Florencia

Florencia vs Roma

Si hay dos ciudades italianas que todo viajero quiere conocer, estas son sin duda Florencia y Roma. La primera elegante cuna del Renacimiento y de Dante o Boccaccio entre otro gran número de artistas. Roma por su parte es el lugar donde contemplar lo que queda de la que fue capital del antiguo imperio romano y acercarse al ombligo del mundo católico. Ambas son bellas, cada una con su estilo. Entonces, ¿por qué en este “duelo” amistoso con mi colega Cristina del blog Ida y Vuelta cada una de nosotras prefiere una de estas ciudades? Pues aquí os lo contamos.

Cris: Florencia

Este reto es sumamente difícil o fácil, según se vea. Se trata de elegir entre dos ciudades a las que quiero un montón. Algo así como “¿a quién quieres más, a papá o a mamá?” Así que es fácil dar razones para amar alguna de las dos, pero muy difícil renunciar a la otra.

Aquí van las razones por las que me quedo con Florencia.

*Porque en Florencia nació el Renacimiento, entendido como movimiento artístico y humano que cambió la forma de ver la vida y llevó directamente a occidente a abandonar las antiguas formas de pensar y hacer.

*Porque este Renacimiento dejó huellas por todo el centro histórico de la ciudad, convirtiéndola en un museo. En cada rincón hay arte, es casi imposible huir de él. De ahí que fuera en Florencia donde Stendhal sufrió su famoso “mal”.

*Por su emplazamiento en mitad de las verdes colinas y junto al Arno. El descenso en avión hacia el aeropuerto contemplando esos colores es de los más bellos que se pueden hacer.

*Por sus iglesias, no sabría con cuál quedarme de todas, aunque sí sé cuales no me pierdo cuando voy por allí: Santa María Novella y Santa María del Carmine.

*Por sus museos: algunos con colas inmensas como la Academia o los Uffizzi y otros menos conocidos o visitados como la Capilla Medicea de Miguel Ángel o San Marcos y sus frescos de Fra Angelico. Un puñado de obras imprescindibles de la historia del arte están en Florencia: Miguel Ángel, Masaccio, Brunelleschi, Botticelli, Rafael.

*Por un paseo lleno de gente a rebosar (de hecho, si te sales de él, el número de visitantes desciende abruptamente): el que va desde el Duomo hasta el Palazzo Pitti, cruzando el Ponte Vecchio. Y por el Corredor Vasariano, casi secreto y muchas veces cerrado al gran público, que hace el recorrido entre los dos palacios Uffizzi y Pitti.

*Por el Duomo: una obra magnífica que difícilmente se aprecia en su totalidad y amplitud; cuando vas llegando por las calles cercanas sólo puedes apreciar una ínfima parte de esa maravilla realizada en mármol tricolor.

*Por las plazas: grandiosas y famosísimas como la Piazza della Signoria o la de la Repúbblica. Más sosegadas como la de Santa Croce o bulliciosas los días de mercado como la de San Lorenzo.

*Por el paseo a San Miniato al Monte, cruzando viejas murallas y subiendo escalones. El premio es magnífico, no sólo por la bella iglesia del románico toscano sino también por la vista de la ciudad que se divisa desde ella.

*Por esa percepción sutil y muy personal de estar y andar por donde antes estuvieron Dante, Miguel Ángel, Brunelleschi, los Médici, Savonarola, etc. Sin Florencia no hubiera sido lo mismo.

10 ciudades favoritas

Kris : Roma

Cuando aún era muy joven vi una película en blanco y negro protagonizada por Audrey Hepburn. El título era “Vacaciones en Roma”. Desde ese momento quedé prendada de esa ciudad llena de ruinas, palacios, calles empedradas y motos que circulaban como locas. Finalmente conocí la ciudad y me enamoré de ella, por ser tal como imaginaba y ofrecerme un rincón o momento especial a la vuelta de cada esquina. Puede que no sea la ciudad más bella del mundo, pero es mi preferida y creo que razones no le faltan para serlo:

*El Tiber, ese pequeño río que cruza la ciudad junto al cual es una delicia pasear contemplando el sus aguas el reflejo de puentes y palacios.

*Los foros romanos, ese conjunto de piedras entre las que caminar imaginando como fue la ciudad en tiempos del Imperio.

*El Coliseum que aunque no es el mejor conservado de los anfiteatros romanos si es el que nos trae a la cabeza las luchas de gladiadores y las historias de cristianos devorados por leones.

*El Vaticano, ese pequeño estado dentro de la capital italiana ofrece no solo su majestuosa Basílica sino uno de los museos con mayor cantidad de obras de arte que uno pueda imaginar.

*Las trattorias, esos pequeños restaurantes romanos con manteles de cuadros donde degustar la mejor pasta y sentirte como en casa

*El ambiente de sus calles empedradas donde siempre reina cierto caos y en algunas zonas uno tiene la sensación de que Roma se quedó en los años 60 cuando los hombres aún piropeaban a las mujeres por la calle.

*Sus plazas, desde la elegante Navona a la viva Campo di Fiori, todas tienen dentro un tesoro, ya sea en forma de fuentes, de obeliscos o de iglesias

*Subir a sus colinas es un regalo para la vista. Desde el Palatino al Aventino todas nos ofrecen una imagen única de la ciudad.

*Su interminable lista de iglesias, uno podría pasar un año en la ciudad y aún visitando una por día no las conocería todas.

*Y por tantas y tantas razones que mejor dejo de darlas o este post terminaría convertido en un libro.

 

Imagen de cabecera de Xavier
Etiquetas , ,

Comentarios (02)

  1. Aquí uno de los que se quedan con Roma, añadiría por su historia antigua y por ser uno de los grandes imperios que dominaron todo el mediterráneo; y por el panteón de Agripa, una cúpula esférica de casi mil años (obviando las reconstrucciones claro).

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR