Que ver en Polonnaruwa

Qué ver en Polonnaruwa, antigua capital de Sri Lanka

Durante siglos, distintas ciudades del centro de Sri Lanka fueron capitales del país. Primero fue Anuradhapura, y tras ella le llegó el turno a Polonnaruwa, la segunda de las grandes capitales de los cingaleses. Esta última mantuvo fue el centro del poder en Sri Lanka desde el siglo XI al XIII. De aquella época de esplendor han llegado hasta nuestro días varios edificios religiosos y civiles que deben anotarse en la lista de lugares que ver en Polonnaruwa, sobre todo teniendo en cuenta que desde el año 1982 esta ciudad pasó a formar parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO junto a Sigiriya y Anuradhapura, otros de los lugares que merece la pena visitar en Sri Lanka.

Qué ver en Polonnaruwa

Las ruinas de la antigua ciudad de Polonnaruwa ocupan una amplia extensión de terreno por lo que hay que ir con energía y un buen plano para no dejar nada en el tintero. Hay algunos edificios que ver en Polonnaruwa que se encuentran en muy buen estado de conservación. Otros sin embargo son poco más que es un puñado de piedras. Pero todos ellos forman de un modo u otro parte de la historia de esta ciudad que gobernó este pequeño país tan cercano a India del Sur.

Hay que recordar que al contrario que su país vecino, Sri Lanka es desde el siglo III a.C. un país donde el budismo es una de la religiones con más fieles en el país. Y al recorrer Polonnaruwa las estupas y estatuas de Buda son buen testimonio de ello. La selva separaba esta parte del país del norte, la zona en la que desde hace siglos viven los tamiles que profesan la religión hindú y por lo tanto la arquitectura religiosa poco tiene que ver con la de las antiguas capitales de Sri Lanka.

A la hora de organizar la ruta por Polonnaruwa hay que tener en cuenta que las ruinas se encuentran dispersas en diferentes ubicaciones. La parte más visitada y con más monumentos que ver en Polonnaruwa es la del Cuadrángulo, cercana al Palacio Real. Otras ruinas están en los grupos conocido como Norte y Sur, este último cercano a la ciudad nueva. Los principales lugares siempre están señalados con placas que con el nombre de edificio.

Museo Arqueológico

No son pocas la veces que pasamos de largo los museos de las ciudades que visitamos. Sin embargo este creo que merece la pena visitarlo, y si puede ser antes de pasar por la ruinas, mucho mejor. Recorrer sus salas da la opción de ver muchas fotografías de como estaba la ciudad antes de comenzar a ser restaurada, con muchos edificios ocultos tras la espesa vegetación. También se exponen maquetas de algunas ruinas mostrando como debían ser cuando fueron construidas. Ello hace que al llegar posteriormente antes ellas nos podamos hacer una idea de como eran hace 800 años. En otras salas del museo se exponen bonitos bronces rescatados entre los restos de los edificios a los que merece la pena echar un vistazo.

Polonnaruwa

Muy cerca del museo está la oficina de venta de entradas de dan acceso a todo los lugares de interés en Polonnaruwa. Id preparados, porque las entradas en Sri Lanka son las más caras de Asia.

  • Precio de la entrada: 3250 rupias
  • Horario del museo: 9 am-6 pm
  • Horario de las ruinas: en principio el mismo del museo, pero no hay una puerta que cierre y te deje encerrado dentro. Eso sí, no hay iluminación de modo que cuando oscurece ya no tiene mucho sentido estar allí.

Grupo del Palacio Real

Tras dejar atrás el puesto de control de entradas, una carretera avanza hacia el frente. Girando a la derecha encontramos este primer grupo de ruinas. Entre tantas piedras y vegetación hay que lugares a los que prestar atención:

  • Palacio Real. Apenas queda de este edificio parte de su fachada que parece luchar por mantenerse a la vista ante la vegetación que se empeña en trepar por ella. En lo que queda de los muros del palacio se pueden distinguir los grandes agujeros en los que se apoyaban las vigas que mantenían los pisos superiores. Incluso en algunos lugares hay restos de lo que fueron las escaleras que llevaban de un nivel a otro del palacio. Para hacerse una idea de cual era el tamaño de este palacio, basta imaginar que tenía 50 habitaciones.
  • Otro de los edificios que ver en Polonnaruwa cerca del Palacio Real es el Pabellón de Audiencias. Uno de los detalles más bonitos de este edificio al que se accede por una escalera bien conservada es el friso que le rodea: está decorado con elefantes, cada uno en una posición distinta. En la parte alta quedan algunas columnas y también las elegantes esculturas de unos leones.
  • Por último se puede ver la Piscina (Kumara Pokuna). Es grande y se puede bajar hasta el nivel del agua a través de las mismas escaleras que se utilizaron hace 800 años. Si os fijáis en lo que eran las salidas del agua que llenaba al piscina veréis que son bocas de cocodrilo.

qué ver en polonnaruwa

Cuadrángulo

Si otros lugares de las ruinas de Polonnaruwa los podréis ver casi solos, en el Cuadrángulo eso es casi imposible pues es uno de los dos lugares más atractivos y mejor conservados de la ciudad antigua. En muy poco espacio reúne la mayor concentración de edificios de todas las antiguas capitales de Sri Lanka.

  • Vatadage. Es el uno de los edificios más singulares que ver en Polonnaruwa. A pesar de haber perdido algunas de sus columnas y el techo uno puede disfrutar de sus esculturas o de las tallas en las paredes. Además, si me habéis echo caso y habéis visitado primero el Museo Arqueológico habréis visto una maqueta que muestra como era este edificio y que permite imaginar in situ lo que aquí había hace siglos. En seguida se le reconoce por su forma circular. Su terraza exterior mide 18 metros de diámetro y desde ella cuatro escaleras permiten el acceso al nivel superior. Antes de subir hay que fijarse en las llamadas “piedra de luna” que hay delante de cada escalera. Se trata de un semicírculo tallado que representa las distintas fases del ciclo de la vida para los budistas: el elefante es el nacimiento, el caballo la muerte, el pato la iluminación y las flores de loto el paso de lo impuro a lo puro. Al final de cada una de estas escaleras podemos ver una escultura de Buda a la que hay que recordar no dar en ningún momento la espalda. Cosas a tener en cuanta cuando se visita a Buda.
  • Gal Pota. Si te acercas a esta piedra de 9 metros de largo estarás ante la inscripción tallada en piedra más larga de Sri Lanka. Se exaltan en esta inscripción las virtudes del rey Nissanka Malla y una nota a “pie de página” indica que esta piedra de 25 toneladas se trajo desde Mihintale, a 100 kilómetros de distancia.
  • Thuparama Gedige. Es uno de los templos budistas más pequeños de Polonnaruwa, pero también uno de los mejor conservados y el único con el techo intacto.
  • Hatadage. Construido para alojar la reliquia del diente del Buda, dicen que se construyó en tan solo 60 días en piedra, ladrillo y madera. Hoy queda el muro que rodea el templo, algunas columnas y en la cámara del fondo las esculturas de tres Budas. Si se tiene opción de ver desde la distancia las puertas se puede apreciar que cada una enmarca a la siguiente para ver en el fondo una de la esculturas de Buda.
  • Latha-Mandapaya. Una serie de columnas que parecen tallos de flor de loto y una especie de celosía en piedra que imita madera encierran en su interior una pequeña dagoba budista.
  • Satmahal Prasada. Podríamos decir de esta estructura que es algo así como un zigurat del que se conservar seis  niveles en cada uno de los cuales se van contando una historia.
  • Atadage. Otro de los templos construidos para alojar la reliquia del diente de Buda. Este en concreto es el único edificio en Polonnaruwa que data de tiempos del rey Vijayabahu I.

Polonnaruwa

Devales

Todo el recinto de las ruinas de esta antigua capital de Sri Lanka está salpicados por estos devales. No son otra cosa que templos dedicados a un dios concreto, y en el caso de Polonnaruwa todos los que nosotros localizamos están dedicado a Siva. Esto es muestra de que tras el gran periodo de esplendor de la ciudad la influencia hindú retornó a la ciudad y quedó patente con la construcción de estos templos.

Qué ver en Polonnaruwa

Viharas

Unos las llaman pagodas, otros stupas, en Sri Lanka se las llama dagobas. Sin embargo recorriendo las ruinas de Polonnaruwa encontraremos que a estos edificios se les llama vihara.

  • La Pabula Vihara es la tercera mayor de las viharas que ver en Polonnaruwa. Su mayor singularidad es que está construida en dos niveles diferentes.
  • Rankot Vihara es la mayor de la ciudad, con 54 metros de altura, y  la cuarta mayor de Sri Lanka. Su estilo imita al de las dagobas de Anuradhapura.
  • También conocida como la “leche blanca”, la Kiri Vihara de Polonnaruwa es la que mejor se conserva de la dagobas no restauradas de la ciudad.
  • Potgul Vihara, en el grupo sur, no está tan bien conservada como las otras dagobas de la ciudad, pero sin embargo es muy peculiar ya que se utilizó como almacén de libros.

Qué ver en Polonnaruwa

Gal Vihara

Otro de los lugares que ver en Polonnaruwa que no hay que pasar por alto es este recinto es Gal Vihara, un fascinante grupo de cuatro esculturas de Buda tallada en la roca de granito. Las dos primeras muestran a Buda sentado, mientras que las dos más destacadas son las dos últimas según se accede al recinto. Una es una escultura de 7 metros que representa a Buda en pie con los brazos cruzados. La otra, de 14 metros, muestra a Buda reclinado, con la cabeza apoyada en una almohada que parece hundirse bajo su peso. El símbolo del loto, que simboliza el paso de lo impuro a lo puro, decora dicha almohada. Antiguamente cada una de estas cuatro esculturas tenía su propio recinto cerrado.

Qué ver en Polonnaruwa

Tivanka House

Dejando atrás Gal Vihara y siguiendo la carretera se llega a una señal que obliga a desviarse y continuar por una camino sin asfaltar. Como 1,5 kilómetros más allá se llega a uno de los lugares más fascinantes y poco visitados que ver en Polonnaruwa: Tivanka House. El interior de este templo dedicado a Buda es oscuro y pequeño. A pesar de que su aspecto exterior parece indicar un lugar más grande, los muros son tan gruesos que reducen notablemente el tamaño del templo. Al fondo se puede ver una estatua de Buda de más de seis metro que por desgracia ha perdido la cabeza. Pero lo más llamativo del lugar son los frescos que decoran las paredes con imágenes de los cuentos jataka, pequeños cuentos budistas pero importantes en la literatura budista.

En el camino que lleva a Tivanka House hay también una desviación que conduce a Nelum Pokuna, una piscina de 8 metros de diámetro con cinco círculos concéntricos en forma de pétalos.

Polonnaruwa

Cómo visitar Polonnaruwa

A pesar de que las ruinas de la ciudad son bastante compactas la distancia total a recorrer si se quiere ver todo es de varios kilómetros. Por ellos una de las mejores opciones para llegar a cada lugar que ver en Polonnaruwa es alquilar una bicicleta. Frente al principal acceso a la ruinas hay varios puestos donde las alquilan. Hay que regatear, sobre todo con la excusa de que ninguna de las bicicletas están en muy buen estado. El precio final puede ser de unas 300/500 rupias para todo el día (depende de tu capacidad para regatear) y se devuelven en el mismo lugar en el que se alquilan.

Si se tiene coche también se puede recorrer el lugar motorizado, cada principal grupo de ruinas tiene cerca un parking. Esto ofrece rapidez, comodidad y un respiro si hace demasiado calor el día de vuestra visita. Un tuktuk también es una buena idea si tienes prisa o no tienes ganas de darte a paliza.

Hacer el recorrido caminando puede llevar mucho tiempo, pero si los lugares que queréis visitar son el Cuadrángulo y el Palacio Real, se puede hacer sin problema. Llegar más allá también es factible, pero el calor y el sol terminan siendo agotadores.

A pesar de lo caras que cuestan las entradas, no te dan un mapa que te vaya indicando por donde vas. Pero no desesperes, casi todas las guías tienen uno que es suficiente para orientarse, y además cada lugar tiene delante una placa que indica donde estás.

Tened en cuenta que constantemente tendréis que descalzaros. Si hace calor, el suelo quemará. Mejor llevar calcetines. Si ha llovido, estará mojado. En este caso mejor ir sin nada en los pies. En un caso u otro lo mejor es llevar un calzado que se ponga y quite con facilidad.

Polonnaruwa

Cómo llegar a Polonnaruwa

Nosotros teníamos contratado un coche con conductor y estábamos alojados en Sigiriya. El viaje fue cómodo y en una hora habíamos llegado a nuestro destino. Pero no es necesario hacerlo así: puedes recurrir a contratar un taxi, un tuktuk o bien subir a algunos de los autobuses que parten de Dambulla, Anuradhapura o Kandy. Depende de tu lugar de origen el tiempo el viaje será más o menos, al igual que el precio.

Etiquetas ,

Comentarios (05)

    1. A mi Sri Lanka me gustó por muchas cosas y creo que es un buen país para empezar a conocer Asia, aunque hay algunos aspectos como los precios o el trato de la gente relacionada con el turismo que me harían pensar si recomendar o no este destino. Eso sí, joyas como Polonnaruwa justifican pasar por Sri Lanka.
      Un saludo

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR