Faro, Portugal: qué ver en un día

por Cristina

Faro, capital del Algarve, al sur de Portugal. Una región famosa por sus playas y en la que muchas veces los turistas olvidan dedicar tiempo a conocer sus pueblos y ciudades. Por eso este post os voy a hablar de Faro, una ciudad que a primera vista no me resultó especialmente atractiva, pero en la que finalmente encontré varias cosas que hacen de ella una visita imprescindible entre los lugares que ver en el Algarve.

Faro Portugal

Qué ver en Faro, capital del sur de Portugal

Cuando entramos en Faro e íbamos circulando por la ciudad buscando nuestro alojamiento yo pensaba «qué ciudad tan fea». Cada calle me parecía peor que la anterior, cero encanto, nada que llamara mi atención. Por suerte las primeras impresiones en muchos destinos suelen cambiar en cuanto uno sale a pasear y callejea un poco. Eso nos pasó a nosotros con Faro, la capital del Algarve en Portugal. Solamente necesitamos unas horas para encontrarle el punto y comprobar que es una ciudad mucho más atractiva de lo que nos pareció a primera vista.

Pasamos cuatro noches en la ciudad. Fue nuestra base para conocer varios lugares de los alrededores y por supuesto para disfrutar de esta animada ciudad, un lugar perfecto para disfrutar de la gastronomía del Algarve y de agradables paseos junto a las aguas del Parque Natural da Ria Formosa. También es buena idea tener como base Faro para acercarse a algunas de las mejores playas de Portugal. Siempre se puede alternar cultura y ocio, sobre todo si uno está en el Algarve.

Iglesia de Nossa Senhora do Carmo

En nuestro caso comenzamos el recorrido por los lugares que ver el Faro por esta iglesia. La razón fue tan sencilla como que era el lugar más cercano a nuestro hotel. Su exterior ya lo habíamos visto el día de nuestra llegada a la capital del Algarve, pero había que visitar su interior.

Faro Portugal

Esta iglesia barroca se encuentra en una gran plaza, el Largo do Carmo. La fachada, llena de ventanas y hornacinas, es el resultado de la reconstrucción que se llevó a cabo en la iglesia tras el terremoto de Lisboa de 1755, pues el templo, al igual que otros lugares del Algarve, cómo la Fortaleza de Sagres, quedó seriamente dañado.

Para entrar en el templo, hay que pagar una entrada (2 €). Esa entrada da acceso a la iglesia y a otro lugar del que os hablaré a continuación. Ahora, volvamos a la iglesia, cuyo interior deslumbra con todo el esplendor del barroco. No faltan altares decorados con ángeles del tamaño de un niño ni varios retablos dorados con columnas salomónicas. Tampoco se podían olvidar en esta iglesia que ver en Faro de otro adorno típico de Portugal: los azulejos. No son los mejores del Algarve, apenas un detalle, pero ahí están.

Faro Portugal

Capela dos Ossos

El otro lugar al que se accede con la entrada a la Iglesia do Carmo de Faro es uno de los osarios de Portugal. El más famoso está en Évora, pero el de Faro también merece una visita. Para llegar a él hay que atravesar la sacristía y cruzar un patio. Ese patio, antaño, fue un cementerio. De él se exhumaron los huesos que pasaron a cubrir el interior de la Capela dos Ossos y un pequeño altar abierto que hay en el patio. Aunque hoy nos parezca una práctica algo extraña, antiguamente los cementerios tenían un tamaño reducido, por lo que para poder enterrar a unos había que sacar los restos de otros.

Sobre la puerta de acceso a esta capilla hay una inscripción que dice algo así como «Para y piensa que a este estado llegarás». Y no se puede negar la verdad de la frase. En el interior, paredes, techo y hasta el altar, están cubiertos de huesos. Dicen que hay más de 1.200 calaveras. A mi me parecen muchas, pero supongo que alguien se habrá entretenido en contarlas.

A pesar de que alguien pueda pensar que es un espacio lúgubre, la verdad es que las risas y carreras de los niños de la guardería que hay detrás de la capilla hacen que este lugar lleno de huesos de monjes carmelitas sea menos tétrico.

Faro Portugal

Como para visitar esta capilla hay que atravesar la iglesia, en horario de culto permanece cerrada. Por ello no se puede visitar ni sábados por la tarde ni domingos. De lunes a sábado abre por las mañanas de 10:00 a 13:00 horas y de lunes a viernes también de 15:00 a 17:30 horas.

Faro Portugal

Iglesia de San Pedro

Continuamos nuestro recorrido por Faro en dirección a Vila Adentro, el centro histórico de la ciudad. De camino encontramos una iglesia con un exterior tan blanco como otras muchas que ver en el Algarve. No dudamos en entrar y puesto que el acceso es gratuito, si pasáis por ella y la puerta está abierta, yo os animo a visitarla.

En su sencilla fachada destaca el pórtico renacentista sobre el que se puede ver una imagen de San Pedro. Una vez dentro de esta iglesia de tres naves hay que buscar la Capilla de las Almas. Es fácil localizarla, pues es la única de esta iglesia de Faro decorada de esa forma tan típica de Portugal, con azulejos blancos y azules.

Faro Portugal

Vila Adentro

La parte más bonita de Faro es sin duda el recinto amurallado, el casco histórico de la ciudad. Cuenta con varias entradas por las que acceder a Vila Adentro desde diferentes partes de la ciudad. Se puede entrar por una puerta y salir por otra, pues todo está cerca ya que el recinto amurallado de Faro no es muy grande.

Merece la pena dar una vuelta por esta parte de Faro, un lugar con ese encanto algo decadente de tantas ciudades de Portugal. Hay calles sin salida, otras con bonitas casas pintadas de colores y alguna en la que los edificios están sujetos con andamios. Un recorrido que se puede hacer sin rumbo fijo porque es casi imposible perderse.

Faro Portugal

Arco da Vila

Este arco, cerca de la Marina de Faro, ocupa el lugar de una antigua puerta medieval. Su aspecto actual data del siglo XIX y en la parte superior se puede ver una escultura de Santo Tomás de Aquino. Al cruzar el arco no hay que dejar de mirar hacia atrás para admirar la puerta árabe que formaba parte de la antigua muralla musulmana. Esta puerta de Faro es un ejemplo excepcional en Portugal de arquitectura árabe por su estado de conservación y por haberse mantenido durante siglos en el lugar en el que fue levantada.

Faro Portugal

Catedral de Faro

Subiendo unos metros por la Rua do Municipio se llega a la plaza principal de Vila Adentro. En ella se encuentran tres edificios destacados: el Palacio Episcopal, el seminario de San José y  la sencilla Catedral de Faro.

El edificio de la Sé de Faro (así se llaman las catedrales en Portugal) tiene como base una construcción de los siglos XIII/XIV, la Iglesia de Santa Mária de Faro. De ella se conservan dos capillas dentro del templo y la torre, que hace las veces de campanario y de fabuloso mirador sobre la ciudad. A partir del siglo XIV, cuando la iglesia fue elevada a catedral, comenzaron las ampliaciones.

Faro Portugal

En el siglo XVII, tras un incendio, se  reconstruyo parte del templo en estilo barroco. Con el terremoto de Lisboa de 1755, el templo resultó dañado de nuevo y hubo que reconstruir ciertas partes. Desde entonces, apenas ha cambiado la arquitectura de este destacado edificio algarviano.

En el interior de la catedral se pueden ver capillas góticas y barrocas, tallas doradas y reliquias. No falta alguna capilla cubierta de azulejos ni la sillería del coro.

Catedral de Faro

Para acceder a la Catedral de Faro hay que pagar una entrada (3,5 €) que da acceso a la torre, el claustro, el jardín con sus capillas (una de ellas también cubierta de huesos) y el interior de la catedral. Cierra los domingos y el resto de la semana abre de forma continuada desde las 10:00 a las 18:00 horas, excepto el sábado que solamente abre de 9:30 a 13:00 horas.

Faro Portugal

Museo Municipal de Faro en Portugal

A pocos metros de la Catedral de Faro se encuentra este museo. El acceso está en la Plaça do Afonso III, la cual está presidida por una una escultura de este rey portugués. El museo ocupa el espacio que antaño perteneció al Convento de Nuestra Señora de la Asunción. Es alrededor del claustro de lo que fue convento donde se han instalado las salas de exposiciones, entre las que destacan las dedicadas a la arqueología. En ellas se realiza un recorrido por la historia de la ciudad a través de diversos objetos prehistóricos, del Imperio Romano y del pasado árabe de Faro.

Faro Portugal

Una de las piezas más valoradas que se pueden en el museo es el Mosaico de Océano, encontrado en 1976. Solamente por ver esta obra romana y el claustro merece la pena pagar los 2 € que cuesta la entrada al museo. Los lunes está cerrado y los domingos por la mañana, la entrada es gratuita.

Muralla y puertas de Vila Adentro

La Porta Nova y el Arco do Repouso son otros accesos al recinto de Vila Adentro. El primero de ellos es la puerta al final de la Rua da Porta Nova, una pequeña calle desde la que se tiene una bonita perspectiva de la Catedral de Faro. La puerta da directamente a un paseo junto a la ría en el que hay una sencillo restaurante con mesas al aire libre.

Faro Portugal

En cuanto al Arco do Repouso, decir que es el acceso por el Este de la muralla. Tiene forma de codo y su nombre viene dado de los tiempos en los que el rey Afonso III descansó junto al arco. Nosotros dejamos Vila Adentro por este arco y encontramos el mejor punto para disfrutar de una buena panorámica de la muralla de Faro. La muralla, a pesar de los ataques de piratas a la ciudad y de los terremotos, se conserva en buen estado. Se mantienen en pie dos torres albarranas que protegían el Arco do Repouso y una torre bizantina octogonal.

Faro Portugal

Palacete Belmarço y Consulado de Brasil

Estos dos edificios, que yo sepa, no se pueden visitar. Nosotros los vimos de casualidad cuando al dejar Vila Adentro por el Arco do Repouso nos dirigimos hacia al izquierda. De repente llamaron nuestra atención dos bonitos edificios. Uno, pintado de azul y blanco. El otro, amarillo albero, de aspecto muy sevillano. El primero era el Palacete Belmarço, al parecer uno de los mejores ejemplos del Algarve de arquitectura historicista o romántica. El Consulado de Brasil ocupa el edificio que se puede en la siguiente esquina. Os los menciono porque ambos me parecieron dignos de ser vistos.

Faro Portugal

Marina de Faro

Si os gustan los barcos, seguro que os agrada acercaros hasta la marina de Faro, un pequeño puerto deportivo muy cerca de Vila Adentro. A su alrededor hay bares y restaurantes. Algunos de ellos son muy populares por la calidad de su pescado y por las puestas de sol. También junto a la marina se puede ver el cartel Love Faro y en una escalera cercana que baja hasta el agua, un bonita escultura de una mujer que parece observar lo que pasa en el puerto.

En el caso de que os interese hacer alguna excursión por la Ría Formosa o a las islas cercanas a Faro, encontraréis puesto de venta de billetes también alrededor de la marina.

Faro Portugal

Calles de Faro, Portugal

A pesar de la primera mala impresión que nos causó el atractivo de Faro, ya os decía que pasadas unas horas, empezamos a cambiar de opinión. Nos basto callejear un poco para encontrar bonitas calles con ese pavimento tan típico de Portugal, es que parece un gran mosaico diferente en las calles de tantas ciudades.

Faro Portugal

Pronto encontramos edificios pintorescos, street art, animadas plazas y hasta puertas de esas que te hacen preguntarte que historias habrán tenido lugar tras ellas. No os puedo mencionar ninguna calle en concreto, pero todas las cercanas a Vila Adentro y entre la Avenida de la República y la Iglesia de San Pedro tienen un punto muy especial. Además son zona de reunión, por lo que no faltan en muchas de ellas bares y restaurantes.

Alojarse en Faro, Portugal

Como gran ciudad que es, Faro ofrece un buen número de alojamientos. Apartamentos, hoteles, hostel, guest house. La mejor zona para dormir en Faro es sin duda su centro. De ese modo se está en la zona más atractiva de la ciudad y cerca de los principales lugares que visitar, del puerto y de muchos bares o restaurantes.

dormir en Faro

Cómo llegar a Faro en Portugal

Coche

En nuestro caso viajamos a Faro desde casa. Cruzamos la frontera con Portugal y comenzamos nuestro viaje haciendo parada en Tavira. Más tarde viajamos hasta la capital de Algarve, ciudad en la que pasamos cuatro noches. Llegar allí en coche dependerá tu lugar de partida. Pero sin duda la forma más sencilla si entras por el sur del país es circular por una de las mejores carreteras de Portugal: la A-22. Se trata de una autopista de pago que comienza en la frontera con España, en Huelva, tras cruzar el Guadiana, y llega hasta los alrededores de Lagos, la ciudad más grande la oeste del Algarve.

Por supuesto, la A-22 no es la única carretera que llega a Faro. Si te encuentras en Portugal, por ejemplo en Lisboa, podrás hacer el viaje por la A-2 (también de pago) para enlazar una vez en el Algarve con la A-22. Y si no queréis gastar en autopistas, siempre encontraréis otras opciones más lentas, pero también más económicas de llegar a vuestro destino. Seguro que en Google Maps encontráis la mejor forma de llegar a Faro desde el lugar en el que te encuentres al inicio del viaje.

Avión a Faro en Portugal

Otra opción para llegar a Faro es el avión. El principal aeropuerto del sur de Portugal esta aquí. Tan cerca de la ciudad que durante el día os sorprenderá la cantidad de aviones que sobrevuelan la ciudad (y el ruido constante, todo hay que decirlo).

Si queréis llegar al centro de la capital algarviana en transporte público, atención. Solamente hay 2 autobuses que unen el aeropuerto con la ciudad. Son los números 14 y 16 (recordad llevar monedas para pagar el billete, se compra al conductor). El primero tiene muy poca frecuencia. El segundo bastante más, pero hay una pega: hace el recorrido entre la Playa de Faro y la ciudad, estando el aeropuerto en el centro. La última parada del autobús 16 está cerca de la estación de tren de Faro, punto de partida a otros lugares de Portugal. Desde allí hay más o menos 1 kilómetro al centro de la ciudad.

Hay que estar atento a la dirección del autobús 16 para no terminar en la playa si el destino es la ciudad. Además, puede pasar, sobre todo en los meses de estío o fines de semana, que el autobús llegue al aeropuerto lleno de viajeros que han pasado el día en la playa y que sea imposible subir al autobús con la maleta o mochila. Así que valorad el tema taxi por si no os queda más remedio. Faro está a solamente 7 kilómetros del aeropuerto y el viaje puede costar unos 15 €.

Tren o autobús

Puede que queráis ir desde Faro a otras ciudades de Portugal o que queráis llegar a Faro desde otro punto del país. Las opciones pueden ser el tren o el autobús. Si queréis viajar desde Faro hacia el Este del Algarve o a Lagos, lo mejor es el tren. Si vuestro destino es Albufeira, entonces mejor recurrir al autobús, ya que la estación de tren está a 6 kilómetros del centro, lo que obliga a utilizar otro medio de transporte para llegar a la ciudad.

Excursiones organizas en Faro, Portugal

¿Te apetece conocer Faro de una forma diferente? Te recomiendo a continuación algunas excursiones por la ciudad y alrededores que te harán disfrutar mucho más de tu estancia en la capital del Algarve.

 

Quizás también te interese

6 comentarios

Mari Carmen Cruz 18 diciembre, 2020 - 11:49 am

¡Menos mal que luego mejoró vuestra primera impresión de Faro en Portugal! A juzgar por las fotos, me parece un lugar con bastante encanto. Me ha sorprendido especialmente la Capela dos Ossos, aunque no sé yo si me gustaría visitarlo, aunque si dices que no es muy tétrico porque hay una guardería detrás, habrá que incluir su visita cuando algún día vayamos a Faro.

Reply
Cristina 18 diciembre, 2020 - 5:04 pm

Es cierto que Faro, la capital de Portugal, nos sorprendió gratamente tras una no muy buena primera impresión. Tiene un montón de rincones agradables y una ubicación privilegiada.

Reply
Los viajes de Héctor 20 diciembre, 2020 - 7:20 pm

Estuvimos visitando el Algarve en nuestro coche durante varios días, pero no visitamos Faro porque íbamos con los niños bastante pequeños y nos centramos más en las playas.

Ahora, después de leerte, me arrepiento de no haberle dedicado al menos unas horas porque la Capela dos Ossos o el recinto amurallado Vila Adentro me han gustado mucho.

También nos encanta el arte urbano, así que encontrarnos con bellas muestras de street art nos motiva mucho.

Reply
Cristina 20 diciembre, 2020 - 7:35 pm

Creo que al final, los viajes tienen un objetivo u otro dependiendo del momento. Sin duda, si se viaja con niños pequeños, la idea playa me parece la mejor. Ellos disfrutan de la arena y el mar, y los padres viendo a los peques felices.

Reply
Jordi Martinez 20 diciembre, 2020 - 10:45 pm

Uno podría pensar que una visita al Algarve se limita a sus playas y luego ves que dispone de un patrimonio y unas ciudades preciosas. Me ha encantado Faro! Desde el barroco de sus iglesias, a esta curiosa Capela dos Ossos y sus callejuelas que recuerdan a la de lagunas aldeas de Andalucía y Extremadura o del Alentejo portugués. Incluso con esas paredes tan desconchadas resultan encantadoras.

Reply
Cristina 22 diciembre, 2020 - 12:28 pm

Merece la pena dar una oportunidad a Faro, tiene encanto aunque haya zonas en la ciudad que no sean precisamente atractivas.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up