Catedral de Trogir

Las joyas de Dalmacia

Probablemente Dalmacia sea la región de Croacia que recibe más viajeros. Una gran parte de ellos llegan en esos cruceros tan de moda hasta Dubrovnik y en algunos casos a Split por lo que ambas ciudades, de gran importancia histórica y cultural, son las más conocidas de esa zona del país.
Pero hay otros lugares igualmente bellos e interesantes que aquel que pase por esta zona croata no debería dejar de conocer. Nosotros alquilamos un coche lo que nos facilitó llegar a todos ellos, aunque tuvimos también que recurrir a los ferrys de Jadrolinija para llegar a las islas.

TROGIR
Fue la primera ciudad croata y dálmata que conocimos. Llegamos al atardecer y descubrimos un casco antiguo peatonal y empedrado donde la gente paseaba sin prisa, en el que algunas calles terminaban en plazas y otras cruzaban bajo pequeños arcos. Iglesias y palacios, restaurantes y coquetas tiendas invitan desde primera hora de la mañana al viajero a deambular sin rumbo. Desde la Riva en la que atracan lujosos yates a la animada plaza de Juan Pablo ll, Trogir es una deliciosa ciudad que destaca por su profusión de edificios románicos y renacentistas de su época veneciana, siendo la su Catedral de San Lorenzo parte del exclusivo grupo de lugares Patrimonio de la Unesco.

Casco antiguo de Trogir

SIBENIK
A pocos kilómetros de Trogir, esta ciudad merece ser visitada por su maravilloso barrio medieval que se elevaba por la ladera de una colina junto al mar hasta alcanzar la Fortaleza de San Míguel. Estrechas calles, pequeñas capillas y palacios es lo que el viajero encontrará en este laberíntico barrio. A sus pies, la Catedral de San Jacobo, considerada la joya de la costa dálmata. Dicen de ella que la mayor iglesia construida en piedra y sin haber utilizado en ningún lugar ni ladrillo ni madera. Como rasgo peculiar, un friso con 71 cabezas de las que cuentan corresponden a los ciudadanos que colaboraron económicamente en sus construcción.

Catedral de Sibenik

KORCULA
Está ciudad medieval, al parecer cuna de Marco Polo, se encuentra en el extremo oriental de la isla del mismo nombre. Al no estar en tierra firme y obligar al viajero a utilizar barco para llegar a ella es un lugar algo más tranquilo que otras ciudades de Dalmacia. Su casco antiguo podría ser el de una pequeña Dubrovnik: una península bañada por el Adriático, murallas, calles estrechas que suben y bajan, iglesias, palacios…. Pasear por esta ciudad es un placer para los sentidos: el color del mar, el sonido de campanas, el sabor de la verdura, el tacto de la piedra en cada calle y el aroma a lavanda acompañan al viajero mientras conoce la catedral o disfruta de un atardecer junto al mar.

Korcula

SPLIT
Aunque para conocer esta ciudad de Dalmacia hay que armarse de algo de paciencia y asumir que habrá grupos de turistas por todas partes, nadie que pase por esta zona debe irse sin conocer el casco antiguo de la ciudad. Lo que fue el Palacio de Diocleciano y más tarde ciudad medieval hoy es Patrimonio de la Unesco y el lugar más visitado de Split, aunque no es un museo sino parte de la ciuda, con unas 3000 personas viviendo en esas calles estrechas donde abundan los restos arqueológicos. La plaza de la Catedral de San Domnio, las esfinges negras o el Templo de Jupiter son una pequeña muestra de lo que antaño hubo en este lugar. Y quien tenga ganas de caminar tiene que subir al Monte Marjan desde donde las vistas de la ciudad son un regalo para el viajero.

Split

DUBROVNIK
La joya del Adriático, de Dalmacia y la ciudad más visitada de Croacia.. Cuando uno atraviesa la Puerta Pile en las murallas de Dubrovnik y se encuentra en Stradun, su calle principal empieza a entender la atracción que este rincón croata ejerce en los viajeros. Calles de mármol, fuentes de agua fresca, palacios góticos e iglesias barrocas asoman en cada esquina junto con decenas de turistas que caminan muchas veces sin rumbo por las calles más céntricas del casco antiguo. Para quien se sienta agobiado en algún momento y necesite un poco de soledad decirle que aunque parezca imposible bastará caminar hacia las murallas del sur para encontrar un puñado de calles a las que parece no querer llegar nadie y que tendrán como regalo para el que hasta allí llega calles repletas de plantas, vistas sobre la ciudad y algunas interesantes tiendas que además brindan la oportunidad de ver el interior de casas y jardines.

Dubrovnik

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR