Ciudad rosa Jaipur

Qué ver en Jaipur, la ciudad rosa de India

Jaipur, capital del estado de Rajastán, es conocida también como la Ciudad Rosa, es un laberinto de fascinantes bazares, edificios históricos y opulentos palacios. Su muralla encierra la mayor parte de los lugares de interés de esta ciudad que se tiñó de rosa para celebrar la visita en 1876 del Príncipe de Gales (el que más tarde sería rey Eduardo Vll). Fundada en el siglo XVlll por el marajá Jai Singhg ll, Jaipur, cuyo nombre quiere decir “Ciudad de la victoria”, cuenta con una planta reticular de calles y plazas que forman uno de los mejores exponentes de planificación urbana en India. La ciudad amurallada cuenta con siete puertas y se encuentra en el nordeste de Jaipur. Por sus calles el viandante se cruza con mujeres envueltas en brillantes saris, hombres tocados con turbantes de colores y carros tirados por camellos. Todo ello es sin duda la imagen que uno tiene en la cabeza de esa India tradicional, pero Jaipur es también una ciudad moderna, contaminada y bulliciosa que puede asustar al recién llegado con el caos de sus calles, Para superarlo, basta unirse a los indios que caminan por esas por la ciudad y armarse de valor para cruzar de un lado al otro. Una vez hecho una vez, las siguientes veces será mucho más sencillo.

Un viaje a Jaipur no estaría completo sin una visita a lugares de los alrededores como Amber o Galta, pero sin abandonar las murallas de la ciudad rosa hay una puñado de interesantes visitas que nadie debería olvidar hacer y que convierten a Jaipur en una de las ciudades más bonitas del país.

HAWA MAHAL
Conocido como el Palacio de los Vientos, esta peculiar estructura es poco más que una fachada en una de las zonas más populosas del casco antiguo de Jaipur. Fue construída en 1799 y hoy en día es el emblema de la ciudad rosa. Desde la calle se distingue un edificio de cinco alturas que en su interior tiene poco más de tres metros de fondo. Sus ventanas con celosías eran utilizadas por las mujeres de la zenana para poder contemplar la vida en la ciudad lejos de los ojos indiscretos de los viandantes. Se puede acceder al interior del palacio por un rampa y ver Jaipur desde otra perspectiva. Para ello hay que pagar entrada y un extra por hacer fotografías. El mejor momento para ver este lugar es a primera hora de la mañana, cuando el sol de la da de frente y aún hay poca gente en la calle. Justo enfrente hay unas tiendas, y subiendo por unas escaleras se llega a una azotea sobre ellas. Ese punto es el idóneo para hacer fotos.

Ciudad Rosa Jaipur

CITY PALACE
Este palacio ubicado en el corazón de la ciudad rosa ha sido la residencia de los gobernantes de Jaipur desde la primera mitad del siglo XVlll. El amplio complejo presenta una fusión de arquitectura mogol y rajput, contando con grandes edificios públicos sin paredes, algo muy habitual en cualquier residencia mogol. El palacio actualmente mantiene una parte privada cerrada al público que sigue siendo la residencia de la familia real, mientras que el resto del complejo funciona como museo, el cual muestra en diferentes edificios magníficas colecciones que van desde ropajes reales a armas o instrumentos musicales. No hay que pasar por alto las enormes urnas de plata que se muestran en el Diwan-i-khas y que sirvieron a Madho Singh ll para transportar agua sagrada del Ganges a Londres cuando visitó la capital británica en 1901. Tampoco hay que olvidar ver el Patio de los Amantes (Pritam Chowk) al cual se abren cuatro puertas delicadamente decoradas que representan las estaciones. La entrada a este complejo palaciego es de pago.

Ciudad Rosa Jaipur

JANTAR MANTAR
Sawai Jai Singh ll construyó cinco observatorios en distintas ciudades, siendo el de la ciudad rosa el mayor y mejor conservado. Este rey era un entusiasta de la astronomía, estaba siempre al tanto de los progresos en este área a nivel mundial. El observatorio de la capital de Rajastán se construyó entre 1728 y 1734 y parece un gigantesca composición escultórica en la que cada una de los 16 instrumentos del recinto tienen una función determinada, como calcular las temperaturas que se alcanzarán en verano, pronosticar la llegada del monzón o la posibilidad de inundaciones. Y aún hoy en día estos instrumentos se siguen utilizando. La entrada al recinto es de pago y lo mejor es contratar un guía profesional para que explique la función de cada instrumento y curiosidades sobre la historia del lugar.

Ciudad Rosa Jaipur

BAZARES
Al contrario que en al mayoría de las ciudades indias, caminar por los bazares de Jaipur es sencillo. La ciudad rosa está urbanizada con calles paralelas y perpendiculares, lo que hace que sea fácil orientarse en ellas. Cada zona está especializa en un tipo de mercancía por lo que la búsqueda de un artículo es sencilla una vez que el comprador está en el lugar correcto para comprarla. En Johari Bazaar se encuentran muchas tiendas de piedras preciosas y también los puestos de los verduleros que se sitúan en un extremo de la calle; en Chhoti Chaupar huele a flores gracias a los puestos en los que venden guirnaldas de caléndulas y otras flores; Tripolia Bazaar tienen multitud de tiendas de telas y en Maniharon ka Rasta es la calle a la que acudir para comprar esas fantásticas pulseras que adornan los brazos de todas la mujeres indias.

Ciudad Rosa Jaipur

ISHWAR MINAR SWARGA SAL
Este minarete es uno de los puntos de referencia más conocidos de Jaipur. Fue construído en 1749 por Ishwari Singh para conmemorar la victoria frente a sus hermanastro Madho Singh l. Más tarde Ishwari se termió suicidando ante el avance imparable del ejército marata. Sus 21 esposas y concubinas se arrojaron al fuego de su pira funeraria.
Ubicado cerca de la puerta de Tripolia (en el bazar del mismo nombre) se puede acceder a su parte más alta desde donde hay una vista espectacular de la ciudad. La entrada está a unos 50 metros de alminar, en Chandpol Bazaar.

Ciudad Rosa Jaipur

Etiquetas

Comentarios (08)

  1. Pues muy bonita la ciudad rosa, Cris, me ha encantado sobre todo el Palacio de los Vientos, aunque solo sea una fachada, con las celosías y el color terracota me ha recordado a la Alhambra. Desde luego apuntada para cuando vaya a India. Un abrazo

  2. Bonitos recuerdos. solo para admirar la fachada del palacio de los vientos ya merece la pena. Lo que no recordaba es este minarete. No queda claro el motivo del suicidio de Ishwari Singh. Yo creo que con 21 esposas tendría más de uno, más allá del avance de las tropas enemigas…

  3. Muy completa la recopilación. Jaipur y en particular el Palacio de los Vientos me encantó, aunque me faltó por visitar el Minarete. Cada vez que leo sobre la India me invaden recuerdos impresionantes. Creo que es el viaje que mas me ha impactado.

    Me viene una una anécdota. En Jaipur me alejé solo ligeramente de una de las calles principales siguiendo otra calle bastante concurrida y me vi en medio de un mercadillo de compra venta de piedras preciosas. No parecía un mercadillo muy legal, muchos grupos de pie y medio escondidos mirando de reojo. Me impresionó bastante, ya que cuando me di cuenta de lo que era estaba en medio y no tenía claro si era muy seguro. La verdad es que no pasó nada.

    Un saludo

    1. Muchas veces vamos demasiado alerta y nos terminamos asustando por lo que para otros es su vida cotidiana… igual lo que tenías que haber hecho era ponerte a regatear por unos diamantes, a lo mejor habías vuelto a casa con un buen botín. 😉
      Un abrazo

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR