Viajar en avión con escayola

por Cristina Monsalvo
viajar en avión con muletas

Espero que nunca os haga falta tener en cuenta lo que os voy a contar en este post. Eso será señal de que nos tendréis que viajar en avión en escayola. Algo que a mi si me ha pasado. Estando de viaje en Lanzarote, me fracturé un hueso del pie. Algo que me obligó a acudir a urgencias de un hospital. Y fue allí donde me enteré de varias cosas a tener en cuenta si uno se lesiona y necesita viajar en avión escayolado.

Viajar en avión con escayola

Nunca me hubiera planteado lo que ahora os voy a contar de no haberme lesionado unos días antes de mi vuelo desde Lanzarote a Madrid. Pero cuando una piedra (y en mi caso, nunca mejor dicho) se cruza en tu camino hay que estar preparado para todo.

Después de lesionarme busqué información en diferentes webs en relación a viajar en avión con escayola. Algunos datos coinciden en todas ellas. Sin embargo, otros no tienen nada que ver, ni tan siquiera con la realidad que yo he vivido y en base a la cual os cuento que hacer si en un futuro os veis obligados a volar con escayola.

Escayola no, férula sí

Lo primero a la hora de viajar en avión con escayola es recordar que no es posible. Si te escayolan, lo más probable es que te  dejen en tierra. Pero no te preocupes, porque hay otras alternativas a la tradicional y rígida escayola. Por ejemplo una férula o una bota ortopédica si la lesión es en la pierna.

La razón de no poder viajar en avión escayolado es que durante el vuelo, las extremidades se inflaman. No es extraño que al bajar del avión, sobre todo después de algún vuelo largo, tengamos las piernas inflamadas debido a la falta de actividad. Si tu brazo o pierna se encuentran, además, comprimidos dentro de una escayola rígida, la circulación será aún peor que si volamos sin lesiones.

Yo volaba con Iberia Express y en su página web indican que no se puede volar en las 48 siguientes al momento en el que te escayolan, misma normativa que aplican casi todas las compañías aéreas, sobre todo si son vuelos intercontinentales. En vuelos de corta duración es factible que permitan volar 24 horas después de haberte lesionado y pasado por el hospital.

Nosotros volamos seis días después hacia Madrid y comprobaron que lo que llevaba no era escayola, si no una férula abierta en la parte delantera. Me dijeron, cuando pregunté, que de haber llevado una escayola cerrada hubiera tenido que cortarla y dejarla abierta al menos por un lado.

Por ello, y porque este tema de volar en avión con escayola no parece que tenga un normativa común, cuando vayas al hospital, si te dicen que te van a poner un yeso, indica que tienes que volar y el plazo en el que lo harás, pidiendo que si es posible te inmovilicen la parte del cuerpo que corresponda con una férula.

Fit to fly

Este documento os lo pedirán al hacer la facturación en el aeropuerto. Os lo deberá facilitar el especialista que os trate la lesión o el que os ponga la férula. También os lo pueden hacer en un Centro de Salud presentando el informe médico en el que se especifica la lesión. En mi caso fue esto último lo que hice y me entregado un documento válido para volar en el que se explicaba la naturaleza de mi lesión, dejando claro que la misma no me impedía volar.

Aunque hay quien dice que no hace falta, a mi me lo pidieron nada más llegar al mostrador de facturación. Es un documento gratuito que sin duda es mejor llevar. Si no te lo piden, bien. Pero en el caso de que te lo soliciten no te quedarás con cara de poker por no haberlo solicitado.

Solicitar asistencia en el aeropuerto

No os queráis hacer los fuertes y solicitar ayuda para vuestro paso por los aeropuertos, tanto en el de salida como en el de llegada. Es un servicio gratuito, pero es imprescindible solicitar con antelación esa asistencia. Lo mejor es solicitar dicha ayuda con al menos 48 de antelación. Pero como las lesiones aparecen cuando menos las esperamos, si la solicitas con menos tiempo también te la darán (siempre y cuando dispongan de personal y material para ello).

En mi caso contacté con AENA (teléfono (+34) 91 321 10 00) y con una sola llamada organizaron la asistencia en Lanzarote antes del vuelo y en Madrid a mi llegada. Te llevan en silla de ruedas si lo necesitas y te ayudan con el equipaje. Pasas a ser el primero en cualquier fila, desde la de los mostradores de embarque hasta los controles de equipaje. Siempre tendrás una persona para facilitarte el paso por el aeropuerto y si fuera necesario, llevarte hasta tu asiento en el avión.

Si es posible, intenta contactar también con la compañía aérea con la que vayas a volar. En mi caso fue imposible porque no respondían al teléfono, y una vez en el aeropuerto me preguntaron si había hablado con Iberia. No me pusieron ninguna pega por no haberlo hecho, pero por si acaso, tomad también nota de esto.

Asiento en el avión

Si vas a viajar en avión con escayola (mejor dicho, con férula) y ésta la tienes en un brazo, el asiento no tendrá mayor importancia. En el caso de que sea la pierna la que tienes inmovilizada y el yeso cubre la rodilla, seguramente vayas más cómodo en un asiento con más espacio o en alguno de los que las compañías reservan para personas con movilidad reducida. En este caso puedes contactar con la compañía aérea para comentar tu situación, pues algunas obligan a comprar un segundo asiento o incluso tercer asiento dependiendo de la lesión y la zona escayolada.

Si decides reservar tus asientos por tu cuenta, recuerda que, por cuestiones de seguridad, no podrás viajar estando lesionado en la salida de emergencia.

Cancelación del vuelo

Otra opción que debes tener en cuenta a la hora de volar, es que en caso de accidente y lesión que requiera llevar una escayola/férula, puedes hablar con la compañía aérea para solicitar, sin cargo (Iberia Express, por ejemplo, así lo contempla), un cambio en la fecha del vuelo de hasta 7 días después del momento en el que te hayan puesto el yeso.

Quizás también te interese

8 comentarios

Laura S Arteaga 21 diciembre, 2020 - 8:28 pm

A mi tambien me ha pasado. El 1ero de febrero del 2019, me fracture, el tobillo izquierdo, en los jardines del hotel de camino a las ruinas de Chichen Itza. No habia hospitales recomendables, ya que estabamos lejos de la ciudad de Merida. Tuvimos que recurrir a los paramedicos. Me dieron los primeros auxilios. Al siguiente dia llegamos a una ciudad un poco mas grande donde si me pudieron tomar una radiografia. Despues de dos dias, mi pierna no mejoraba y decidimos cancelar el resto del viaje y regresarnos a los EEUU. Tuvimos que cancelar vuelos, noches de hotel y comprar otro vuelo en primera clase ya que aunque a solo cuatro horas de vuelo, los asientos me permitian estirar la pierna. Una verdadera odisea.

Reply
Cristina 21 diciembre, 2020 - 9:22 pm

Recuerdo aquel percance, Laura. Me lo contaste y sin duda es un gran contratiempo. En mi caso tuve más suerte y me pudieron atender directamente en Lanzarote. Un abrazo.

Reply
Luz E. 23 diciembre, 2020 - 1:07 pm

Hola Kris, me imagino los momentos previos con toda la incertidumbre sin saber si podrías viajar o no… Valoro mucha esta info tan práctica, y es que si me toca viajar en avión en escayola, ya se qué esperar y donde encontrar toda la información. ¡Gracias!

Reply
Cristina 26 diciembre, 2020 - 12:04 pm

¡Hola Luz! No tenía ni idea de todo lo que hay que hacer si viajas lesionado. Ha sido todo un descubrimiento (que hubiera preferido no hacer jejejeje)

Reply
DinkyViajeros.com 24 diciembre, 2020 - 11:15 am

Jamás habríamos imaginado que no se puede viajar en avión con escayola… Por suerte, nunca nos hemos visto en una situación así pero, si en el futuro nos pasara algo parecido a lo que te ocurrió a ti, seguro que nos acordaremos de revisar la información de este post. 😉

Lo que nos parece muy injusto es que la aerolínea pueda obligarte a comprar un segundo o tercer asiento para tener más espacio… Si fuera una lesión permanente lo entenderíamos, pero una caída o percance imprevisto lo puede tener cualquiera y no todo el mundo dispone de ahorros para pagar un billete extra. ¿Sabes si esto lo cubre el seguro de viaje?

Saludos.

Reply
Cristina 26 diciembre, 2020 - 12:08 pm

La verdad es que hasta que no te pasa, ni te imaginas lo que puede suponer un «mal paso». Sobre si lo cubre el seguro o no, no te puedo decir. Yo creo que igual que se contempla una repatriación en caso de necesidad, puede que se tenga en cuenta la necesidad del viajero de tener que utilizar dos asientos. Pero a la vista de lo que me ha pasado, te aseguro que es algo que preguntaré para próximos viajes cuando contrate un seguro 🙂

Reply
Maruxaina Bóveda 24 diciembre, 2020 - 11:54 am

Buenas guapa,
Pues como dices espero que no tenga que viajar con escayola pero la información está genial.
Es un detallazo que den la opción a cambiar el vuelo sin cargo, al menos Iberia Express. Aunque como no siempre es posible alargar un viaje está bien tener en cuenta que con férula sí se puede.
¿Quizá sea algo «reciente» ? Hace muchos años, en un viaje a Tenerife una amiga se cayó y tuvo que volver con escayola. Quizá entonces sí se podía…Sí recuerdo de aquella experiencia que el servicio de asistencia en aeropuerto fue genial en todo momento.
¡Un abrazo guapa!

Reply
Cristina 26 diciembre, 2020 - 12:06 pm

Buenos días Maruxaina. No te puedo decir si es algo nuevo o no, pero desde luego a mi me dejaron todos bien claro, desde el hospital a Aena que además de Fit to Fly mi pierna debía llevar férula, no escayola. Y en el aeropuerto comprobaron que era lo que cubría mi pierna. No te puedo decir más que lo que ha sido mi propia experiencia 🙂

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up