Plaza de España Roma

Vacaciones en Roma, un día de película

Hace años vi un película antigua en blanco y negro, “Vacaciones en Roma”. Sus protagonistas eran Gregory Peck, una joven Audrey Hepburn y la capital italiana. Todo ocurre en 24 horas, suficientes para que yo me enamorara de la Ciudad Eterna siguiendo el precioso recorrido que ellos hacen por las calles y plazas de Roma. Esta comedia le valió a la actriz un Oscar, y a mi me dejó con el deseo de tener alguna vez unas vacaciones en Roma siguiendo los pasos de la princesa y el periodista que le hace de cicerone por los lugares más emblemáticos de la ciudad.

En mi segundo viaje a Roma lo tuve claro. Uno de los días de mi estancia haría el recorrido de los protagonistas de una de mis películas preferidas. No solo van a tener ese privilegio los seguidores de “Juegos de Tronos” o la saga “Star Wars”. Así que llegado ese y aunque momento ya había visto una docena de veces “Vacaciones en Roma”, decidí dar un nuevo visionado a la película para tener claro que lugares de la ciudad formarían parte de mi ruta siguiendo a la pareja protagonista.

Para poneros un poco en antecedentes a los que no hayáis visto “Vacaciones en Roma” os diré que en ella hay una princesa, Ana (el papel que interpreta Audrey Hepburn), cansada de recorrer Europa representando a su país. De modo que una noche se escapa del palacio en el que está alojada y la encuentra Joe Bradley, un periodista americano que necesita con urgencia un buen reportaje para no ser despedido del periódico para el que trabaja. Cuando descubre que esa joven a la que ha encontrado es la princesa decide que sea como sea, tiene que conseguir esa exclusiva que le hará ganar unos miles de liras.

Vacaciones en Roma

El primer encuentro tiene lugar por la noche junto al Foro Romano. Pero mi día de recorriendo la ruta de “Vacaciones en Roma” comienza con la mañana de día siguiente, cuando Ana se despierta en el apartamento del periodista.

Vacaciones en Roma tras los pasos de Audrey

Vía Margutta, 51

El apartamento de Joe está en una calle cercana a la Vía del Corso y la Piazza del Popolo. Hacía ese lugar dirigí mis pasos después del desayuno. Cuando llegue a esa preciosa y tranquila calle la cosa parecía que no iba a ser sencilla. Un gran portón cerraba el acceso a ese número de la calle, yo no tenía muy claro que me esperaba detrás… hasta que un vecino salió a pasear a su perro y yo le pregunté si podía entrar. Me permitió el paso sin ningún problema, y allí estaba yo, en un patio lleno de plantas, con balcones y esas escaleras por la que la princesa sale aquella mañana para recorrer la ciudad y disfrutar de su libertad. En una pared hay una placa que recuerda que fue en este lugar donde se rodaron algunas de las escenas de “Vacaciones en Roma”.

En la película, cuando Ana abandona el apartamento, encuentra un mercadillo en esta calle en el que se compra lo que a ella le parecen las sandalias más cómodas y bonitas del mundo, nada que ver con el serio calzado que siempre tiene que llevar.

Vacaciones en Roma

Fontana di Trevi

La princesa Ana luce una abundante melena cuando comienza la película. Pero paseando llega a la Fontana di Trevi, allí ve una peluquería y decide entrar para contarse el pelo. “Todo fuera” le dice al peluquero mientras fuera Joe intenta robar un cámara de fotos a una niña para inmortalizar el cambio de imagen de la princesa.

Vacaciones en Roma

Piazza di Spagna

Una de las plazas de Roma más visitadas y conocidas es el escenario en el que Joe finge encontrarse por casualidad con Ana. En realidad la va siguiente y cuando la princesa se sienta en la escalinata de la plaza para disfrutar del helado que se acaba de comprar el periodista se acerca a ella para desde ese momento no dejarla sola ya en ningún momento. Mientras, ha avisado a un amigo suyo fotógrafo para que lleve su “encendedor-cámara” y haga todas las fotos que pueda para inmortalizar lo que ese día hace Ana en sus vacaciones en Roma.

Vacaciones en Roma

Piazza della Rotonda

Es en el Café Rocco, hoy desaparecido, donde Joe queda con su amigo fotógrafo y donde se sientan junto a Ana a la sombra del Panteón para tomar champán. Un lujo algo caro para un periodista sin una lira en el bolsillo. Pero hay que hacer lo que sea para tener contenta a la princesa mientras la llevan por los lugares más bellos y emblemáticos de Roma. Hoy en día el café de “Vacaciones en Roma” ya no existe, pero si otras terrazas donde sentarse a disfrutar de una de las plazas más bonitas de Roma.

10 ciudades favoritas

Coliseum

No hay vacaciones en Roma que no pasen por el monumento romano más famoso del imperio: el Coliseum. Aunque hoy en día parece casi imposible no encontrar alguna de sus zonas en restauración, está claro que todos queremos descubrir lo que esconden su arcos e imaginar que ocurría allí hace dos milenios. Joe no duda tampoco en visitar con Ana este monumento y conocer juntos la historia de monumento más famoso de Roma.

Vacaciones en Roma

Santa María in Cosmedi

Una de las escenas más divertidas de la película es la que tiene lugar en esta iglesia ubicada en la Piazza Bocca della Verita. En esta plaza también hay dos pequeños templos romanos interesantes, pero la gente que llega a la plaza parece interesada solo en meter la mano en esa boca que amenaza con morder a los que no dicen la verdad. En la película, y a pesar de no estar el guión, Gregory Peck hizo creer a Audrey que realmente la boca le había mordido. Fue tan espontáneo que la escena pasó a formar parte del metraje de “Vacaciones en Roma”.

Vacaciones en Roma

Puente de Sant’Angelo

Cuando cae la noche en Roma, la princesa le pide a Joe ir a una fiesta a la que la ha invitado el peluquero (el que cortó su melena junto a la Fontana di Trevi) en el Tiber, cerca del Castello y del puente de Sant’Angelo. Y hacía allí van ambos, para bailar hasta que tras verse descubiertos por los guardaespaldas que buscan a Ana terminan saltando al río para huir de ellos. Hoy no sería nada aconsejable lanzarse a las aguas del Tiber pues al parecer está bastante contaminadas.

Vacaciones en Roma

Durante un día recorrí todos los escenarios de “Vacaciones en Roma”, y aunque ni me corté el pelo ni me tiré al Tiber me sentí feliz por haber seguido los pasos de los protagonistas de una de mis películas preferidas por una de mis ciudades favoritas. Cómo curiosidad, contaros que el autor del guión de esta cinta, Dalton Trumbo, fue víctima de la caza de brujas contra el comunismo, y tras pasar once meses en la cárcel se exilió a México. Es por ello que cuando terminó el guión de esta película le pidió a un amigo y guionista, Ian McLellan Hunter, que lo presentara como suyo. Cosas de la vida, “Vacaciones en Roma” ganó el Oscar al mejor original y no fue hasta muchos después cuando Trumbo fue reconocido como autor del guión y ganador del Oscar.

Etiquetas ,

Comentarios (05)

  1. Que buen post, se me había pasado! Es curioso porque yo no he visto la peli y puesto que regresaré a Roma en junio no sería mal momento para mirarla.
    Hubiera pagado para ver esta foto tuya en el Tiber. O mejor aún, en la Fontana di Trevi, cuál Anita Ekberg en La dolce vita.

  2. Ay Kris ¡cómo me gusta esa película de Gregory Peck y la gran Audrey! Es divina, nada más leer el título me he visto en blanco y negro con la moto dando vueltas por la Ciudad Eterna. Mítica, mítica, ¡quiero volver a Roma! Eche mi moneda en la fontana de Trevi por si acaso… Besos

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR