que visitar en frankfurt

Que visitar en Frankfurt en un fin de semana

Mi primera escapada viajera de este año ha tenido como destino una ciudad de Alemania. Os aseguro que no estaba en mis planes viajar a Frankfurt. Pero cuando me puse a buscar vuelos para un viaje a principios de febrero la oferta para viajar a esta ciudad era tan buena que no pude resistirme. Cierto que en tierras alemanas hace mucho frío en invierno. Y que la ciudad a la que iba a viajar no parecía tener demasiados atractivos para el turista. Sin embargo me lié la manta a la cabeza y compré los vuelos. También animé a una de amigas a venirse conmigo. Juntas empezamos a averiguar que visitar en Frankfurt. Y encontramos un puñado de cosas que convierten a esta ciudad en un destino perfecto para un fin de semana.

Que visitar en Frankfurt

Conocida popularmente como “Mainhattan”, haciendo referencia al río que la cruza, esta ciudad es la sede de una de las mayores bolsas europeas y del Banco Central Europeo. En ella se celebran algunas de las más importantes ferias comerciales del mundo.

La mayoría de los lugares que hay que visitar en Frankfurt están en su Altstadt o centro histórico. Y al resto de sitios de interés turístico en la ciudad se puede llegar casi siempre andando. O bien utilizando el cómodo servicio de transporte público para alcanzar algún lugar más alejado.

Römerberg

Sin duda esta plaza de uno de los lugares que visitar en Frankfurt. La ciudad quedó destruida tras la Segunda Guerra Mundial. Y esta plaza fue reconstruida en parte con edificios de entramado de madera y tejados a dos aguas. Una recreación que permite imaginar como debía ser esta plaza, e incluso la ciudad, antes de la guerra.

que visitar en frankfurt

En la plaza hay dos fuentes. La más famosa de ellas es la Fuente de la Justicia, en el centro de Römerberg. Sin embargo, al igual que otros muchos lugares del centro de Frankfurt, encontramos que la fuente estaba siendo restaurada. La segunda de las fuentes de la plaza es la de Minerva. Esta fuente es una sencilla columna de piedra arenisca coronada por una estatua de Minerva. Para verla hay que ir hacia las casas del lado este de la plaza. Pero os aseguro que la fuente pasa casi desapercibida.

que visitar en frankfurt

Otro de los lugares que se pueden visitar en Römerberg es la Iglesia de San Nicolás (Alte Nikolaikirche). Es una de las pocas estructuras del Altstadt que sobrevivieron a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sus muros blancos y su única torre dominan la parte sur de la plaza. Su interior es austero, con varias sepulturas. Es el templo protestante más antigua de la ciudad, aunque durante el siglo XV sirvió como almacén, volviendo a recuperar su función como iglesia en el siglo XVIII. Se puede visitar de forma gratuita.

Römer

El edificio del Ayuntamiento es el que da nombre a la plaza más bonita que visitar en Frankfurt. El edificio ocupa parte del lado oeste de Römerberg y enseguida se le reconoce por las banderas de su fachada. El antiguo ayuntamiento está formado por tres edificios del siglo XV. Todos tienen el tejado a dos aguas con la parte frontal escalonada. Es sin duda uno de los elementos más característicos del edificio.

que visitar en frankfurt

Era en este lugar donde se celebraba la coronación de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Hoy en día se puede visitar la Kaisersaal. Una gran sala con bóveda de cañón y grandes ventanas a la plaza. Las paredes de esta sala está decoradas con retratos de esos emperadores, entre los que se encuentra el de Carlos V. Para llegar a esta sala hay que rodear el ayuntamiento por la izquierda. Se accede a un patio (que nosotras encontramos en obras) y desde allí una bonita escalera lleva hasta la entrada a la sala. El precio del acceso es de 2 euros. Está abierta al público de 10:00 a 13:00 horas y de 14:00 a 17:00. Cierra si hay algún evento.

Eiserner Steg

Este puente peatonal de hierro sobre el río Meno es sin duda uno de los lugares que visitar en Frankfurt. Fue construido originalmente en 1868 y reemplazado en 1912 por una construcción ampliada. Esta fue destruida en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Pero ya estaba de nuevo en pie en 1946, aunque el aspecto actual data de su última reconstrucción en 1993. Se puede acceder a él por escaleras, rampas e incluso en ascensor.

Merece la pena pasear por este puente por las vistas que ofrece del río y de la ciudad. Una de las cosas que nos llamó la atención es la frase escrita en griego sobre uno de sus travesaños. Investigando he encontrado su traducción: “Navegando en el mar oscuro hacia personas de otros idiomas”.

que visitar en frankfurt

Y como en Frankfurt no podía faltar un puente lleno de candados, los encontraréis en este lugar. A mi parecer se ha convertido en una fea costumbre que ya da la vuelta al mundo.

Goethe-Haus

Igual que uno de los lugares que hay que ver en Núremberg es la casa de Alberto Durero, el artista más célebre de esa ciudad de Baviera, entre los lugares que hay que visitar en Frankfurt está la casa del poeta Johann Wolfgang von Goethe.

La que fue su residencia natal quedó totalmente destruida en la Segunda Guerra Mundial. Solamente se salvaron sus bodegas. Sin embargo la casa ha sido reconstruida con mucho acierto. El recorrido por la casa conduce al visitante desde la cocina y el comedor de la planta baja hasta la recreación de la habitación en la que vino al mundo Goethe en la segunda planta. Durante el recorrido se pueden ver la biblioteca, la habitación de su hermana Cornelia o la sala de música. De las paredes cuelgan retratos de la familia del artista.

que visitar en frankfurt

La decoración de la vivienda corresponde a la que tenían las casas de la alta burguesía de la época, finales del siglo XVIII y principios del XIX. A mi me llamaron especialmente la atención las bonitas estufas que había en cada estancia y el sistema por el que se llenaban de madera o carbón desde el rellano de cada planta. El sonido del suelo de madera me hizo retroceder en el tiempo, como si realmente esta casa tuviera siglos de antigüedad y no sola las décadas que han trascurrido desde su reconstrucción.

Otro de los elementos más atractivos de la casa es la gran escalera que lleva desde la planta baja al tercer piso. En los pisos inferiores la barandilla es de forja, con las iniciales de los nombres de los padres de Goethe. Toda la información para la visita de esta casa la podéis encontrar en la web de Goethe Haus.

Alte Brücke

Si bien este puente no tiene el encanto del Eiserner Steg, lo que si os puedo garantizar es que desde él desde se consiguen las mejores vistas de Frankfurt. Anteriormente hubo en este mismo lugar un puente de piedra que desapareció en marzo de 1945 debido a los bombardeos aliados.

Hoy el puente en general no presenta mayor interés que las vistas que regala. Desde el lado que mira al oeste se puede ver la torre de la Catedral, parte de los tejados de Altstadt y al fondo los rascacielos de Frankfurt, entre los que sin duda destaca la Main Tower. Esta torre de más de 200 metros de altura es uno de los lugares que hay que visitar en Frankfurt. En lo alto hay un mirador que permite disfrutar de una vista diferente de la ciudad. Sin embargo nosotras no subimos. Durante nuestra visita el sol apenas lució, y no nos apetecía nada gastarnos los 7,50 euros de la entrada para ver poco más que niebla y nubes.

que visitar en frankfurt

Kaiserdom

La Catedral Imperial de Frankfurt, dedicada a San Bartolomé, es otro de los edificios que hubo que reconstruir tras la Segunda Guerra Mundial. Poco quedó del templo que comenzó a edificarse en el siglo XIII. Pero hoy en día, la torre de esta iglesia de arenisca roja domina el casco antiguo de la ciudad y es el templo más grande de la ciudad.

El acceso a su interior es gratuito. Una vez dentro, se agradece la calefacción, sobre todo si como nosotras visitáis la ciudad en pleno invierno. No hay que perderse algunas de las lápidas funerarias que adornan las paredes. Ni dejar de entrar a la Wahlkapelle. Esta situada al final de la nave derecha y en ella fueron coronados varios de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico.

Uno de los lugares que merece la pena visitar en Frankfurt es el mirador de la torre de la Catedral. Cierto es que la subida no es apta para todos. Hay que subir 328 escalones que en algunos tramos forman una estrecha escalera de caracol. Allí se juntan los visitantes que suben y bajan. Y os aseguro que a veces la cosa se complica bastante. Pero una vez arriba uno se da cuenta de que el esfuerzo ha merecido la pena. A mi me encantó ver la ciudad desde esa perspectiva. Los techos a dos aguas del casco antiguo bajo nuestros pies. El río a poca distancia. Y enfrente esos rascacielos que a esa altura ya no parecían tan altos.

que visitar en frankfurt

Cementerio judío

Al ponerme a investigar que visitar en Frankfurt antes de nuestro viaje, descubrí que en esta ciudad alemana había un cementerio judío. Supuse que sería un lugar pequeño y apartado. Pero estaba equivocada. Se trata de uno de los lugares más evocadores del centro de la ciudad. El alto muro que lo rodea está cubierto de pequeñas placas, cada una con el nombre de uno de los 11.000 judíos de Frankfurt que murieron en los campos de concentración.

que visitar en frankfurt

Para poder acceder al interior hay que pedir la llave en el cercano Museum Judengasse. Las entregan sin problema siempre que se deje un documento de identidad. Nosotras accedimos al cementerio mientras caía la nieve. Cerramos tras nosotras la puerta y deambulamos entre el tercio de las lápidas originales que sobrevivieron a la destrucción nazis. Casi todas estas lápidas están a la izquierda de la entrada y desde luego eran muchas más de las que yo esperaba encontrar.

que visitar en frankfurt

El recinto del cementerio es bastante grande, yo diría que incluso más que el del famoso cementerio judío de Praga. Solo que aquí gran parte del lugar es como un jardín cubierto de hierba. Si decidís visitar este lugar recordad que no podréis en las festividades judías. El resto de los días se puede acceder a él en el horario del museo que presta la llave.

Städel Museum

Este atractivo museo se inauguró en 1815 y sin duda, si te gusta el arte, es uno de los lugares que merece la pena visitar en Frankfurt. Además no es una de esas pinacotecas gigantescas e inabarcables. El Städel Museum tiene un tamaño muy asequible. Se divide en cuatro plantas, estando la recepción, la tienda de recuerdos, la consigna y la cafetería en la planta principal. Desde ella se puede bajar a la sala subterránea. Resulta deslumbrante por su blancura. De las paredes cuelgan obras de artistas contemporáneos. Entre ellos Francis Bacon o Andy Warhol.

que visitar en frankfurt

En la primera planta, la que a mi más me gustó, se pueden ver obras maestras de Cézanne, Munch y Renoir. Sin olvidar a Degás o Monet. Entre todas ellas no pasa desapercibida una escultura de Rodin ni el famoso retrato de Goethe en la campiña romana.

que visitar en frankfurt

El último piso es el lugar en el que sobre paredes de intensos colores rojos, azules o verdes cuelgan obras de los viejos maestros. Vermeer, Jan van Eyck o Tiepolo son algunos de los artistas cuyos cuadros se exponen en este museo junto a alguno de Velázquez, Murillo o Ribera.

El museo se puede visitar en un par de horas. Y si la hora de tu salida coincide con el anochecer podrás disfrutar de una preciosa vista del río con la ciudad iluminada tras él.

Si quieres conocer los datos de horarios y precios, visita la web del museo y podrás verlos actualizados: Städel Museum.

Zeil

Se trata de la avenida comercial por excelencia de Frankfurt. Si queréis ver a los habitantes de la ciudad en su momento compras, solo hay que ir a esta calle un sábado por la mañana. La gente va y viene de un centro comercial a otro. Tiendas de las franquicias más conocidas también están representadas en esta calle. De entre todos los centros comerciales destaca la arquitectura de uno de ellos: MyZeil. Su fachada de espejos es cuando menos singular. Y si con suerte encontráis el mirador de su cuarta planta abierto podréis disfrutar de una bonita vista del casco antiguo de Frankfurt.

que visitar en Frankfurt

No lejos de esta artería comercial se puede ver uno de los pocos edificios que no fueron destruidos en la Segunda Guerra Mundial. Se levanto en 1730 y en su momento fue cuartel de la policía municipal. El edificio lo ocupa un restaurante desde 1904. Su nombre es Café Hauptwache.

que visitar en frankfurt

A pocos metros se puede ver otras de las construcciones más antiguas de la ciudad. Curiosamente también alberga un restaurante. Se trata de la Eschenheimer Turm. Un torre del siglo XV que formaba parte de las antiguas murallas de Frankfurt.

Mercados de Frankfurt

A mi me gusta mucho visitar los mercados de las ciudades por las que paso. Y en Frankfurt pude ver dos de ellos. El primero estaba muy cerca de nuestro hotel, en Konstablerwache. Allí desde primera hora de la mañana se monta el mercado de productos agrícolas, con puestos de flores, frutas, verduras e incluso algunos donde tomar una copa de vino.

que visitar en frankfurt

Encontramos en nuestro deambular por las calles de Frankfurt otro mercado: Ziegelgasse. En este caso se trata de un mercado cubierto. En su puerta había mucha animación, con puestos de comida y vino. Y mucha gente con una copa en la mano disfrutando de una relajada charla a pesar del frío que hacia en la calle. Dentro del mercado vimos también algún restaurante. Pero sobre todo los típicos puestos como los de cualquier mercado. Carne, fruta, verdura, encurtidos,… Eso sí, todo a un precio que nosotras nos pareció desorbitado. Pero también es cierto que el aspecto de cada producto era excepcional. Digo yo que cada una de esas manzanas bien deben valer lo que costaban.

que visitar en frankfurt

IG-Farbenhaus

Estoy casi segura de que todos sabéis que fue el Zyklon-B y para que se utilizó. ¿No lo sabes? Pues es el gas con base de cianuro que se usó en los cámaras de gas de los campos de concentración nazis. Pues bien, ese gas se fabricó en Frankfurt. El enorme edificio de siete alturas construido en 1931 y que era la sede de Ig-Farben. Un gran empresa de productos químicos alemana formada, entre otras, por Agfa, Bayer o BASF.

Hoy en día este edificio forma parte del campus de la Universidad Johann-Wolfgang-Goethe. Se puede acceder al edificio, dentro del cual hay una exposición sobre la historia del lugar y de la ciudad. Lo más curioso del lugar son sus ascensores paternóster. Solo funcionan entre semana, y para subir a ellos hay que saltar a su interior. O bien dar también un salto para abandonarlos. Estos ascensores reciben su nombre de su similitud a un rosario. Y es que no son otra cosas que una cadena de compartimentos abiertos que suben y bajan sin detenerse. Nosotras nos quedamos con las ganas de verlos en funcionamiento.

que visitar en frankfurt

Jardín de las Palmeras

Os confieso que esta es una de las visitas que yo me hubiera saltado con gusto en Frankfurt. Pero era algo que le apetecía mucho a Cris, mi compañera de viaje. Y ya sabéis, viajar con amigas es lo que tiene. Una veces tiene que ceder una y otras veces la otra. Aunque este lugar está alejado del centro se puede llegar a él fácilmente en metro, pues hay una estación a pocos metros de su entrada.

que visitar en frankfurt

Este jardín botánico me recordó en algunos aspectos al de Lisboa. Fue fundado en 1871 y cuenta con amplios jardines con cuidadas praderas, estanques y fuentes. Es cierto que al ser invierno no estaba especialmente atractivo. Pero más que de sus jardines, de lo que de verdad presume el PalmenGarten es de sus invernaderos. En ellos se recrean diferentes ambientes, desde el desierto a los trópicos. Hay una invernadero dedicado a las palmeras, el más impresionantes de todos y que da nombre al jardín. Junto a él hay otro invernadero en el que se realizan exposiciones temporales. En la fecha de nuestra visita tenía lugar la dedicada a las camelias.

que visitar en frankfurt

Durante el verano hay conciertos en los jardines, e incluso se pueden alquilar barcas para remar un rato en el estanque. Algo que en invierno y con nieve no apetecía mucho.

Si te interesa visitar en Frankfurt este jardín botánico, encontrarás todos los datos sobre precios y horarios en su web: PalmenGarten.

Cómo llegar a Frankfurt

Nosotras viajamos a Frankfurt desde Madrid. Fue un vuelo directo con Ryanair. Lo mejor, el precio: el vuelo ida y vuelta, con embarque prioritario (no queríamos que nos bajaran las maletas a la bodega) nos costó 60 euros a cada una. Lo peor, el retraso en la salida. Teníamos que haber aterrizado en el aeropuerto de Frankfurt a las 8 y lo hicimos a las 9. Aunque generalmente no tengo problema para volar con esta compañía aérea reconozco que los retrasos de los últimos viajes que he hecho con ellos hacen que me replantear si repetir.

Los vuelos de Ryanair llegan a la Terminal 2 del aeropuerto de Frankfurt. Desde allí se puede ir hasta la Terminal 1 utilizando el servicio gratuito de autobús que une ambas terminales. Estos autobuses pasan casa 10 minutos. La otra opción para ir de una a otra terminal es el tren elevado cuya frecuencia es de uno cada 3 minutos. ¿Por qué os cuento esto? Porque si queréis ir al centro de la ciudad en tren, éste tiene su estación en la Terminal 1.

La forma más económica de llegar a la ciudad desde el aeropuerto es en las líneas S8 ó S9 de la S-Bahn.  Ambas tienen parada en las estaciones de  Hauptbahnhof, Hauptwache y Konstablerwache entre otras. El trayecto dura entre 10 y 15 minutos dependiendo de a cual de estas estaciones te dirijas. El precio del billete de adulto cuesta 4,90 € y se adquiere en las máquinas de autoventa de la estación. Se puede pagar en efectivo o con tarjeta de crédito.

Dónde dormir en Frankfurt

Una de las cosas importantes a la hora de organizar un viaje por turismo a esta ciudad es buscar fechas en las que no haya ninguna feria. De otro modo los precios pueden ser realmente prohibitivos. Sin embargo, fuera de esas fechas, uno se puede alojar en un hotel de lujo a un precio bastante aceptable. No vamos a decir que esté regalado, pero si que puede costar hasta un 60% menos que en esos momentos en los que la ciudad se convierte en el centro del mundo de los negocios.

Nosotras buscamos para nuestro fin de semana un hotel que estuviera bien ubicado. Cerca de una estación de tren y metro. Y por supuesto, que fuera sencillo ir paseando a la mayoría de los lugares que hay que visitar en Frankfurt. La elección final fue The Westin Grand. Un hotel de lujo en el que desde la comodidad de la habitación a la atención del personal han colocado este establecimiento en la lista de esos a los que regresaría sin dudar.

Hoteles en Frankfurt

Dónde comer en Frankfurt

Algo que hay que tener muy en cuenta en Frankfurt son los horarios de las cocinas. Puede que los restaurantes cierren tarde. Que los comensales que se queden tomando una cerveza o una copa. Pero aunque sea así, la cocina casi con toda seguridad cerrada no más tarde de las diez de la noche.

Gracias al retraso en la llegada de nuestro vuelo a Frankfurt la primera noche el tema cenar resultó menos interesante de los que podíamos pensar. La opción fue la más práctica que encontramos dada la hora: recurrir al McDonalds que había en la calle paralela a la de nuestro hotel. Lo bueno de la experiencia es que pude cenar una hamburguesa con un toque alemán: además de tomate, la lechuga y la carne, la hamburguesa que elegí llevaba una kartoffelpuffer. Esa especia de torta de patata frita típica de Alemania.

Realmente el local en el que hubiéramos querido cenar esa noche era uno típico alemán que además estaba a cinco minutos andando del hotel. Su nombre es Zu den 12 Aposteln. Aunque no pudimos cenar en él, si que lo visitamos para tomar algo antes de irnos a dormir. Su sótano forma parte del restaurante, pero en una cena tienen una zona solo con mesas altas perfecta para tomar una copa o una cerveza.

La segunda noche en Frankfurt elegimos casi al azar un restaurante y la verdad es que acertamos. Se trataba del Restaurant Klosterhof. Un típico local alemán en el que las mesas se comparten, la cerveza llega en grandes jarras a todas la mesas y en los platos de la carta no faltan salchichas, codillo y platos de schnitzel elaborados de diferentes y deliciosas formas. El precio nos pareció bastante razonable: por 15 euros por persona se puede disfrutar de una suculenta cena.

que visitar en frankfurt

Frankfurt Card

Una forma de ahorrar algo de dinero durante la visita a Frankfurt es adquirir la Frankfurt Card. La hay con validez para uno o dos días. El precio en 2018 para estas tarjetas es de 10,50 y 15,50 euros respectivamente.

Antes de comprar la tarjeta hay que hacer cálculos. Con ella se puede acceder de forma ilimitada al transporte público de la ciudad. Pero en el tema visitas, poseer la tarjeta tan solo brinda descuentos en algunas de las atracciones de la ciudad. En lugares este descuento asciende al 50%, pero en otros es tan solo del 20%.

que visitar en frankfurt

¿Qué os ha parecido Frankfurt? ¿Os animáis a escaparos a esta ciudad alemana un fin de semana? Si ya la conocéis y podéis añadir alguna información seguro que la agradecen futuros viajeros.

Comentarios (10)

  1. Hola Kris!

    Qué bonita, Frankfurt!
    Toda una sorpresita, nosotros la hemos valorado como parte de una ruta por la zona (Colonia, Valle del Mosela…), pero nunca como escapadita de finde.

    El Jardín de las Palmeras nos ha recordado al Sky Garden, y el Zeil es muy chulo no?

    Un besote!

  2. Hola!!! Me encanto tu post!!!
    Nosotros visitamos Frankfurt ya hace un par de años y mientras te leía me entro la nostalgia de haber estado en ese hermoso lugar y habernos perdido de tantos sitios. No conocimos el cementerio, la casa de Alberto, ni el museo… Será señal de que que debemos volver???
    Gracias por compartir.
    Saludos 🙂

  3. Pues es más bonita de lo que imaginaba. Nosotros tenemos vuelos desde Porto y nunca me decido pero tras leerte ha subido puntos.
    Las casas con entramados de madera me encantan y la casa de Goethe es un buen atractivo para visitar la ciudad.
    Gracias por el paseo 😉

    1. Bueno… bonita la verdad es que no es. Pero cuando se viaja por turismo ya sabes que siempre se buscan los lugares interesantes y estos suelen como poco tener cierto encanto 🙂

  4. Nos ha gustado mucho el post ya que no conocemos la ciudad. Hicimos una ruta por Berlín, Munich y Núremberg y nos encantó. Realmente Alemania tiene mucho que ofrecer, siempre pensamos que tenemos que volver. Un abrazo viajera.

  5. Pensaba que en Frankfurt no había nada para ver y me ha sorprendido comprobar que hay más cosas de las que creía. Me has despejado la duda qué tenía sobre la inscripción en griego del puente, cuando vi vuestras fotos me entró la curiosidad.
    Y tampoco tenía ni idea de que allí había nacido Goethe y mucho menos que se podía visitar su casa.
    ¡Un post súper completo!
    Un abrazo.

Post a new comment