Juicios de Núremberg

Visitar la sala de los juicios de Núremberg

Núremberg es sin duda una de las ciudades más bonitas de Alemania. Sin embargo, lo que hoy vemos es obra de la reconstrucción que tuvo lugar en esta ciudad al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Y es que este conflicto bélico dejó una terrible huella en la ciudad. Los nazis la convirtieron en su centro operaciones y en allí celebraban sus congresos. También fue en esta ciudad donde se promulgaron las en las que se retiraba a los judíos la ciudadanía alemana. Por ello la ciudad se convirtió en objetivo de los aliados que la redujeron a escombros en el bombardeo el 2 enero de 1945. También en esta ciudad de Baviera tuvieron lugar unos de los juicios más famosos de la historia. Esos en los que se juzgó a los principales dirigentes supervivientes del gobierno nazi. Os hablo de los Juicios de Núremberg.

El lugar en el que tuvieron lugar esos juicios es uno de los lugares que ver en Núremberg. Para hacerlo hay que abandonar las murallas del casco antiguo de la ciudad y dirigirse al este, al Palacio de Justicia o Justizpalast.

Que ver en Núremberg más allá de sus murallas

Durante nuestra escapada de fin de semana a Núremberg, el domingo por la mañana aprovechamos para conocer la sala en la que se desarrollaron los Juicios de Nuremberg. De regreso a Altstadt dimos un rodeo para visitar otro par de lugares que nos apetecía conocer. Esto es lo que vimos más allá de las murallas de esta ciudad que es la capital oficiosa de Franconia.

Sala de los Juicios de Núremberg

El Palacio de Justicia de esta ciudad alemana es una gran edificio al sur del río Pegnitz. A la derecha de su fachada principal hay un anexo de menor tamaño. Es allí donde se encuentra la sala 600, conocida también como la sala de los juicios de Núremberg o de los procesos de Núremberg (en alemán es la Memorium Nürnberger Prozesse).

Sala 600 juicios de Nüremberg

Fue en esta sala donde el 20 de noviembre de 1945 comenzó el proceso en el que se juzgaría a altos dirigentes del gobierno de Hitler detenidos al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Se les juzgó por sus crímenes contra la humanidad ante un jurado internacional. Entre los acusados estaban Rudolf Hess (segundo líder del partido nazi), Hermann Goering (sucesor designado de Hitler) y Wilhelm Keitel (jefe de las fuerzas armadas).

Fue un juicio sin precedentes que duró 218 días. El tribunal tuvo acceso a más de 300.000 declaraciones juradas y escucho a 240 testigos. En octubre de ese mismo año el Tribunal Militar Internacional anunció sus veredictos que incluyeron pena de muerte para doce de los acusados.

Actualmente se puede visitar el escenario de los juicios de Núremberg, la sala 600. Algunas fotos antiguas muestran que la sala ha cambiado poco en 70 años. En el mismo edificio, subiendo las escaleras es donde se encuentra la parte más interesante del Memorial de los Procesos de Núremberg. Se trata de una exposición en la que siguiendo un orden cronológico se va mostrado al visitante la historia previa y el desarrollo de los juicios de Núremberg a través de cintas, fotografías y vídeos realizados durante los procesos. Para mi esta visita es sin duda una de las razones para viajar a Núremberg.

Viajar a Nuremberg

Visita del Memorium Nürnberger Prozesse

Para realizar esta visita completa se necesitan al menos dos horas. Con la entrada se entrega a cada visitante una audioguía que facilita comprender lo que se está viendo.

Los horarios para visitar el Memorial de los Juicios de Núremberg varían dependiendo de la fecha del año. Siempre cierran los martes y la entrada es de pago, aunque si tienes la Nürnberg Card el acceso será gratuito. Si quieres consultar toda la información actualizada para visitar este lugar consulta la página Memorium Nürnberger Prozesse.

Se puede llegar hasta este lugar en la línea U1 del metro. La parada es Bärenschanze y solo hay que caminar unos metros hacia el oeste para llegar al destino.

Cementerio de San Juan

Tras finalizar la visitar al Memorial de los Juicios de Núremberg pusimos rumbo de nuevo al centro de la ciudad. Pero esta vez lo hicimos a pie y dando un rodeo. Cruzamos primero el río Petnigz para atravesar el parque ribereño de esta parte de la ciudad. Allí descubrimos muros en los que el arte urbano es el protagonista.

Juicios de Núremberg arte urbano

Apenas 20 minutos más tarde llegamos a nuestro destino. Estábamos en Johannisfriedhof, uno de los los cementerios históricos que se pueden visitar en la ciudad. La razón principal para visitar este lugar es que el artista Alberto Durero, cuya casa se puede visitar en el corazón de Núremberg, está allí enterrado. La otra razón es que tanto a mi amiga Mar como a mi nos gusta ir a los cementerios de las ciudades por las que pasamos.

Juicios de Núremberg cementerio de San Juan

A mi me parecen lugares tranquilos por los que pasear y descubrir cuales son las costumbres en cada país. Aunque creamos lo contrario, poco tiene que ver un cementerio de España con uno de Alemania. Y este de Núremberg es buena prueba de ella. Nos llamaron la atención sus sencillas sepulturas, algunas cubiertas solo por tierra que los familiares han convertido en un pequeño y cuidado jardín. En lugar de flores y más flores, sobre las tumbas encontramos castañas dibujando corazones, pequeñas calabazas y plantas típicas del otoño. En otras, cubiertas de hiedra, alguien había depositado la figura de un pequeño angelito.

Juicios de Núremberg Cementerio de San Juan

El cementerio de San Juan se creó como resultado de una decisión del consejo de la ciudad en el siglo XVI. A partir de entonces se prohibieron los enterramientos dentro de las antiguas murallas. Desde 1518 hasta mediados del sigo XIX, todos los fallecidos en la ciudad eran enterrados en este cementerio, uno de los más bellos de Europa, o en el de San Roque, al otro lado de la ciudad. Entre tantas tumbas y todas tan parecidas, nos costó localizar la de Durero. Al final dimos con ella al ver que había un grupo de turistas alrededor de una sencilla sepultura a la sombra de un ciprés.

Jardines de las Hespérides

Muy cerca del cementerio de San Juan hay un pequeño jardín que puede pasar casi desapercibido. Cuenta con dos entradas. Una en Johannisstraße 47 y la otra en Riesenschritt. Esta última es una calle peatonal, y desde ella se ve fácilmente el jardín. Sin embargo, si se va por la primera de esas dos calles hay que ir atento pues la entrada a los jardines se hace a través de un restaurante.

Los jardines de las Hespérides o Hesperidengärten se crearon fuera de las murallas de la ciudad en la Edad Media. En el lugar que ocuparon los jardines en algún momento crecieron los cítricos. De ahí que el nombre del jardín haga referencia a las hijas de Hesperia, ninfa que custodiaba las frutas doradas según la mitología griega.

Jardines de las Hespérides y juicios de Núremberg

El acceso es gratuito y en su interior aún se pueden ver algunas fuentes, parterres y estatuas. Es un agradable lugar que merece la pena visitar si abandonas el casco histórico para conocer otros lugares de Núremberg.

Si bien es cierto que lo más atractivo de Núremberg está en su casco histórico, como habréis visto, dejar atrás sus murallas da la posibilidad de visitar lugares menos turísticos pero atractivos e interesantes.

Comentarios (14)

  1. Me encantó visitar la Sala de los Juicios de Núremberg y el cementerio contigo. En mi visita anterior no pude hacerlo y fue una forma estupenda de terminar nuestra escapada de amigas.
    Un abrazo.

  2. Magnífica explicación para la que es una de las visitas imprescindibles en Europa. No solo en Nuremberg. Por desgracia no tuvimos tiempo de visitar ni el cementerio ni el jardín de las Hespérides. Una pena, porque tienen muy buena pinta y este tipo de cementerios me parecen hasta relajantes.

  3. Aún no conocemos Nuremberg pero, sin duda, cuando vayamos, visitaremos la sala de los juicios. Nos ha parecido un lugar súper interesante y repleto de historia reciente de Europa. Una de esas visitas imprescindibles que todo el mundo debería hacer en una visita a Alemania. ¡Buen trabajo!

    Saludos.

    1. Hay visitas que merece hacer por esas cosas que se aprenden o sobre las que hemos oído hablar mucho pero no terminamos de tener claras. Y esta de las sala de los juicios es sin duda una de ellas.

  4. Cuanta historia concentrada en esa sala 600. Sin duda un lugar que apuntar para visitar en Nuremberg. Nos encanta estos sitios que te transportan en la historia y puedes casi vivirla de nuevo.

    Un saludo.

  5. Nos va venir genial esta info, sobre todo porque visitar la sala de juicios de Nuremberg es uno de los motivos para visitar la ciudad. Me ha encantado el cementerio, me lo apunto para que no se nos olvide… Un saludo.

Post a new comment