Ferry a Cerdeña: nuestra experiencia con Grimaldi Lines

por Cristina Monsalvo
ferry a cerdeña

Aun recuerdo cuando preparaba los viajes con tiempo. Compraba los vuelos con meses de antelación y me pasaba semanas organizando la ruta en el destino elegido o seleccionando los hoteles que más me gustaban. Pero las cosas han cambiado y mi forma de viajar también. Este año no ha habido aviones ni mucho tiempo dedicado a organizar nuestro viaje a Cerdeña. Ha sido una cosa casi improvisada, un periplo organizado en tres días en el que por diferentes razones elegimos el ferry para viajar a Cerdeña en lugar del avión, la que antes hubiera sido nuestra primera opción.

Razones personales no me dejaban pensar en vacaciones ni viajes. Necesité de una dosis extra de energía para animarme a comprar una guía de Cerdeña, organizar una ruta y hacer la maleta. Por supuesto, sin hablar de aviones. No me sentía con fuerza para pasar horas en un aeropuerto y más horas en un avión con la mascarilla cubriendo mi cara. Fue esa la razón que me animó a elegir Cerdeña como destino de nuestro viaje, el que hasta ella podíamos llegar en ferry.

Ha sido la primera vez que hemos viajado en este medio de transporte. No tenía muy claro que esperar, hubo cosas buenas y otras no tanto. Así que por si os sirve de ayuda, os cuento mi experiencia para viajar en ferry a Cerdeña con Grimaldi Lines.

ferry a cerdeña

Viajar en ferry a Cerdeña

Al comenzar la búsqueda de ferry para llegar a la isla italiana de Cerdeña encontré que desde España solamente realiza el trayecto la compañía Grimaldi Lines.  El trayecto une las ciudades de Barcelona y de Porto Torres, siendo la duración del viaje de 12 horas.

El viaje de ida, en la fechas de nuestra partida, salía de Barcelona a las 23:45 horas. Y el regreso a las 7:15 horas desde el puerto sardo de Porto Torres. Teniendo esa información en nuestras manos empezamos a buscar opciones para alojarnos en el ferry a Cerdeña y encontramos las siguientes:

  • Incluido en el precio de cada pasajero, espacio en la cubierta (sillas, tumbonas).
  • Butaca interior.
  • Cabinas (interior, exterior, suite exterior o suite superior).

Dada la situación derivada de la pandemia teníamos claro que preferíamos estar solos en una cabina, y puesto que el viaje es largo decidimos elegir, tanto para la ida como para la vuelta, cabina exterior.

Precios del ferry a Cerdeña con Grimaldi Lines

El precio del ferry desde Barcelona a Porto Torres en Cerdeña varía dependiendo de varios factores. Uno de ellos es la fecha, es más barato hacer el trayecto en octubre que en agosto.

En el momento de hacer la reserva se solicita lo siguiente:

  • Personas que van a viajar (y sus edades).
  • Tipo, marca y modelo del vehículo (en el caso de que se viaje con él).
  • Fechas del viaje.

A partir de ahí se va eligiendo el tipo de acomodación para el trayecto, lo que supondrá que el precio suba o no. Se puede elegir el tipo de cabina, de asiento o sencillamente conformarse con un asiento en cubierta.

ferry a cerdeña

También se pueden reservar al hacer la reserva las comidas, ya sea desayuno, almuerzo o cena. Esto no es necesario, los restaurantes del ferry a Cerdeña son grandes y no creo que existan muchos problemas para encontrar una mesa o pedir un café y pagarlo en el momento.

En nuestro caso, el precio del viaje ida y vuelta entre España y Cerdeña con Grimaldi Lines fue de 334 euros. Reservamos para los dos un camarote exterior en ambos trayectos y viajamos con nuestro coche de tamaño mediano.

Si quieres consultar o comprar tus billetes de ferry a Cerdeña, consulta el siguiente enlace: Grimaldi Lines.

Instalaciones de los ferrys de Grimaldi Lines

Nosotros no hicimos uso de las instalaciones del ferry que nos llevaba a Italia. Por el tema del Covid-19, preferimos llevar una pequeña nevera con bebida y comida para consumir durante el viaje. Ello no nos impidió dar algunos paseos por el interior del ferry para ver que había en su interior y de que instalaciones podían disfrutar los pasajeros.

ferry a cerdeña

  • Bar/cafetería. El lugar perfecto para desayunar o tomar un café. Cuenta con mesas, sillas y sofás (sobre estos últimos os contaré más adelante).
  • Discoteca/sala de fiestas. Solamente la vimos abierta en el viaje de ida a Cerdeña. A la vuelta estaba cerrada a cal y canto.
  • Casino y salón recreativo.
  • Restaurante a la carta, otro de autoservicio y un tercero en el que las hamburguesas y la comida rápida son las protagonistas.
  • Una pequeña zona con actividades para niños.
  • Cuentan con una tienda en la que comprar perfumes, ropa, juguetes o libros.
  • Piscina en cubierta, para adultos y niños. Al viajar en septiembre la encontramos vacía y cerrada.
  • Bar en cubierta.
  • Ascensores y algunos tramos de escaleras mecánicas, aunque no comunican de forma directa las diferentes plantas del ferry.

Cabinas en el ferry de Barcelona a Cerdeña

La verdad es que me alegra haber hecho el viaje en una cabina exterior privada. Nos dio comodidad y un espacio solamente para nosotros en el que olvidarnos durante unas horas de las mascarillas. Pero siendo totalmente sincera, tengo que decir que el mantenimiento de las cabinas que nos asignaron fue muy diferente entre la ida y la vuelta.

En el viaje de ida en el ferry a Cerdeña nos alojamos en la cabina 8006. Una cabina cuádruple con dos camas bajas y dos literas, ambas cerradas. Contábamos con un escritorio, una silla y una pequeña butaca. Había un armario y un perchero en la habitación, así con un baño privado para nosotros con lavabo, inodoro y ducha.

La cabina, como el resto del barco, se ve antigua, pero en general estaba limpia. Nos dejaron sábanas, toallas y productos de aseo. Confieso que dormimos muy bien pues la cabina estaba en la parte delantera del ferry y no sentimos en ningún momento del trayecto ni ruido ni movimiento.

Sin embargo, el viaje de regreso poco tuvo que ver. Nos alojaron en la cabina 9159, al final del ferry. El ruido era constante, se sentía hasta que vibraba la cama. Si conseguimos dormir fue por agotamiento, no por la tranquilidad del camarote. Y eso fue lo de menos. Lo peor fue lo sucio que estaba todo. Migas y pelusas por todo el suelo, las paredes pedían a gritos que alguien pasara una bayeta por ellos, polvo acumulado en cada rincón y la butaquita del escritorio sucia como ella sola. Por no hablar del baño, con la escobilla del WC tirada en el suelo y un olor nada agradable.

Por si fuera poco, no nos habían dejado nada más que una manta. Y fue imposible localizar a nadie que nos diera otra, así que terminé tapada con las toallas.

Si tuviera que volver a hacer un viaje en ferry, cosa que no descarto, y fuera de larga duración, volvería a elegir una cabina para viajar. Recomiendo a cualquiera que quiera hacer el viaje a Cerdeña en ferry que reserve una cabina, aunque sea interior. Estar doce horas pululando por el barco no me parece el mejor plan. Pero eso sí, al mínimo problema buscaría a quien fuera para que pusiera en orden el camarote o me dieran otro diferente.

Valoración del ferry de Grimaldi Lines

Haber viajado en ferry a Cerdeña ha tenido cosas buenas y otras no tanto. ¿Volvería a hacerlo?. Probablemente sí, pero sería más exigente con algunas cosas. Poniendo en una balanza lo que vi y viví a bordo de los barcos de Grimaldi Lines, mi valoración sería la que os cuento a continuación.

Lo mejor de viajar en ferry de Grimaldi Lines a Cerdeña

Entre las cosas buenas casi todas las que me vienen a la cabeza son más personales que por el propio barco en sí. En otro momento es probable que hubiera elegido el avión para viajar a Cerdeña. Pero esta situación de pandemia que estamos viviendo me ha afectado de una forma especial, y hacer el trayecto en barco me ha permitido desplazarme hasta Italia, algo que no creo que hubiera hecho en ese momento en avión.

  • Una de las mejores cosas de viajar en ferry a Cerdeña es llevar todo metido en tu coche. Abres el maletero, lo llenas con tus maletas y todo lo necesario para disfrutar de las playas sardas y no tienes que preocuparte por el peso o el exceso de equipaje. Algo que ya hicimos el año pasado cuando salimos de viaje en busca de las playas y los mejores lugares que ver en el Algarve.
  • En el tema económico, haciendo cuentas, es más barato llegar a Cerdeña en barco con tu coche que volar hasta allí y alquilar un coche (además de tener que comprar la sombrilla que no has podido llevar en el avión). En las fechas de nuestro viaje, los vuelos y el alquiler de coche para dos semanas rondaba los 600/700 €. Viajar en ferry nos costó 334 más la gasolina de Madrid a Barcelona (i/v), una noche de hotel, una comida y una cena (recordad que en el ferry llevamos toda nuestra comida y bebida en una nevera). En total nos gastamos 450 €. Eso sí, tened en cuenta que las fechas y el tiempo con el que se haga la reserva condiciona todos los precios.
  • Dado el momento sanitario que estamos viviendo, poder viajar libre de mascarilla dentro de tu propia habitación ha sido algo que a mi me ha permitido hacer este viaje. Salvo los paseos por el interior del ferry o el rato de ir a por un café, el resto del tiempo lo puedes pasar en tu cabina leyendo, durmiendo o incluso tomando notas para lo que harás cuando llegues al destino.

Lo que no me gustó en los ferrys de Grimaldi Lines

Poco tuvo que ver el viaje de ida con el de vuelta a España. Eso es cierto. También lo es que en el trayecto hacia Cerdeña salimos poco de la cabina. El viaje fue por la noche y dormimos bastante. Sin embargo el de regreso tuvo tantas cosas que no me gustaron que creo que debo compartirlas con todo el que tenga intención de hacer un viaje en ferry a Cerdeña.

  • Ni a la ida ni a la vuelta los ferrys salieron con puntualidad. Y no digo por unos minutos, en ambos casos la demora fue de unas dos horas. Cuando te has levantado a las 4:30 a.m. para estar en el puerto una hora y media antes de que parta el barco y éste se retrasa dos horas, la verdad es que no te hace nada de gracia.
  • Cuando los viajeros dicen que el estar dos horas antes en el aeropuerto cuando salen de viaje es pesado, deciros que para viajar en ferry con coche, también hay que estar dos horas antes. Yo desde luego pensaba que era algo mucho más rápido.
  • Si bien en el viaje hacia Italia todo nos pareció muy bien organizado, a la vuelta no fue así. Descontrol con el check-in y problemas para conseguir el código QR que permitía entrar en España (y poca ayuda por parte del personal con quienes no lo podían obtener).
  • Una vez en el barco, la cabina sucia nos remató. Una cosa es que el ferry sea viejo o antiguo. Y otra que se consienta que la limpieza sea poca y mala.
  • No se puede permanecer en las cabinas hasta el final del viaje. Aproximadamente dos horas antes de la llegada a puerto todos los pasajeros deben abandonar sus habitaciones e ir a las zonas comunes. La razón es que tienen que limpiar las cabinas para los siguientes viajeros que embarcarán.
  • En el interior del ferry está prohibido fumar y sin embargo, vimos gente fumando, por ejemplo, en las máquinas del Casino.
  • Siendo obligatoria la mascarilla en espacios cerrados, parece que Grimaldi Lines no es algo que controle como debiera. Había empleados sin ella y por supuesto, muchos pasajeros prescindían sin problema de llevarla puesta. Cuando no se está comiendo o bebiendo, hay que ir con mascarilla. Pero parecía, visto lo visto, que a esos barcos no había llegado la pandemia.
  • Por último, no me parece bien el tema de los viajeros que no reservan asiento en butaca o cabina. Su lugar para viajar pasan a ser los sofás del bar, de los pasillos o de la sala de fiestas. Son lugares que cualquier pasajero podría utilizar para tomar un café o una copa y que no están libres porque otros se tumban en ellos para dormir y los ocupan con sus maletas, mochilas o cualquier otro objeto que lleven con ellos.

Documentación para viajar entre España e Italia en barco

No puedo dejar de contaros que documentación hace falta para viajar entre España e Italia en estos momentos. Seguro que en un futuro esto cambia y todo lo que debemos llegar con nosotros es lo de siempre, un documento de identidad, ya sea el DNI o el pasaporte. Pero hasta entonces, tomad nota de los documentos que no os pueden faltar.

Y eso es todo lo que os puedo contar sobre los viajes a Cerdeña con los ferrys de Grimaldi Lines. Para mí ha sido una nueva experiencia, y aunque tiene su parte buena, creo que me sigo quedando con viajar en avión.

Quizás también te interese

6 comentarios

Jordi 9 octubre, 2021 - 9:13 am

Visitar Cerdeña va a ser una opción para 2022, de manera que este reportaje me viene de maravilla. No sé si se puede pedir, al hacer la reserva, el tener el camarote en uno u otro lugar, porque por lo que comentas hay bastante diferencia.
Lo que no veo nada claro es el interés de ir en ferry a Cerdeña, desde Madrid. Alguero está a poco más de 2 horas de avión desde Madrid, pero a más de 24 horas de barco si tienes que ir a BCN para tomar el ferry. No sé si este pequeño ahorro compensa.

Reply
Cristina Monsalvo 9 octubre, 2021 - 11:48 am

Hola, Jordi
Cómo digo al principio del post, por razones personales no quería montar en avión. De ahí vino la idea de hacer el viaje en barco.
A vosotros desde Barcelona no hay duda de que os pilla mucho mejor, y en cuanto a la cabina, es cuestión de suerte y siempre es más fácil que te den cabina buena a la ida ya que el barco sale de vacío, sin embargo al regreso, ya viene con pasajeros desde Roma.

Reply
DinkyViajeros.com 14 octubre, 2021 - 12:37 pm

Nosotros tampoco estamos «preparados» todavía para volver a subirnos a un avión, con todo lo que ellos implica: mascarilla en el aeropuerto de salida, en el avión, en el aeropuerto de llegada…
Pensábamos que la opción del barco sería diferente, pero leyendo tu experiencia en el ferry para viajar a Cerdeña no lo tenemos tan claro. De hecho, creíamos que todo el mundo debía tener su asiento o cabina asignada, por el tema del COVID, pero ya vemos que no es así. Y además se ocupan sitios comunes como si fueran propios… Muy mal por parte de la naviera.

Visto lo visto, a nosotros no nos compensa ir desde Málaga hasta Barcelona para luego tomar un ferry a Italia, pero tu post nos ha servido para conocer el funcionamiento de Grimaldi Lines, que nunca está de más.

Saludos.

Reply
Cristina Monsalvo 15 octubre, 2021 - 4:25 pm

La verdad es que me sorprendió el modo de proceder de la compañía en el ferry a Cerdeña. Yo lo esperaba mucho más seguro, con espacios reservados y evitando en todo lo posible el contacto entre pasajeros, y mucho más si éstos no llevan mascarilla. Creo que es un tema serio, pues viajeros como nosotros, que aun no quieren subir en avión, podían encontrar una buen medio de transporte en los barcos, siempre que estos cumplieran todas las normativas.

Reply
Raquel 16 octubre, 2021 - 11:17 pm

Nos habíamos planteado alguna vez ir en ferry a Cerdeña. Me ha gustado leer una opinión de primera mano, y la verdad, el tema de la limpieza me desanima un poco. Una cosa es algo viejo y otra sucio.

Reply
Cristina Monsalvo 17 octubre, 2021 - 12:07 pm

Me decepcionó en varias cosas hacer el viaje en ferry a Cerdeña. Creo que un poquito de esfuerzo podrían mantener el barco en mejor estado, o al menos, con mejor aspecto a la vista de los clientes.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up