Qué hacer y qué ver en Kotor: 20 lugares muy top

por Cristina Monsalvo

Entre los lugares de Europa que más me han gustado en estos últimos años está sin duda la Bahía de Kotor. Un lugar en Montenegro que debería estar en cualquier lista de lugares imprescindibles que visitar en el viejo continente. Murallas, iglesias o palacios son solamente algunas de las cosas que ver en Kotor, localidad que es sin duda la base perfecta para recorrer la bahía.

qué ver en kotor

Qué ver y hacer en Kotor

La cercanía a Dubrovnik hace que muchos se animen a apuntarse a una de esas excursiones que prometen mostrar lo mejor que ver en Kotor. Tarea imposible si uno recorre esta bahía montenegrina en un solo día. Ni tan siquiera contando con un coche propio es posible recorrer la bahía en un día.

Personalmente, tras haber dedicado tres días a conocer este rincón de Montenegro, os puedo decir que ese tiempo es más que apropiado para conocer los lugares que ver en Kotor y en los alrededores. Con calma, disfrutando del lugar, de los paseos, de ratos de relax, de los pueblos y sus monumentos, de la gastronomía, e incluso, aquellos que quieran fiesta,  baile y copas hasta bien entrada la noche.

que ver en kotor

Ahora os voy a contar esas cosas que para mí merece la pena hacer en la ciudad. Lo que no os voy a poder enseñar son muchas fotos. El viaje a Montenegro y Albania empezó regular (pérdida de un vuelo, maletas que no llegan), y justo antes de cambiar de país, se nos rompió el móvil. Adiós fotos.

Apenas tenemos un puñado de este país, y con ellas me tengo que apañar para acompañar este post. Siento de verdad no tener nada más, porque hicimos fotos de lugares realmente fantásticos. (Apunte mental para próximos viajes: llevar siempre dos móviles y subir a la nube las fotos).

Visitar Kotor a primera hora de la mañana

Cuando una ciudad se vuelve tan popular como Kotor y los cruceros surcan cada día la bahía a la que da nombre, no queda más remedio que soportar a los grupos de viajeros.  O bien, buscar un momento para disfrutar de las calles de esta ciudad amurallada sin turistas. Uno de esos momentos es poco después del amanecer. Entonces las calles de Kotor están desiertas, las tiendas aún no han abierto y los gatos son los reyes de la ciudad.

gatos de kotor

Merece la pena animarse a salir temprano de la cama para recorrer las solitarias calles de la ciudad antes de que Kotor se desperece y recobre su actividad. Los cafés son de los primeros en abrir sus puertas. Una invitación para sentarse en alguna de las plazas peatonales y disfrutar desde el desayuno mientras se tiene de fondo alguno de esos elegantes edificios que ver en Kotor.

Cruzar las puertas de la ciudad amurallada

Cualquiera de  las tres puertas que se abren en la muralla de Kotor es buena para entrar en la ciudad. Sin embargo, la principal, la que cuenta con una ubicación destacada, es la Puerta del Mar. Sobre ella una fecha que sin duda, no corresponde a la construcción ni de la puerta ni de la muralla. ¿Qué fecha es entonces? En la que la ciudad se liberó del los nazis.

Rodeando la muralla por el exterior, hacia la izquierda, se llega a la Puerta del Río. Merece la pena dar un paseo por el exterior para disfrutar de una bonita vista de la muralla y el río antes de llegar a esta puerta, cuyo nombre, queda claro, hace referencia al lugar sobre el que se abre.

La última de las puertas que ver en Kotor es la Puerta Gurdic. El conjunto de esta puerta y el bastión del mismo nombre crean una bonita estampa de marcado aspecto medieval justo en el lugar donde termina la Bahía de Kotor.

qué ver en Kotor

Perseguir a los gatos de Kotor

Los gatos son uno de los símbolos de esta ciudad. Recorren la ciudad a sus anchas, y aparecen como imagen en todo tipo de recuerdos, desde tazas a imanes o camisetas. Son tan emblemáticos en la ciudad que hasta cuentan con su propio museo. El mejor lugar para disfrutar de ellos es la plaza que hay junto a la Puerta del Río, uno de los accesos a la Kotor amurallada. Allí hay casitas para los gatos y se les pone comida. Ellos se desperezan y acicalan a primera hora de la mañana, ajenos a la expectación que generan en los transeúntes. Un momento perfecto para hacerles un montón de fotos.

Subir la muralla hasta lo más alto de la montaña

Otra de las cosas que hacer en Kotor a primera hora de la mañana es subir a su muralla. Esa que trepa por la montaña como una serpiente para la que no existen obstáculos. Las razones para realizar esta visita por la mañana son dos. La primera, la posición del sol, perfecta para hacer fotos de la ciudad y la bahía. La segunda, sobre todo en verano, también el sol. A partir del mediodía, este incide en la ladera de la montaña en la que está la muralla. Si el esfuerzo de la subida no fuera poco, hacerlo bajo un sol abrasador debe ser ya el no va más.

Recordad que el acceso a la parte alta de la muralla es de pago (8 €, se puede pagar con tarjeta) y que es conveniente llevar un calzado cómodo y agua. Aunque esta última también se puede comprar durante la subida en algunos puestos improvisados. Uno de ellos está junto a la coqueta iglesia Nuestra Señora de la Salud. Nosotros subimos solamente unos metros más desde este templito. Pero quienes tengan ganas de seguir, al final de la muralla se encontrarán con el castillo de San Gionvanni, una fortaleza en ruinas.

qué ver en Kotor

Los que quieran subir a ver la puesta de sol, atentos al camino. Es conveniente llevar una buena linterna. En seguida os daréis cuenta de que el camino no está buen estado, por lo que recorrerlo sin luz puede ser bastante complicado.

Iglesia de Santa Clara, un imprescindible que ver en Kotor

Esta iglesia católica es una de las más bonitas que ver en Kotor. Y sin embargo, lo habitual es que esté vacía. Probablemente la razón es que no aparece en muchas guías y que a pesar del pequeño tamaño de la ciudad, se encuentra en una calle que no es de paso. La entrada es gratuita y en el interior se puede ver el que está considerado mejor retablo barroco de Montenegro, obra de  Francesco Cabianca.

Iglesia ortodoxa de San Nicolás

Una de las iglesias más grandes que ver en Kotor preside una de las plazas del centro de la ciudad. Desde primera hora de la mañana, el aroma a incienso que sale de su interior flota alrededor del templo. Se puede acceder a su interior de forma gratuita para ver los iconostasios repartidos por la iglesia y la luz que se filtra por su cúpula, esa que se ve en primer plano cuando se recorre la parte baja de la muralla.

Caminar sobre la muralla de Kotor

Y ya que hablamos de la parte baja de la muralla, contaros que el acceso a la parte que rodea la ciudad es gratuito. Tiene varias entradas, una de ellas a pocos metros del río. Desde ese punto se puede recorrer parte de lo que fue el paseo de ronda y sus baluartes. Se pasa sobre la Puerta del Mar, otro de los lugares que ver en Kotor, hasta llegar al bastión Gurdic. Es allí donde hay otras escaleras para bajar de nuevo a las calles de la ciudad.

Iglesia de San Lucas, el templo más peculiar de Kotor

Esta pequeña iglesia, a pocos metros de la de San Nicolás, es la más singular de la ciudad. A pesar de su pequeño tamaño, durante siglos la compartieron cristianos y ortodoxos. Contaba con dos altares y los diferentes cultos se iban turnando para realizar sus oficios. Finalmente se asignó al culto ortodoxo.

Comer helado en Moritz

Repartidas por el centro histórico de Kotor hay un buen número de heladerías. En cualquiera de ellas los helados están ricos, pero yo os tengo que recomendar una parada en una de las dos tiendas Moritz del centro. No tienen demasiado sabores, pero los que ofrecen son muy originales. Para mí, el mejor, el de limón con menta, perfecto para refrescarse uno de esos calurosos días en Montenegro.

Hacerse una foto con el cartel de Kotor

Al contrario que en otras muchas ciudades, en Kotor el cartel con su nombre junto al que todos quieren fotografiarse no está a la entrada de la ciudad. Aquí lo podéis encontrar en el centro del casco antiguo. Basta caminar por Ulica 2 para dar con él, en una zona en la que la calle se ensancha ligeramente. Allí han colgado el cartel con el nombre de la ciudad, han puesto muchas plantas y creado un escenario perfecto para hacerse preciosas fotos.

Catedral de San Trifón, el mayor edificio que ver en Kotor

Consagrada en el siglo XII en el corazón de la ciudad amurallada de Kotor, la estructura de la Catedral de San Trifón ha tenido que ser reconstruida en varias ocasiones, tras los terremotos que han afectado a la ciudad a lo largo de los siglos. Por ellos en esta catedral se mezclan elementos románicos con otros barrocos, formando entre todos un conjunto tan ecléctico como atractivo. No hay que perderse el museo que rodea el triforio ni el retablo de plata (considerado el tesoro más valioso de Kotor).

qué ver en Kotor

A la izquierda de la fachada de la catedral se encuentra el Palacio de los Drago, una de las construcciones civiles más bonitas de Kotor. Es imposible que al ver su fachada uno no viaje mentalmente hasta Venecia. Y si no, ya me contaréis.

Perderse por las calles de Kotor por la noche

Si bien las mañanas son tranquilas en Kotor, las noches resultan mucho más animadas. Los bares se llenan, los restaurantes tienen sus mesas siempre ocupadas, las tiendas abren hasta tarde. La vida en el centro histórico de Kotor termina tarde, incluso en algunos rincones hay música a un volumen tan elevado y tanta gente tomando copas, que la ciudad pierde un poco de ese encanto medieval que uno espera poder disfrutar cuando las calles se tiñen de dorado a la luz de las farolas.

Aun así, no hay que dejar de dar un paseo nocturno por la ciudad. Callejear en busca de rincones más tranquilos (complicado dar con alguno, la verdad), cenar a la luz de las velas o aprovechar para dar una vuelta sobre la muralla, con bonitas vistas sobre una bahía en la que no suele faltar un gran barco de cruceros anclado junto a la ciudad. También la zona del bastión Gurdic puede estar más tranquila. Y es un bonito lugar para hacer fotos a cualquier hora del día.

Qué ver en Kotor: excursiones y tours

Si vais a contar con poco tiempo para conocer los lugares que ver en Kotor y alrededores, una buena opción puede ser sumarse a alguno de los tours que se organizan en la ciudad. Os dejo unas recomendaciones con aquellos que para mí son los más interesantes.

Qué ver y hacer en los alrededores de Kotor

Si Kotor por sí solo ya es suficiente para animarse a recorrer la bahía a la que da nombre, el resto de pueblos y ciudades históricas de la zona bien merecen ser visitadas. Un viaje por la historia de esta parte de Montenegro, viendo restos romanos y palacios venecianos.

Recorrer en coche la bahía

Una de las mejores cosas que hacer en Kotor es sin duda recorrer toda la bahía en coche. O al menos el tramo que va desde Lepetane a Kamenari. Dos pueblos unidos por un ferry que funciona durante todo el día y que permite cruzar las aguas de la bahía en pocos minutos. Cuesta tan solo 5 € por coche con todos sus ocupantes.

Durante el viaje en coche por la carretera que bordea la bahía se pueden hacer múltiples paradas. El paisaje, con las escarpadas montañas como protagonistas, es espectacular. Los pueblos van salpicando el camino, muchos de ellos con antiguos palacios venecianos que abren sus puertas directamente a la carretera en el tramo que une Kotor con Lapetane. También en ese tramo está Crkva Gospe od Anđela, una pequeña iglesia que permite hacer preciosas fotos.

qué ver en Kotor

Visitar Perast, la ciudad más bonita que ver en la Bahía de Kotor

No sé si es correcto llamar a Perast ciudad. Hoy en día sería poco más que un pueblo junto al mar. Cuenta con tan solo una calle principal que discurre paralela a las aguas de la bahía. Desde ellas, estrechas calles y callejones trepan por la ladera de la montaña hasta la carretera. Desde lo alto, la vista de esta localidad de Montenegro es un regalo.

Una vez en las calles de Perast, hay que deambular un rato sin rumbo. Es el modo de ir descubriendo la treintena de palacios e iglesias de estilo veneciano que son un recuerdo de la belleza y el poder que debió tener esta ciudad. Después hay que subir a alguna de las barcas (5 € i/v) que llevan a la isla de Nuestra Sra. de las Rocas (Gospa od Skrpjela), una de las dos islas que tiene la ciudad. A la otra solamente se puede llegar nadando (hay una tirada) o en barca privada.

Contemplar al dios Hipnos en Risan

Risan es la localidad más antigua que ver en Kotor. Su historia se remonta al siglo III a.C., cuando en ella los ilirios levantaron una fortificación. Más tarde, con la llegada de los romanos, la población creció hasta superar los 10.000 habitantes. De esa época data la villa romana que se puede visitar en la ciudad. Conservada bajo una moderna estructura, la villa conserva una buena colección de mosaicos. La mayoría son sencillos, pero en lo que fue dormitorio hay un muy bien conservado en el que se puede ver a Hipnos, dios griego del sueño, apoyado en una almohada.

Hacer una parada en Prcanj

Para mí, una de las partes más atractivas de la Bahía de Kotor es el tramo que va desde la propia Kotor hasta Lepetane. Es ahí donde la carretera discurre encajada entre las casas palacio de estilo veneciano y el mar. Donde termina un pueblo ya se ve a lo lejos el siguiente, encaramado en las montañas, pero con casas que llegan al mar. Las casas que llevan siglos en este lugar son ahora privadas, lo que ayuda sin duda a conservarlas.

Así se van atravesando pequeños pueblos. Muo, Stoliv, Prcanj. Os recomiendo hacer una parada en este último. Hay que dejar el coche en cualquier hueco junto a la carretera (el tema aparcamiento no es sencillo en esta parte de la bahía) y ponerse a caminar por el pueblo. Casas de piedra, restaurantes y tiendas van saliendo al encuentro del visitante. También varias iglesias. Pero la que no hay que dejar de visitar es la Iglesia de la Natividad de la Virgen. Ya desde la carretera se ve la gran escalinata que lleva a la iglesia. El resto, os animo a descubrirlo por vosotros mismos.

Bañarse en la Bahía de Kotor

Aunque no faltan las playas en los alrededores de Kotor, son muchos los que no se resisten a darse un chapuzón en la bahía. No hay arena, en el mejor de los casos podéis encontrar una zona con piedras. Pero lo que más abunda son las estructuras de cemento entre la carretera y el agua. Mientras se circula junto a la bahía se puede ver a la gente que sale de su casa en bañador, toalla al hombro, lista para darse un baño o tumbarse un rato al sol. El agua está limpia y fresca. Además entre semana, cuando llega el mes de septiembre, te puedas bañar sintiendo que la bahía es toda para tí.

Herceg Novy, puerta de entrada a la bahía

Otra de las ciudades históricas que ver en la bahía de Kotor es Herceg Novy. Es la primera ciudad que ven los viajeros que llegan a este bello lugar de Montenegro a bordo de un crucero. El resto de turistas no siempre incluye Herceg Novy en su ruta, pues está algo alejada de la ciudad de Kotor. Y cuando se va a estar solamente un día en la bahía, al final hay que decantarse por unos u otros lugares.

Nosotros visitamos esta ciudad la primera tarde en el país. En ella descubrimos un lugar perfecto para disfrutar de una bella puesta de sol después de deambular por el centro histórico. Torres, un fuerte, palacios, gatos y hasta una calle construida con el mismo mármol que se utilizó en las calles de Dubrovnik. Eso es lo que espera al visitante en esta ciudad que además cuenta con un buen número de cafés y restaurantes.

qué ver en Kotor Herceg Novy

Disfrutar de una de las mejores playas de Montenegro

En la Península de Lustica hay pequeños pueblos de pescadores y buenas playas. Una de las mejores es Plavi Horizont. Una amplia playa de arena dorada, rodeada de pinares, con aguas turquesa, limpias y tranquilas gracias a la pequeña bahía que forman las rocas alrededor de ella.

Una parte de la playa está ocupada por tumbonas y sombrillas de alquiler. Pero el resto se puede ocupar sin problema (al menos de momento, ya veremos si no terminan copiando a sus vecinos albanos). Sin duda una de esas playas en las que disfrutar de un día de sol y mar.

Contemplar Kotor desde el Monte Lovcen

Si se viaja por Montenegro en coche, hay una carretera que merece la pena recorrer. No es apta para aquellos que se mareen con facilidad, pero el resto no se la puede perder. Curva tras curva (hasta un total de 25) las vistas sobre Kotor y la bahía van cambiado. Es dificil resistirse a parar en cada una de ellas. Yo os recomiendo parar unas tres veces, una al principio de la carretera, otra hacia la mitad, y por último, en lo más alto. Es ahí donde, en los días claros, la vista alcanza hasta el Adriático.

Comer y beber en Kotor

El casco histórico está lleno de bares, restaurantes, heladerías. Y todos ellos esperan a los cientos de turistas que  recorren las calles de la ciudad en busca de los lugares que ver en Kotor. El que más y el que menos tomará una cerveza o disfrutar de una comida.

Partiendo de que Kotor es una de las localidades más turísticas que ver en Montegro, no os sorprenderá si os digo que aquí los precios son bastantes más elevados que en otras ciudades del país. Para que os hagáis una idea. Tomar una cerveza  sentado en una terraza (tanto en Kotor como en Perast o Herceg Novi) costará entre 3 y 4 €. La misma cerveza de Cetiña, antigua capital del país) costará poco más de 2 €.

Pero hay que comer y beber, así que yo os voy a recomendar un par de lugares en la Bahía de Kotor que me gustaron especialmente. Y comentaros que absolutamente en todos los locales que paramos para comer, beber y comprar un helado nos admitieron la tarjeta de crédito como forma de pago.

Gradska Kafana (Herceg Novi)

Aunque kafana quiere decir taberna, la verdad es que este café/bar/restaurante tiene poco de ello. Gradska Kafana ocupa una preciosa villa que se ha restaurado con mucho acierto. El interior es elegante y la amplia terraza es un buen lugar para cenar o tomar una copa. Pero el lugar más coqueto sin duda de este restaurante es su balcón con pequeñas mesas decoradas con imágenes de la ciudad. El lugar perfecto para disfrutar de la mejor puesta de sol con vistas al mar y al fuerte de la ciudad. Tiene buen pescado y las pizzas son deliciosas.

Bastion 3 (Kotor)

Para comer o cenar en este restaurante del Kotor, solamente hay que dejar el centro histórico por la Puerta del Río, caminar de frente unos metros, y allí se encuentra Bastion 3. Es un local muy grande, con un amplio local cerrado y una gran terraza cubierta de parras. La cocina es sencilla y tradicional. Merece la pena preguntar a los camareros sobre los platos típicos de Montenegro. Nosotros probamos una gran hamburguesa (suficiente para comer dos personas) y unos deliciosos gnocchi.

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]