Koprivshtitsa

10 razones para viajar a Bulgaria

Os confieso que cuando decidimos organizar nuestro viaje a Bulgaria no sabía demasiado de ese país. Había leído algún artículo y visto varios reportajes. Pero os aseguro que en cuanto me puse a investigar a fondo encontré un montón de motivos para visitar ese país. Lo mejor de todo, es que una vez recorrido el país, he añadido a mi lista varias razones para viajar a Bulgaria.

Razones para viajar a Bulgaria

Situado en la península de los Balcanes, probablemente Bulgaria es uno de los países de los que menos sabemos los españoles. Los búlgaros son descendientes de tracios, celtas, griegos y romanos. Durante cinco siglos los otomanos gobernaron su territorio, hasta que en 1878,  tras la guerra ruso-turca, el estado búlgaro fue restablecido. Más tarde llegó la Segunda Guerra Mundial, y con el final de ésta, Bulgaria pasó a ser un estado socialista bajo la influencia soviética.

Hoy, el país ha recuperado su independencia, aunque no hay duda de que cada uno de esos pueblos que pasó por Bulgaria dejó su huella. Una huella que los visitantes podemos apreciar en forma de antiguos templos o palacios, en la gastronomía y en la cultura de país que es ahora Bulgaria y al que le sobran razones para recibir cada vez más visitantes.

Nesebar

Pero, ¿cuáles son las razones por las que os animo a viajar a Bulgaria? Os las cuento. Y cuando las hayáis leído me decís si os parecen suficiente motivo para animaros a viajar a este país de los Balcanes.

Vuelos directos

Ryanair, Iberia, Wizzair o Bulgarian Air ofrecen vuelos directos desde Madrid y Barcelona hasta Sofía. El viaje dura algo más de tres horas, y los precios entre 100 y 150 euros dependiendo de la fecha y la antelación con la que se adquieran. Llegando a la capital hay que aprovechar para visitar todo lo que hay que ver en Sofía.

Poco turismo

Es algo que muchas veces leemos y que pocas veces nos parece que vaya a ser verdad. Pues en el caso de Bulgaria, de momento, es cierto. Incluso en temporada alta puedes pasar por algunas ciudades sin cruzarte con turistas extranjeros. Si vas en verano, donde puedes encontrar más masificación es en las playas. Y si viajas en invierno, en las estaciones de esqui. Ambos lugares son destinos predilecto del turismo ruso.

Deliciosa gastronomía

Seguro que ya habéis oído aquello de que el yogurt es original de Bulgaria. Y parece que es cierto. Pero desde ya os digo que las gastronomía búlgara es mucho más que yogurt. No encontraréis una cocina refinada. Pero si sabrosa. Las ensaladas están presentes en los menús de cada restaurante. Hay que probarlas, porque tienen ese sabor intenso de tomate y pepino que por estos lares se nos está olvidando. Entre el pescado es popular la trucha. La carne a la parrilla, sobre todo de cerdo, es otro de los platos búlgaros por excelencia. La lista es extensa, desde queso empanado a frito hasta asadura. Cosas que aunque no estén en nuestra dieta habitual, merece la pena probar.

Gastronomía búlgara

Vestigios de la antiguedad

Ya os dije antes que romanos y tracios vivieron en territorio búlgaro. Y ambas culturas dejaron su impronta en el país en forma de monumentos que en diferente estado de conservación han llegado hasta nuestro días. ¿Quién se resiste a visitar un teatro desde cuyas gradas se domina la ciudad? ¿Y a entrar en una tumba tracia que es Patrimonio de la Humanidad? Si no os podéis resistir a ver estos lugares, apuntad Plovdiv y Kazanlak en vuestra ruta de viaje.

Monasterios ortodoxos

Para mi son una de las joyas de este país. Repartidos por gran parte de su geografía merece la pena visitar alguno de ellos al viajar a Sofía. De entre todos los monasterios de Bulgaria, el más conocido es el de Rila. Pero otros como Preobrazhenski, TroyanBachkovo son también muy interesantes. En este último además es bastante sencillo coincidir con la celebración de una misa ortodoxa. Aunque no comprendas nada de lo que allí está pasando, el canto de los monjes y la devoción de los fieles convierten ese momento en algo muy especial.

Monasterios de Bulgaria

Playas del Mar Negro

Las playas búlgaras del Mar Negro se pueden equiparar a muchas del Mediterráneo. Extensos arenales, sombrillas de colores y aguas transparentes son solo algunos de los atractivos de esas playas. A ello hay que añadir su cercanía a localidades tan atractivas como Sozopol o Nesebar, ciudad Patrimonio de la Humanidad. No muy lejos de esa ciudad puedes alojarte en un hotel de la cadena Iberostar, sin duda garantía de buen servicio lejos de casa.

Nesebar

Un poco de montañismo

Bulgaria es un país para los amantes de la naturaleza. Cuenta con siete cordilleras (si se viaja en coche uno siente estar siempre rodeado de montañas) en las que hay muchas rutas señalizadas. Siguiendo esos camino se puede llegar a preciosos pueblos en los Montes Ródope o a valles glaciares en los Montes Pirin. Y si uno no tiene gana de muchos esfuerzos, basta abandonar paseando localidades Koprivshtitsa para dar un paseo por un denso bosque.

El Danubio, frontera con Rumanía

Cuando se avanza por la carretera hacia la ciudad fronteriza de Ruse uno siente haber cambiado de época. Atrás queda la Bulgaria rural y tranquila para dar paso a una gran autopista por la que circulan infinidad de grandes camiones. Se puede seguir ruta al país vecino de forma sencilla y ampliar el destino del viaje. O también para en Ruse, una de las ciudades más elegantes de Bulgaria, con un centro histórico con atractiva arquitectura belle époque. Y por supuesto, hay que dar un paseo hasta el Danubio. Para ver el río de los valses y tierra rumana en la otra orilla.

Renacimiento búlgaro

Durante los siglos XVIII y XIX, la burguesía búlgara empezó a prosperar. Y para hacer alarde de su buena situación económica, comenzaron a edificar bellas residencias en ciudades como Plovdiv o Tryavna. En estas y otras ciudades del país se han empezado a restaurar esas viviendas. Se las está devolviendo su antiguo esplendor. Algunas se han convertido en museos. Otras siguen residencias privadas. Pero todas ellas están haciendo que las ciudades en las que se encuentran recuperen la belleza de antaño y sean sin duda una de las mejores razones para viajar a Bulgaria.

Plovdiv

Aún es barato

Si al viajar a Croacia ese país me pareció bastante más caro de lo que esperaba, al viajar a Bulgaria sentí todo lo contrario. Había leído que era un destino económico. Pero no lo imaginaba tanto. Desde el alojamiento a la comida, la gasolina o las entradas a los monumentos, en general Bulgaria es uno de esos países en los que nuestro dinero parece que da para más que al viajar a otros muchos países de Europa. Así que antes de que esto cambie, animaros y hacer un viaje a este atractivo e interesante país del este de Europa.

Etiquetas

Comentarios (02)

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todos los motivos. País barato, con vuelos directos, poco trillado por el turismo y con un pasado histórico de mucho interés y con grandes vestigios. Particularmente por lo que hace referencia a la cultura tracia que es muy desconocida en Europa occidental.

Post a new comment