Castillo de Aracena

Castillo de Aracena: historia de Al-Ándalus, Portugal y Castilla

Uno de los lugares que ver en Aracena se encuentra en el cerro que domina la localidad. Allí están el Castillo de Aracena y la Iglesia Prioral, dos tesoros de los que este pueblo de Huelva se siente orgulloso. Merece la pena subir hasta ese cerro para conocer esas construcciones, pero también para disfrutar de las maravillosas vistas que desde allí se tienen del pueblo, la sierra y las dehesas que lo rodean.

Castillo de Aracena

Castillo de Aracena, un poco de historia

El origen de Aracena se remonta a la época de Al-Ándalus. Fue entre los siglos X y XIII, tal y como se refleja en distintos textos islámicos, que los musulmanes vivieron en este rincón de la actual Huelva. Los restos arqueológicos encontrados indican que hubo dos momentos de ocupación musulmana: el primero hasta el siglo XI, coincidiendo con el Califato de Córdoba y el Reino Taifa de Sevilla. En la segunda de estas ocupaciones Aracena formó parte de los imperios almorávide y almohade entre el siglo XII y mediados del siglo XIII.

Fue entonces cuando los portugueses tomaron Aracena, expulsaron a los musulmanes y levantaron el castillo, construyendo en el cerro encima de las casas de la época andalusí que allí había. Poco duró el control portugués sobre estas tierras, ya que a finales del siglo XIII Aracena pasó a formar parte de las tierras de Castilla tras el Tratado de Alcañices, siendo cedidos a Portugal territorios de el Algarve que hasta entonces había controlado la corona castellana.

Desde ese momento el Castillo de Aracena pasó a formar parte de la «Banda Gallega» formada por una serie de fortificaciones que defendían Sevilla de posibles ataques desde Portugal. Mantuvo este castillo onubense su carácter militar hasta el siglo XVI

Visitar el Castillo de Aracena

Actualmente no es mucho lo que se puede ver del Castillo de Aracena. Parte de sus muros se están reconstruyendo y una gran zona del interior permanece cerrada al público debido a las excavaciones que allí se realizan y a las obras que dotarán el interior del castillo de distintos servicios turísticos.

En la parte visitable de este castillo andaluz se pueden ver, nada más acceder a su interior, restos de una vivienda musulmana. Es fácil distinguir distintas estancias, todas en levantadas en torno a un patio central, algo muy característico de mundo islámico y que aún se puede ver en muchas casas andaluzas.

Parte de las murallas que cierran el castillo medieval se han reconstruido y vuelven a tener su paseo de ronda. En éste hay pequeñas escaleras que llevan a algunas de las torres cuadradas que también se pueden ver desde el paseo exterior que rodea el castillo y que son un magnífico mirador tanto hacia el interior como al exterior del Castillo de Aracena. Uno de los elementos más destacados del castillo debió ser sin duda su torre del homenaje. Apenas queda nada en pie de ella, pero desde el paseo de ronda se puede apreciar fácilmente su base cuadrada.

Castillo de Aracena

Este castillo contaba con dos aljibes, algo fundamental en cualquier castillo medieval. Era importante recoger la lluvia para poder satisfacer las necesidades de agua que hubiera dentro de la fortaleza. Uno de los aljibes de este castillo se encuentra cerca de la salida y se puede ver su interior desde una terraza elevada que lo rodea. Aunque el tejado que lo cubría ha desaparecido y el suelo ahora es distinto, si se pueden ver su gran tamaño.

Iglesia Prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor

Esta iglesia es uno de los edificios más emblemáticos de Aracena. Se comenzó a construir en estilo gótico en el siglo XIII y se finalizaron las obras dos siglos más tarde. En su interior se puede ver una planta de salón dividida en tres naves con bóveda de crucería, siendo la central más ancha que las laterales. Dos de sus tres puertas datan del siglo XIV, siendo una de ellas la Puerta Real. Ésta se abre solamente en Semana Santa, cuando los pasos que se encuentran en la iglesia salen en procesión cerro abajo hasta el centro de Aracena. En el exterior llama la atención la torre de estilo múdejar. Dicen que está inspirada en la Giralda y en su decoración.

Castillo de Aracena

Volviendo al interior de esta iglesia de Aracena, llaman la atención la rejas que cierran varios altares. Todos fueron donados por un sobrino de los Marqueses de Aracena. Tras una de estas rejas, la del altar mayor, se encuentra el camarín que guarda la imagen de la Virgen que da nombre al templo. También cerca de ese altar se puede ver una imagen yacente de barro vidriado. Es la sepultura de uno de los priores de la iglesia.

Subir al Castillo de Aracena

Aunque a simple vista parezca que llegar a lo alto de este cerro de Aracena puede resultar cansado, os aseguro que no es para tanto. La ruta más sencilla para subir caminando es llegar hasta la Plaza Alta, lugar en el que se encuentran otros dos lugares que ver en Aracena: el Cabildo Viejo y la Iglesia de la Asunción. Desde ese punto se punto la ruta más corta para llegar al Castillo de Aracena comienza en la calle a la izquierda de la plaza. Se trata de la Calle Zilla. Hay que seguirla siempre cuesta arriba hasta que finaliza. Allí hay que buscar las escaleras que suben y que llevan justo bajo el campanario exento de la iglesia.

Si alguno baja o sube al castillo desde el Convento Jesús María (hoy Hotel Convento de Aracena), hoy convertido en el mejor hotel para dormir en Aracena, puede hacerlo por una estrella calle que une las calles Almendros y Zilla. No aparece en el plano de Aracena, pero es solo cuestión de preguntar.

También se puede subir hasta el Castillo de Aracena por distintos senderos. El inicio de varios de ellos se encuentran cerca de la entrada a la Gruta de las Maravillas.

Quienes prefieran utilizar el coche podrán dejarlo estacionado (al menos que alguien indique lo contrario) en los alrededores de la Iglesia Prioral del Castillo.

Horario y precios

La visita al interior del Castillo de Aracena se puede hacer solo con guía. La duración es de unos 50 minutos y se realiza todos los días siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan. Hay que tener en cuenta que el castillo no es accesible para personas con sillas de ruedas y que el terreno y las escaleras dificultan el recorrido para personas con muletas o problemas de movilidad. La iglesia se puede visitar por libre, pero se incluye una explicación en la visita guiada. Cierra los lunes y el resto de la semana abre de 9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:30 horas.

Castillo de Aracena

Horario de las visitas guiadas:

  • Invierno (octubre a mayo): 11:45, 12:45, 13:45, 16:00, 17:00 y 17:45 horas.
  • Verano (junio a septiembre): 11:30, 12:30, 13:30, 18:00, 19:00 y 20:00 horas.

Precios:

  • Adultos: 2,5 €
  • Grupo con un máximo de 20 peronas: 1,5 € por persona.
  • Mayor esde 65 años, personas con discapacidad superior al 33% debidamente acreditada y niños de 6 a 12 años: 1 €

Si tenéis intención de visitar también la Gruta de las Maravillas y el Museo del Jamón de Aracena, os interesará comprar la Tarjeta Aracena Turística:

  • Adultos: 12 €
  • Grupo de hasta 20 personas: 10 € por persona.
  • Mayores de 65 años, personas con discapacidad superior al 33% debidamente acreditada y niños de 6 a 12 años: 9 €
Etiquetas

Post a new comment