El Ceibal Guatemala

El Ceibal, la ciudad maya junto al río Pasión

Una de las ciudades mayas que se pueden visitar en la región guatemalteca de El Petén es El Ceibal. Apartada de las rutas más turísticas son pocos los viajeros que se animan a conocer este lugar. Nosotros lo incluimos de casualidad en nuestra ruta al viajar a Guatemala. Al organizar el itinerario del viaje nos encontramos con un día que no sabía muy bien donde colocar. Y finalmente decidí que dedicarlo a visitar ruinas mayas parecía la mejor idea.

No tenía claro cuanto tiempo íbamos a necesitar para realizar la visita a cada uno de los yacimientos arqueológicos de El Petén. No encontraba información sobre algunos de ellos y eso me llevó a tener al final más tiempo libre en Flores del que hubiera querido. Nos vino bien para descansar al final del viaje. Sentarnos a tomar una cerveza con tranquilidad viendo el atardecer frente al lago que rodea esta isla de El Petén. Pero de haberlo sabido hubiera utilizado un solo día para visitar Yexhá y El Ceibal, aprovechando así otro de los días en esa zona de Guatemala para conocer alguna otra ciudad maya como Uaxactún. Pero ya no hay vuelta atrás. Solo me que da contaros mi experiencia para que os sirva de ayuda si decidís viajar a Guatemala y conocer El Ceibal.

El Ceibal

Cómo llegar a El Ceibal

Llegar a El Ceibal es algo más complicado y requiere más tiempo (y dinero) que visitar otras ciudades mayas más turísticas. Desde Flores hay que ir en coche, taxi o autobús hasta Sayaxché. El tiempo de este trayecto es de unos 45 minutos. Una vez en esta población, hay dos opciones. Una es continuar el viaje por el camino que lleva hasta el yacimiento maya. La carretera no es buena pero en la temporada seca es transitable. En época de lluvias es mejor informarse del estado del camino antes de ponerse en marcha. La otra posibilidad, la que nosotros elegimos, es ir en lancha de motor surcando el caudaloso Río Pasión.

Yo os recomiendo elegir la opción de llegar a El Ceibal por vía fluvial. El viaje dura aproximadamente una hora y durante el recorrido se puede disfrutar del paisaje. En algunas zonas hay tierras de cultivo. En otras la densa selva llega hasta la orilla del río. Se pueden ver gran variedad de aves y con suerte, algún cocodrilo tomando el sol. El recorrido por el río forma parte sin duda del atractivo de visitar El Ceibal. Una ciudad maya sin las grandes y bellas estructuras que se pueden ver en otros recintos mayas. Por ello completar la visita con el recorrido en barca es hacer algo diferente que además enriquece la experiencia.

seguro de viaje

Si queréis como nosotros ir a El Ceibal, tened en cuenta que no hay salidas diarias con distintos horarios como pasa para visitar Tikal o Yexhá. Si se quiere ir a El Ceibal hay que hacerlo de forma privada. Las agencias de viajes ofrecen el transporte, pero al no haber generalmente grupos interesados en la visita, el viaje se hace de forma individual. Se puede contratar con una de las agencias de Flores, en los hoteles o hacerlo de forma privada hablando directamente con algún taxista. Nosotros lo contratamos en una pequeña agencia. Al viajar solos pudimos elegir el horario de salida, todo era a nuestro gusto.

Lo bueno de hacerlo así en lugar de buscar el taxi por nuestra cuenta es que al llegar a Sayaxché no tuvimos que ponernos a buscar una lancha y negociar el precio. No sé cuanto más barato hubiera sido hacerlo de ese modo. En nuestro caso pagamos 60 $ por persona que incluían los viajes de ida y vuelta en taxi y lancha desde Flores a El Ceibal.

Precios y horarios de El Ceibal

La ciudad maya de El Ceibal abre todos los días de 8 de la mañana a 4 de la tarde.

El precio de la entrada al recinto arqueológico es de 60 quetzales.

Visitar El Ceibal

El recinto arqueológico tiene dos entradas. Una de ellas, la principal, es a la que se llega por carretera. La otra es la que está junto al río. No hay embarcadero. Sencillamente la lancha para sobre la orilla, tú saltas, te llenas de barro y pones rumbo a las ruinas.

A pocos metros de la orilla del río Pasión hay un cartel con información sobre El Ceibal. Y a su lado una caseta abandonada con todo el aspecto te haber sido alguna vez la taquilla para quienes llegaban hasta allí en lancha. Hoy nadie controla la entrada por este punto. Ni hay vallas ni puertas. Solo hay que seguir la senda entre la vegetación y sin apartarse del camino caminar cuesta arriba. Por suerte las raíces de las grandes ceibas que dan nombre al lugar hacen de escaleras ayudando en la subida.

No es complicado visitar este recinto. El sendero que sube desde el río termina en la llamada Calzada II. Si se continúa a la izquierda se llega a lo que se cree fue un observatorio. Caminando a la derecha, un nuevo sendero pasa junto a un juego de pelota (escondido aún bajo la vegetación) y continúa hasta la Plaza Central del Grupo A y la recepción de visitantes. Desde esa plaza se puede buscar la Calzada I que lleva de regreso a la Calzada II, a su derecha, o continúa de frente por la Calzada I hasta el Grupo D.

el ceibal

Un poco de historia de El Ceibal

Esta ciudad maya prosperó gracias a su cercanía al río Pasión. Ciudad de guerreros y comerciantes, en El Ceibal llegaron a vivir 10.000 personas. Los orígenes de la ciudad se remontan al año 50 a.C. Sin embargo no fue hasta el siglo VI que la ciudad alcanzó su momento de mayor apogeo. Fue rival de otras ciudades como Aguateca llegando a dominar gran parte del sur de El Petén. Sin embargo, la ciudad fue abandonada el siglo X quedando todo su esplendor escondido bajo la selva.

Qué ver en El Ceibal

El conjunto de El Ceibal cuenta con 600 estructuras. Entre ellas hay altares, templos, palacios y estelas. Algunas de ellas solo se distinguen por la elevación del terreno formando un montículo. Así ocurre por ejemplo con el juego de pelota. Está allí, pero solo se pueden ver dos montículos paralelos. Todo en este yacimiento es discreto y tan solo hay dos estructuras restauradas. No hay ninguna de esas impresionantes pirámides mayas como las de Tikal o Yaxhá. Sin embargo, lo que si tiene El Ceibal son algunas de las más finas y mejor conservadas estelas del mundo maya.

Para comprender la disposición de la ciudad y hacerse una idea de las estructuras que hay en el recinto, lo mejor es ver la gran maqueta que hay junto a la entrada principal al recinto. Los vigilantes del yacimiento explican cualquier duda y orientan a los visitantes ayudados precisamente por esa maqueta.

De entre lo poco que se ha desenterrado en El Ceibal, la estructura denominada A3 es la más atractiva. Se trata de un templo piramidal con estelas en los puntos cardinales. En una de ellas se puede ver al rey de El Ceibal tomando posesión delante de otros gobernantes.

El Ceibal Guatemala

La otra estructura descubierta es la 79. Es un observatorio circular, uno de los más antiguos de este tipo en las ciudades mayas. Se alza solitario en un claro de la selva y tienen un pequeño altar en forma de cabeza de jaguar.

El Ceibal Guatemala

Recomendaciones para la visita

Desde mi punto de vista no es una de esas visitas imprescindibles si se viaja a Guatemala. Hay otros lugares más impresionantes y atractivos en El Petén. Sin embargo, teniendo tiempo visitar El Ceibal haciendo el trayecto en lancha por el río Pasión es una forma de hacer algo diferente y con cierto toque de aventura. Este yacimiento está tan rodeado de selva y tan solitario que te sientes un poquito Indiana Jones.

Para recorrer la antigua ciudad maya, a no ser que seas un arqueólogo especialmente interesado en el mundo maya, necesitaras no más de una hora y media. Y eso si vas con mucha tranquilidad. Por lo tanto, entre los viajes y la visita calcula que necesitarás alrededor de 5 horas para la excursión. Algo que permite conocer El Ceibal por la mañana y quizá dedicar la tarde a otro yacimiento.

Habréis visto que no hay fotos en el post del río ni de la selva. La razón es que en el viaje en río la velocidad era tanta que enseguida nos dimos cuenta de que no era sencillo hacer una buena foto. Así que decidimos guardar la cámara y disfrutar de la travesía. En cuanto a las fotos en los senderos de El Ceibal… bueno, era pararse y estar rodeado de una nube de mosquitos. Solamente se estaba tranquilo en los espacios abiertos.

Así que recordad: llevad con vosotros un buen repelente de mosquitos (pero muy bueno, y aún así será complicado mantener a los zancudos a raya) y nos vistáis de negro. Llevad también con vosotros protección solar, una gorra y agua. En El Petén hace calor y no hay ningún lugar para comprar bebida ni comida en El Ceibal.

Comentarios (12)

  1. No había oído nunca hablar de este sitio. Me parece una idea y plan interesante además de para visitar las ruinas, por el viajecito en lancha al estilo Jones 😉
    Lo de los mosquitos ya no me gusta tanto, creo que es el bicho que más odio del mundo mundial.
    Gracias por los consejos y recomendaciones y sobre todo por darme más ganas de conocer Guatemala, ¡subiendo en la lista!
    Un abrazo guapa.

  2. Me apasiona el mundo maya y he tenido la suerte de visitar Altún Ha en Belice y varias ciudades en el Yucatán mexicano, en Guatemala aún no he estado y mira que le tengo ganas, esta ciudad no sabía ni que existía así que gracias por el dato, me lo guardo para cuando planee una visita a este país que espero que sea muy pronto 🙂
    Un abrazo

  3. Es bueno saber la existencia de esta ciudad maya y el poder acceder a ella por el rió y tener esa experiencia es un punto más a su favor. Sin duda si la visitamos te haremos caso y utilizaremos el paseo por el rio 😉

    Un saludo.

  4. ¡Hola! Me ha encantado descubrir un trocito más de Guatemala del queno había oido hablar. Tenía oído que existían ruinas mayas, pero no sabía muy bien donde. Ha sido un placer navegar contigo y llegar hasta la ciudad Maya de Ceibal. También gracias por los consejos sobre itinerario, lo tendremos en cuenta si visitamos el país. Saludos.

    1. No es El Ceibal un destino muy conocido ni tan impresionante como otras ciudades mayas, pero tiene un halo especial, tan envuelto por la selva y al borde del río. Un saludo

  5. ¡Hola Kris!
    Ya sabes que me encantan las ruinas mayas, ¡pero no conocía el Ceibal! No me extraña que digas que casi no encontrasteis info.
    Parece un poquito engorroso llegar hasta allí, aunque al final 60$ no parece para tanto, porque la zona arqueológica es muy bonita y poco turística.
    Respecto a los mosquitos, a mi me tienen amargadita en Australia, así que me he comprado una fly net que me tapa la cara. Es un cuadro, pero no veas qué a gusto se va!
    Muak

Post a new comment