comer en corea del sur

Beber y comer en Corea del Sur

Corea del Sur es un país en el que se puede comer a cualquier hora. Y cualquier tipo de comida. Hay restaurantes que abren las 24 horas. Otros de cadenas internacionales. Muchas cafeterías y panaderías perfectas para desayunar. Restaurantes de comida italiana, china o japonesa. En Corea del Sur no vas a pasar hambre ni podrás decir “no encontré nada que no me gustara”. Eso sí, atentos porque en las ciudades más pequeñas como Gyeongju muchos restaurantes cierras a las 21:00 horas. Pero ¿queréis saber que beber y comer en Corea del Sur?. Os lo voy a contar.

Comer en Corea del Sur

Uno no puede viajar a Corea del Sur y no probar su platos más tradicionales. Merece la pena disfrutar de una comida típica coreana. Pero, si vamos a comer en Corea del Sur ¿qué será lo que llegue a nuestra mesa?

La cocina coreana se caracteriza por la amplia variedad de carnes y pescados utilizados, así como de vegetales. Son muy comunes las comidas fermentadas y preservadas. Suelen ser extremadamente picantes para el gusto occidental.

Presupuesto para Corea del Sur

Platos de comida fermentada

Estas comidas fermentadas forman parte de la cantidad de platos que se sirven en la mesa durante una típica comida coreana. Todo llega a la mesa a la vez, en pequeños cuencos. Aquí no hay intervalo ni orden a la hora de comer una cosa u otra. Algunos de los platos con alimentos fermentados que se pueden comer en Corea del Sur son estos:

  • Kimchi: repollo coreano picante fermentado.
  • Jeotgal: mariscos fermentados salado.
  • Doenjang: pasta de soja fermentada.

Estos platos se conservan muchas veces en los tradicionales recipientes de barro. Los podéis ver a la venta en los mercados. Y en la parte trasera de los templos o algunas casas los encontraréis apiñados llenos de comida esperando ser consumida.

comer en corea del sur

Platos tradicionales coreanos

Además de los productos fermentados, hay un buen número de deliciosos platos tradicionales que se pueden comer en Corea del Sur. Algunos de ellos son deliciosos y los querréis comer siempre que sea posible.

Bibimbap

Este plato es una mezcla de arroz con un surtido de vegetales. Probablemente sea uno de esos platos que gustan a todo el mundo. Sobre todo porque es de los platos menos picantes que se pueden comer en Corea del Sur.

Samgyetang

Deliciosa sopa de pollo con ginseng. El pollo se rellena con castañas, ginseng y ajo para luego cocerlo consiguiendo un delicioso caldo.

Namul

Es un plago hecho a base de verduras. Hay cientos de ellas en Corea del sur. Se las cocina dejándolas ligeramente enteras o se las fríe con aceite. Luego se añaden semillas, ajo o salsa de soja.

Bulgogi

Este plato no tiene mucho misterio. Se trata de cerdo o ternera cortado en finas lonchas. Luego se condimenta con azúcar, salsa de soja, ajo triturado, cebolla y aceite de sésamo.

Galbi

Costillas asadas previamente condimentadas como el bulgogi. Ambos platos se cocinan a la parrilla.

Bab

El arroz hervido es el alimento principal de la dieta coreana. A partir de ese ingrediente básico se pueden hacer gachas (juk) añadiendo por ejemplo pollo, setas o alubias.

Mandu

Es una bola de masa guisada, rellena con ternera, setas, calabacín salteado y brotes de soja. En ocasiones la ternera se cambiar por pollo, cerdo o pescado.

Jokbal

Es un plato hecho con patitas de cerdo. Muy popular en algunas ciudades, hay incluso calles donde solamente hay restaurantes dedicados a este plato. La carne se hierve con verduras y cuando están blandas se cortan en lonchas gruesas y se sirven con salsa de gamba. Es un plato sabroso y bastante económico.

Gimbap

Similar a los makis japoneses, solo que en este caso el arroz se sazona con aceite de sésamo. Es un aperitivo muy popular.

Beondegi

Otro aperitivo muy apreciado por los coreanos. Son gusanos de seda hervidos. Se venden en puestos en la calle, pero también enlatados. Confieso que me parecieron cero apetitosos.

Sannakji

Este plato es otra de esas cosas que comer en Corea del Sur que muchos preferiremos no probar. Son pequeños pulpos que se condimentan con aceite de sésamo… y se comen vivos.

Beber en Corea del Sur

En cuanto a la bebida, al viajar a Corea del Sur descubrí que sus habitantes adoran el café. Hay muy buenas cafeterías en las que relajarse con una taza de café que suele saber aún mejor que huele. Los tés también son una bebida habitual. Y por supuesto es sencillo encontrar los típicos refrescos que hay en todo el mundo.

En cuanto a las cervezas de Corea del Sur, hay dos marcas que encontraras por todas partes: Cass y Hite. No son caras y se pueden encontrar en cualquier lugar.

Si buscamos bebidas típicas del país habrá que probar el soju, un licor hecho de extracto de arroz que se podría comparar con el vodka. El maehwasu, hecho con cirulas, es conocido como el soju femenino, pues es más suave que este. Hay una bebida conocida como el vino de arroz coreano: makgeolli. Es algo dulce y de aspecto lechoso.

Etiquetas

Comentarios (06)

    1. Yo lo pruebo todo… el pulpo vivo llegó a mi mesa sin esperarlo, y se terminó de cocer delante de mi. Un cuadro, la verdad. Pero eso de los mini pulpitos pequeños me lo salto seguro 😉

  1. Tanto leer sobre comida ha hecho que se nos abra el apetito, jajaja. De los platos que mencionas, estamos seguros de que nuestro favorito sería el Mandu. Y el que probablemente no probaríamos sería el Beondegi, por mucho que los gusanos estén hervidos… 😉

    Saludos.

  2. Leyendo el post me ha recordado mucho a lo que comíamos en Corea del Norte, aunque allí la variedad era más escasa. De nombres, eso sí, solo recuerdo el kimchi, que nos lo metían a todas horas y la verdad es que no megustaba nada de nada.

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?