Catedral de Colonia: el monumento más visitado de Alemania

por Cristina
Catedral de Colonia

Ver la Catedral es el motivo principal por el que muchos viajan a Colonia. Se trata de uno de los templos góticos más imponentes de Europa y os aseguro que no deja indiferente a nadie. Construida en el centro de la ciudad, la silueta teñida de negro por el tiempo de la Catedral de Colonia se puede distinguir desde muchos lugares, ya sea al final de una calle, desde alguno de los puentes que cruzan el Rin o desde muchas de las plazas de la ciudad.

Catedral de Colonia

10 curiosidades de la Kölner Dom

Aunque os contaré con más detalle cómo es la Catedral de Colonia, aquí os dejo un breves apuntes de cosas curiosas de la más famosa de la catedrales alemanas. Cosas de esas que luego resultan fáciles de recordar al visitar un lugar y que no se olvidan entre montones de datos.

  1. Su construcción duró 632 años.
  2. El emperador Guillerno I presidió en 1880 el evento en el que se colocó la última piedra de la Catedral (el florónde la torre meridional).
  3. Fue el edificio más alto del mundo hasta que se finalizó el Monumento a Washinton en 1884.
  4. Aunque muchos dicen que es el templo gótico más alto del mundo, no es cierto. La iglesia de Ulm, también en Alemania, la supera en 4 metros.
  5. Su nombre oficial es Hohe Domkirche St. Peter und Maria.
  6. En el interior de la Catedral de Colonia están las reliquias de los Reyes Magos.
  7. Precisamente el relicario que guarda los restos de los Reyes Magos es el mayor del mundo, con 2 metros de largo y 350 kilos de peso.
  8. Y siguiendo con lo Reyes Magos: de las doce campanas que tiene la Catedral de Colonia, la más antigua, hecha en 1418, se llama Campana de los Tres Reyes.
  9. Fue bombardeada en 14 ocasiones (y eso que se iluminaba para que los aliados la vieran y evitaran en la medida de lo posibles que los proyectiles cayeran sobre ella). Sus torres se mantuvieron en pie, pero la Catedral quedó dañada.
  10. Es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1996.

Catedral de Colonia

Construcción de la Catedral de Colonia

Las obras de la Catedral de Colonia comenzaron en el año 1248 y el templo se consagró en el 1322. Las obras se demoraron durante siglos, finalizando en 1880. En las excavaciones que se llevaron a cabo tras la Segunda Guerra Mundial aparecieron restos que dejaron patente que en ese mismo lugar hubo otras iglesias, entre ellas una de un tamaño ya considerable del siglo IX. Pero, si había ya una iglesia con unas dimensiones grandes para la época ¿por qué se comenzaron las obras de la que sería una de las grandes Catedrales de Europa?

La «culpa» la tienen los Reyes Magos. Sí, habéis leído bien. Sus reliquias se encontraban en Milán, ciudad que Federico I Barbarroja conquistó en el año 1164. El que fue emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, regaló entonces las reliquias a la iglesia de Colonia. Y claro, algo con tal importancia religiosa no podía estar en cualquier lugar. Había que construir un templo digno de albergar esas reliquias. Así que dicho y hecho, se pusieron manos a la obra y el resultado, tras muchos siglos de obras y alguna reconstrucción, es el que podemos ver hoy.

Catedral de Colonia

Cómo es la Catedral de Colonia

Que la Catedral de Colonia es una construcción impresionante, nadie puede negarlo. Sus torres alcanzan los 157 metros de altura, algo que hizo de este templo alemán el edificio más alto del mundo hasta que en 1884 se finalizó el Monumento a Washington con 170 metros de altura.

Su exterior es un cúmulo de arbotantes, pináculos y gárgolas. Son tantos los elementos que forman parte de la arquitectura de la Catedral de Colonia, tantos los objetos que decoran el edificio, que personalmente me transmiten sensación de pesadez. Esto puede estar acentuado por el color oscuro de gran parte del edificio, pero a este templo católico alemán le falta la ligereza que tienen otras grandes catedrales europeas. Lo que no le falta desde luego son ninguno de lo elementos característicos del gótico, por lo que sin duda es un ejemplo magnífico para una clase de arte in situ.

Catedral de Colonia

En cuanto al interior de la Catedral de Colonia, con 144 metros de longitud y 86 de anchura (en el ábside, 45 metros en las naves centrales), resulta mucho más estilizado que su exterior. Entrar a este templo sorprende sobre todo porque desde el exterior es complicado entre tanto pináculo y arbotante reconocer la altura del edificio. La nave central de la catedral se eleva mucho más alto de lo que se podría esperar.

Sus estilizadas columnas separan las cinco naves que en los días de sol se inundan de luz gracias a la infinidad de ventanas en los muros. Algunas conservan las vidrieras originales, las que se salvaron de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial al ser desmontadas. En el resto se instalaron vidrieras nuevas cuando la Catedral se restauró al final de esa guerra, una restauración en la que se invirtieron 11 años y que fue posible gracias a que, a pesar de los evidentes destrozos, la estructura estaba intacta.

Catedral de Colonia

Qué ver en la Catedral de Colonia

El espectáculo visual que ofrece a los visitantes la Catedral de Colonia empieza en el exterior. Rodeada de varias plazas, desde cada una de ellas se consigue una perspectiva diferente de este gran templo gótico. Pórticos que cuentan la vida de Jesús, gárgolas que parecen a punto de desplomarse, estilizados pináculos,… Hay que dedicar tiempo al ver la parte exterior de esta catedral. Es la única forma de descubrir cada matiz decorativo que forma parte del templo.

Catedral de Colonia

Una vez recorrido el perímetro de la Catedral, llega el momento de acceder el interior. Es entonces cuando uno se plantea (y muy en serio) cómo eran capaces en la Edad Media de hacer estos edificios. Esos muros que parecen querer tocar el cielo son una impresionante obra de ingeniería. Cuando eres capaz de dejar de mirar embelesado hacia el ábside al final de esa alta nave central (y de cerrar la boca que seguro se te ha abierto de par en par ante el bellísimo interior de la Catedral de Colonia) es cuando llega el momento de empezar a recorrer sus naves en busca de los tesoros que encierra este templo.

Catedral de Colonia

Vidrieras

Los vitrales de esta catedral merecen especial atención. Si tenéis suerte como yo y podéis visitar la Catedral de Colonia en un día con sol podréis apreciar que en los vitrales que decoran las ventanas del muro sur dominan los tonos cálidos. Por ello, durante los días soleados, la catedral se ilumina con arco iris de tonos rojos, naranjas, amarillos,… Por el contrario, las vidrieras que se instalaron en las ventanas de la cara norte son de tonos fríos y en ellas destaca sobre todo el tono azul. Si habéis visitado la Covento de los Jacobinos de Toulouse, habréis podido ver también ese detalle.

Catedral de Colonia

En cuanto a lo que aparece en la vidieras, imaginad una época en la que la gente no sabía leer pero si podían interpretar lo que veían. Los vitrales eran como libros en imágenes en los que los fieles podían ver historias de los evangelios, desde escenas de la pasión a la adoración de los pastores. Todo ello está en la vidrieras de la Catedral de Colonia. No faltan por supuesto los Reyes Magos ni la historia de Adán y Eva en unas vidrieras pequeñas sobre la puerta de la derecha de la entrada principal.

No dejéis de dedicar unos minutos a descifrar la vidriera central de la Capilla de los Reyes Magos, en la girola. Es la capilla central, justo frente al cofre que guarda las reliquias de los Reyes junto al altar. En ella hay tres altas vidrieras: a la izquierda la dedicada a los Reyes Magos; a la derecha la historia de San Pedro y San Maternus. Y en el centro, el vitral más antigua de la Catedral de Colonia, con escenas de la Biblia.

Catedral de Colonia

Obras de arte

El interior de la Catedral está lleno de obras de arte. Algunas son fáciles de localizas, como el altar de Santa Clara. Se encuentra en la nave izquierda, justo antes de llegar al transecto. Se trata de un tríptico del siglo XIV que llegó a la Catedral en 1811 desde un antiguo convento.

Catedral de Colonia

Al llegar al deambulatorio por la izquierda, en la primera capilla se puede ver el Crucifijo de Gero. Dicen que es el crucifijo antiguo más grandes que se conserva al norte de los Alpes.

En cuanto a las tumbas, están repartidas por toda la Catedral. Son varios los arzobispos enterrados aquí. Tampoco faltan santos, cómo Santa Imingardis de Suchtein.

Otra de las obras destacadas en la Catedral de Colonia es la sillería del  coro. Construida en 1308, tiene 104 sillas y es la más grande y bonita de toda Alemania. Sobre los pilares del coro hay varias esculturas o relieves que representan a Jesucristo y la Virgen Maria con 12 apóstoles.

Pero por supuesto, la obra de arte que todos queremos ver es el relicario de los Reyes Magos (sea cierto o no que sus restos están dentro). Este gran sarcófago está realizado en oro y plata macizos y  decorado con esmaltes y joyas Fue realizado por el mejor artista francés de la época, Nicolás Verdún, y los maestros orfebres de Colonia. En su interior, en tres cajas forradas de terciopelo, se encuentran los cráneos de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Catedral de Colonia

Visitar la Catedral de Colonia

El acceso a esta Catedral de Alemania es gratuito. Las puertas se abren durante todo el día a los visitantes, excepto cuando hay misa. Entonces tan solo se permite acceder a quienes vayan al oficio religioso. Y la verdad es que hay muchas misas a lo largo del día, por ello es buena idea comprobar en la web de la Catedral los horarios para cada día (www.koelner-dom.de/en/informationen). Además en determinadas fechas como Carnaval o Navidad, los horarios también varían o el acceso puede estar limitado.

Os recomiendo informaros sobre las misas en las que cante algún coro. El domingo de nuestra estancia en Colonia cantaba un coro de niñas en la misa de la 10:00 a.m. y decidimos ir a escucharlo. La entrada turística está prohibida, pero si vas si la cámara al cuello y te sientas como un feligrés más, nadie te llamará la atención. Es toda una experiencia escuchar uno de esos coros en la inmensa Catedral de Colonia.

Catedral de Colonia

Horarios de apertura

Estos son los horarios de apertura generales de la Catedral de Colonia.

  • Noviembre a Abril: de 6:00 a 19:30 horas.
  • Mayo a Octubre: de 6:00 a 21:00 horas.

Subida a la Torre

El acceso a la torre de la Catedral se realiza por el Exterior. Nosotras no pudimos subir pues se cierra el fin de semana de Carnaval, que fue precisamente cuando viajamos a Colonia. Tanto la torre como el tesoro están cerrados en estas fechas: Año Nuevo, Carnaval de Mujeres, Fin de Semana de Carnaval, Lunes de Carnaval, 11 de noviembre, Nochebuena, Navidad, Nochevieja.

El resto del año los horarios son estos:

  • Marzo a Abril y Octubre: 9:00 a 17:00 horas.
  • Mayo a Septiembre: 9:00 a 18:00 horas.
  • Noviembre y Diciembre: 9:00 a 16:00 horas.

El precio para subir al mirador de la torre es de 6 € para adultos y 3 € para niños. Los domingos por la mañana, hasta las 12:30, mientras las campanas de la Catedral repican para misa, no se puede subir a la torre. Para escuchar las campanas en la torre se pueden solicitar visitas guiadas en las que se entrega protección auditiva.

Cámara del Tesoro

Otra de las visitas de pago que se pueden hacer en la Catedral de Colonia es la cámara del Tesoro. Yo no la visité tampoco, así que no os puedo decir si merece la pena o no. Por si alguno estáis interesados, deciros que el precio de la entrada es de 6 € y está abierto todos los días (excepto los que también cierra la torre) de 10:00 a 18:00 horas.

Si os interesa visitar el tesoro y también subir a la torre, entonces lo mejor es adquirir la entrada combinada cuyo precio es 8 €.

Las mejores vistas de la Catedral

La Catedral de Colonia se puede ver desde distintos ángulos y a pesar de estar en el centro de la ciudad hay muchos lugares desde los que conseguir buenas fotos de este monumento. Lo más complicado es sin duda conseguir una foto completa de la fachada. Pero hay otros muchos lugares desde los que hacer bonitas fotos de este templo, uno de los más impresionantes de Europa y sin duda uno de los lugares imprescindibles que ver en Colonia.

Catedral de Colonia

  • Roncalliplatz. Es el lugar perfecto para ver la Catedral de perfil, con la entrada sur, y hacer buenas fotos de los elementos decorativos del templo pues la plaza está al mismo nivel que el templo.
  • Kardinal-Höffner-Platz . La plaza frente a la fachada es el punto desde el que todos los visitantes quieren hacer una foto a la Catedral con sus altas torres elevándose al cielo. Es una tarea complicada, pero no imposible. Además siempre puedes caminar por Burgmauer, la calle frente a la Catedral. Podrás ver la fachada sin terminar con dolor de cuello.
  • Bahnhofsvorplatz. Esta plaza, al norte de la Catedral, se sitúa por debajo del templo. Si llegáis a la ciudad en tren es muy probable que salgáis a esta plaza, por lo que la primera imagen que vais a tener de la Catedral de Colonia será la de la del templo en lo alto de una escalinata, lo que le hace parecer aún más alto de lo que es.
  • Heinrich-Böll-Platz. Para mi uno de los mejores lugares para hacer fotos de la Catedral es esta plaza, detrás del ábside y a cierta distancia, lo que permite ver también las altas torres.
  • Hohenzollern Bridge. Este puente que cruza el Rin es un buen mirador sobre la ciudad, aunque la mejor vista de la Catedral se tiene al final del mismo. Ya sea junto al río o en el mirador junto a la estatua ecuestre del Kaiser Guillermo I, las vistas de la Catedral con el puente son de las más bonitas de Colonia.
  • KölnTriangle. Merece la pena pagar los 3 € que cuesta la entrada a al mirador del KölnTriangle en la orilla Este del Rin. Las vistas de la ciudad son de 360º y en ellas no falta inconfundible imagen de la Catedral.

 

Quizás también te interese

6 comentarios

Maleta para tres 26 febrero, 2020 - 8:54 am

Habíamos oído hablar de la Catedral de Colonia, pero nos sorprendió que sea el monumento más visitado de Alemania. Una construccion de 632 años… que barbaridad. Si yo le digo a nuestra peque que dentro están las reliquias de los Reyes Magos, se queda a vivir allí jejeje La verdad es que es una pasada, nos has dado muchas ganas de ir a visitarla, las fotos son preciosas y como bien dices, lo más complicado siempre es conseguir una foto completa de la fachada, pero no sólo de esta catedral. Nosotros somos muy fan de visitar iglesias, asi que ya tenemos una buena excusa para volver a Alemania. Nos apuntamos lo de estar atentos con los horarios, pero sobre todo para ver si podemos coincidir con algún coro. ¡Un saludo! 🙂

Reply
Cristina 26 febrero, 2020 - 2:25 pm

A mi también me sorprendió, pero, si os paráis a pensar ¿qué monumento de Alemania os viene a la cabeza? ¡Seguramente y aunque no la conozcáis, sea esta catedral el edificio más conocido fuera de las fronteras alemanas!
Si llegáis a visitar la ciudad, intentad escuchar una misa en la que cante algún coro. Os aseguro que es una de las mejores cosas que hacer en Colonia.

Reply
Maruxaina Bóveda 29 febrero, 2020 - 11:33 am

Genial post Cris. He aprendido un montón sobre una catedral sobre la que no sabía nada. Hasta hace poco que escuché un programa sobre la hsitoria de los RRMM y me enteré que sus reliquias estaban en Colonia. Y ahora con toda la información de tu post 🙂
Es impresionante de grande, el detalle de los distintos colores para las vidrieras me parece de lo más inteligente y que sea gratis es otro motivo más para que sea una visita imprescindible en Colonia.
Un abrazo guapa.

Reply
Cristina 29 febrero, 2020 - 12:11 pm

Me alegra mucho que te haya gustado y sobre todo que te haya servido para descubrir algunas cosas (no todas, un libro de arte te contará mucho más). Es un lugar que sin duda merece ser visitado alguna vez.
¡Buen fin de semana!

Reply
Carmen Viajes y Rutas 1 marzo, 2020 - 7:55 pm

Que buenos recuerdos y cuantas ganas de volver me ha dado tu post. Cuando hicimos el viaje de novios nos dejaron frente a la catedral unas horas para verla y me impresionó muchísimo. La verdad sea dicha que no recuerdo nada de su interior, mucho menos que tiene el relicario de los Reyes Magos (que maravilla), solo recuerdo, no se si serrá cierto, que en la explanada delantera había una réplica de la picota y a pesar de lo pequeña que parece desde abajo, era enorme. Cuanta razón tienes al pensar lo maravilloso de la obra yéndonos a los tiempos en los que la hicieron con sus medios. Realmente alucinante. Gracias por el post, que me recuerda que pronto volveré a verla. Un beso

Reply
Cristina 11 marzo, 2020 - 8:22 pm

¡Me alegra haberte llevado de nuevo a esta impresionante catedral!
Un abrazote

Reply

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

    Google

    Analíticas de visitas y tráfico web.

    _ga,_gid,_gat
    _ga,_gid,_gat

    GPDR

    Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

    gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

    Scroll Up