Portobelo Panamá

Portobelo, la ciudad pirata de Panamá

Cuando decidimos viajar a Panamá estaba claro que lugares como Guna Yala o Bocas del Toro eran lugares a incluir en la ruta. Más tarde, al ir recopilando información, tuve claro que quería conocer Portobelo. Una pequeña población al norte del país, a orillas del Caribe, que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Los españoles, con Colón al mando, llegaron a este lugar en 1502. Era el cuarto viaje del descubridor a América y se cuenta que al llegar a esta bella bahía exclamó “Porto Belo!”. Y así quedó bautizado este rincón de Panamá. En 1586 el lugar tenía tan solo un puñado de casas. Fue en 1597 cuando pasó a convertirse en San Felipe de Portobelo así como en un cada vez más destacado cruce de mercancías que iban y venían entre América y Europa.

Portobelo fue en el pasado el mayor puerto español de América Central. Hasta este lugar llegaba el oro de Perú para subirse en los barcos que lo traerían a España. Y también aquí atracaban los barcos con tesoros de oriente cuyo destino era Ciudad de Panamá. En Portobelo se celebraban entonces grandes mercados que duraban 40 días, algo que deja clara la importancia comercial que tuvo la ciudad.

Sin embargo, poco queda hoy de aquel espléndido pasado. Los piratas, conocedores de los tesoros que pasaban por Portobelo, no dejaron de asediar, ganar y perder la ciudad.  Los nombres de Edward Vernon o Francis Drake están ligados para siempre a la historia de este lugar. Henry Morgan masacró la ciudad en 1602. Y en 1679 tres navíos la atacaron, pasando dos días en ella recogiendo el botín mientras la población huía para evitar ser asesinada.

A pesar de que hoy en Portobelo es poco lo que recuerda aquel pasado de riqueza, el lugar es para mi uno de los más atractivos de Panamá. Estoy totalmente de acuerdo con Colón: cuando llegas a la bahía que acoge la ciudad es imposible no pensar “qué puerto tan bello”. El azul del Caribe se funde con la vegetación que llega hasta su orilla. Las pequeñas embarcaciones de pesca se mecen al ritmo de las pequeñas olas. Y los restos de los fuertes parecen empeñados en mantenerse en pie como recuerdo de la historia de Portobelo.

Qué ver en Portobelo

Dedicar medio día a Portobelo es suficiente para conocer la ciudad. Es pequeña y se puede llegar caminando a la mayoría de los lugares de interés. En la ciudad se respira el ambiente caribeño que no habíamos visto en otro lugares del país. Casas de colores, gente de caminar relajado, hombres sentados a la sombra de una palmera… Hay cierto aletargamiento en las calles de Portobelo. Todo parece ocurrir a un ritmo demasiado pausado. Es como si no hubiera relojes y las cosas pasaran sencillamente cuando deben pasar. De modo que para recorrer la ciudad lo mejor es dejarse llevar por esa tranquilidad y disfrutar del paseo, de las vistas… y de lo que se cruce en el camino.

Portobelo Panamá

Todos estos lugares son de acceso libre y algunos están abiertos durante todo el día.

Fuertes

El Fuerte de Santiago recibe al visitante que llega a Portobelo. Lo que queda del lugar se encuentra encajado entre la carretera y el Caribe. Merece la pena dar una vuelta por él. Las vistas desde sus bastiones son de las más bonitas que se pueden tener de la ciudad. Algunos cañones siguen apuntando hacia la entrada de la bahía, un recuerdo de lo mucho que había que proteger en Portobelo.

Portobelo Panamá

El otro fuerte que se puede visitar sin dejar la ciudad es el de San Jerónimo. Es un buen ejemplo de la arquitectura militar de los siglos XVII y XVIII, a pesar de que hoy en día su terreno interior lo ocupen los jóvenes para jugar al fútbol y los niños para volar sus cometas. Desde lo alto de sus baluartes se tiene una vista completa de la bahía que acoge la ciudad.

Portobelo Panamá

Portobelo Panamá

Portobelo Panamá

En las colina que rodean Portobelo hay otras dos fortificaciones: San Fernando y San Fernandino. Ambas junto a estas dos que nosotros visitamos forman la fortaleza que defendía la ciudad de los ataques de los piratas.

Real Aduana

Es el edificio más majestuoso de Portobelo. Se trata de una casa de dos pisos levantada en 1630. Actualmente se exponen maquetas de los fuertes y reproducciones de las armas de los colonos en las mismas salas que siglos atrás se almacenaban los tesoros que más tarde viajarían a España.

Portobelo, Real Aduana, Panamá

Plaza de Portobelo

A la espalda de la Aduana hay una plaza. Es lugar de reunión de mujeres y niños. Allí se escuchan las risas infantiles mientras las madres trenzan el pelo de sus hijas. Basta acercarse por este lugar para despertar cierta curiosidad y que alguien pregunte de donde vienes.

Portobelo Panamá

Iglesias de Portobelo

A pocos metros una de otra se encuentra la Capilla de San Juan y la Iglesia de San Felipe. En esta última se venera la imagen del Cristo Negro de Portobelo, una figura que se encontró flotando en el bahía. Cada mes de octubre se celebra la fiesta de este Cristo y la ciudad se llena de fieles que acuden a la procesión.

Portobelo Panamá

Arte urbano

Pues sí, esta pequeña ciudad panameña además de ofrecer arte con historia, también muestra en sus calles arte lleno de color. Cualquier pared parece ser el sitio perfecto para pintar un gran cuadro o dejar plasmado un mensaje para que lo lea quien pase por allí.

Portobelo Panamá

Entre esas pinturas que decoran la ciudad hay algunas que hace referencia a una celebración muy singular que tiene lugar en Portobelo: la fiesta de diablos y congos. En ella algunos participantes toman el papel de esclavos haciendo referencias a los tiempos en los que en la ciudad se comerciaba con esclavos negros y éstos huían a la selva formando comunidades de exiliados. En la fiesta los congos se visten con ropa extravagante y coronas para bailar ante el público que ocupa las calles de la ciudad y de vez en cuando tomar un rehén que podrá recuperar su libertad a cambio de unas monedas. Nosotros estuvimos en al ciudad solo dos días antes de la celebración de esta fiesta, que tiene lugar cada mes de marzo. Por poco no nos vimos envueltos en una de las fiestas más locas de Panamá.

Portobelo Panamá

Cómo llegar a Portobelo

Nosotros fuimos a Portobelo desde Ciudad de Panamá. Teníamos un coche privado con conductor y guía. Por ello decidimos hacer en el mismo la visita a Portobelo y al Fuerte de San Lorenzo, otro de los lugares panameños ligados a los descubridores. Es sin duda la forma más rápida y cómoda de hacer la visita. El tiempo del viaje entre Portobelo y Ciudad de Panamá al final del día fue de unas dos horas.

Si se decide viajar solamente a Portobelo se puede hacer también en transporte público. Para ello hay que contar con más tiempo, ya que se depende del autobús y las paradas que realice. En Ciudad de Panamá hay que coger el autobús hacia Colón en la estación de Albrook. Pero recordando que hay que bajarse en Sabanitas. La parada está en el cruce con la carretera que lleva hasta Portobelo. Allí solo habrá que preguntar por el autobús que va a nuestro destino. Durante el día circula con bastante frecuencia. Pero hay que contar al menos con unas 3 horas para ir de Ciudad de Panamá a Portobelo y otras tres para el viaje de vuelta.

Otra opción para llegar a la ciudad es en barca. Hay posibilidad de ir a San Blas desde Portobelo por mar. Pero no por carretera.

¿Qué te ha parecido esta ciudad caribeña? Si te ha gustado y te animas a visitar el país, no dejes de leer la Guía para viajar a Panamá. Seguro que te facilita muchas cosas al organizar tu viaje.

Etiquetas , ,

Comentarios (12)

  1. Je je qué recuerdos de Portobello, a mí me gustó el lugar donde está y los Fuertes pero me pareció que estaba bastante descuidado, con basura y entre otras cosas vi una rata enorme al lado de la Aduana (horror), como tú dices con medio día basta, nosotros nos quedamos dos días varados esperando una barca a San Blas… Quizá por eso le cogí un poco de manía, o quizá porque nos querían cobrar como 20 dólares por llevarnos a la playa… EN fin, experiencias viajeras, San Blas me gustó mucho más…
    Un abrazo

    1. Igual si yo tengo que pasar allí dos días me ocurre lo mismo que a ti. Pero la imagen cuando llegué a Portobelo era de postal. Un cielo azul, el Caribe brillando bajo el sol, la costa de color verde… No es Guna Yala, pero como rincón caribeño que poco tiene que ver con el resto de Panamá, a mi me gustó y lo recomiendo sin dudar. Eso sí, espero que la rata haya emigrado 😉

  2. Cuando visitamos Panamá teníamos mucho interés en visitar hasta allí. Al final nos faltó un día y, sobretodo un poco de coordinación y no llegamos. Sobretodo me hubiera gustado visitar estas 4 fortalezas que comentas. En especial, el Fuerte de Santiago. Aunque no sea un lugar mu espectacular sí que lo es la historia que encierra.

    1. Al final un lugar es más o menos especial dependiendo del momento en el que lo visites y el significado que tenga para mi. Yo desde luego Portobelo lo recomiendo sin reparo.

  3. Sólo por ver esos fuertes al lado del mar, me trasladaría allí. No es que me guste especialmente la arquitectura militar, pero esas fotos, con el mar de fondo, le dan al lugar un aspecto muy especial. Sin duda, tiene que ser un lugar con mucho encanto. ¡Un abrazo!

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies