Dormir en Río Dulce: Hotel Marina Nana Juana

El Hotel Marina Nana Juana está pensado para el turismo familiar. No se trata de un establecimiento de paso sino de uno de esos hoteles con diferentes servicios que lo convierten en el lugar perfecto para disfrutar de unos días de descanso cerca de las aguas del Caribe de Guatemala. Nosotros pasamos en él un par de noches para tenerlo como base para conocer el Río Dulce y Livingston.

Alguna vez he comentado que nosotros cuando viajamos buscamos alojamientos que tengan cierto encanto. Y en Río Dulce llegó a parecerme una tarea imposible encontrar algo así. Hasta que encontré la web del Hotel Marina Nana Juana. No tardé mucho en decidir que ese sería el hotel en el que pasaríamos un par de días en nuestro viaje por Guatemala. Se trata de un hotel familiar adquirido a sus antiguos dueños hace unos años. Poco a poco y sin duda con mucho trabajo están consiguiendo que el establecimiento destaque entre otros muchos de esta parte del país.

Hotel Nana Juana

El Nana Juana se encuentra en la orilla opuesta al pueblo de Río Dulce. Cerca del puente que une ambos lados del río, este hotel ocupa un amplio espacio que combina la parte de hotel con la de la marina que también les pertenece. Los clientes que utilizan dicha marina pueden disfrutar de los servicios del hotel, algo que parece no convencer a todo el mundo pero que a mi personalmente no me causó ningún problema.

Las habitaciones del hotel se reparten en pequeñas construcciones salpicadas por los cuidados jardines que terminan en la orilla del río. Cuentan con habitaciones standard y suites. Nosotros nos alojamos en una de estas últimas la cual nos sorprendió por su amplitud y por la tranquilidad a pesar de estar cerca del Río Dulce. Encontramos en el interior una zona de estar y dos camas, todo hecho de obra. ¿La razón? Que los muebles no tengan huecos en los que se puedan esconder los insectos y otros animalitos de la zona. Teníamos TV, mueble bar y un enorme baño con ducha de hidromasaje.

Hotel Nana Juana

El lobby es un espacio amplio y abierto. Allí hay unos sofás perfectos para pasar el rato conectado a internet. En el resto del hotel la señal es muy débil, por lo que la recepción en algunos momentos se convertía en lugar de reunión de huéspedes con sus tablets, ordenadores o móviles.

Hotel Nana Juana

En el nivel inferior del hotel, casi a la altura del río, se encuentra el restaurante. Ofrecen comidas y cenas. También se celebran eventos y reuniones con grandes empresas o cruceros. Pero para mi lo mejor era el desayuno. Disfrutar de un batido de frutas frescas recién hecho aprovechando el fresco de la mañana y contemplando el Río Dulce era el regalo matutino.

Otro de los lugares destacados del hotel es su piscina. Nosotros pasamos allí parte de nuestro tiempo de relax en Río Dulce. El agua estaba bastante templada y es que el calor en esta parte de Guatemala es elevado. Aunque el vaso de esta piscina es antiguo, lo cierto es que la tienen cuidada y limpia.

Hotel Nana Juana

El hotel organiza visitas privadas en barca por el Río Dulce. La lancha sale desde el mismo embarcadero del hotel y lleva a Livisgston en los horarios que decida el cliente. Nosotros en este caso nos decantamos por una visita en grupo. Era mucho más económico y la barca compartida organizó recogernos en el hotel.

En cuanto a la ubicación, aunque el hotel está alejado del pueblo, siempre se puede pedir un taxi que por 25 quetzales te lleva al centro de Río Dulce. El resto del tiempo yo agradecí estar en Nana Juana por su tranquilidad, esas vistas al río y el bello atardecer.

Lo mejor del Hotel Marina Nana Juana

  • La ubicación. A pesar de estar alejado del pueblo las vistas del río y la tranquilad compensan.
  • La amplitud de la habitación.
  • El personal es amable y siempre dispuesto a ayudar al viajero.
  • La terraza en la parte delantera de la habitación, perfecta con sus butacas para sentarse y disfrutar del lugar al final del día.
  • El desayuno, tomarlo junto al río es un regalo.
  • La limpieza en general del hotel.

No me gustó en el Nana Juana

  • Aunque el baño era muy grande, fue lo que menos me gustó de nuestra habitación. Era demasiado oscuro y la presión del agua en la ducha era mínima.
  • Pequeños detalles como un toallero roto o mosquiteras con agujeros. Un hotel de esta categoría tiene que cuidar estos detalles.
  • No tener wifi en la habitación.

Tarifas del Hotel Marina Nana Juana

Algo que puede no convencer a todo el mundo es que la reserva en este hotel se hace en firme. Es decir, no es reembolsable.

Los precios de una habitación doble standard oscilan entre los 80 y los 100 euros por noche sin desayuno. El precio de las suites rondan los 140 euros también sin desayuno. Éste se hace a la carta y el precio es de 5 euros, pero no hace falta reservar esta opción.

Etiquetas ,

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?