Nesebar

Nesebar y Sozopol, un día junto al Mar Negro

No todo en Bulgaria son monasterios e iglesias ortodoxas. Más allá de Sofía, su moderna capital, hay un montón de lugares de los que antes de comenzar a preparar nuestro viaje a Bulgaria apenas había oído hablar. Entre ellos estaban Sozopol y Nesebar, dos pequeñas y atractivas ciudades junto al Mar Negro con una interesante oferta cultural. Al organizar nuestro viaje por el país estuve a punto de no tenerlas en cuenta, pero finalmente intuí que visitar esa parte del país nos daría una imagen más completa de todo lo que ofrece este país de los Balcanes.

Nosotros pasamos dos noches junto al Mar Negro, llegamos una tarde que aprovechamos para relajarnos después de horas en la carretera tumbados en la amplia playa de Harmanite en Sozopol. Encontramos un amplio arenal en una bahía, a pesar de ser septiembre lucía el sol y había mucha gente paseando, en el agua o sencillamente tumbados al sol. Como no teníamos protector solar decidimos que lo más sabio era alquilar una sombrilla (3 BGN) y comprar unas cervezas en las tiendas que vimos en el paseo marítimo. Así pasamos la tarde, algún paseo, baños en la cálidas e increíblemente limpias aguas del Mar Negro, un rato al sol, otro a la  sombra… Terminamos con los pies negros de brea, esa sustancia pegajosa que a veces hay en la playa, y yo además me di un golpe en el pie con la única piedra que había en toda la playa. Pero a pesar de esos pequeños detalles conseguimos descansar esa jornada para tener fuerzas al día siguiente en el recorrido por Nesebar y Sozopol.

Nesebar

QUE VER EN SOZOPOL

La jornada que dedicamos a conocer las ciudades junto al Mar Negro comenzó en Sozopol ya que estábamos allí alojados. Sin embargo nuestro hotel estaba en la zona de Harmanite, la parte nueva de la ciudad,  era complicado ir caminando hasta el centro histórico y al necesitar luego el coche para ir a Nesebar nos pareció lo más acertado irnos directamente con el vehículo. El problema una vez en el casco antiguo de Sozopol era aparcar, todo estaba prohibido o eran parkings de pago que a pesar de ser temprano ya estaban llenos. Finalmente encontramos un aparcamiento en el que pudimos dejar nuestro coche (4 BGN por dos horas) e ir caminando a visitar los lugares de interés de la ciudad.

La ciudad vieja de Sozopol ocupa una lengua de tierra que se adentra en el Mar Negro y en ella se puede pasear por sinuosas calles adoquinadas, descubrir encantadores iglesias y contemplar esas casas de madera típicas de la región. Recorrer la parte antigua de Sozopol a pie es el mejor modo de no pasar nada de largo, además el casco antiguo es tan pequeño que antes de darse uno cuenta  ya lo ha recorrido entero. Aunque poco tiene que ver lo que hoy encontramos con su orígenes no está de más saber que esta ciudad fue fundada por los griegos en el año 611 a.C. sobre un antiguo asentamiento tracio. Más tarde llegaron romanos, bizantinos y otomanos, hasta que poco a poco fue quedando relegada para convertirse en una sencilla población dedicada a la pesca. Hoy en día se ha convertido en un atractivo destinos turístico al que acuden rusos o polacos en busca del sol a unos precios que poco tienen que ver con los de otras playas de Europa. Pasear por Sozopol es hacerlo por un destino al que acuden cada año miles de viajeros gracias a los cuales la economía de la ciudad a vuelto a resurgir aunque sea a costa de llenar sus calles de tiendas de recuerdos de gusto bastante cuestionable. A pesar de ello y de la cantidad de turistas paseando por la ciudad reconozco que me pareció un lugar con mucho encanto.

  • Muralla de la Fortaleza Meridional – El terreno sobre el que se asienta la antigua ciudad de Sozopol termina en abruptos acantilados que hacen que la ciudad esté llena de cuestas. En uno de sus laterales se puede pasear sobre las antiguas murallas o por las pasarelas sobre el mar que permiten tener preciosas vistas de la playa de la ciudad (no confundir con la playa de Harmanite en la parte nueva de Sozopol) o sentarse a tomar algo disfrutando del brillante color de un mar cuyas aguas son de muchos colores pero no de ese tono negro que le da nombre. También se puede bajar hasta las rocas junto al mar a través de una escalera o no muy buen estado. El acceso al Museo de la Torre está en estas murallas, pero no puedo contaros nada al respecto puesto que no entramos en él.

Nesebar

  • Iglesia de Sveta Bogoroditsa – Probablemente sea la iglesia más singular de las veintena que hay en Sozopol. Para visitarla hay que entrar a un patio que domina una higuera gigante, atrás quedan los sonidos de los coches y las conversaciones de los viandantes. Estamos por debajo del nivel de la calle tal y como exigían los mandatarios otomanos, eran permisivos al permitir construir templos cristianos siempre que estos quedaran discretamente ocultos y a un nivel inferior a ese por el que ellos caminaban. Para acceder al interior de la iglesia construida en madera y poder admirar su arquitectura, iconos y pinturas hay que pagar entrada, no se pueden hacer fotos y el horario es de 10:00-13:00 y de 14:00-18:00.

Nesebar

  • Iglesia de Sveti Georgi – Esta es una de las iglesias más fácilmente reconocibles de Sozopol, primero por estar en la calle que cruza el casco antiguo de arriba a abajo, y segundo por la brillante cúpula dorada sobre su campanario. Se puede acceder a su interior, muy restaurado y cuidado, no en vano sigue estando en uso y en ella pudimos presenciar una ceremonia ortodoxa del bautizo. Muy cerca de esta iglesia hay un espacio con restos de los que no he sido capaz de encontrar información. Por lo que vimos nos parecieron restos de unos baños, pero tan solo vimos unos arcos, una especie de hueco que bien pudiera ser una bañera… y poco más. Aún así el lugar resultaba fotogénico y ofreciendo buena perspectiva del campanario de la iglesia.

Nesebar

  • Casas de Renacimiento Nacional búlgaro – Aunque algunas están muy abandonadas hay que reconocer que aquellas casas de antiguas de Sozopol que han sido restauradas son uno de los mayores atractivos de su parte antigua. Fachadas de maderas, ventanas con delicados visillos, flores en los balcones… Aunque en ningún caso tienen la delicada arquitectura de las viviendas construidas durante los siglos XVIII y XIX en otros puntos del país, está claro el Renacimiento Nacional también dejó su huella junto al Mar Negro.

Nesebar

QUE VER EN NESEBAR

Después de pasar un par de horas recorriendo Sozopol fuimos a por nuestro coche de alquiler para poner rumbo a Nesebar, otra de las ciudades búlgaras junto al Mar Negro. Para llegar pusimos rumbo a Burgas, una de las ciudades más grandes de esta zona del país, y desde allí continuamos hasta nuestro destino. Tardamos poco más de una hora en recorrer los 70 kilómetros que separan Sozopol de Nesebar. Cuando llegamos a esta último nos dirigimos al casco antiguo de la ciudad, una isla unida a tierra firme por un istmo artificial. Cuando llegamos al otro lado vimos una señal que indicaba “parking” y hacia él fuimos (3 BGN por hora). Aparcamos y nos dispusimos a conocer Nesebar, ciudad Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1983 y un lugar por el que no se puede circular en coche.

Nesebar, al igual que Sozopol, fue fundada por los griegos con el nombre de Mesembria, pero en este caso en el año 512 a.C. Hace 2000 años un aumento en el nivel de las aguas del Mar Negro cubrió gran parte de los templos que se habían construido hasta entonces. Más tarde llegó el imperio bizantino y construyo un buen número de las iglesias que hoy podemos ver; luego vinieron los turcos y finalmente durante el Renacimiento Nacional la ciudad se convirtió en el destino elegido por ricos comerciantes que construyeron elegantes mansiones, algunas de las cuales aún se conservan. Recorrer su casco antiguo a pie es cómodo y permite perderse por cualquier calle que uno quiera descubrir. Hay muchos restaurantes, tiendas de recuerdos y plazas con terrazas en las que sentarse a comer o sencillamente tomar un helado mientras se planea la ruta por la ciudad.

  • Molino – Se encuentra más o menos en la mitad del istmo que une la ciudad nueva de Nesebar con su casco histórico. Es una llamativa construcción de madera de la época del Renacimiento Nacional y su función era moler el grano con la fuerza del viento. Lo mismo que esos molinos que tenemos en tierras manchegas.
  • Muralla y puerta principal – Lo primero que se ve tras cruzar el istmo sobre el Mar Negro son los restos de la muralla y la principal entrada a la ciudad. Ante ella hay unos cuidados jardines que forman una preciosa postal, algo que seguramente diste mucho de como era al ser construida y su función era defender la ciudad. Quedan apenas 100 metros en pie de esa muralla a la que aportaron su granito de arena bizantinos, búlgaros y otomanos. Es aquí donde vimos por primera vez en la ciudad una de las características constructiva presentes en toda la ciudad: los muros con franjas horizontales de ladrillo rojo y piedra blanca.

Nesebar

  • Maqueta de Nesebar – Nada más cruzar la puerta de la ciudad encontramos y preciosa maqueta de hierro en el que no faltaba ni un solo detalle para hacerse una idea de como es la ciudad y localizar los principales puntos de interés.

Nesebar

  • Iglesias – En algún lugar leí que en Nesebar llegó a haber 40 iglesias. Teniendo en cuenta el tamaño de la ciudad debían estar pegadas unas a otras. Hoy en día quedan en pie 15 de esas construcciones medievales, algunas de ellas en ruinas y otras en un estado de conservación más que aceptable. El Ayuntamiento de la ciudad está trabajando para crear una ruta turística que una todas estas construcciones.
    • Iglesia de Sveti Stefan – Fue el primer templo que encontramos en nuestro camino y decidimos entrar a visitarlo puesto que habíamos leído que es el más bello y mejor conservado de Nesebar. En este caso la iglesia está rodeada de un alto muro que esconde un jardín. El templo se levanto en el siglo XI y fue reformado en el siglo XVI, momento en el que se añadieron las bellas pinturas que decoran todo su interior y que se preservan con unas condiciones óptimas de humedad y temperatura. Dicen que suele haber mucha gente visitándolo, pero en mi caso tengo que decir que estaba sola. La entrada es de pago y abre todos los días, aunque con distintos horarios.
    • Iglesia de Christ Pantokrator – Probablemente sea uno de los templos más bonitos y mejor ubicados de Nesebar. Rodeado de amplios jardines se puede obtener un perspectiva completa de la iglesia desde cualquier rincón de la plaza en la que se construyó en el siglo XIV. En sus muros se repiten las franjas de piedra blanca y ladrillo rojo que ya vimos en la muralla. Entre sus elementos decorativos hay varias líneas de discos verdes y algo singular: un friso de esvásticas, antiguo símbolo solar también utilizado por otras religiones como el budismo. Entrada de pago.
    • Iglesia de Sveta Sofia – En el centro de una ajetreada plaza llena de tiendas de recuerdos y de restaurantes se pueden ver las ruinas de esta iglesia construida en el siglo V y reconstruida en el siglo IX como parte del complejo que incluida el Palacio del Obispo. Fue sin duda una de las iglesias de mayor tamaño de Nesebar y a pesar de su actual estado hoy en día aún se celebran bodas en ella (el día de nuestra visita estaban decorando su interior para una de ellas). Es la única de la iglesias del casco antiguo de la ciudad que se puede visitar sin pagar entrada.
    • Otras de las iglesias que se pueden visitar en Nesebar con la de San Juan Bautista, la de los Arcángeles Miguel y Gabriel o la de Sveti Spas. Todas ellas son de reducidas dimensiones y siguen estando construidas con piedra blanca y ladrillo rojo. La última de ellas se encuentra por debajo del nivel de la calle pues se construyó en el tiempo de los otomanos.

Nesebar

Iglesias de Nesebar

Iglesias de Nesebar

Nesebar

Nesebar

  • Casas y calles del casco antiguo de Nesebar – Además de recorrer esta atractiva ciudad buscando sus iglesias no pudimos dejar de disfrutar paseando por sus calles empedradas (importante llevar un calzado cómodo), por su plazas y entre esas casas tan singulares de la época del Renacimiento Nacional búlgaro. Construidas en madera oscura muchas son verdaderas mansiones que hace siglos construyeron acaudalados comerciantes, a fecha de hoy algunas siguen estando habitadas, otras se han convertido y pequeños hoteles, algunas están ocupadas por galerías de artes y muchas por tiendas de recuerdos que cubren su fachada durante la temporada alta con imanes, postales  y otros recuerdos típicos.

Nesebar

Nesebar

Nesebar

INFORMACIÓN PRACTICA PARA VISITAR SOZOPOL Y NESEBAR

TRANSPORTE

Nosotros llegamos Sozopol desde Plovdiv en el coche que habíamos alquilado a nuestra llegada al país. Sin embargo llegar a la costa del Mar Negro se puede hacer en autobús público desde Sofía en unas 7 horas. Es importante consultar previamente horarios pues estos varían considerablemente entre verano e invierno.

Una vez junto al Mar Negro es sencillo ir desde Nesebar o Sozopol a otras ciudades como Burgas y Varna. También existe la opción utilizar Fast Ferry para desplazar desde Nesebar a Sozopol o viceversa, cada trayecto dura 30 minutos pero solamente es posible viajar de este modo entre junio  y septiembre.

Desplazarse en coche es sencillo, la distancia que separa Sozopol y Nesebar es de apenas 70 kilómetros y la carretera está en un estado bastante más aceptable que en otros puntos de Bulgaria. Eso si, en temporada alta parece ser que en algunas rotondas el tráfico es tanto que se invierte en el viaje más tiempo del deseado. Además hay que recordar que aparcar cerca del centro histórico de ambas ciudades supone hacerlo en un parking y pagar por ello.

DONDE DORMIR

La oferta hotelera tanto en Sozopol como Nesebar es amplia, no en vano son lugares muy turísticos por lo que en temporada alta conviene reservar con tiempo si uno tiene preferencia por un hotel o alojamiento concreto. Nosotros nos decantamos por  Design Hotel Logatero, un pequeño establecimiento muy cerca de la plaza Harmanite. Podíamos aparcar sin problema en la misma calle de la entrada y desayunar junto a la piscina del hotel cada mañana. Nuestra habitación era cómoda, amplia y tranquila, incluso teníamos una pequeña terraza con vistas al mar. Lo peor era el baño, típico búlgaro donde la ducha no tiene mampara ni cortina y cada vez que la usábamos había agua por todas partes. La ubicación era buena tanto para ir a la playa como para salir a cenar a alguno de los muchos restaurantes en el paseo junto a la playa.

Nesebar

DONDE COMER

Tanto Sozopol como Nesebar ofrecen una gran cantidad de lugares para comer, ya sea una cerveza con un trozo de pizza o algo más contundente y típico de la gastronomía búlgara. No hay que dejar de pedir pescado, sin duda la especialidad de la zona. Los precios en esta parte de Bulgaria están muy por encima de los de otras ciudades, sin embargo la calidad no es mejor que en otros puntos del país y el servicio resulta más impersonal. Muchos de los restaurantes junto a la playa Harmatine son enormes, incluso cuentan con actuaciones cada noche, y los búlgaros, que son muy patriotas, no dudan en dejar su cena en la mesa para salir a bailar enarbolando la bandera de su país. Si uno tiene claro que lo que quiere es pescado lo mejor es dirigirse a la zona del puerto de Sozopol donde los sencillos restaurantes son algo más económicos que en otras partes de la ciudad y resultan más tranquilos que junto a la playa.

Comentarios (06)

  1. Ohh que maravilla, al leer el título del post no me esperaba ver tantas cosas bonitas. Me ha encantado Kris y además tan cerca de la playita, desde luego, todo un lujo. Ahora mismo me lo apunto en mi lista, bueno primero voy a situarlo en el mapa, a ver cuantas uñas me dejaría clavadas en los reposabrazos del avión 😉
    Un beso
    Carmen

  2. Me quedé con muchas ganas de llegar al mar nergo para conocer Nesebar y Sozopol. Una pena, peor no me daba el tiempo para mas. Por cierto, algunas de las viviendas de Sozopol me han recordado a las de Plovdiv, que también son del estilo Renacimiento Búlgaro que comentas.

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies