que ver en Amberes

Que ver en Amberes: del barroco a los diamantes

Llegamos a Amberes una tarde gris y lluviosa. El pronóstico del tiempo que habíamos consultado prometía sol. Y yo solo encontré nubes. Teníamos un día por delante dividido en esa tarde y la mañana del día siguiente. Así que con un paraguas y el chubasquero en la mochila salimos dispuestos a descubrir todo lo que hay que ver en Amberes.

Habíamos aterrizado solo un par de horas antes al aeropuerto de Zaventem. Tras un breve y cómodo viaje en tren llegamos a la Estación Central de Amberes. Un edificio con fachada neoclásica y un moderno interior iluminado por una gran cúpula.

Como parecía que la lluvia de momento no iba a ser nuestra compañera de paseo, decidimos caminar hacia el centro histórico de la ciudad. Por el camino fuimos conociendo una ciudad que no me gustó. Grande, llena de andamios y grúas, con mucho tráfico y calles atestadas de gente. Nada que ver con otras coquetas ciudades de Flandes como Malinas, Gante o Brujas. Caminaba y no veía nada que me llamara la atención. Nada era bonito. Ni atractivo. Tengo que confesar que la primera impresión que tuve de Amberes es que era una ciudad gris… y fea. ¿De verdad en mitad de todos aquellos edificios y calles sin ningún encanto iba a encontrar un casco antiguo tan interesantes como el de otras ciudades de Bélgica?

Empezaba a pensar que Amberes no iba a entrar en la lista de ciudades bonitas de Flandes cuando, sin darme cuenta y mientras nos dirigíamos hacia la Grote Markt nos encontramos ante la puerta lateral de una impresionante iglesia. Era St-Jacobskerk, la iglesia en la que están enterrados Rubens y 42 de sus descendientes. Incluso las calles cercanas a este templo gótico tenían ya un aspecto distinto a las otras por las que habíamos pasado solamente unos metros antes. La ciudad a partir de ese punto empezó a cambiar de aspecto. Y con él, también cambió mi ánimo. A pesar del cielo gris empecé a sentir esa emoción de estar en un lugar nuevo lleno de lugares por descubrir.

que ver en Amberes

Mientras continuábamos nuestro paseo hacia el centro me fui animando a curiosear en los patios que vislumbraba tras los arcos que se abrían a las calles por las que íbamos pasando. Poco a poco nos fuimos adentrando en la vieja Amberes. La ciudad que fue hogar de artistas y mecenas. Y a cada nueva calle yo iba encontrando bonitas fachadas, coquetos rincones y pequeños detalles que convierten el casco histórico de Amberes en un lugar que visitar con calma.

que ver en Amberes

Aprovechamos esa tarde para dar un primer paseo por las desiertas plazas del centro. La lluvia hizo acto de presencia y nos hizo ver una ciudad gris, pero también tranquila y en muchos lugares solitaria. Paseamos por la Grote Markt. Llegamos al Escalda, ese río navegable que forma parte de la ciudad y que la divide en dos. Y dimos una paseo por las calles de los alrededores antes de ir a cenar y despedir el día.

que ver en Amberes

Al día siguiente el tiempo había cambiado de forma radical. El paraguas se quedó en el hotel y esta vez fueron las gafas de sol las que salieron a recorrer Amberes con nosotros. Volvimos al casco histórico de la ciudad y lo encontramos mucho más animado que la tarde anterior. La gente recorría las calles comerciales y los turistas se hacían fotos con las casas gremiales de la Grote Markt y la fuente de Brabo como fondo. En pocas horas pudimos conocer muchos de los lugares que ver en Amberes bajo una luz muy diferente. Sin duda me quedo con la del sol y el cielo azul. Y con el recuerdo de que las apariencias engañan, y aunque algo parezca a simple vista un diamante en bruto, puede que un simple rayo de sol nos muestre sus mejores vetas y nos deje claro que es una piedra de calidad.

que ver en Amberes

Que ver en Amberes

Después de ese día, dividido en una tarde y una mañana, recorriendo Amberes os animo a incluirla en cualquier viaje a Flandes. Y de entro todo lo que ofrece esta ciudad, la más cool de Bélgica, os dejo mis recomendaciones sobre que ver en Amberes.

que ver en Amberes

Estación Central

Aunque Amberes cuenta con aeropuerto, la mayoría de los turistas llegamos a esta ciudad en tren. Bien desde el aeropuerto o desde alguna otra ciudad del país. Y no hay duda de que no hay mejor forma de empezar a descubrir Amberes que su estación. En este lugar, allá por 1836, cuando comenzó a circular el ferrocarril, solamente había una caseta de madera y cuatro andenes. Fue en 1905 cuando se inauguró la actual estación, considerada la cuarta más bella del mundo por alguna prestigiosa publicación. Detrás de su fachada neoclásica se esconden 14 andenes repartidos en tres niveles que se comunican con modernas escaleras mecánicas.

que ver en amberes

Dependiendo de la salida que se escoja para abandonar la estación, uno se encontrará con De Keyserlei. Se trata de una de las avenidas más elegantes de la ciudad. El paseo es amplio y en el se colocan las mesas de los bares y restaurantes allí ubicados. La otra salida de la estación da a Koningin Astridplein. Un plaza también con bares  y restaurantes, algunos hoteles y la entrada al Zoo de la ciudad. El ambiente aquí puede no ser del agrado de todos. La plaza está tomada por inmigrantes que se mezclan con los viajeros y turistas que abandonan la estación. En el lado opuesto de la plaza está Van Wesenbekestraat. Los farolillos que la decoran y la puerta que hay en su inicio anuncian que allí está el barrio chino de Amberes.

Grote Markt

Esta gran plaza es una de las más bonitas de Flandes y uno de esos lugares imprescindibles que ver en Amberes. Y eso que nosotros nos encontramos con el Ayuntamiento, su edificio más importante y Patrimonio de la Humanidad, cubierto con andamios ya que lo estaban restaurando. Los otros dos lados de esta plaza de trazado triangular están ocupadas por bonitos edificios gremiales. Estas casas gremiales no son las originales de los siglos XVI y XVII, ya que un incendio las destruyo el 1576. Una de las fachadas más atractivas de la plaza corresponde a la Pand van Spanje (Casa de España), cuyo gablete está coronado por una escultura de San Jorge.

que ver en amberes

El centro de la Grote Markt está ocupado desde 1887 por la fuente de Brabo. En ella se representa el triunfo del bien sobre el mal con las figuras de Brabo, el legionario romano que corto la mano al gigante Antigoon y la arrojó al río Escalda.

que ver en amberes

Catedral de Nuestra Señora

Es sin duda uno de los edificios más bonitos que ver en Amberes. Y también la iglesia más antigua de la ciudad que se mantiene en pie. Se tardaron 169 años en la construcción de la que se convertiría en el edificio gótico más grande de los Países Bajos. Este templo se construyó en base a distintos planos. Pasó tanto tiempo desde que se comenzaron las obras hasta que se dieron por concluidas que el resultado poco tuvo que ver con la idea original. Por ello su estructura no es muy lógica y su aspecto es asimétrico. Prueba de esto último es su torre, Patrimonio de la Humanidad. Con sus 123 metros domina la ciudad en solitario cuando la idea original es que hubiera tenido una torre gemela.

que ver en amberes

La Catedral es hoy un de los tesoros de Amberes. Ha sobrevivido a saqueos, incendios e incluso a un intento de demolición. Por suerte esto último no se llevó a cabo y desde el siglo XIX la Catedral de Nuestra Señora se fue restaurando para devolverle su esplendor.

El acceso al templo es de pago. La entrada permite disfrutar de este inmenso templo de siete naves que puede presumir de contar entre sus numerosas obras de arte con cuatro lienzos de Rubens, el artista más famoso de Amberes.

Tomad nota de una cosa que me encantó: durante todo el año las campanas de la Catedral llenan de música el casco antiguo de Amberes. Durante una hora, entre las 12 y la 1, los lunes, miércoles y viernes, se puede pasear por el centro histórico de la ciudad escuchando la música del carrillón.

Handschoenmarkt

La entrada principal a la Catedral está en Handschoenmarkt. Se trata de una coqueta plaza cuyos edificios se han convertido en tiendas de recuerdos y restaurantes. No hay que perderse en el centro de la plaza la tierna escultura de un niño acostado con un perro. Son Nello y su perro Patrasche, protagonistas del libro “Un perro de Flandes”. Es un cuento muy popular en Japón y Corea del Sur. Allí parece que los niños aprenden a leer con este libro cuya acción se desarrolla en la Catedral de Amberes. Incluso uno de los cuadros de Rubens es clave en la historia.

que ver en Amberes

Si se abandona esta plaza por la corta Tempelstraat, se llega a Oude Koornmarkt. Una de las avenidas más animadas y turísticas de Amberes. En ella hay que buscar el nº 16. Entre tanto restaurante y tienda puede pasar desapercibido. Pero para aquellos que lo encontréis sabed que allí a una callejón peatonal que os hará retroceder en el tiempo. Es Vlaeykensgang, un lugar que en el siglo XVI era dominio de los zapateros de la ciudad. Aunque hace unos años estuvo a punto de convertirse en un aparcamiento, hoy, después de una cuidada restauración, se ha convertido en uno de los rincones más bonitos y tranquilos que ver en Amberes. Si podéis ir allí mientras suena el carrillón de la Catedral el lugar os parece doblemente bello.

que ver en Amberes

Groenplaats

Otra de las plazas que ver en Amberes y desde la que disfrutar de buenas perspectivas de ésta, es Groenplaats. Antiguamente había en este lugar un cementerio, pero a partir del siglo XVIII el lugar se convirtió en la gran plaza que es hoy. Alrededor de ella, además de la Catedral, se pueden ver la fachada neobarroca del Hotel Hilton y la del Bon Marché. El resto de la plaza está ocupada por restaurantes y bares que sacan sus terrazas a la calle. Y en el centro, una bella escultura del artista más célebre de la ciudad, el ya citado Rubens.

que ver en Amberes Rubens y Amberes

Avenida Meir

Esta avenida peatonal une el barrio de la estación con el casco antiguo de Amberes. Merece la pena pasear por él. A pesar de parecer solo una calle comercial, la más concurrida de Bélgica, lo cierto es que basta con levantar la vista para encontrarse con bonitos edificios de los siglos XVIII y XIX.

Uno de los edificios más atractivos de esta avenida es el Paleis op de Meir. Ha sido ocupado por Napoleón y por la familia real. Hoy en su interior hay una tienda de decoración, un restaurante y una chocolatería. Merece la pena entrar en ésta para poder ver los bellos murales que siguen decorando las paredes.

que ver en Amberes

Al final de la Meir se puede ver el primer rascacielos construido en Europa: el Boerentoren. Su construcción finalizó en 1932 con una fachada cubierta de piedra blanca y una altura de 87 metros. En su entrada principal se pueden ver cuatro esculturas Art Decó.

que ver en amberes

Rubenshuis (Casa de Rubens)

Muy cerca de la Avenida Meir, a la espalda del Paleis op de Meir, está la vivienda en la que Rubens vivió junto a su familia. Esta fue su residencia durante veinticinco años y en ella pintó gran parte de su obra. Aquí recibió el famoso pintor a importantes personalidades y tuvo su taller. En él trabajó junto a sus ayudantes, aprendices y colegas.

Visitar esta casa da la oportunidad de descubrir como vivía la clase acomodada de Amberes en el siglo XVII. Durante el recorrido se pasa por la cocina, el comedor o las habitaciones. En muchas de ellas se pueden ver pinturas de Rubens, entre ellas su autorretrato que ha sido recientemente restaurado.

Actualmente se están restaurando también el jardín y el pórtico barroco. Ambos elementos son originales en esta casa y fueron diseñados por el propio Rubens. Como veis son muchas las razones para visitar esta casa, sin duda uno de los lugares imprescindibles que ver en Amberes.

que ver en Amberes

Iglesia de San Carlos Borromeo

Rodeada de algunas de las calles peatonales con más encanto de la ciudad, esta imponente iglesia es claro exponente de la arquitectura barroca. Levantada en el siglo XVII, su entrada principal se encuentra en una tranquila plaza en la que también se pueden los edificios que la Biblioteca de Amberes. El acceso a esta iglesia es gratuito, y generalmente cierra las puertas a las 17:00 horas. Nosotros sin embargo llegamos más tarde y pudimos entrar. Aunque nos tocó salir del templo por una puerta lateral.

Amberes, Rubens

Esta iglesia está ligada a la figura de Rubens. El artista diseñó la decoración escultórica del templo. Y también pintó para ella 43 obras. Por desgracia, un incendio en 1718 destruyo 39 de aquellas pinturas. El templo sin embargo sufrió pocos daños y mantiene su antiguo esplendor. Entre las obras de su interior, seguro que os llaman la atención sus confesionarios bellamente tallados. Se instalaron en la iglesia tras el incendio del siglo XVIII. Y sobrevivieron a otro que tuvo lugar en 2009.

que ver en amberes

El río Escalda

Allí donde acaba el casco antiguo de Amberes está el río Escalda. Esa corriente de agua que forma parte de la vida en la ciudad. Es en el Escalda donde se encuentra el mayor puerto de Bélgica y el segundo más importante de Europa. En su orilla se encuentran algunas de las atracciones turísticas que ver en Amberes. Nosotros no tuvimos tiempo para visitar dos de los museos junto al Escalda: el Museum aan de Stroom (conocido como MAS) y el Red Star Line Museum.

Si pudimos ver sin embargo un par de lugares que por distintas razones nos gustaron. El primero fue ‘T Steen. Un pequeño castillo que se levanto en el 1200 sobre el primer asentamiento galorromano de Amberes. Fue uno de los primeros edificios construidos en piedra en la ciudad. Su nombre significa precisamente eso: piedra. Ha servido de cárcel, castillo y museo. Y en un futuro parece ser que se convertirá en una de las oficinas de turismo de Amberes. Merece la pena subir al castillo y acercarse al río por la pasarela elevada que hay junto a él. Desde ese punto se tienen buenas vistas del río Escalda.

Otro de los lugares que visitamos junto al río fue el túnel peatonal Sint Anna (Sint-Annatunnel). La entrada a este túnel se encuentra en Frederik van Eedenplein, en un pequeño edificio con cierto aspecto art decó. En su interior están los grandes ascensores que bajan al túnel y son perfectos para quienes lo van a cruzar en bicicleta. También allí están las bonitas escaleras mecánicas que llevan en funcionamiento desde los años 30 del siglo pasado. El túnel, cubierto de azulejos, tiene una longitud de 572 metros y está a una profundidad de 32 metros.

que ver en Amberes

Museo Plantin-Moretus

Si vais a Amberes y solamente tenéis tiempo de visitar un museo, id a este. Os aseguro que es una verdadera joya. Dos veces Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Una, por el edificio que aloja el museo. Una mansión del siglo XVII con un precioso patio interior. La otra, por la colección que muestra en sus salas. Y es que esta casa flamenca fue la sede de la primera imprenta del mundo, convirtiéndose en museo en 1876.

Es sus salas se pueden ver las imprentas más antiguas del mundo. Vídeos que muestran como se encuadernaba hace siglos. Manuscritos de valor incalculable y dos bibliotecas, una de 1700 y otra de 1940. Es sin duda un recorrido que nos lleva al nacimiento del libro impreso.

que ver en amberes rubens museo plantin-moretus

Snijders&Rockoxhuis

Otra de las oportunidades de ver una antigua mansión flamenca en el corazón de Amberes es visitar este museo recientemente renovado. La casa que aloja el museo fue la vivienda del humanista y mecenas Rockox. Fue él quien encargó a Rubens la obra “La Adoración de los Magos” y otras pinturas que hoy se encuentran en museos de Londres o Madrid. Sin embargo, y entre obras de arte, en este museo cuelgan algunas obras de Rubens, como los retratos de los archiduques Albrecht e Isabella. No hay que abandonar el museo sin pasar por su recoleto patio interior.

que ver en amberes

Art Nouveau de Amberes

Repartidos por distintos puntos de la ciudad hay edificios de estilo Art Nouveau que para mi son parte de los lugares que ver en Amberes. No son edificios monumentales. Pero si os gusta ese estilo arquitectónico seguro que disfrutáis visitándolos. Yo confieso que quedé fascinada por el Art Nouveau cuando fui a la capital de Bélgica. Para mi la Casa Horta es sin duda uno de los lugares que ver en Bruselas.

En Amberes, por cuestión de tiempo, tuvimos que elegir entre todos los edificios Art Nouveau de la ciudad cuales queríamos ver. Están ubicados en distintos barrios y nos era imposible ver todos. Sin embargo y aprovechando que a finales de mayo los días en Bélgica son largos, pudimos pasear y llegar aún de día a ver un par de ellos. El primero fue ‘t Bootje. Un casa decorada en tonos azules con un balcón esquinero en forma de proa de barco. Encontrar está casa no tiene pérdida. Está justo detrás del KMSKA, una de las mejores pinacotecas de Europa. Sus obras están repartidas actualmente por otros museos e iglesias de la ciudad, ya que el museo está siendo restaurado. También en esa zona está la Sinagoga Holandesa. Otro de los edificios que encontramos en obras.

que ver en Amberes

No muy lejos, en Volkstraat 40, está Help U Zelve. Uno de los edificios modernistas más atractivos de la ciudad. Fue levantado en 1901 como sede del Partido Socialista. Su fachada está decorada con mosaicos de trabajadores en el campo, ventanas curvas y elementos de forja con motivos vegetales. Actualmente el edificio aloja una escuela.

que ver en amberes

Altares en las calles

Una cosa que nos llamó mucho la atención en nuestro paseo por las calles de Amberes fue la cantidad de pequeña vírgenes en altares colocadas en las esquinas de la calles o en las fachadas. Las hay de distintos estilos. Algunas son muy sencillas. Otras tienen un tamaño mayor y están más decoradas. Aunque habíamos visto esto en otras ciudades, nunca tanto como en Amberes.

que ver en Amberes

Investigando encontramos la explicación para que tantas esculturas de vírgenes decoren las calles amberinas. La principal razón sería el conflicto entre los protestantes y católicos de la ciudad. Estos últimos, que habitaban sobre todo la zona sur de la ciudad, comenzaron a colocar vírgenes en sus edificios. Además, antiguamente había un impuesto del que estaban exentos aquellos que en la fachada de su casa tuvieran alguna de estas figuras. Así que si visitáis esta ciudad de Flandes, recordad mirar de vez en cuando hacia arriba. Seguro que os encontráis con más de una de esas antiguas figuras que forman parten desde hace siglos de la decoración de la Amberes.

Reserva aquí tu visita guiada en Amberes

Museo DIVA

Unos días antes de nuestra llegada abrió en Amberes un nuevo museo: DIVA. En el corazón de la ciudad por la que pasan el 84 % de todos los diamantes en bruto y el 50 % de todos los diamantes pulidos que se comercializan en el mundo, no podía faltar un museo dedicado a esta piedra preciosa. Nosotros no pudimos visitarlo por falta de tiempo, como nos pasó con otros museos que ver en Amberes. Sin embargo seguro que más de uno se anima a conocer este nuevo museo, sin duda el más brillante de la ciudad. En su interior el visitante puede realizar un viaje a través de la historia de los diamantes de Amberes mientras pasa por impresionantes decorados y disfruta de entretenidas historias entretenidas. Yo si vuelvo a Amberes, seguro que hago hueco para conocer este museo diferente a los del resto de la ciudad.

Cómo llegar a Amberes

Si viajas a Amberes desde fuera de Bélgica, debes saber que la ciudad cuenta con su propio aeropuerto. Aunque lo más habitual es que los viajeros españoles lleguemos a uno de los dos aeropuertos de Bruselas: Zaventem o Charleroi.

Desde el segundo habría que desplazarse hasta Bruselas y desde allí continuar viaje a Amberes siempre que quieras utilizar el transporte público.

Si aterrizas en Zaventem llegar a Amberes será mucho más sencillo. Tan solo tienes que buscar las señales que indican “Train” e ir bajando las escaleras mecánicas hasta llegar a la estación. Allí encontraras las taquillas y máquinas expendedoras en las que hacerte con tu billete para llegar a Amberes. La duración del trayecto hasta la Estación Central es de 32 minutos.

Dónde dormir en Amberes

En una ciudad de negocios y turismo como es Amberes no faltan alojamientos. Los hay para todos los viajeros y el bolsillo de cada uno. Solamente hay que elegir la zona y buscar lo que mas se acomode a vuestro gusto y presupuesto.

Nosotros nos alojamos en el hotel Park Inn by Radisson, en la misma plaza que el Zoo de Amberes y a poca distancia de la Estación Central. Nos gustó mucho está ubicación porque nada más llegar a la ciudad, sin necesidad de caminar demasiado o tener que recurrir a otro medio de transporte, pudimos dejar las maletas en el hotel. Así mismo, el día de nuestra salida estábamos al lado de la estación y en 10 minutos llegábamos al andén del que salía el tren para continuar nuestro viaje por Flandes.

Este hotel también tiene buena situación para llegar caminando al centro histórico y a los lugares que hay que ver en Amberes. En unos 20 minutos se puede recorrer esa distancia. Y para quienes prefieran el transporte público, en la plaza en la que está el hotel encontrarán paradas de metro, tranvía y premetro (tranvía subterráneo) para poder desplazarse por la ciudad.

que ver en amberes

En cuanto a las instalaciones del hotel destacar la comodidad de la habitación. Decorada en un estilo contemporáneo, contaba con una pequeña zona de estar, una amplia cama con edredones, escritorio y un gran baño. Encontramos a nuestra disposición botellas de agua de cortesía, amenities de la marca Dove y una cafetera Nespresso. Nuestra habitación tenía una gran ventanal que la hacía muy luminosa, pero contaba con buen aislamiento lumínico con cortinas opacas. A pesar de la situación céntrica, en una zona concurrida y con algunas obras cercanas, la verdad es que con las ventanas cerradas no se escuchaba ningún ruido.

que ver en Amberes

Lo que más me gustó de este hotel:
  • La ubicación.
  • La comodidad de la cama.
  • Todo estaba muy limpio y ordenado.
  • El personal era muy amable y dispuesto a ayudar.
  • El aislamiento, tanto lumínico como acústico.
  • Desayuno correcto, sin excesos pero no echamos nada en falta.

Reserva aquí tu hotel en Amberes

Antwerp City Card

Si como nosotros tienes intención de sacar el máximo partido de tu estancia en Amberes seguramente te interese hacerte con la Antwerp City Card. Una tarjeta turística que permite el acceso una vez a las atracciones más destacadas que ver en Amberes. Entre ellas están la Rubenhuis, la Catedral o el Museo Platin-Moretus.

Durante la validez de la tarjeta se puede utilizar el transporte público de forma ilimitada. Y junto con la tarjeta se entrega un librito que incluye bonos descuento para diferentes atracciones, tiendas y restaurantes.

Hay tres modalidades de Antwerp City Card: 24, 48 y 72 horas. La validez de cada una de ellas comienza a contar desde la primera que se utiliza. Es decir, si por ejemplo la utilizas el martes a las 13:30 la primera vez, y has adquirido la de 24 horas, podrás utilizarla hasta el miércoles a las 13:30.

Reserva aquí la Antwerp City Card

Muchas gracias a la Visit Antwerpen por habernos ayudado a disfrutar de una estancia perfecta y descubrir todo lo que hay que ver Amberes, la ciudad más cool de Bélgica.

Comentarios (12)

  1. Al igual que tu, me enamoré de Amberes, pero lo mio fue amor a primera vista. Llegar a la estación central, algo que no me esperaba, anticipó el hecho de que me fuera a encantar la ciudad, y así fue. Estoy deseando volver.

  2. En nuestro último viaje a Bélgica visitamos las ciudades de Bruselas, Gante y Brujas. No nos dio tiempo a ver Amberes a pesar de que lo teníamos programado. Nos vendrá muy bien este post para nuestra próxima escapada a Bélgica dentro de unos meses.
    Un saludo.

  3. Me he enamorado de la estación de tren…Y las escaleras mecánicas son preciosas también. Qué bueno cuando un lugar te sorprende y te vuelves con una sensación totalmente distinta a la que se tiene al empezar el día. Me ha parecido una ciudad agradable para recorrer, con castillo, río y un tranquilo casco histórico.
    *Supongo que Rubens tendría tarifa familiar para entierros en la iglesia 😉
    ¡Un beso guapa!

    1. Es una ciudad que fue de menos a más para nosotros. Sobre todo cuando salió el sol 🙂
      Sobre Rubens y esa tarifa creo la pagó en cuadros jejeje

  4. Nosotros tenemos sentimientos encontrados hacia Amberes. Por un lado, tenemos un recuerdo bastante regular de la ciudad porque no cayó el diluvio universal… ¡cómo llovía! 😭 Pero por otra parte, la ciudad en sí nos gustó mucho. 😍 Así que tal vez le demos una segunda oportunidad cuando volvamos a Bélgica. 😉

    Saludos.

    1. Hay que ver lo que el clima puede influir en la percepción que tengamos de un sitio. Yo creo que en este caso, llegado el momento, podéis volver a Amberes y cruzar los dedos para luzca el sol. 🙂

  5. A nosotros Amberes nos encantó. Fuimos a pasar el día desde Bruselas y fue todo un descubrimiento. Una ciudad olvidada frente a Brujas pero que merece una visita. Menos mal que tu primera impresión no fue la definitiva ¿verdad?

Post a new comment