Viajar a Núremberg

Diez razones para viajar a Núremberg

Hace muchos años que viajé a Alemania por primera vez. Recorrí el país en coche y descubrí algunas ciudades que me parecieron especialmente atractivas. Sin embargo hasta hace unos meses no se me planteó la opción de regresar a una de las que en su momento me parecieron más bonitas. Sin pensarlo demasiado mis amigas de Viajes y Estilo y yo dimos el OK a nuestra colega Paloma en cuanto nos propuso viajar a Núremberg, la segunda ciudad más grande de Baviera y capital oficiosa de Franconia.

Después de haber pasado un intenso fin de semana en esta preciosa ciudad no me puedo resistir a daros un puñado de razones para que vosotros también os animéis a organizar una escapada y viajar a Núremberg.

Viajar a Núremberg un fin de semana

La verdad es que 48 horas pueden parecer tiempo suficiente para conocer una pequeña ciudad como es Núremberg. Sin embargo para mi fue un tiempo algo justo. Hubo algunos lugares que se quedaron en la lista de pendientes y que hubiera podido visitar con solo pasar un día más en al ciudad. Pero las cosas surgen así y si uno cuenta solamente con un par de días puede sacarles mucho provecho si decides como nosotras viajar a Núremberg.

Viajar a Nuremberg

Diez razones para viajar a Núremberg

Vuelos directos desde Madrid

Para los que vivimos en Madrid esto es sin duda el mejor aliciente. Desde hace unos meses la compañía aérea Ryanair une varios días a la semana la capital española y Núremberg. Algunos de esos vuelos operan justo para viajar a Núremberg en fin de semana. Reservando con cierta antelación puedes encontrar trayecto de ida y vuelta por unos 50 euros.

Buena conexión a la ciudad

El aeropuerto Alberto Durero de Núremberg está ubicado a poco más de 5 kilómetros de la ciudad. Para desplazarse entre ambos puntos se puede utilizar el metro (2,40 euros billete) que en unos 15 minutos te deja en la Estación Central (Hauptbahnhof), desde donde puedes cambiar de línea de metro para llegar a tu destino final en la ciudad. Si prefieres utilizar un taxi hay una parada justo a la salida del aeropuerto y el trayecto al casco antiguo de Núremberg te costará entre 18 y 20 euros.

Hoteles con encanto

En una ciudad tan bonita como esta de Franconia no podían faltar acogedores hoteles en el interior de pequeños y atractivos edificios. Fuera de las murallas se pueden encontrar alojamientos algo más económicos y modernos que dentro del Altstadt o casco histórico de la ciudad. Sin embargo creo que merece la pena buscar un hotel estilo boutique que desde su fachada te recuerde que estás en ciudad con mucha historia y encanto. Los hay por todas las calles de la ciudad antigua y alojarse en uno de ellos es un lujo si vas a viajar a Núremberg. Despertarse cada mañana, abrir la ventana y ver los tejados y calles de aspecto medieval es un verdadero regalo. Yo me alojé en el Hotel Drei Raben, un establecimiento que parece sacado de un cuento y que recomiendo totalmente.

Hotel Drei Raben

Paseos por calles peatonales

Aunque no todo el centro de la ciudad está cerrado al tráfico son muchas las calles en las que está restringido el paso de vehículos. Uno parece no darse cuenta al principio, pero de repente notas que paseas despreocupado. Que no escuchas como ruido de fondo el sonido de motores en una y otra dirección. Ese puñado de calles hacen que sientas que viajar a Núremberg te ha hecho también retroceder en el tiempo. Que estás cruzando puentes y plazas con la misma sensación que tuvieron quienes habitaron la ciudad hace siglos.

Viajar a Nuremberg

Gastronomía alemana al estilo Núremberg

Seguro que en cuanto hablamos de comida y de Alemania uno imagina enormes fuentes de codillo de cerdo y platos llenos de enormes salchichas. Pues siento decepcionaros, pero en Núremberg no todo es así. Aunque se pueden comer salchichas y asados, estos no van a ser los típicos.

Por ejemplo, no solo se come codillo. También se realiza un sabroso asado con la espalda del cerdo que se sirve muy tostado. Como acompañamiento no puede faltar una deliciosa ensalada de patata. Es muy popular la carpa, un pez poco apreciado en España y que sin embargo en Franconia preparan frita y convertida en un manjar. Y en cuento a las salchichas, las típicas de la ciudad son las Rostbratwurst. Unas salchichas pequeñas y muy ricas que deben ser producidas dentro de la ciudad de Núremberg para poder llevar esa denominación. Ah, y no hay que olvidar probar el típico pan de especias de Núremberg, el Lebkuchen, una especie de bollo que se puede encontrar incluso recubierto de chocolate.

Viajar a Nuremberg

Descubrir que Núremberg renació de sus cenizas

Aunque cuando uno recorre el casco antiguo de la ciudad crea estar viendo edificios construidos hace siglos, esto no es tan real como puede parecer. Lo cierto es que más del 90% de Núremberg quedó totalmente destruido durante los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial. El peor de todos ellos tuvo lugar el 2 enero en 1945, y no solo por la pérdida del patrimonio de la ciudad. También por los miles de civiles que perdieron la vida ese día. Hoy viajar a Núremberg es visitar una ciudad reconstruida con mimo. Se volvieron a levantar el castillo y las iglesias con la piedra original. Gracias a ello hoy esta ciudad bávara luce un aspecto de ciudad medieval que nadie pondría en entredicho.

Buscar el rincón más bonito de la ciudad

Son tantos los lugares con encanto en esta ciudad de Baviera que es complicado elegir un solo lugar como el más atractivo de Núremberg. Cuando paseas por una calle con casas de colores y vigas de madera adornando el exterior piensas que es lo más bonito que has visto. Luego llegas al río Pegnitz y te enamoras de sus puentes y sus vistas. Un poco más allá alcanzas un plaza dominada por una impresionante iglesia rodeada de bellos edificios y te quedas boquiabierto. Y cuando piensas que no puede haber nada mejor, alcanzas el castillo con sus casas de cuento, sus impresionantes vistas de la ciudad y te queda claro que viajar a Núremberg es llegar a un rincón muy grande rodeado de murallas que encierran más atractivo del que imaginabas.

Viajar a Nuremberg

Conocer las entrañas de la ciudad

Ya os he contado que Núremberg quedó destruida durante la Segunda Guerra Mundial. Pero solamente su superficie. Las entrañas de la ciudad tenían desde hacia siglo bodegas debajo de las casas. Allí se fermentaba cerveza, se producía vino o se almacenaban alimentos. Con la llegada de la Guerra, estos lugares se transformaron en bunkeres a los que ante cualquier aviso de bombardeo los habitantes de la ciudad corrían a esconderse. En muchos casos se eliminaron los muros que separaban las antiguas bodegas entre unas y otras casas. Hoy en día es posible visitar esta parte oculta de la ciudad, bien en visitas guiadas a antiguas bodegas, a mazmorras o incluso participando en una cata de vinos de la región en el antiguo sótano de algún restaurante.

Escenario de los juicios más famosos de la historia

Han pasado ya más de 70 años de los juicios de Núremberg. Aquellos en los que un buen número de mandos nazis entre los que estaban Hess o Göring fueron juzgados y condenados. Fue en la sala 600 del Tribunal de Justicia de la ciudad donde tuvieron lugar estos juicios. Hoy la sala sigue abierta y si no hay juicio en su interior se puede visitar. Una planta más arriba una amplia exposición muestra todo lo relacionado con este acontecimiento y acerca al viajero a uno de los momentos más oscuros de nuestra historia.

Viajar a Nuremberg

Los alemanes salen de noche

¿Quién dijo que los alemanes son aburridos y en cuanto anochece se encierran en casa? Viaja a Núremberg es descubrir que esto no siempre es así. Incluso con lluvia y algo de frío encontramos las calles de la ciudad con bastante ambiente entrada la noche. La gente sale pronto a cenar en los restaurantes, pero luego tardan en abandonar la mesa. Les gustan las sobremesas largas. Y después de una contundente cena alemana ¿no es mejor irse a tomar una copa a alguno de los bares repartidos por el casco antiguo de la ciudad? Nosotras asomamos la nariz a uno de ellos y os aseguro que allí no entraba un alfiler. Así que después de un paseo y unas fotos por la ciudad iluminada tomad nota y buscar un local para beber cerveza codo con codo con los animados habitantes de la ciudad.

Viajar a Nuremberg

Pues estas son mis razones para viajar a Núremberg tras nuestra escapada de fin de semana. En breve entramos en detalle y os cuento todo lo que ver en Nuremberg.

Comentarios (10)

  1. Qué guay Kris se ve que lo pasáisteis fenomenal, os seguí por las redes 🙂 Nuremberg no la conozco, he pasado cerca con el coche por la autovía pero nunca me he parado y gracias a tu texto y tus fotos veo que… ¡Error! Una excusa perfecta para volver a Alemania que a mí también me gusta mucho. Un abrazo

  2. Me encantó redescubrir contigo Nuremberg, aunque ya había estado antes, en este viaje pude realizar algunas visitas que me quedaron pendientes. Confirmo totalmente tus 10 razones para visitar esta bella ciudad y podría añadir unas cuantas más. 😘

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies