Tengo una foto para ti Puno

Tengo una foto para ti

¿Cuantos de los que habéis hecho un viaje a India habéis estado en Jodhpur y hecho una foto al hombre de esta imagen? Supongo que muchos estaréis diciendo “yo, yo, yo…”
Por supuesto yo también he estado allí, dos veces. La primera de ellas hice la foto que el hombre lleva en la mano, la segundo, esta que abre el post. Cuando se la entregué al vistoso indio de peculiar barba que todo el mundo enfoca con sus cámaras me dijo “la gente me hace fotos, cientos, pero jamás nadie se había molestado en traerme una de ellas en mano”. Así nació está historia que más tarde mi amigo Jose bautizó como “Tengo una foto para ti”.
A mi me encanta el mundo de la foto, tengo probablemente algo más de ojo que de técnica, y tengo que confesar que de entre todo lo que puedo fotografiar, lo que más me gusta es el retrato, las fotos de la gente con la que me cruzo en el camino. Habitualmente cuando esas fotos las hacía de un modo “consentido” luego pedía la dirección a esas personas y las mandaba por correo, aunque no siempre era tarea sencilla entender la escritura de gente de India, Myanmar o Nepal. Así que cuando supe que iba a regresar a India por tercera vez tan solo un año después de mi segundo viaje a ese país, decidí que iba a cambiar la jugada y las fotos irían conmigo.
Es muy raro que alguien vuelva a pasar por las mismas ciudades dos años seguidos, pero yo iba a hacerlo (cosas de la pasión que siento por India), así que empecé a preparar fotos para llevar intentado tener claro el lugar dónde había conocido a cada una de esas personas. Y la misión fue un éxito ya que a pesar de la dificultad en algunos casos conseguí encontrar a mujeres gitanas en Mandawa, a un aguador en Delhi y a una mujer que vivía en alguna calle de la ciudad azul de Jodhpur entre otros muchos. La mayoría de ellos me miraban con tal cara de sorpresa que de nuevo eran dignos de otra foto. Muchos no hablaban ni una palabra en inglés, por lo que con gestos tenía que explicar que yo misma había hechos fotos el año anterior. Al final, todos me regalaron sonrisas y terminé tomando chai en la tienda de aquella señora de Udaipur que al final me regaló también un colorido juego de esas sonoras pulseras que llevan todas la mujeres indias adornando sus brazos.

Poco después, mi amigo Jose, el que se animo a llamar a esta historia Tengo una foto para ti, se fue a Myanmar. Y claro, no podía dejar de pedirle que cargara con mis fotos e indicaciones sobre donde encontrar a cada una de esas personas. Mingún, Mandalay o el Lago Inle eran algunos de los lugares donde tendría que buscar a niños que se habrían hecho grandes, a hombres y mujeres… A mi me parecía bastante complicado, no era lo mismo que yo fuera buscando el lugar donde hice la foto que mandar a otro, pero el resultado fue genial, mi amigo encontró a muchas de aquellas personas y vino con un montón de anécdotas con las que nos reímos ambos.

“En el momento en el que mi amiga Cristina me propuso aprovechar mi viaje a Myanmar para entregar fotos que ella había realizado unos años antes a los birmanos que en ellas salían pensé: “Bueno, por hacerlo no se pierde nada, pero va a ser una tarea muy difícil en un país tan grande…” Pero el día en el que quedé con ella en una terraza de Madrid para explicármelo me fui dando cuenta que podría ser una tarea gratificante, porque iba a cumplir con una promesa que ella hizo en su viaje, y a la vez entendí que era posible hacerlo porque me entregó las fotos muy bien organizadas en sobres según cada área en las que teníamos que repartirlas.
En Birmania habíamos contratado a una guía llamada Leh. En cuanto la vimos en el aeropuerto de Yangón, y después de presentarnos, le conté la misión que todos teníamos encomendada. Isabel, Feli, Manolo, Leh, el chófer y yo mismo nos propusimos hacer posible que las fotos llegaran a sus destinatarios. La misión ya no era solamente mía sino de todo el grupo.
Conseguimos entregar muchas de esas fotos. Es difícil, muy difícil, poder contar la reacción de la gente. La primera fue la de poner cara de sorpresa, la segunda la de esbozar una sonrisa, la tercera la de convocar a los amigos que tuvieran alrededor para contarles lo que pasaba (“MIra, estos extranjeros nos traen unas fotos en las que estamos nosotros que nos hizo una amiga suya hace tiempo. ¡¡¡Yo ya ni me acordaba!!!) y la cuarta la de agradecernos lo que hacíamos. A Manolo se le ocurrió que yo llevara una foto de Cristina y de Arturo para enseñársela a los birmanos y que pudieran reconocer a sus autores. Y así hice cada vez. Todo, claro está, con mediación de Leh, sino hubiera sido imposible.
En definitiva, una experiencia muy confortante y agradable por inesperada y sorpresiva. Se lo he contado a mucha gente y he mostrado las fotos que certifican nuestra labor. Ahí quedan como testimonio gráfico de estos momentos congelados.
Y al final de todo aprendí que si prometes algo, por dificultoso que sea, hay que cumplirlo”. (Jose)

1378710_1422623167959199_870022839_n 1374101_1422623114625871_1437459585_n 575640_1422623271292522_1445187515_n 1376362_1422622431292606_931486179_n

El año pasado, recién llegada al mundo blog empecé a interactuar con otros colegas y me enteré de las chicas VIPAVI se marchaban a Nepal. No dudé en preguntarlas si las apetecería llevar con ellas algunas de las fotos que yo había hecho cuando visité el país del Himalaya y la verdad es que tardaron cero coma en aceptar. Pasé a papel todas las fotos que consideré podrían ser relativamente fáciles de entregar y se las mandé a su casa en Burgos. A la vuelta me contaron que aunque no habían encontrado a todas aquellas personas si habían localizado a un buen puñado y volvían con una grata experiencia en sus mochilas y algunas fotos como prueba de lo que allí habían hecho en esto que mi amigo Jose ya había bautizado como Tengo una foto para ti.

“Nuestra experiencia fue muy positiva, la verdad es que en un país como Nepal da gusto hacer una cosa como esta, la amabilidad y agradecimiento de la gente por una simple fotografía te hacía emocionar, lo repetiríamos mil y una vez.” (Ana y Arantxa)

Tengo una foto para ti, Nepal

En junio del 2014 yo me marchaba a Perú y pensé que igual que otros habían querido ayudar a entregar mis fotos, quizás yo pudiera encontrar a personas que otros viajeros hubieran retratado. Así que lancé el reto y Esther (Viajando por Asia), Carmenchu y María (Callejeando por el mundo) se animaron a enviarme algunas fotos hechos años antes. En Cusco, Puno o el Valle Sagrado encontré a algunas de esas personas, y a las que era imposible para mi por recorrido pregunté el modo de hacerlas llegar y se las quedaron en algún hotel con el firme compromiso de enviarlas con los siguientes viajeros que fueran a los lugares en los que yo indicaba estaban aquellas personas.

Tengo que reconocer que la recepción de las fotos tuvo emociones diversas. Hubo quien se emocionó al ver a familiares suyos e incluso decían “mira que pequeño estaba fulanito”; otros sin embargo mostraron total indiferencia y una señora me llegó a decir que mejor la diera un sol, que para qué quería ella una foto. En cualquier caso creo que fue una experiencia divertida que repetiría con tal de ver algunas de esas sonrisas o caras de sorpresa.

Tengo una foto para ti Cuzco

Sorpresa cuando mi amiga y colega Olga (Charcotrip) comentó que se marchaba a Perú. Lo descubrí cuando me empezó a preguntar por los hoteles en los que yo me había alojado y yo la dije que la contaba todo a cambio de que formara parte de Tengo una foto para ti. Fue otra viajera que se animó sin dudar, así que organicé todas las fotos y se las mandé a Francia que es donde ella vive. Tuvo suerte en algunos casos, pero en otros su modo de hacer el viaje fue distinto al mío y no pudo localizar a esas personas, aunque en cualquier caso también volvió a casa con una experiencia distinta y alguna foto que compartir.

“Me sentí como toda una detective buscando a “las señoras de las fotos” en el mercado de Cuzco. El tener que ir y preguntar si conocía a la persona de la foto me dio vergüenza, pero a la vez un gusto cuando me contestaban “si, es mi cuñada” o “si, es mi hija”. Entregarles las fotos fue muy emocionante. La anécdota graciosa de la historia es con la señora que me pregunto que si “cuanto es”, le digo que nada. Me voy de ahí con una sonrisa.” (Olga)

Tengo una foto para ti

La última historia de este Tengo una foto para ti ha tenido lugar hace tan solo unas semanas. Con Miriam tengo una relación laboral que ha ido más allá desde el momento en el que ella me dijo “Me voy a Nepal” y yo la pedí si podría intentar encontrar a esas personas a las que Ana y Arantxa no localizaron un año antes. Enseguida se subió al carro y yo la mandé las fotos. A pesar del tiempo y del terrible terremoto que asoló el país hace uno meses, Miriam encontró a muchas de esas personas y cuando me contó como fue aquello consiguió emocionarme.

“La iniciativa de Tengo una foto para ti ya me parecía maravillosa antes de llevarla a cabo (cuando Cristina me lo pidió) y más después del terremoto que sacudió este país, pero vivirlo…¡ha sido increíble! Me di cuenta de lo servicial que puede llegar a ser la gente y de que con un simple “¿Conoces a esta persona?” y una foto, todos hacen lo posible para ayudarte a encontrarlos. A un chico que me ayudó a encontrar a dos de las personas de Bahktapur, intenté invitarlo a algo por su ayuda y me dijo que no, que “era parte de su cultura”.
Por otra parte, la historia que más me afectó fue la tercera de Bahktapur, la de una madre y una abuela a las que les llevé la foto de su hija / nieta, que ya no vivía con ellas, porque vi a la primera visiblemente emocionada, me llevó dentro de la casa y me dijo un “gracias” que me conmovió. Lo curioso de esto también fue que una vecina me llevó hasta ellas…¡porque reconoció la ropa de la abuela en la foto! (Seguía siendo la misma). Muchos motivos para seguir creyendo en la humanidad” (Miriam Gómez Blanes – Over the White Moon)

Sadhu en Katmandú, Nepal

Esto son las historias que un grupo de viajeros hemos conseguido a nuestro paso por algunos países. Creo que todos en algún momento habrán hecho una foto a gente desconocida que incluso es probable que les regalara un sonrisa para su cámara. ¿No os gustaría que esas imágenes llegaran a esas personas por sorpresa? Si es así, animaros a comunicar con otros viajeros, no es un esfuerzo especial el que hay que hacer y os prometo que merece la pena intentarlo.

Etiquetas ,

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR