Viajar a Sri Lanka

Viajar a Sri Lanka: tres semanas recorriendo la antigua Ceilán

Sri Lanka es un país que ocupa una isla no muy grande, poco más de 400 kilómetros de norte a sur y casi 250 en su parte más ancha. Viendo esto podría dar la sensación de que en tres semanas se podría recorrer entera, y seguro que es así si uno está dispuesto viajar a Sri Lanka y pasarse el día en unas carreteras que no son buenas donde recorrer 200 kilómetros puede llevar cinco horas. Así que teniendo esto en cuenta nosotros organizamos nuestro viaje con cierta calma, preferimos contar con tiempo para disfrutar de una cerveza, de un baño en la piscina del hotel o de alguna visita con la que no habíamos contado inicialmente.

Cuando comencé a diseñar nuestro recorrido por el país fui seleccionando todo aquello que me parecía interesante: templos antiguos, plantaciones de té, parques naturales, ciudades coloniales y playas. Todo me llamaba la atención, pero pronto tuve claro que había que recortar por algún lado, nos gusta viajar relajados y querer ver más cosas en esas tres semanas que íbamos a viaja por Sri Lanka nos obligaría a acelerar el ritmo y no teníamos ninguna necesidad de ello.

Fue por ello que decidí centrar nuestro periplo en la parte central del país para comenzar la ruta visitando las antiguas capitales culturales  y luego ir bajando hacia el Hill County, lugar donde podríamos disfrutar de bellos paisajes y temperaturas agradables. Desde ahí hacia el sur de Sri Lanka para conocer el Parque Nacional más famoso de la isla y algunas playas antes de alcanzar Galle, la ciudad colonial por excelencia de la antigua Ceylán. Y finalmente, unos días en las playas del oeste del país.

Viajar a Sri Lanka

Viajar a Sri Lanka: itinerario para tres semanas

Con todo lo elegido marcado en un mapa y organizado lo mejor posible finalmente este fue nuestro viaje a Sri Lanka.

Día 1

Llegaba la hora de viajar a Sri Lanka. Salida de Madrid e hicimos escala en Doha. En esa ciudad descubrimos un aeropuerto moderno y  cómodo para pasar unas horas.

Día 2

Llegada a Negombo (aeropuerto internacional de Sri Lanka). Aterrizamos por la mañana, muy temprano, y allí estaba esperando el coche que habíamos contratado para los primeros días de viaje por el país. Nos dirigimos a Anuradhapura ciudad en la que pasaríamos dos noches. Después de comer nos fuimos a conocer Mihintale, una pequeña localidad que forma parte de las capitales culturales del país. Su recinto arqueológico es muy atractivo y merece la pena visitarlo al viajar a Sri Lanka.

Viajar a Sri Lanka Anuradhapura

Día 3

Nuestro tercer día en Sri Lanka se lo dedicamos en exclusiva a Anuradhapura.  Templos, ruinas de palacios y estupas convierten a esta ciudad en una de las más interesantes del centro de la isla. Recorrimos la parte más alejada del hotel en coche. Algo que agradecimos sobre todo por el calor que hacia en la calle. Por la tarde aprovechamos para pasear y visitar un par de templos cercanos a nuestro hotel.

Día 4

Abandonamos Anuradhapura y salimos hacia Sigiriya parando en ruta para conocer el Buda de Aukana, las ruinas de Ritigala y Pidurangala Rock. Desde esta última se consiguen unas vistas magníficas de la roca más famosa que uno quiere ver al viajar a Sri Lanka. Esa en la que pinturas de doncellas decoran sus paredes y sobre la cual, en algún momento, debió vivir algún rey y su corte.

Viajar a Sri Lanka Pidurangala

Día 5

La mañana se la dedicamos a Sigiriya, probablemente el lugar más turístico del país. Por la tarde teníamos intención de ir al parque nacional de Minneriya. Sin embargo la lluvia y las recomendaciones hicieron que nos fuéramos a buscar elefantes al Hurulo Echo Park. Allí pudimos ver algunos de estos animales pastando bajo la lluvia.

Día 6

Nos fuimos en coche hasta Polonnaruwa, otra de las atractivas capitales culturales de la antigua Ceilán. Allí alquilamos unas bicicletas y recorrimos con ellas todo el recinto arqueológico del lugar. Este lugar fue uno de los que más disfruté de nuestra ruta. A pesar del calor sofocante que hizo el día de nuestra visita.

Dia 7

Por la mañana salimos hacia el sur de Sri Lanka parando en ruta para visitar la fantásticas cuevas de Dambulla, Aluvihara y Matale antes de llegar a Kandy y despedirnos de nuestro conductor. También paramos en una plantación de especias, pero me pareció algo totalmente prescindible. Ni era un lugar cuidado ni atractivo.

Viajar a Sri Lanka Dambulla

Día 8

Para los traslados utilizamos los tuk tuk que circulan por todo Kandy y pasamos el día completo en esta animada ciudad donde se encuentra el templo budista más importante del país y en el que se guarda un reliquia: nada menos que un diente de Buda. Además esta ciudad cuenta con algunos agradables cafés y restaurantes. Algo que no encontramos en el resto del viaje.

Día 9

Primer viaje en tren desde Kandy a Nanu Oya, desde donde cogimos un taxi para llegar a Nuwara Eliya, pequeña ciudad de ambiente inglés donde descubrimos uno de los paisajes más bellos de Sri Lanka. Pasear por sus calles rodeadas de casas coloniales te hace pensar que has dejado atrás Sri Lanka y estás en algún rincón de Europa.

Día 10

Dedicamos el día completo a recorrer los campos de té de Nuwara Eliya, buscar a sus famosas tea pluckers y recorrer la ciudad en busca de sus bellas mansiones coloniales. Además agradecimos la agradable temperatura de la ciudad. Habíamos dejado atrás el calor de la capitales culturales de Sri Lanka.

Viajar a Sri Lanka Nuwara Eliya

Día 11

Otro viaje en tren, en esta ocasión montados en el Observatory Saloon para llegar a Ella. Por la tarde aprovechamos para hacer la primera ruta por las montañas alrededor de la pequeña población. Un agradable paseo desde la ciudad nos llevó a Little Adam’s Peak. Un fabuloso mirador desde el que disfrutar de la vista sobre las montañas cingalesas.

Día 12

Un día peculiar en Ella haciendo rutas sobre la vías del tren. Una actividad poco convencional pero bastante segura. Y es que son pocos los trenes que circulan por estas vías. También subimos a un autobús que circulaba a toda velocidad para ver Ravana Falls y el Dowa temple. Os aseguro que me parecieron más peligrosos los viajes en autobús que los paseos sobre las vías del tren.

Día 13

Dejamos las montañas rumbo al sur parando en ruta ver el templo de Buduruwala antes de llegar a Tissa. Después de comer y un baño en la piscina del hotel salimos a descubrir que tenía que ofrecernos la ciudad. Subimos a un tuk tuk que nos llevo al precioso lago de la población. Allí vimos árboles llenos de enormes murciélagos, esos que unas horas más tarde veríamos volar sobre nuestras cabezas. También visitamos las blancas dagobas de Tissa y dimos una vuelta por la calle principal. Un lugar sin mucho atractivo pero con bastantes opciones para comer o cenar.

Día 14

Madrugón de esos que no se olvidan para salir rumbo al parque nacional de Yala en busca de leopardos y elefantes… Una búsqueda totalmente infructuosa que me hizo regresar horas después a Tissa bastante decepcionada sin haber visto un solo paquidermo. Desde el hotel de esta ciudad nos fuimos hacia la ciudad colonial de  Galle parando en ruta para ver el faro de Dondra y el templo de Wewurukannala, además de acercarnos a alguna playa para ver a los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka.

Viajar a Sri Lanka

Día 15

Jornada completa recorriendo Galle, una ciudad que ofrece mercados, templos y el encanto de su antigua y cuidada ciudad colonial. Uno de los lugares que merece la pena incluir en cualquier ruta al viajar a Sri Lanka.

Día 16

A estas alturas nos habíamos ganado un descanso en la playa, así que nos fuimos en tren hasta Induruwa, una playa en el oeste de Sri Lanka cercana a Bentota.

Día 17 y 18

Relax absoluto en la playa, un buen libro, una cerveza… eso fue todo lo que hicimos esos días.

Viajar a Sri Lanka Induruwa

Día 19

Pudimos aprovechar el último día completo en la playa pues nuestro vuelo salía a las dos de la mañana, por lo que hasta después de cenar no fuimos en busca del autobús que nos llevaría a Colombo para coger el otro autobús hasta el aeropuerto.

Día 20

Se acabó el viaje, subimos al primer vuelo de regreso a casa que nos llevaría a París, desde donde otro vuelo nos trajo a Madrid.

Una vez en casa me paré a pensar si la ruta había sido o no acertada. A rasgos generales creo que si, es muy probable que otros viajeros hagan un recorrido similar en menos tiempo, pero nosotros preferimos contar con tiempo de relax, al final un viaje no es una contrarreloj sino un tiempo para disfrutar y aprender. Sabiendo ahora lo que se hubiera elegido alguna playa más animada que en la que estuvimos o hubiera pasado menos tiempo en Ella. Pero claro, una vez vividas las cosas todo se ve de otro color.

En cualquier caso si este recorrido os viene bien como orientación a alguno de vosotros para viajar a Sri Lanka, me alegraré de haberlo dejado aquí escrito. Y si queréis conocer al detalle nuestro viaje, pasaros por el Diario de viaje de Sri Lanka.

Etiquetas

Comentarios (08)

  1. Muy buen recorrido! Yo habría añadido el safari en Yala para poder ver los leopardos pero a veces en estos países las infraestructuras no nos dejan ver cuánto queremos en un principio! Me guardo tu itinerario para un futuro porque sabes que Sri Lanka está en lo alto de mi lista. Un saludo guapa!

  2. Hola Cris, muchas gracias por compartir este itinerario. La verdad es que Sri Lanka me llama bastante últimamente (debe de estar poniéndose de moda, je je) y con esta ruta ayuda mucho a planear el viaje. Como tú dices hay que ir relajados, no es una cuenta a contrarreloj y yo también coincido en que prefiero disfrutarlo que ir corriendo a todas partes 🙂
    Un abrazo

    1. No se si de de moda o no, pero lo que digo cuando me preguntan es que es un lugar perfecto para empezar a conocer Asia porque si lo haces después de conocer otros países Sri Lanka te sabe a poco. Aún así, nosotros lo disfrutamos con muuuuucha calma.

    1. Por nuestra forma de viajar hubiera sido casi imposible hacerlo de otro modo, somos de viajar lento, sobre todo yo que me entretengo con cualquier cosa…Un abrazo y espero que puedas conocer pronto Sri Lanka.

  3. Pues la verdad es que no tengo ni idea de si el recorrido escogido fue bueno o no, ni de si os faltó algo. Pero lo realmente importante es qe lo hicisteis a vuestro gusto y a vuestro ritmo. Un saludo
    Carmen

Post a new comment