Sri Lanka: los reyes de la estafa

Antes de emprender nuestro viaje a Sri Lanka había leído en diferentes lugares que había que tener cuidado pues es el país de Asia (incluidos Nepal e India) donde más se estafa al viajero. Al parecer se producen pocos robos, al menos con violencia, pero son los reyes en el tema de buscar el modo de conseguir que el extranjero se gaste dinero donde no debe o que deje más rupias de la cuenta.
Nosotros siempre dudamos de este tipo de cosas y pensamos que son exageraciones, pero por nuestra experiencia tenemos que decir que en este caso la cosa tenía mucho de cierto pues nos hemos escapado de algunas, pero vete a saber si no nos las han dado por otro lado y no nos hemos enterado.
Os cuento en que cosas fuimos conscientes de que algo pasaba, y deciros que en Sri Lanka nunca pagues nada por adelantando ni compres una entrada para algo que no sepas que realmente existe.

*¿Compramos unas cervezas?
El día de nuestra llegada al país después de cientos de horas en aviones y coche además de la visita a Mihintale teníamos ya la cabeza un poco agotada cuando nuestro conductor nos dijo que si queríamos comprar unas cervezas en una tienda de la ciudad, pues en los hoteles o no las servían (cosa que pasaba en el nuestro) o eran el doble de caras. Como teníamos mini bar le dijimos que si, y fuimos hasta la ciudad donde paro y nos dijo que cada cerveza costaba 300 rupias, que cuantas queríamos y que diéramos el dinero. Arturo se lo fue a dar, pero yo le dije que mejor bajara con él, no por nada especial, pero si por curiosear donde estaba ese lugar que parecía casi secreto. Total que se van juntos y cuando vuelve me dice que cada cerveza costaba 200 rupias. ¿No lo iba a saber el conductor? En ese momento pensé que había sido un despiste, pero con todo lo que pasó más tarde con él ahora tengo claro que se pensaba embolsar 400 rupias por la cara.

Estafas viajeras

*Hoy viene el presidente
Caía la tarde y estábamos dando un paseo alrededor del lago de Kandy cuando un señor con buen aspecto nos paró para contarnos que ese día venía el presidente del país a la ciudad y que por ello había un espectáculo en un punto al otro lado del lago que nos señalaba con la mano. Dicho espectáculo según él era fantástico pues había danzas de todo el país, pero las entradas solamente se podían comprar justo en un sitio junto al que estábamos pues había pocas y se agotarían. A mi todo me sonaba a chino, y además no nos apetecía nada lo que nos contaba. Cuando llegamos al hotel lo comentamos y nos confirmaron que es una estafa habitual, vender entradas para algo que no existe.

*Me gusta ese sombrero
Estábamos en Polonnaruwa con nuestras bicis recorriendo las ruinas cuando cerca del Gal Vihara vi un puesto con sombreros y uno me llamó la atención. Me acerqué a preguntar su precio y me pidieron 2800 rupias, algo que me pareció exagerado. Vamos, que en España son más baratos. Cuando le dije que era muy caro el vendedor me preguntó cuando estaba dispuesta a pagar, y le dije que 1000 rupias como mucho. El me contestó que 2000 era su último precio, y yo le dije que no me interesaba. Total, que estamos sentados descansando un rato cuando veo un grupo de colegialas en el que dos de ellas llevan esos mismos sombreros que he visto de lejos compraban donde yo había preguntado. Así que me acerqué a ellas y me dijeron que las habían cobrado 550 rupias por cada uno. Claro, se me quedó cara de tonta… Entonces vino su profesora y me dijo que si le daba las 550 rupias ellas me lo compraban. Así lo hicimos y al final volví a casa con el sombrero y el vendedor se llevó 450 rupias menos que si hubiera aceptado mi oferta. Quizás no sea una estafa como tal, pero realmente sentí que me estaban tomando el pelo una vez más.

Estafa

*Prohibido hacer fotos
En la carretera hacia Kandy paramos a visitar un templo, el Nalanda gedige. Un señor que estaba en la entrada nos dijo que se pagaba entrada al bajar del coche, así que directamente emprendimos camino hacia el templo. Dicho señor se pegó a nosotros, y a mi personalmente me fastidian mucho los guías espontáneos. Si quiero uno, ya lo contrataré o buscaré, pero no quiero que cualquier se asigne ese título conmigo. El hombre intentaba empezar a contar cosas del templo hasta que Arturo le dijo que no hablaba inglés y que no quería guía. Seguimos hacia el pequeño templo a nuestro aire, lo estuvimos viendo, y cuando saqué la cámara para hacer una foto, el hombre que estaba de charla con el conductor me dijo que estaba prohibido. Le dije que no ponía nada en ningún sitio y él me explicó no se que historia del ministerio. Total, que nos fuimos hacia atrás y desde allí hice la foto que adjunto. Nosotros teníamos claro que nos había contado esa película de las fotos por no haberle dado oportunidad de ganarse unas rupias, pero lo mejor de todo fue que al llegar al coche había dos carteles, uno escrito solamente en cingalés donde el chofer nos dijo que ponía que no se podían hacer fotos. Sin embargo, en el otro, muchos más grande y visible y escrito en cingalés, tamil e inglés, curiosamente no ponía nada de eso. Confirmado en ese momento que son unos interesados y mentirosos cuando les viene bien, y que no les importa mentir si ellos hace que la estafa al viajero se convierta en rupías para ellos.

Estafa

*El precio del bus
Para ir al aeropuerto de regreso a España lo hicimos en bus desde Colombo. Era un vehículo pequeño, más bien enano, en el que entramos de casualidad y donde tuvimos que viajar de pie y haciendo equilibrios parte del viaje. Finalmente cuando nos sentamos empezamos a ver que tenía aire acondicionado y que los asientos eran bastante cómodos. Al sentarnos le dije a Arturo que preguntara cuando teníamos que pagar, y el cobrador (todos los autobuses de Sri Lanka lo llevan) nos dije que luego. Yo en ese momento y ya un poco resabiada después de casi tres semanas en ese país empecé a pensar que sencillamente quería cobrarnos luego, fuera del bus, para evitar que nadie viera lo que nos pedía, pero bueno, me callé porque luego Arturo dice que siempre pienso cosas raras. Pero está vez acerté. Al llegar al destino bajamos y nos dice que tenemos que pagarle 900 rupias. A mi hasta me dio la risa al principio y le dije que no, que eso era carísimo. Él me decía que éramos dos personas y tres bultos, y que ese era el precio. Yo le dije que vale, pero que me diera el ticket y me dijo que no había. Aprovechamos que justo a nuestro lado había un chico que había viajado con maleta en ese bus y al preguntarle por el precio nos dijo que le habían cobrado 200 rupias, 100 por viajero y 100 por la maleta. Ahí ya perdí los papeles y empecé a levantar la voz, a decir a Arturo que le tenía que pagar solamente 500 rupias y a gritar al cobrador en español. Lo mejor es que la gente que estaba cerca se daba cuenta de lo que pasaba, pero nadie movía un dedo. Al final Arturo sacó 1000 rupias y nos devolvieron solamente 300 rupias, es decir, nos cobró 200 rupias de más y se subió rápidamente al bus. No voy a escribir aquí las cosas que dije en ese momento, pero de verdad sentía que estaba abandonando el país con muy mal sabor de boca.

Estafa

*Cambiando moneda
Ya solamente nos quedaba cambiar en alguna oficina las pocas rupias que aún había en la cartera. Al entrar en el aeropuerto hay varias todas seguidas, y cualquiera nos valía. Total, que me acerco, doy lo que tengo, hacen las cuentas y me dicen que para darme 15 euros tengo que darle 2 euros. Lo hago, me da mis euros y el comprobante. Lo miro y veo que algo no cuadra, se lo digo al de la oficina y me dice que si, que me sobran también rupias. Y no me las daba, eran solamente 90, pero eran mías y yo decido que hacer con ellas. Fue lo que me faltaba para querer subir al avión cuanto antes y volver a casa.

Y esto son las cosas de las que fuimos conscientes, igual otras se nos escaparon, pero desde luego esto sumado a la persecución de una propina por muchos de los que trabajaban en los hoteles me hizo pensar si llevaba pintado en la cara “tengo una fábrica de dinero y además soy tonta”.

Etiquetas , ,

Comentarios (08)

    1. Creo que no comprenden que engañar al turista a la larga es mucho más perjudicial, pero lo que ocurre seguro es que la mayoría pican en todo o no se llegan a dar ni cuenta.

  1. Hola Kris, buenas tardes:

    Es bueno aprender de esto. Lo mejor creo que es preguntar y no tener vergüenza en hacerlo, ya que, por ahí se producen estas cosas. Aunque seguro como dices, te lo han hecho en otros lares -y es una suposición- y no te diste ni cuenta.

    ¡Feliz semana! 😉

    Un abrazo.

    1. En Sri Lanka iba sobre aviso, quizás por ello estuve más atenta… pero a este nivel, seguro que no me ha pasado en otros lugares. Un abrazo

  2. ¡Madre mía! O estás ojo avizor o te la meten doblada. Pues sí, es una pena que suceda esto, porque al final te hace “estar alerta” y desconfiar y no poder relajarte y disfrutar 100% del viaje. Desgraciadamente en muchos sitios nos ven así, guiris es igual a euros con patas… Y han desarrollado el timo como estrategia de supervivencia (que no los culpo, oye, igual nosotros haríamos lo mismo si estuviéramos en su lugar), pero que al final te deja un sabor agridulce del viaje. En fin, gracias por avisar, este post les va a servir para prevenir a muchos viajeros que planeen visitar Sri Lanka. Besotes

    1. Yo iba sobre aviso, por eso igual estuve más atenta. Otros viajeros han tenido mejor suerte que yo en Sri Lanka, pero también hay otros que denuncian haber vivido la misma situación que yo cuento. Un abrazo

      1. Muy cierto, Cristina, lo que mencionas aqui.
        En mi opinion, ayuda mucho contratar, desde el pais de uno, un guia recomendado por otro viajero. Nosotros hicimos eso y nos ayudo grandemente. Nuestro guia, obtuvo los precios de tres de los hoteles en donde nos hospedamos y resulto mas economico que los precios que yo pude haber conseguido. Dos de ellos con la cena incluida.
        Los precios de las entradas, lo cual se que mencionaste en otro blog, no te los despinta nadie. El nativo paga muchisimo menos que el turista. Recuerdo que en febrero del 2013 pagamos cada uno, sobre US $25 por cada visita, a cada templo en el Triangulo Cultural. En una ocasion, en un solo dia, llegamos a pagar, entre los dos, US $100 en la visita a dos templos. Si, una estafa a mano armada…pero que vas a hacer si estas alli, probablemente una sola vez en la vida.
        En los pocos lugares donde se vende alcohol, fuera de los hoteles, mi esposo Ramon, siempre entraba, el, con nuestro joven chofer y pagaba directamente.
        Definitivamente, hay que estar con el ojo bien abierto. Recomiendo, cuando se pueda, contratar guia y chofer desde antes de llegar al pais.
        Por lo que recuerdo, en India, consideramos que es igual y encontramos que el acoso al turista es aun mayor. De todas maneras, considero que con todos los desperfectos aqui nombrados y los que faltan, valen bien la pena visitar a Sri Lanka y a la India. Me encantan ambos y los maravillosos recuerdos los llevo siempre en mi corazon.

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR