Qué ver en Guadalajara (15 lugares para visitar en un día)

por Cristina Monsalvo
qué ver en Guadalajara

Guadalajara es una de las capitales de provincia más desconocidas de España, y tristemente, menos valoradas. Viviendo en Madrid, han tenido que pasar muchos años y varios intentos para que finalmente haya podido visitar esta ciudad. Y tengo que decir que me ha sorprendido muy gratamente. Se trata de una ciudad con muchas zonas verdes, algunos vestigios de sus pasado musulmán, pequeños e interesantes museos y algunos monumentos que por si solo ya hacen que merezca la pena acercarse a descubrir los lugares que ver en Guadalajara.

Qué ver en Guadalajara capital

Es muy probable que hayáis oído decir que Guadalajara es fea, que no tiene mucho que ver. Yo solamente os digo que si no vas, nunca podrás opinar. Para mí, en absoluto es una ciudad fea. No tiene el patrimonio de otras capitales de provincia de Castilla-La Mancha como pueden ser Cuenca o Toledo.

Pero no por eso vamos a menospreciarla, mejor darle el valor que tiene y dedicar al menos un día a visitar su centro, sus palacios y sus iglesias. Y para acabar la jornada, nada mejor que una cerveza o un helado en el Parque de San Roque.

¿Os animáis a descubrir lo que podéis ver en Guadalajara? Pues vamos allá. No sin antes recomendaros que comencéis vuestra visita a esta ciudad por su Oficina de Turismo. En ella os darán información y un buen plano. Es cerca de ese lugar desde donde voy a empezar a contaros que ver en Guadalajara capital.

Torreón de Alvar Fáñez

Este torreón pentagonal se encuentra muy cerca de la Oficina de Turismo y es uno de los escasos restos que quedan en pie de la muralla califal que rodeó la ciudad. Porque Guadalajara fue plaza musulmana hasta mediados del siglo XI. Fue en 1085 cuando Alvar Fáñez, el castellano que da nombre a la torre, lideró a las tropas cristianas para conquistar la ciudad.

El torreón se ha convertido en un interesante centro de interpretación del escudo de la ciudad. Gracias a las explicaciones del personal y los audiovisuales se puede conocer más de la conquista de la ciudad y de quien fue Alvar Fáñez, así como la razón del diseño del escudo guadalajareño.

No hay que dejar de pasear por el precioso jardín que hay a los pies del torreón. De aire árabe, es imposible no recordar a los jardines de diferentes monumentos andaluces al pasear por él, entre sus fuentes y a la sombras de su cipreses.

Palacio de los Duques del Infantado

Sin duda un imprescindible que ver en Guadalajara es este palacio construido en el siglo XV en el que se mezclan el estilo gótico isabelino con el renacentista. Fue la residencia de los Mendoza, una de las familias nobles más poderosas primero en Castilla y, más tarde, en el Imperio español.

El espectáculo visual que brinda este palacio comienza en su fachada. Decorada con piedras talladas en punta de diamanta, con una preciosa galería superior y una imponente portada con una escudo que sostienen dos colosos, es solamente el anuncio de lo que espera al visitante en el interior.

que ver en guadalajara

Por error, durante la Guerra Civil Española, el palacio fue bombardeado y se perdieron gran parte de sus frescos y artesonados. Tras una cuidada restauración, el Palacio del Infantado aloja en sus salas el Museo de Guadalajara. Un recorrido por la historia y el arte de la ciudad, así como el linaje de los Mendoza. Hay varias salas que han conservado la pintura mural del siglo XVI, un ejemplo de las magnificencia de la que debían gozar las estancias del edificio. Tan bello debía ser, que Felipe II y Felipe V lo eligieron para sus bodas.

Durante el recorrido por el interior del palacio y su museo se pasa por el Patio de los Leones. En este caso no es porque tenga una fuente, como en la Alhambra. Su nombre se debe a los leones que decoran las arquerías bajas del patio. Las altas están decoradas con grifos. Ambos animales representan fuerza, poder y nobleza.

Desde el exterior, a la derecha de la fachada, una puerta da acceso a los jardines palaciegos. Era algo típico en aquella época de monasterios y palacios musulmanes, pero no es construcciones como el Palacio del Infantado. No es un gran jardín, pero merece la pena entrar para ver su gran galería con arcos de medio punto. Personalmente creo que este jardín necesita que le presten un poquito de atención, que pongan en funcionamiento sus fuentes. Con ello ganará sin duda en atractivo.

Horarios de visita Palacio de los Duques del Infantado

Actualmente, el acceso a todos los espacios de este palacio que ver en Guadalajara en gratuito. Los horarios son los siguientes.

Jardines:

  • Lunes a viernes de 9:00 a 21:30 horas.
  • Sábados de 9:00 a 14:30 horas y de 16:00 a 19:00 horas.
  • Domingos de 10:00 a 14:30 horas y de 17:00 a 19:00 horas.

Museo de Guadalajara:

  • Del 15 de junio al 15 de septiembre de 10:00 a 14:00 horas.
  • Resto del año de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas. Cierra los lunes y el domingo abre solamente por la mañana.

Iglesia de los Remedios

Este antiguo templo de estilo renacentista que formaba parte de un convento, aloja actualmente el aula magna de la sede de la Escuela de Magisterio de la Universidad de Alcalá. Y siendo así, no podía ser otro edificio de Guadalajara el que tuviera en su interior el pequeño Museo de la Escuela. Una muestra muy emotiva en la que no faltan pupitres de distintas épocas, mapas y carteles del siglo XIX, cuadernos y objetos tan curiosos como las pesas y medidas con las que se enseñaba el sistema métrico.

qué ver en Guadalajara

La entrada a este museo cuesta 1 € y está abierto los viernes y sábados de 10:30 a 14:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas. Los domingos y festivos abre también, pero solamente por las mañanas.

Si decidís llegar hasta esta antigua iglesia que ver en Guadalajara, sabed que justo enfrente está lo que queda del Alcázar Real. Parece ser que existe un proyecto de reconstrucción, pero de momento solamente se pueden ver muros y montones de piedras caídas desde la reja de una puerta.

Plaza Mayor de Guadalajara

Hay que regresar al Palacio del Infantado para desde allí caminar por la Calle Mayor en dirección a la plaza más importante que ver en Guadalajara: su Plaza Mayor. Antes de llegar a ella, puede ser interesante desviarse a la izquierda en la Calle Teniente Figueroa. Allí se encuentran la Iglesia de Santiago y el Convento de la Piedad.  Yo no puede visitar ninguno de los dos por una cuestión de horarios.

Ya en la Plaza Mayor nos encontraremos con un espacio cuadrado cuyo trazado se debe al Cardenal Mendoza (seguro que reparáis en una escultura suya muy cerca del famoso Palacio del Infantado). Fue él quien mando derribar a finales del siglo XV la ermita que había en la plaza haciendo que se ampliase hasta su tamaño actual. En los siglos posteriores se construyeron nuevas viviendas, manteniendo el diseño original con soportales.

También en esta plaza, allá por el siglo XV, estuvo el primer Ayuntamiento de la ciudad. Ahora, en el siglo XXI, la Casa Consistorial de Guadalajara sigue estando en la Plaza Mayor.

Palacio de la Cotilla

Dejando la anterior plaza por la Calle Dr. Benito Hernando se llega a uno de los lugares que me parecen de visita imprescindible en la ciudad: el Palacio de la Cotilla o de los Marqueses de Villamejor. El edificio data del siglo XVII, aunque los siglos posteriores se hicieron en su interior diferentes remodelaciones.

Nada más entrar, tras cruzar el patio del palacio, llama la atención la ancha escalera que lleva al piso superior. La parte que correspondía a la que fue residencia privada de los Marqueses de Villamejor. Esta pareja vivió durante un tiempo en Marsella, puerto de entrada durante el siglo XIX de gran cantidad de mercancías llegadas de Asía. Es allí donde los marqueses adquirieron una colección de papel de arroz con decoración tradicional china.

Cuando regresaron a España, utilizaron ese papel para decorar el que es conocido como Salón Chino. Un espacio excepcional en Europa. Las paredes están cubiertas con esos rollos llegados de Oriente en los que se narra la historia de una gobernante que se traslada a una aldea y como se conmemora ese acontecimiento.

Otras dos zonas del Palacio de la Cotilla están dedicadas a importantes artistas de Guadalajara. El primero, Buero Vallejo. Famoso dramaturgo que antes fue pintor y al que se debe el retrato más popular de Miguel Hernández, poeta al que conoció en prisión. El segundo artista, Jose de Creeft, es poco conocido en España. Pero si habéis estado en Nueva York, seguro que habéis visto la preciosa escultura de Alicia en el país de las maravillas. Pues debéis saber que es obra suya.

Horario del Palacio de la Cotilla

El horario de visita de este palacio es el mismo que el de los torreones de Alvar Fáñez y el Alamín, así como de la Capilla de Luis de Lucena y la cripta de los Mendoza. El precio de entrada a cada uno de estos cinco lugares que ver en Guadalajara es de 1 €. Si se tiene intención de acceder a todos ellos conviene adquirir la Tarjeta Turística de Guadalajara por 3 €. Esta tarjeta ofrece también descuentos en más de 50 establecimientos de la ciudad.

  • Viernes y sábados de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 18:30 horas (en verano por la tarde abre y cierra media hora más tarde)
  • Domingos y festivos abre solamente por la mañana.

qué ver en Guadalajara

Convento de San José

Muy cerca del anterior palacio, en la Calle Santiago Ramón y Cajal, hay un convento de clausura levantado en 1625. Es un claro ejemplo de las construcciones carmelitas de la época: sobrio, funcional y armónico. Su iglesia se levanta a la izquierda del conjunto y destaca su portada barroca.

qué ver en Guadalajara

Concatedral de Santa María

En la misma calle que el Convento de San José, a muy pocos metros, se encuentra el principal templo que ver en Guadalajara: su concatedral (esta denominación corresponde a un lugar de culto con asiento para el obispo pero que no es sede de la diócesis).

La concatedral de Santa María es un edifico mudéjar del siglo XIV que se construyó sobre una mezquita. Bajo su pórtico se encuentran su tres puertas de acceso. Las dos laterales cuentan con arcos de herradura apuntados, claro ejemplo del estilo mudéjar. El interior es muy sobrio, puede que demasiado si se compara con otras grandes iglesias de capitales manchegas.

Torreón del Alamín

A la espalda de la concatedral se encuentra otra de la torres que pertenecieron a la muralla que rodeaba la ciudad. Es de planta cuadrada, con tres alturas, y a su lado está el pequeño puente sobre el río Henares, ese que mando construir la Infanta Isabel, hija de Sancho IV de Castilla y señora de Guadalajara. La razón de este puente era poder acceder al convento de San Bernardo que ella y su hermana Beatriz habían fundado. Actualmente el torreón es el centro de interpretación de la Guadalajara medieval y sus murallas.

Capilla de Luis de Lucena

Volviendo sobre nuestros pasos hacia la concatedral y cruzando la Calle Santiago Ramón y Cajal se llega a otro de los singulares lugares que ver en Guadalajara. La capilla fue mandada construir por Luis de Lucena, humanista nacido en Guadalajara y fallecido en Roma. Su exterior es un magnífico ejemplo de arquitectura en ladrillo. No hay que dejar de rodearlo para llegar a la parte posterior decorada con una torrecillas que le dan cierto aspecto de pequeño castillo.

Esta estaba adosada a la Iglesia de San Miguel, la cual fue derribada para poner en su lugar una gasolinera. En su interior destacan las pilastra y las bóvedas pintadas con diferentes motivos simbólicos. No hay que dejar de subir por la estrecha escalera de caracol al fondo de la capilla para tener una perspectiva diferente de la capilla.

qué ver en Guadalajara

Puerta de Bejanque

Esta puerta datada en el siglo XIV se encuentra en la plaza del mismo nombre y se trata de una de las entradas de la muralla medieval que tuvo Guadalajara hasta mediados del siglo XIX. (No conseguí hacer una foto decente, así que será sorpresa si vais a ver esta puerta).

Cripta de San Francisco

Que los Mendoza fueron poderosos queda claro hasta en la cripta familiar que construyeron bajo el ábside de la Iglesia de San Francisco. Una copia del Panteón de los Reyes del Monasterio de El Escorial. Los Mendoza ya no descansan en este lugar pues las tropas de Napoleón se encargaron de destruir 25 de las 26 urnas que había en la cripta. Los restos quedaron esparcidos por la cripta hasta que fueron llevados a la Colegiata de Pastrana.

Tras años de abandono, la cripta se restauró pasando en 2011 a ser visitable. Tanto las escaleras como las paredes y el suelo del que fue mausoleo de los Mendoza están cubiertos de mármoles en tonos grises, negros y rosas. Lo que queda de las urnas se ha vuelto a colocar en los huecos de la pared, mostrando la que debió ser la disposición original de las mismas.

Al fondo de la cripta se encuentra la capilla, también decorada con mármol y motivos barrocos. En la parte alta, la linterna permite el acceso de luz natural ya que se encuentra bajo el baldaquino de la iglesia. No hay que dejar de pasar de entrar al pudridero, el lugar en el que se dejaban los restos entre 25 y 40 años, hasta que se consumían de forma natural.

Panteón de la Condesa de la Vega

Es probable que hayáis visto esta construcción si habéis circulado por la carretera de Zaragoza en dirección a Madrid. Es tan grande y sus alrededores están tan despejados que es muy sencillo distinguirla desde esa carretera. Pero no os quedéis solamente con esa vista. Merece mucho la pena acercarse a este impresionante lugar que ver en Guadalajara, aunque solamente sea para disfrutar de su magnífico exterior.

La cúpula de esta imponente construcción, de cerámica vidriada, es uno de los iconos de la ciudad y da al mausoleo cierto aire bizantino. El interior se puede visitar, pero siempre en grupos con guía. Comienzan cada 30 minutos y el precio de la entrada es de 3 €. Prestad atención al interior, pues está prohibido hacer fotos para luego recordar lo visto.

qué ver en Guadalajara

Parque de San Roque

Tras visitar el panteón, merece la pena pasear por el Parque de San Roque (se puede ver la ermita del mismo nombre junto frente a la entrada al recinto ajardinado del panteón). Un espacio arbolado muy agradable, con quioscos con mesas al aire libre perfectos para hacer una parada en ruta y tomar algo fresco. Se sigue por la peatonal Calle San Roque, con muchos bares, restaurantes y heladerías antes de llegar al Parque de la Concordia.

que ver en guadalajara

Iglesia de San Ginés

A pocos metros, hacia la izquierda, está la Iglesia de San Ginés. Se trata de un edificio del siglo XVI con una amplia fachada y la portada enmarcada por dos contrafuertes. En el interior se encuentran las esculturas funerarias de los fundadores del convento, Pedro Hurtado de Mendoza y su mujer Juana de Valencia y lo sepulcros de los primeros condes de Tendilla.

que ver en guadalajara

Iglesia de San Nicolás el Real

El último punto a visitar en esta ruta que hice por los lugares que ver en Guadalajara es la Iglesia de San Nicolás. Se puede llegar a ella por la Calle Mayor, un vía peatonal y comercial del centro de la ciudad. La iglesia está en la Plaza del Jardinillo, en la que se pueden ver también una estatua de Neptuno y la portada del Palacio de los Condes de Coruña.

Volviendo a la iglesia, decir que su sobria fachada de ladrillo pasaría totalmente desapercibida si no fuera por su portada barroca. No hay que dejar de entrar al templo para contemplar el retablo barroco más bello de la ciudad. Destacan sus columnas doradas decoradas racimos de uvas y pámpanos (brotes de la vid cuando las hojas aún no se han abierto.

qué ver en guadalajara

El problema para entrar a las iglesias es su horario de apertura. Pocas están abiertas durante todo el día, la mayoría lo hacen para los oficios religiosos, y cuando éstos comienzan, ya no se puede visitar libremente el interior de las iglesias. Siempre se puede entrar al menos un momento y observar el conjunto desde la puerta. O aprovechas los minutos anteriores a la misa, cuando las puertas se abren, para dar una vuelta por ellas.

Cómo llegar a los lugares que ver en Guadalajara

Todo el recorrido que os he hecho en este post se puede hacer caminando sin ningún problema para volver al punto de origen. No hace falta utilizar ningún tipo de transporte pues las distancias son cortas y de trazado sencillo, lo que resulta accesible y cómodo.

Yo llegue a Guadalajara en coche (también se puede llegar a ella en autobús o tren). Si vais a ir hasta ella también en coche, tomad nota de un detalle: donde estacionar. Os recomiendo las avenida cercana al cementerio. Hay bastantes árboles y suele haber sitio. No hay que pagar por estacionar y desde esa zona es sencillo llegar hasta la Oficina de Turismo y el Palacio del Infantado.

Qué ver en Guadalajara: visitas guiadas

Si os apetece saber mucho más de lo que yo os cuento aquí, nada mejor que unirse a alguna de las visitas guiadas por la ciudad. Yo os recomiendo el siguiente Free Tour  por Guadalajara con Civitatis. Tiene 2 horas de duración en las que se recorre el casco histórico de la ciudad.

Quizás también te interese

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]