Hotel El Conquistador Puerto Rico

Hotel El Conquistador, una institución en Puerto Rico

Alojarse en el Hotel El Conquistador parece ser una de esas cosas que hay que hacer si se visita Puerto Rico. Nosotros nos dimos cuenta de ello cuando algún puertorriqueño nos preguntaba por nuestro viaje por su país y le decíamos que habíamos estado cuatro noches en Fajardo. Inmediatamente nos preguntaban “¿En el Hotel El Conquistardor?”. Estaba tan sorprendida de que todos conociesen el hotel que llegué a comentar si es que en esa ciudad no había otros alojamientos pues nadie mencionaba jamás otro hotel. Nos dijeron que los había, pero que en el que nosotros habíamos pasado varias noches es una institución en la ciudad y en el país.

El Hotel El Conquistador es un resort que pertenece a la cadena Waldorf Astoria y que como he dicho antes está ubicado en la ciudad de Fajardo. Bueno, decir en la ciudad no es del todo acertado ya que para llegar a su puerta hay que dejar atrás edificios, centros comerciales y casitas bajas para recorrer alguna de las dos largas avenidas que conducen hasta su entrada. Una vez que se cruza el control de acceso al recinto aún hay que recorrer en coche varios cientos de metros para poder alcanzar la recepción del hotel. Sin duda, un buen paseo que conduce a través de  campos de golf a uno de los hoteles más impresionantes de Puerto Rico.

Nosotros habíamos alquilado un coche que recogimos en el aeropuerto a nuestra llegada a Puerto Rico, hicimos con él el viaje hasta Fajardo y por supuesto teníamos que dejarlo en algún dentro del recinto. ¿Dónde? Pues no queda más remedio que utilizar uno de los dos parking que hay en el recinto del Hotel El Conquistador: el self parking y el valet parking. Nos decantamos por el primero pues era 5 dólares más barato por noche y tan solo estaba a 200 metros de la puerta del hotel. A no ser que tengas claro que no vas a salir para nada del hotel es imprescindible tener coche, el hotel está lejos de todo por lo que es importante tener un vehículo o recurrir siempre que uno quiera desplazarse a un taxi que tienen que llamar desde recepción porque llegar a la salida del hotel es un buen paseo y allí no hay nada, ni un bar, ni un restaurante ni una parada de taxis.

Una vez dentro del hotel encontramos una amplia recepción con grandes espacios separados con columnas en los que había mesas con adornos de Navidad, salones, pianos… No os puedo decir cuantos metros cuadrados ocupan las construcciones del Hotel El Conquistador, pero os aseguro que si algún día lo visitáis os encontraréis en uno de los hoteles más inmensos que podáis imaginar.

dsc_0017

Nos asignaron la habitación 3437 en el edificio Las Brisas, el más cercano al bloque central del hotel. Era enorme: una gran cama, sofá con chaise longue, escritorio, terraza, un baño tan grande como cualquier dormitorio de mi casa… Me encantó la decoración, pero sobre todo las fantásticas vistas al mar que teníamos desde nuestra ventana. Amanecer cada día disfrutando del azul del mar Caribe y de las verdes colinas que rodeaban el hotel fue un verdadero regalo.

Hotel El Conquistador Puerto Rico

Equipamiento de la habitación:

  • la cama medía casi dos metros y sin duda es una de las más cómodas en las que he dormido. Además contaba con un montón de almohadas para dar gusto a todos los clientes.
  • teníamos radio despertador y una TV que encendimos solamente en una ocasión para ver que la mayor parte de los canales eran americanos.
  • había una pequeña nevera dentro del baño, pero vacía. Eso sí, venía bien para tener agua fría o cervezas.
  • si hubiera querido planchar, hubiera podido hacerlo pues había una mesa y una plancha.
  • en el baño no faltaba el secador ni algunas amenities, aunque a mi parecer estas eran pocas teniendo en cuenta la categoría del hotel.
  • un detalle que no nos gustó fue que para entrar al vestidor había que hacerlo desde el baño.

Hotel el ConquistadorAl registrar nuestra llegada al hotel nos dijeron que teníamos el desayuno incluido y que debíamos bajar cada día al restaurante Las Brisas, muy cercano a nuestra habitación. Se trata de un gran comedor con grandes ventanas que ofrecen preciosas vistas del mar mientras desayunas, algo que se puede hacer a la carta o con el buffet que se preparaba cada día. Fruta, huevos, embutidos, bollería, zumos… Desayunamos bastante bien cada día, aunque a mi parecer la variedad no era suficiente para un restaurante de esta categoría en el que se cobra 32 dólares por desayuno.Hotel El ConquistadorAdemás de este restaurante el Hotel El Conquistador cuenta en total con otros 22 bares, restaurantes y cafeterías de diferentes estilos, unos con terraza al aire libre y otros más elegantes en el edificio principal. Comida italiana, caribeña o asiática, bares junto a la piscina o en la playa. Un poco de todo y para todos los gustos, aunque con un rango de precios medio/alto.

También en el edificio principal de este hotel hay tiendas, un pequeño supermercado (con precios nada pequeños), salón de juegos recreativos y una especie de discoteca. Uno puede sentarse en alguno de los salones de la planta baja desde los que grandes ventanales permiten que entre toda la luz del exterior o en uno de esos más reducidos en que en diciembre se adornan con grandes árboles de Navidad.

Hotel El Conquistador

Pero de lo que hay no hay duda es que lo mejor de este hotel está fuera, ya sea en su complejo de fantásticas piscinas desde las que se distinguen las aguas del Caribe o en la playa privada de la cercana Isla Palomino. El acceso a esta playa se hace desde el embarcadero del hotel, al cual se accede en un funicular desde la parte alta del complejo. Nos informaron a nuestra llegada al hotel que hay un barco a la isla cada hora en punto y que desde allí de regreso al hotel se puede volver igualmente cada hora recordando siempre que el último barco zarpa a las 17:30 horas. Nosotros visitamos la isla un par de días y lo cierto es que está preparada para que a los huéspedes del  hotel no les falte de nada y estemos siempre cómodos. Tumbonas, toallas, bar, restaurante, actividades acuáticas, paseos a caballo… eso sí, quitando las tumbonas y las toallas, todo lo demás es de pago y nada económico. Para que os hagáis una idea, una cerveza de 300 ml cuesta 5 dólares (más tasas e impuestos).

Hotel El Conquistador

Esta isla es puro Caribe: verdes colinas, arena blanca y un mar en intensos tonos azules. La mayor parte de su playa es privada y pertenece al hotel aunque no toda ella es aun gran arenal. Al otro lado del embarcadero se puede acceder a otra playa que es pública pero a la que no se puede llegar a no ser que uno tengo un barco. Vimos allí algunas embarcaciones y es que no hay duda que la tranquilidad de Isla Palomino anima a cualquiera a pasar allí el día. Sin duda Isla Palomino es un aliciente para elegir el Hotel El Conquistador como alojamiento en Fajardo.

Hotel El Conquistador

Nosotros hemos podido pasar cuatro noches en este impresionante hotel gracias al concurso que convocaron Pangea The Travel Store y la Oficina de Turismo de Puerto Rico tras una presentación para bloggers en Madrid. Agradecer desde aquí su ayuda y atención en todo momento para hacer posible este viaje a Puerto Rico en el que el viaje incluía vuelos y hoteles en Fajardo y San Juan.

Valorando nuestra estancia en el Hotel El Conquistador podemos resumir en estos pros y contras:

Lo mejor:

  • la amplitud de la habitación, la limpieza y la comodidad de la cama.
  • la decoración de dormitorios y zonas comunes, no resulta nunca excesiva y hace que todo sea acogedor.
  • la cantidad de opciones de restauración en el hotel.
  • la atención del personal, siempre con una sonrisa y dispuestos a solucionar cualquier problema.
  • Isla Palomino, una razón de peso para alojarse en este hotel.
  • la ubicación frente al mar y con preciosas vistas desde casi cualquier lugar del hotel.
  • la intensidad del wifi en cualquier punto del hotel.

Lo peor:

  • también aquí hay que mencionar la ubicación, lo que es genial para estar aislado es un punto en contra cuando te obliga a necesitar de un coche para ir a cualquier lugar fuera del hotel.
  • el precio del parking: que sea necesario coche para poder tener libertad de movimiento en el hotel y que cobren a partir de 15 dólares por día me parece excesivo.
  • los precios de comida y bebida en los bares y restaurantes.
  • la poca variedad en el desayuno del restaurante Las Brisas (teniendo en cuenta el precio).
  • la sensación que provoca un hotel tan grande cuando no hay casi gente alojada.

Etiquetas

Comentarios (06)

  1. ¡Madre mía Cristina! Ver esto en pleno invierno con mantita y estufa me entran todos los males… ¡Quiero playa! Qué isla paraíso tiene que ser Puerto Rico, desde luego despertar con esas vistas tiene que ser para querer quedarse allí siempre, y el celeste de las aguas es de ensueño… Menudas súper vacaciones en pleno diciembre. Envidiaca máxima ja ja ja besotes y ¡felices fiestas!

    1. Patri, ahora veo las fotos… y me doy envidia a mi misma por haber estado allí. Iba con poca emoción y cada día descubría algo nuevo que hacía que mi impresión del país fuera mejorando.
      Un abrazo y feliz 2017

  2. Ya veo que te sabes cuidar. Y menudo desayuno, lo cuál no me extraña por 32 USD, madre mía! Si que es una pega requerir siempre del coche y, aun más, el precio der párking, pero bueno no se puede estar en el paraiso de gratis!!!!
    Lo tendré en cuenta si visito Puerto Rico.

    1. La verdad es que en este fue turismo de Puerto Rico quien se encargó de cuidarme… y la verdad es que no lo hizo mal. Así al menos me costó menos pagar el parking y dar las propinas jejejeje.

    1. Yo hubiera querido no pagar parking, pero en el exterior del hotel no había donde, y además desde la puerta del recinto hasta el lobby había kilómetros… Aquí era pagar parking sí o sí.

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR