Castres: qué ver (también en Navidad)

por Cristina
Castres, Francia

Al comenzar a preparar nuestro viaje a Occitania en busca de la Navidad tenía claro que Toulouse, Albi y Carcassone formarían parte de nuestra ruta. Pero teníamos tiempo para conocer más lugares de esta región de Francia. Cuando me puse a investigar sobre otros lugares que ver en este viaje encontré una ciudad de la que no había oído hablar: Castres. Y lo mejor de todo es que descubrí que es precisamente en este localidad en la que se celebra el mayor mercado de Navidad del sur de Francia. Así que estaba claro que Castres iba a formar parte de nuestro itinerario por Occitania.

Cómo llegar a Castres

Ya os he dicho antes que Castres está en la región francesa de Occitania. Concretamente en el departamento de Tarn. Para que la situéis un poco mejor, os diré que está a tan solo 80 kilómetros al Este de Toulouse, a 40 al Sur de Albi y a 65 al Norte de Carcassone.

Coche

La forma más cómoda de llegar a Castres, sobre todo si cómo nosotros hacéis una ruta por la zona, es en coche. Las carreteras son buenas y además el paisaje es tan bonito que circular por ellas es una maravilla. Una vez en Castres el problema lo podéis tener para estacionar el coche. Todo el centro es de estacionamiento regulado de lunes a sábado. Las tarifas son muy económicas, el problema mayor sería el tiempo límite que el vehículo puede permanecer en una plaza de aparcamiento. Otra opción es recurrir a un parking cubierto. Hay uno en el centro, el Parking Q-Park Castres Berges. Las plazas son diminutas pero es la mejor opción si te quieres olvidar del tiempo que lleva tu coche aparcado en una plaza de estacionamiento regulado.

Nosotros dejamos el coche en ese parking pero antes de irnos a dormir lo sacamos a la calle. Por la noche (y domingos) no hay que pagar y además el centro parece quedarse desierto por lo que es muy sencillo encontrar una plaza para estacionar.

Tren

Si habéis llegado a Toulouse (hay vuelos directos todos los días entre Madrid y el aeropuerto de Toulouse con Iberia Express) y queréis ir a Castres, ya sea para pasar el día o para continuar ruta, podréis ir en tren desde esta ciudad. Hay varios trenes a lo largo del día que unen ambas localidades. Parten de la estación Toulouse Matabiau Train Station y tardan alrededor de 1,20 horas en llegar a Castres. Desde la estación de tren de esta última ciudad hay tan sólo 1 kilómetro hasta el centro.

Autobús

La compañía de autobuses Tarn Bus realiza trayectos a Castres desde Albi. Hay que tomar el autobús 703 en la Gare Routiere siendo el trayecto de entre 50 y 70 minutos dependiendo del tráfico.

Qué ver en Castres

Si bien incluir Castres en nuestro viaje navideño de este año se debió a la importancia de su mercado de Adviento, una vez en la ciudad descubrimos que hay en ella una pequeña lista de lugares a los que bien merece la pena dedicar una mañana. Para nosotros fue perfecto pernoctar en Castres: la noche la dedicamos a conocer la ciudad ilumina y a disfrutar de los eventos que se celebran con motivo de la Navidad y la mañana siguiente a pasear por la ciudad en busca de los lugares que merecen ser visitados si uno pasa por esta sencilla y bonita ciudad francesa.

Castres, Francia

Pero antes de pasar a recorrer la ciudad, os voy a contar un poquito sobre ella para poneros en antecedentes. Empecemos por su fundación. Aunque su nombre provenga del latín castrum, en realidad esta ciudad nació en el siglo IX con la fundación de la abadía de Saint-Benoît. Desde entonces Castres forma parte de la Vía Tolosana, uno de los cuatro Caminos de Santiago franceses.

La ciudad fue creciendo y prosperando económicamente gracias a su industria textil. Testimonio de ello son las antiguas casas junto al río Agout. Éstas datan del XII y durante siglos fueron talleres de pergamineros y curtidores.

A finales del siglo XVI, Enrique IV establece en Castres la Cámara del Edicto (Chambre de l’edit), un tribunal con jueces católicos y protestantes. El objetivo era garantizar justicia por igual a cualquier ciudadano. Fue éste el comienzo de uno de los periodos de mayor prosperidad en la ciudad. De esa época datan las mejores mansiones renacentistas de Castres.

Por último, ya en el siglo XIX, Jean Jaurés, político defensor de posiciones pacifistas y unificador del socialismo francés, nació en esta ciudad. Convertido en héroe nacional tras ser asesinado tres días después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, la plaza principal de Castres, además de llevar su nombre, está presidida por una estatua suya.

Y ahora sí, os voy a contar que ver en Castres en cualquier momento del año.

Casas sobre el río Agout

Creo que estas casas de origen medieval son el mayor atractivo de Castres. Estos edificios fueron el hogar y lugar de trabajo de distintos gremios de artesanos cómo curtidores, pergamineros o tintoreros. Todos ellos necesitaban el agua del río para curtir o lavar las pieles, es por eso que las casas, en su nivel inferior tienen puertas que se abren directamente al Agout. De él sacaban el agua para trabajar en los sótanos de estas viviendas. A esta parte de la casa se la conocía como caoussinos (en occitano significa fábrica de cal) ya que tras lavar las pieles se depositaban en tinas llenas de cal.

Castres, Francia

En el piso superior de estas casas era donde se encontraban los secaderos, allí se colgaban las pieles evitando que rozaran el suelo. Esta parte de las casas contaban con pequeñas aperturas para mantener aireada la estancia, pudiendo cerrarlas con postigos de madera para proteger las pieles de las heladas del invierno y el intenso calor del verano.

Los pisos intermedios estaban dedicados a vivienda. En algunos casos allí vivían los dueños del negocio y sus trabajadores. En otros, tal y cómo demuestran documentos catastrales de la época, los dueños de los caoussinos eran unos y de las viviendas otros.

Castres, Francia

Todas estas casas junto al río Agout fueron restauradas en la década de los 80 del siglo XX. El resultado es de lo más atractivo y para disfrutar de él sólo hay que ir hasta el centro de Castres y buscar el Pont Neuf. A ambos lados del mismo se pueden ver los dos tramos de casas restauradas reflejándose en el río. Otros dos puntos desde los que se tienen buenas vistas de estas pintorescas casas son el Quai du Moulin y el Quai des Jacobins una vez pasada la Place Jean Jaurés hacia el norte. Incluso si aparcáis en el parking de Berges podréis contemplar también estas casas desde un nivel inferior al de la calle.

Casas sobre el río Agout, Castres

Palacio Episcopal

Se trata de uno de los edificios de mayor relevancia de la ciudad. Sus planos fueron diseñados en el siglo XVII por uno de los arquitectos de Versalles, Jules-Hardouin Mansart. Anteriormente en este lugar estuvo la abadía benedictina de Saint-Benoît de la que tan solo queda la torre románica integrada en los muros del palacio hoy ocupado por el Ayuntamiento y el Museo Goya.

Castres, Francia

Catedral de Saint-Benoît

La que fue primera Catedral de Castres fue construida en siglo XIV y destruida durante las Guerras de Religión francesas. El templo que podemos ver hoy se levantó entre 1678 y 1718 y al parecer, según los planos iniciales debía haber sido mucho más grande de lo que es hoy. La razón del cambio de su tamaño fue la muerte de Monseñor de Tuboeuf, por cuya iniciativa se comenzaron las obras de la que sería la Catedral de Saint-Benoît en Castres.

Catedral de Castres

Museo Goya

Se puede acceder al Museo Goya desde la Rue de l’Hôtel de Ville atravesando el patio que precedía al Palacio Episcopal o desde los jardines que hay en la parte posterior del mismo. Una vez dentro del edificio hay que subir por la imponente escalera de piedra que lleva al primer piso. Allí se encuentra la puerta del Museo Goya. Si bien este museo existe desde 1840 fue a finales del siglo XIX cuando se establece su especialización en pintura española gracias a los tres cuadros de Goya legados a la institución por Pierre Briguiboul, pintor y coleccionista de arte.

Uno de estos cuadros es La Junta de Filipinas, un retrato colectivo presidido por Fernando VII. Merece la pena escuchar la explicación sobre esta obra en la audioguía del museo para conocer todos los detalles de la misma y de la historia de los personajes que en ella aparecen.

Junto a este destacado cuadro de Goya se pueden contemplar en las salas del museo obras de artistas españoles desde el siglo XIV hasta nuestro días. Cuadros de Murillo, Velázquez o Zurbarán comparten espacio con otros de Sorolla, Rusiñol o Picasso y esculturas de Gargallo. Sin duda un atractivo recorrido por el arte español al otro lado de los Pirineos.

Una vez recorridas las salas del Museo Goya no hay que dejar de preguntar al personal del mismo si es posible abrir alguna de las dos ventanas que hay a la salida de la pinacoteca. Desde ellas, sobre todo desde la izquierda, se tiene una bonita vista del Jardín de l’Evêché.

Museo Goya, Castres

Horario del Museo Goya

  • Julio y agosto de 10:00 a 18:00 horas.
  • Abril, mayo, junio y septiembre de 9:00 a 12:00 horas y de 14:00 a 18:00 horas.
  • Octubre a marzo de 9:00 a 12:00 horas y de 14:00 a 17:00 horas. Domingo y festivos abren a las 10:00.
  • Cerrado todos los lunes y el 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.

Tarifas del Museo Goya

  • Tarifa completa: 5 €.
  • Precio reducido: 2,50 € (estudiantes, personas con movilidad reducida, grupos de 10 ó más personas).
  • Entrada gratuita menos de 18 años y los primeros domingos de octubre a mayo.
  • Audioguía: 2 €.

Jardín de l’Évêché

En el corazón de Castres, detrás del Palacio Episcopal y junto al río Agout se encuentra este jardín catalogado como uno de los jardines destacables de Francia desde 2004. Fue diseñado por André Le Nôtre, uno de los jardineros de Luis XIV, al estilo de los jardines franceses del siglo XVII. Enmarcados por dos hileras de tilos destacan en este jardín los arriates de boj con motivos que se inspiran en la labores de las damas de la corte. Al fondo, rodeando la fuente del jardín, hay otros parterres, en este caso de estilo inglés.

Castres, Francia

Teatro de Castres

Justo al lado del anterior jardín se puede ver este teatro de estilo rococó inaugurado en 1904. En la década de los 30 del siglo pasado se utilizó también cómo cine, y al finalizar la Segunda Guerra Mundial cerró sus puertas. Fue en 1982 cuando la ciudad decidió restaurar el edificio y devolverle su función original. Desde entonces se representan diversos espectáculos en su interior y con un poco de suerte, es posible visitar el interior. No fue nuestro caso pues el teatro estaba cerrado. Pero si se pasa por allí y está abierto no hay que dudar en solicitar ver el interior. Seguro que es una visita interesante ya que se puede ver la única cúpula pintada por Jean-Paul Laurens, decorador del ayuntamiento de París, del Panteón y del Capitolio de Toulouse.

Teatro de Castres

Palacetes de Castres

A finales del siglo XVII, con el establecimiento de la Chambre de l’edit, llegan a la ciudad un gran número de magistrados. Es entonces cuando se levantan en Castres un buen número de palacetes, testimonio de la prosperidad que se vivió en la ciudad en esa época. Son varias las grandes mansiones que aún siguen en pie y un paseo por el centro permite ver al menos sus fachadas. Nosotros vimos un par de ellas, una no la encontramos y luego me di cuenta que la estaba buscando en la calle equivocada. Y otra, la más destacable, la dejamos porque teníamos que continuar viaje y sobre el plano pensamos que estaba más alejada.

  • Hôtel de Viviès. La mandó levantar un abogado de la Chambre de l’edit y dicen que fue el palacete más bonito construido en el siglo XVI en la ciudad. Está ubicado en la Rue Chambre de l’edit.
  • Hôtel Jean Leroy. A pocos metros del anterior se puede ver este palacete del siglo XVII en el que destaca la torre que sobresale en una de sus esquinas.
  • Hôtel de Poncet. Este palacete solo lo he visto en fotos, fue el que no conseguí encontrar. Sus elementos más destacados son la logia renacentista y las cariátides que la sostienen. Para verla debéis buscar la Rue Gabriel Guy. Es sencillo encontrarla, pero yo me empeñe en que era otra calle… y me confundí.
  • Hôtel de Nayrac. Dicen que se trata de uno de los palacetes más bonitos de Castres. Cómo no la vi no os puedo decir si es cierto o no, pero por lo que he visto en fotos creo que debe merecer la pena pasar por este lugar.

Castres, Francia

Place Jean Jaurès

Se trata de la plaza más grande que ver en Castres. En pleno centro histórico, muy cerca del Ayuntamiento y del río Agout, sus edificios de piedra crean un bonito conjunto que contempla desde uno de los extremos de la plaza la escultura del hijo más famoso de la ciudad y que también da nombre a la plaza. Es un espacio totalmente peatonal rodeado de tiendas y restaurantes. Cada sábado se celebra un mercado en esta plaza y cada Navidad es aquí donde se monta el mercado de Navidad más grande del sur de Francia.

Place Jean Jeures, Castres, Francia

Calles de Castres

El centro histórico de Castres es pequeño y se puede recorrer perfectamente a pie. Un paseo por esta zona de la ciudad permite pasear por calles peatonales con curiosos empedrados y junto a casas con entramado de madera. Merece la pena deambular un poco por esta parte de Castres curioseando y buscando rincones especiales.

Castres, Francia

Es así cómo de repente te puedes encontrar en una calle que conserva su trazado medieval y en la que incluso las paredes de las casas muestran la evidencia de que han pasado varios siglos por ellas. Buscad la Rue Beaujeu, la Rue Saint-Benoît o la Venelle Victor Hugo y entenderéis lo que os digo.

Castres, Francia

Castres en Navidad

Durante el mes de diciembre la fisonomía de Castres cambia de forma radical. La ciudad se engalana para celebrar la llegada de la Navidad y la calles se adornan con árboles y luces. Es un buen momento para visitarla porque además de poder conocer todo lo que se puede ver en Castres se puede disfrutar en ella durante el último mes del año del mayor mercado de Navidad del sur de Francia y de un espectáculo muy singular: Fresques de lumiére.

Castres, Francia

Mercado de Navidad de Castres

El mercado navideño de Castres se instala cada mes de diciembre en la bella  Jean Jaurès. Abre sus puertas durante la primera semana del mes y cierra el 31 de diciembre. Toda la plaza queda ocupada por más de 500 abetos que rodean la plaza y a los tradicionales puestos de madera del mercado.

Mercado de Navidad, Castres

La plaza queda dividida en tres zonas diferenciadas durante la celebración del mercado de Navidad de Castres. La parte más cercana a la estatua de Jean Jaurès es donde se ubican los puestos de comida y bebida con un gran espacio central cubierto con mesas y estufas. Te puedes sentar a comer salchichas, patatas asadas, ostras o incluso un plato de paella. Si hace frío y tan solo quieres entrar en calor, lo mejor es tomar un vino caliente. Nosotros probamos uno con azafrán que estaba muy rico y enseguida nos entonó el cuerpo.

Mercado de Navidad, Castres

La zona central de la plaza sigue estando ocupada por los bonitos puestos de madera del mercado, pero en este caso dedicados a la venta de artesanía. Encontramos solamente uno que vendiera adornos para decorar la casa en Navidad, algo que nos sorprendió. Casi todo eran artículos para regalo o para combatir el frío: gorros y guantes llenaban más de un puesto de este mercado.

Mercado de Navidad de Castres

Al fondo de la plaza es donde encontramos la zona más bonita y singular de este gran mercado de Navidad de Castres y cuya decoración varía de un año a otro. Un bosque de abetos nevados rodean el espacio dedicado a los más pequeños, pero en el que os aseguro disfrutan pequeños y grandes. La entrada se puede hacer por la casa de Papá Noel, en cuyo interior, con un poco de suerte, puede que encuentre al personaje más famoso de la Navidad.

Mercado de Navidad, Castres

Fuera de la casa el pueblo de Papá Noel espera a los visitantes. Los duendes y los renos son los protagonistas y se les puede ver leyendo las cartas que envían los niños pidiendo sus regalos, construyendo juguetes, en la escuela y hasta sentados en un bar cogiendo fuerzas para el trabajo que tienen este mes por delante.

Mercado de Navidad, Castres

Mercado de Navidad, Castres (7)

Horario del Mercado de Navidad

El mercado y la casa de Papá Noel abren todos los días desde su apertura hasta el 31 de diciembre en distintos horarios.

  • Del 6 al 25 de diciembre:

Lunes a jueves y domingos de 10:00 a 19:30 horas.

Viernes, sábados y domingo 22, de 10:00 a 21:00 horas.

25 de diciembre de 3:30 a 19:30 horas.

  • Del 26 al 31 de diciembre:

Todos los días de 10:00 a 19:30 horas.

Mercado de Navidad, Castres

Fresques de lumière

Para poder disfrutar de este evento no hay más remedio que estar en Castres cuando ya ha caído la noche. Es entonces cuando cinco lugares de la ciudad se visten con luces que ofrecen un viaje narrativo a quienes lo ven, ya sea con historias reales o fantásticas.

«Con los Frescos de la Luz, la Ciudad lo invita a descubrir su patrimonio bajo una nueva luz gracias al mapeo de vídeo. Esta técnica permite proyectar imágenes animadas en volúmenes mientras se juega con su relieve. La proyección juega con la ilusión entre el relieve real y la segunda máscara virtual: distorsiona o sublima la arquitectura que ilumina. Las imágenes proyectadas permiten efectos cuyos únicos límites son los de la imaginación …» (Ville de Castres).

Fresques de Lumiere

Son cinco los lugares en los que disfrutar de esta singular iluminación cuatro de ellos están en el centro de la ciudad:

  • Palacio Episcopal: fachada del Museo Goya desde el patio interior del palacio.
  • Fachada Teatro de Castres.
  • Las casas sobre el río Agout, en el mirador pasada la Place Jean Jeaurès.
  • Quai du Moulin, desde este mirador es puede ver el espectáculo en un alto edificio al otro lado del río.

El quinto lugar que participa en el evento Fresques de lumiére es el Jardin du Mail, a 500 metros del centro. Este jardín se convierte en el reino de las hadas al caer la noche y comenzar en él este espectáculo que cada año congrega a cientos de personas.

Fresques de Lumiere

Horarios Fresques de lumiére

El itinerario para ver todos estos lugares es peatonal, cada proyección duran unos cinco minutos y se repite continuamente, apenas hay que esperar cinco minutos desde el final de una proyección sobre una fachada hasta el inicio de la siguiente en el mismo lugar. Se trata de un evento gratuito para el que no se necesita entrada y se puede elegir el orden deseado para ir de un lugar a otro. Sólo hay que ir dispuesto a dejarse sorprender y bien abrigado, por la noche en Castres hace frío y hay mucha humedad.

Horario del 6 al 20 de diciembre:

  • De 18:00 a 20:00 horas de lunes a jueves y domingo.
  • De 18:00 a 22:00 horas viernes y sábados.

Horario del 21 al 31 de diciembre:

  • Todos los días de 18:00 a 22:00 horas.

Carrillón de Notre Dame de la Platé

Nosotros este evento nos le perdimos pues solamente tiene lugar la semana anterior a Navidad. Pero os lo cuento por si alguno estuviera en Castres esos días y se anima a acercarse a esta iglesia del centro de la ciudad. Y es que desde el 17 al 23 de diciembre, a las 18:30 horas, las treinta y cuatro campanas de Notre Dame de la Platé  tocan para celebrar la llegada de la Navidad. Desde e momento en el que este carrillón comienza a tocar se permite el acceso para ver de cerca cómo funciona y el trabajo del carrillonneur. ¿Te animas?.

Dónde dormir en Castres

A nosotros nos pareció buena idea dormir en Castres. De este modo pudimos disfrutar de la noche en la ciudad, verla iluminada para la Navidad, recorrer su mercado y contemplar los Fresques de lumiére. Además la ciudad se anima mucho durante las noches del fin de semana y cuenta con un buen número de restaurantes perfectos para disfrutar de la gastronomía francesa. Eso sí, y aquí tomad nota: nosotros terminamos un sábado cenando en un restaurante japonés sin ninguna gracia después de estar buscando durante casi una hora un lugar para cenar. Los que no estaban llenos pedían reservar, y para el resto las 8:30 de la noche parecía ser ya demasiado tarde. Así que recordad reservar con tiempo si pensáis cenar en Castres un fin de semana de diciembre.

En cuanto a dónde dormir os recomiendo el Grand Hôtel de Castres. Se trata de un establecimiento que lleva regentando la misma familia desde 1909. Hace pocos años se renovó completamente actualizando todas las habitaciones y zonas comunes.

Grand hotel de Castres

Una de las mejores bazas de este hotel de Castres es su ubicación en el centro de la ciudad. Está a pocos metros del Palacio Episcopal, de la Catedral y de la Place Jean Jeurès. Construido sobre el río Agout, muchas de sus habitaciones abren sus ventanas sobre el río y desde ellas se pueden ver las antiguas casas de los curtidores. Algunas incluso cuentan con terrazas desde las que poder contemplar el río en todas direcciones.

Castres, Francia

Las habitaciones no son excesivamente grandes pero resultan cómodas gracias al aprovechamiento del espacio. Pocos muebles pero todos útiles y bien situados dentro de la habitación. La limpieza excelente y las camas comodísimas. La única pega es que hacía un poco de frío de la habitación, algo que los dueños deben saber pues había un calefactor bajo una mesilla.

Grand hotel de Castres

En cuanto al desayuno, se sirve en la planta baja, junto a ventanales que dan al río y a sus atractivas casas. Te ofrecen embutido, queso, yogures, tostadas, bollería, zumo y por supuesto café o té. todo te lo sirven en la mesa y si quieres repetir cualquier cosa solamente tienes que pedirlo.

Respecto al precio, esté varía según la temporada pudiendo encontrar la habitación con desayuno a partir de 92 €.



Booking.com

 

Y hasta aquí todo lo que he visto y hecho en Castres, una ciudad de la que seguramente muchos no hayáis oído hablar pero que os aseguro merece la pena conocer si vais a viajar por Occitania.

Si queréis conocer otras ciudades de esta región francesa y que hacer en ellas en Navidad os animo a leer los siguientes post:

You may also like

6 Comentarios

jordi (milviatges) 25 diciembre, 2019 - 11:19 am

Pues tiene muy buena pinta, Castres, una ciudad que no recuerdo haber visitado. Las Casas sobre el río Agout me han recordado mucho a las del río Onyar en Girona. Y tampoco había oído habar de este museo Goya que hasta tiene lienzos de Velázquez, según comentas. Tendremos que pensar en regresar al sur de Francia, que lo tenemos a tiro de piedra en coche.

Responder
Cristina 27 diciembre, 2019 - 5:18 pm

Pues tenéis Castres muy cerquita, será cuestión de que organicéis una nueva ruta por el sur de Francia.

Responder
Maleta para tres 27 diciembre, 2019 - 8:38 am

Es la primera vez que escuchamos el nombre de Castres, y es una pena, porque en unos días partimos rumbo a Toulouse y Carcassonne, y de haberlo sabido hubiéramos intentado estirar un poco más el viaje para hacerle una visita. Sobre todo sabiendo que tiene el mercado de Navidad más grande del sur de Francia. Nos encantan las ciudades atravesadas por ríos, y la imagen que dejan las casas a su alrededor. Y que buena pinta tiene el Jardín de l’Évêché. Viviendo tan cerca del sur de Francia, lo apuntamos para una próxima visita. Un saludo 🙂

Responder
Cristina 27 diciembre, 2019 - 5:17 pm

La verdad es que Castres no es una localidad de esas que aparecen en todos los itinerarios por Occitania, pero os aseguro que merece la pena conocerla. Un saludo y buen viaje.

Responder
Sergio 30 diciembre, 2019 - 12:54 pm

Pues ya somos dos… jamás había oído hablar de Castres, y veo que me estoy perdiendo mucho. Me han alucinado las casas sobre el río… ¡qué preciosidad! Y la iluminación navideña es una locura, ¿no? Qué bonito hacen todo los franceses… ¡Gracias por el descubrimiento y feliz 2020!

Responder
Cristina 30 diciembre, 2019 - 1:35 pm

¡¡Feliz año 2020 también para ti!!

Responder

Leave a Comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]