10 cosas que hacer en Carcassone en Navidad

por Cristina
Crcassone en Navidad

La pequeña ciudad francesa de Carcassone es una de las más conocidas del sur de Francia gracias a su magnífica fortaleza Patrimonio Mundial de la UNESCO. Son muchos los visitantes que cada año la visitan como parte de la ruta por los Castillos Cátaros. Nosotros sin embargo la hemos incluido en una ruta muy diferente: la que nos ha llevado a recorrer Occitania en busca de la Navidad. Tras viajar a Toulouse comenzamos nuestro viaje por tierras francesas y finalizamos nuestra ruta en Carcassone y su Navidad. Porque además de visitar su impresionante fortaleza y descubrir su historia, hemos visto que esta localidad también se viste de forma especial para celebrar el Adviento y las fiestas navideñas.

Carcassone en Navidad

Qué hacer en Carcassone en Navidad

Cómo no conocíamos Carcassone teníamos claro que aunque el viaje tenía como hilo conductor la Navidad en el sur de Francia, no podíamos dejar de visitar los lugares más destacados que ver en Carcassone. Pero eso lo vamos a dejar para otro artículo. Aquí os voy a contar que hemos hecho y que ofrece Carcassone en Navidad. Una ciudad que a pesar de ser muy turística durante todo el año es durante el invierno cuando recibe menos visitantes. Y eso que a sus atractivos habituales se suman la decoración navideñas y un puñado de eventos que hacen disfrutar a pequeños y grandes.

Nosotros teníamos solamente un día para visitar la ciudad, ver los lugares turísticos, disfrutar de la iluminación navideña y de las instalaciones repartidas por la ciudad con motivo de las cercanas fiestas. Creo que sacamos partido a las 24 horas que estuvimos en Carcassone y disfrutamos (con lluvia incluida) de la Navidad en esta ciudad en la provincia occitana de Aude.

Patinar sobre hielo

Son tres las plazas de Carcassone en las que la Navidad toma especial protagonismo. Una de ella es la Place Carnot, en el centro de la Bastide Saint-Louis. Esta plaza está adornada por una fuente dedicada a Neptuno. Es alrededor de ella donde se instala la pista de hielo de Carcassone. Y a ésta la rodea el Mercado de Navidad. Sin duda el lugar perfecto para salir a pasar un rato deslizándose sobre el hielo en una de las plazas más bonitas de esta ciudad.

El horario de apertura de la pista de hielo varía según el día de la semana y también del mes. Para comprobar las horas en las que este lugar estará abierto lo mejor es acercarse a la Oficina de Turismo y solicitar el folleto La Magie de Noël. En él están los horarios y precios de todas las actividades que se pueden realizar en Carcassone durante la Navidad.

¿Queréis saber si yo me animé a dar unas vueltas sobre esta pista helada? Pues os tengo que confesar que me quedé con las ganas, pero no se patinar y arriesgarme a una caída, sinceramente, no me apetecía nada de nada. Para aquellos más atrevidos, deciros que una hora de patinaje (con patines incluidos) cuesta 5 €.

Carcassone en Navidad

Beber vino caliente

A mi no me gusta el vino, pero a esto de beber vino caliente le he ido cogiendo el gusto tras visitar mercados navideños de Alemania, Francia, Bélgica o Lituania. En cada país deben tener su propia receta, y por supuesto, su vino. Así que desde ya os digo que el vin chaud francés es diferente al glühwein alemán. En Francia, dónde dicen que la tradición de añadir especias al vino se remonta a la época romana, se puede tomar vino caliente blanco o tinto. La receta incluye algún cítrico, especias cómo el clavo o la canela y se sirve en vasos de plástico. Algunos pueden tener una decoración especial en la que se menciona el año y el Mercado de Navidad en el que se ha tomado.

La verdad es que esta bebida caliente entona el cuerpo, y sobre todo, calienta las manos mientras se toma. De modo que después de dar unas vueltas por la pista de hielo, seguro que a más de uno un vaso de este vinito le sienta de maravilla.

Carcassone en Navidad

Visitar una exposición de Belenes

Cada Navidad en Carcassone se puede visitar (de forma gratuita) una exposición de belenes en la Iglesia Saint-Vincent, en la Bastide Saint-Louis. Está muy cerquita de la Place Carnot y unos minutos serán suficientes para disfrutar de la colección de belenes de distintos lugares del mundo que esta sencilla iglesia expones en sus capillas. Este año hemos visto belenes de Portugal, del Congo o de Mali. Formas muy diferentes de interpretar un mismo acontecimiento.

Carcassone en Navidad

Sentirse como Frozen

Esta exposición de la que ahora os hablo os dejará helados. Literalmente. No se si tiene lugar todos los años, pero si visitáis Carcassone en Navidad y tenéis oportunidad, no dejéis de adentraros en este pequeño mundo de hielo.

En el espacio Halles Prosper Montagné (a escasos metros de la Place Carnot) se instala Rêve de Glace. Las protagonistas de esta muestra son grandes figuras hechas de hielo. Allí está Papá Noel junto a la luna, algún ciervo y niños que juegan con un trineo. La entrada cuesta solo 2 € y no hay que olvidar bufanda, gorro y guantes si quieres aguantar el frío que hace en la sala.

Carcassone en Navidad

Ver la ciudad desde lo más alto

En Navidad, en la Place Andre Chénier, se instala un pequeño parque con atracciones para los más pequeños. Allí está también, junto al Canal du Midi (sí, el mismo que se puede ver en Toulouse), la Grande Roue. O lo que es lo mismo, la noria. Nosotros, a pesar de que llovía cuando llegamos, no pudimos resistirnos a dar una vuelta en ella. Las vistas desde lo alto son una maravilla, con la plaza a los pies iluminada por Navidad y al fondo, la Ciudad Medieval de Carcassone. Palabra que las vistas bien valen los 5 € que cuesta la vuelta en esta noria.

Carcassone en Navidad

Gritar con la realidad virtual

Es lo que al parecer hice yo desde que la «máquina» en la que subí empezó a funcionar. Aquello era cómo estar en una atracción gigante desde la que me sentía caer al vació. Divertido y emocionante a la vez. Cómo estar de verdad subido en una atracción real. Yo veía a la gente antes de mi y parecía que no pasaba nada tras esas gafas que les tapaban media cara. Cuando probé no era capaz de entender como no hacían gestos ni gritaban cuando se sentían caer. Creo que para disfrutar de verdad de esta actividad hay que olvidar que hay un montón de gente que te mira y dejar que la adrenalina haga el resto.

Si os animáis a probar esta experiencia seguro que lo pasáis genial. Hay varias máquinas distintas, desde un coche a una moto. O las que simulan atracciones como la montaña rusa. El precio es de 5 € y los horarios, al igual que en la pista de hielo, varían a lo largo del periodo navideño. ¡Ah! La carpa en la que disfrutar de esta actividad está en la Place de Général de Gaulle.

realidad virtual

Pasear buscando la Navidad

Una ciudad sin luces navideñas no es una ciudad lista para celebrar las fiestas. En Carcassone lo saben, y cada Navidad, la Bastide Saint-Louis se ilumina de forma especial. El Portal des Jacobines, al sur de este recinto amurallado, da la bienvenida a los visitantes con sus luces. Y desde allí, solo hay que caminar por la Rue Courtejaire para poder contemplar algunas de las iluminaciones más bonitas de Carcassone. Otras de las calles con mejores luces de esta parte de la ciudad son Rue Georges Clemenceau, Rue d’Armagnac y la Rue Chartran.

Dejando atrás la muralla de la Bastide Saint-Louis merece también acercarse cuando ya ha oscurecido hasta la Place Gambetta. Allí, además de decoraciones navideñas y un árbol de Navidad se puede disfrutar de la iluminación sobre la fachada del Museo del Bellas Artes.

Carcassone en Navidad

Recorrer la Ciudad Medieval por la noche

Si la parte baja de Carcassone se decora de forma especial por Navidad y es en ella donde tienen lugar la mayoría de los eventos para conmemorar estas fiestas, la Ciudad Medieval también merece ser visitada cuando llega diciembre. El paseo hasta ella comienza en el Puente Viejo. Con una discreta decoración navideña, desde él se tienen algunas de las vistas más bonitas de esta fortaleza francesa. Por la noche no son muchos los que se animan a dar este paseo, así que con suerte, puede que os pase cómo a nosotros: que tengáis el puente y las calles hasta la ciudadela para vosotros solos.

Cuando se alcanza la Porte Narbonnaise y la Place du Prado ya se aprecia la suave y dorada iluminación que decora esta parte de Carcassone. Sencillos árboles de Navidad, luces en las estrechas calles y guirnaldas en los pozos acompañan a quienes se animan a dar un paseo nocturno por este lugar mientras sopla el cers, un viento frío y seco, que obliga a ajustarse el gorro y enrollarse bien la bufanda mientras el único ruido que se escucha en la ciudad son los pasos de visitantes sobre las calles empedradas.

Carcassone en Navidad

Dormir en un edificio del siglo XIX

Si algo no falta en Carcassone son alojamientos turísticos de todas las categorías. Elegir puede ser tarea complicada, pero si se visita a ciudad en Navidad creo que lo más acertado es elegir alojamiento en la zona de la Bastide Saint-Louis. Es ahí dónde tienen lugar la mayoría de los eventos para celebrar las fiestas. Y tan solo 20 minutos separan esta parte de Carcassone de la Ciudad Medieval.

Nosotros nos hemos alojado en una preciosa chambre d’hotes (un B&B a la francesa). Su nombre es Les Chambres d’Aimé y está ubicada en la Rue Aimé Ramond, a unos 200 metros de la Place Carnot. Este hotelito cuenta con cinco habitaciones repartidas en dos pisos de un edificio del siglo XIX. Ahí viven también los dueños que han hecho de su hogar un lugar en el que uno se siente cómo en casa. Habitaciones amplias, camas cómodas, decoración ecléctica con mucho carácter, suelos de madera,… No hay un pero en este hotel. La limpieza es perfecta, el desayuno sencillo pero con productos frescos de calidad. Sin duda uno de esos hoteles en los que repetir si vuelvo a visitar esta ciudad.

Las chambres d'aimé, Carcassone

Ir al Mercado de Navidad más grande del sur de Francia

Tan solo 65 kilómetros separan Carcassone de Castres. La carretera que une estas dos ciudades discurre entre campos de cultivo, pequeños pueblos y montañas. Es sin duda una bonita ruta para disfrutar del camino tanto como del destino. Si se cuenta con coche ir a Castres puede ser una buena idea, se tarda poco más de una hora en ir de una ciudad a otra y es en Castres donde tiene lugar el mayor mercado de Navidad del sur de Francia. Este mercado se anima especialmente durante la noche y es también al caer la noche cuando el espectáculo Fresques de Lumiere ilumina distintos espacios de la ciudad siendo una verdadera atracción para oriundos y visitantes.

Castres, Francia

¿Te ha gustado la Navidad en Carcassone? Pues hay muchos otros lugares en Francia perfectos para visitar en Navidad y que de momento no reciben el turismo de masas de Alsacia. Yo te recomiendo, además de un viaje navideño a Occitania, una ruta por los Castillos del Loira. En Navidad muestran una cara muy distinta a la del resto del año.

Quizás también te interese

6 comentarios

alvientooo 17 diciembre, 2019 - 10:44 am

No tengo perdón. Desde Barcelona se llega en un momentito y siempre que voy a Barcelona a ver a mis amigos siempre surge la oportunidad de acercarnos a Francia unos días y nunca me acabo subiendo al coche. Me encanta este plan navideño con su vino caliente, pista de hielo y pasear de noche por esta preciosa ciudad medieval. Este año no me dará tiempo pero lo anoto para una visita dentro de poquito.

Reply
Cristina 17 diciembre, 2019 - 5:55 pm

La verdad es que Carcassone está tan cerca de la frontera española que no cuesta trabajo llegar hasta allí… A la próxima no dejes de pasar los Pirineos y poner rumbo a esta bonita ciudad.

Reply
Maruxaina Bóveda 18 diciembre, 2019 - 2:06 pm

Carcassone en navidad ya debe ser de súper cuento! Nosotros la conocimos hace unos años (que me parecen siglos) pero de casualidad, porque había un vuelo barato desde Porto 😉
Me encanta la idea del patinaje sobre hielo, nosotros solemos ir a alguna de las pistas que instalan en Portugal. Y lo de la realidad virtual lo probé en el Futuroscope y también solté algún grito jajaja.
Un viaje súper bonito el que habéis hecho. Un abrazo.

Reply
Cristina 20 diciembre, 2019 - 7:40 pm

La verdad es que Carcassone está bonito dentro de la sencillez. Que nadie espere encontrar Alsacia al sur de Francia porque cerca de los Pirineos la Navidad se celebra de otra forma, y sobre todo, se celebra con menos turistas. Algo importante si se quiere disfrutar con cierta paz de algún lugar. Un beso y Felices Fiestas.

Reply
jordi (milviatges) 19 diciembre, 2019 - 11:57 pm

Hemos visitado varias veces Carcasona, pero jamás en Navidad. Es una muy buena excusa, desde luego. Debe ser chulo poder patinar en la misma ciudadela o disfrutar con los Mercados de Noel y el vino caliente, tan típico de estas latitudes. Sin embargo, lo que más me ha llamado la atencón es este Rêve de Glace. No creo haber visto ninguno en Europa.

Reply
Cristina 20 diciembre, 2019 - 7:41 pm

Vosotros tenéis muy cerca Carcassone, y la Navidad puede ser una buena escusa para volver. Eso sí, si vais a entrar a ver las esculturas de hielo ya podéis ir muy muy bien abrigados.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up