una gran vivienda cuyo tamaño es el máximo que se permitía en el periodo Joseon en una casa que no fuera de la realeza. La familia sigue viviendo en la casa y están encantados de recibir la visita de extranjeros. El actual cabeza de familia no dudo en preguntarnos sobre nuestro origen. Y al decir que éramos de España nos pregunto por los toros y el flamenco. Quería viajar a nuestro país y eso era lo que más le interesaba. Nada de la Alhambra o las maravillosas catedrales góticas españolas.

Gyeongju

La aldea es un lugar muy popular entre los coreanos. Sobre todo entre los jóvenes, que no dudan en acudir vistiendo el hanbok para hacerse fotos con un fondo de los más atractivo.

Gyeongju

En esta preciosa aldea también se puede ver una antigua academia confuciana y un santuario. Además, por su ubicación junto al canal Namcheon se puede ver el precioso puente Woljeonggyo. Se construyó en el año 76o siendo el puente más antiguo de Corea del Sur. El tramo sobre el curso del agua está cubierto y cuando nosotros lo vimos los estaban reconstruyendo.

Mercado Seongdong

A nosotros nos encantan los mercados. En Gyeongju hay varios, pero el más grande es Seongdong. Merece la pena darse una vuelta por él, sobre todo por la mañana cuando está en plena actividad. Sus puestos de comida empiezan en la calle y continúan en un gran edificio. En todos ellos son casi siempre mujeres las que atienden al cliente. En muchas casos señoras muy ancianas que pasan el día sentadas ante las verduras de su huerto esperando con ello ganar unos wones.

Gyeongju

El mercado abrió sus puertas en 1971, desde entonces ca ofrece diversos cultivos, hortalizas, frutas y mariscos producidos en Gyeongju y áreas cercanas de los precios relativamente bajos. Mercado Seongdong se estableció en 1971 y abre cada mañana desde bastante temprano.

Gyeongju

Casco antiguo de Gyeongju

Al sur de las estaciones de autobús y al oeste de la Tumba Daereungwon se encuentra un conjunto de antiguas casas que forman un reducto de vida tradicional en la actual Gyeongju. Son apenas seis calles que se pueden recorrer en un breve paseo. Entre sus pequeñas casas se puede ver una escuela, algún templo y hanoks reconvertidos en atractivos hoteles o spas.

Aquí la vida sigue como siempre. Las mujeres van a comprar para preparar la comida del día, los hombres pasean en bicicleta y los niños juegan mientras se dirigen a una escuela tras la cual todo lo que se ven son arrozales.

50 cosas de Corea del Sur que no sabías

Recorrer este barrio da la oportunidad de conocer de cerca un barrio tradicional lejos del turismo, de la tiendas de recuerdos y de los restaurantes para turistas.

Dónde dormir en Gyeongju

Son muchos los viajeros que eligen alojarse en los alrededores del lago Bomunho durante su estancia en Gyeongju. Es allí dónde se encuentran los grandes hoteles de conocidas cadenas internacionales. Sin embargo, el lago está bastante alejado de los lugares de interés de la ciudad, por lo que a nosotros personalmente no nos pareció una idea acertada elegir alojamiento en esa parte de Gyeongju.

Creemos que es mucho más acertado buscar hotel en la ciudad. Nosotros pasamos nuestras tres noches en la ciudad en el Sugar Hotel, uno de los muchos “hoteles del amor” que hay en Gyeongsangbuk-do. Dicha calle está muy buen situada, cerca de todas las paradas de autobús, varios restaurantes, tiendas de alquiler de bicicletas y hasta de la Oficina de Turismo. También hay un corto paseo hasta el mercado Seongdong.

Sugar Hotel Corea del Sur

Dónde comer en Gyeongju

Las opciones para comer en esta ciudad coreana son múltiples. Sin ir más lejos la calle Gyeongsangbuk-do ofrece multitud de posibilidades, todo locales sencillos frecuentados por gente de la ciudad. Nosotros quisimos cenar una noche en alguno de ellos, pero hacía frío y tenían las puertas cerradas. Yo soy muy maniática para los olores, no soporto quedarme impregnada de aroma a fritura o cualquier otra cosa. Sobre todo cuando la ropa luego debe ir metida en la maleta. Y esa noche no fui capaz de entrar a cenar en un solo local de aquellos: nada más abrir la puerta de cada uno de ellos el olor a ajo echaba para atrás.

Sin embargo un día más tarde volvimos a probar, hacia buen tiempo y las puertas estaban abiertas. El olor a ajo había desaparecido y disfrutamos de una agradable comida. Os dejo el nombre de varios locales en los que cenamos.

  • Hongsi Hanjeongsik. El local perfecto para disfrutar de una típica cena coreana. Te sientas en el suelo, eliges tu menú y esperas a que la mesa se vaya llenando con los infinitos platos que componen tu cena.
  • Daijangbu. Uno de los muchos restaurantes de la calle Gyeongsangbuk-do. Este es amplio, limpio con un carta con muchos de los platos típicos de Corea del Sur y además abre las 24 horas.
  • Too Bbul. Un buen local para disfrutar de la famosa barbacoa coreana con la mejor carne. Cualquier restaurante de este tipo está en la gama alta de precios entre los restaurantes coreanos.
  • McDonalds. Lo mejor de estos locales es que están abiertos cuando otros muchos restaurantes ya han hechado el cierre. No hay que dejar de probar las hamburguesas de gambas.

Gyeongju

Cómo llegar a Gyeongju

A la antigua capital del reino de Silla se puede llegar en tren o autobús desde Seúl en unas cuatro o cinco horas. El trayecto en autobús a Daegu es de una hora y en tren a Busan también de una hora. Tan solo será interesante adquirir la KR Pass si piensas hacer el trayecto desde la capital coreana en tren o si tu idea es hacer muchos viajes en pocos días en ese medio de transporte.

La estación de tren de Gyeongju está muy alejada del centro de la ciudad. El trayecto en taxi es de unos 20 minutos.

Sin embargo las estaciones de autobús están todas en el centro. Desde ellas se puede llegar a cualquiera de los lugares de interés cercanos a la ciudad o desplazarse a otras ciudades. Los precios son económicos y los autobuses muy cómodos.

Comentarios (06)

  1. Cuando decidamos visitar Corea del Sur ya se quién va ser mi fuente de inspiración.

    Me sacas de Seúl y Busan y no tengo ni idea de ningún otro lugar/ciudad coreano.

    Me ha parecido muy interesante la zona de las tumbas y de la aldea tradicional.

    Lo que me ha extrañado es la recomendación del Mc Donalds y mira que yo los he visitado alguna vez por la misma razón que vosotros, suele estar abierto hasta tarde en cualquier parte del mundo.

    Saludos Viajeros

    1. Cierto que Gyeongju, como toda Corea, es muy interesante.
      Y sobre el Mc Donalds fuimos de rebote ¡¡¡y no puedo dejar de recomendar su hamburguesa de gambas!!!

  2. La verdad es que tus destinos no pueden ser mas diferentes que los míos Cris jajaja.
    Maravilloso recorrido por Gyengju, (espero haberlo escrito bien), de la que desconocía absolutamente todo y ahora he aprendido un poquito gracias a ti. Me han encantado las fotos de las chicas haciendose selfies con esos trajes tan vistosos.
    Un abrazo
    Carmen

  3. Gyeongju!!! Madre mía, que difícil debe ser pronunciar esto… Había leído hace un tiempo acerca de estos túmulos. Parace verdaderamente interesante. Es curioso porque recuerda a los que podemos encontrar en otras latitudes, como los micénicos, los tracios o los etruscos.
    Por lo que veo no te dejarían hacer fotos del interior.
    También es curioso lo del observatorio. Aunque este sea bien sencillo, desde los antiguos habitantes del valle del Indo a los mayas han querido reconocer las estrellas desde hace siglos.

    1. Al final el hombre es curioso esté donde esté, y las estrellas nos llaman la atención. Ahora y hace siglos.
      Un abrazo
      P.D. No es tan complicado de pronunciar, al final te sale solo. Mal, pero te sale 😉

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies