Viajar a Flandes en tren

Viajar a Flandes: itinerario de seis días en tren

Este ha sido mi quinto viaje a tierras belgas. Y aún me parece mentira que haya necesitado de esta quinta ocasión para visitar por primera vez algunas de las ciudades más bonitas del país. Lo que comenzó siendo una escapada de fin de semana se alargó hasta los seis días. Ha sido tiempo suficiente para viajar a Flandes haciendo una bonita ruta en tren. Muchos vais a echar en falta en esta ruta una de las ciudades más famosas y atractivas de esta región belga. Hablo de Brujas. La razón de no haberla incluido en nuestro recorrido es que tanto Arturo como yo la habíamos visitado en el anterior viaje que hicimos juntos a Bélgica. Por eso decidimos eliminarla de nuestro periplo para dar entrada a otras ciudades que uno de los dos o ambos no conocíamos.

El mes de mayo fue la fecha que elegimos en esta ocasión para viajar a Flandes. Aprovechando un fin de semana, un puente y añadiendo un par de días conseguimos juntar los días necesarios para hacer nuestra ruta con cierta tranquilidad. Es un buen mes para ir a esta región europea. La primavera llena los parques de flores, el campo está de un verde radiante y las ciudades llenas de vida y aún no hay en ellas demasiados turistas. Sin embargo, en Bélgica en un solo día se puede pasar del sol radiante al frío y la lluvia. Así que imaginad en una seis días. Tuvimos lluvia, sol, viento, calor,… Por eso mi recomendación es que si decidís viajar a Flandes no se os olvide llevar en la maleta las gafas de sol, un paraguas y una bufanda para así estar preparados para cualquier cambio climatológico.

Viajar en tren por Flandes

Viajar en tren en Bélgica es un placer. Las distancias son cortas. Los trenes pasan con frecuencia y unen sin necesidad de trasbordo las ciudades más importantes. Las estaciones están bien ubicadas y aunque un coche siempre resulta lo más cómodo, no tener que preocuparse de mapas, GPS ni parking al viajar en tren también es de agradecer. Y aunque a priori el tren pueda no parecer muy barato hay muchas opciones para ahorrar al viajar a Flandes en este medio de transporte.

A todo ellos hay que sumar la facilidad para adquirir los billetes. Se pueden comprar en las taquillas de las estaciones, en las máquinas que hay también en las propias estaciones, en la app o en la página web (Belgian Train). También en esa página se pueden consultar los horarios de los trenes.

Viajar a Flandes en tren

Tipos de billetes

Pero antes de lanzarse a la compra de los billetes de tren hay que valorar todas las opciones para elegir la más adecuada para nosotros.

  • Billete sencillo. Puede ser solo ida o combinado ida y vuelta tanto para 1ª como 2ª clase. Se paga solamente por la distancia recorrida, por lo que precio varía entre 2,30 € y los 22,20 € por trayecto. Interesa si no vais a utilizar mucho el tren al viajar a Flandes. Si viajas con niños menores de 12 años, ellos viajan gratis. Uno por adulto que pague billete. Si los niños menos de 12 años viajan solos, pagan el 50% del importe del billete.
  • Billete fin de semana. Si viajas desde las 7 p.m. del viernes hasta el domingo por la noche, podrás comprar tus billetes a cualquier destinos de Bélgica con un 50% de descuento. Válido para 1ª y 2ª clase. En esta opción los menores de 12 años también pagan solo el 50% si van solos y viajan gratis sin van con adultos.
  • Rail Pass. Cuando la intención es hacer varios viajes en tren por Bélgica seguramente esta se la opción más interesante. Es un pase de 10 viajes (77 € para 2ª clase, 118 € en 1ª clase) válido para utilizar en toda la red ferroviaria belga. Este pase es para mayores de 26 años y se puede utilizar entre varias personas.
  • Go Pass 1. Sería lo mismo que el Rail Pass, pero para menores de 26 años. Solo existe la opción de 2ª clase y el precio del bono de 10 viajes en este caso es de 64 €. Tanto este como el

Recordad que en ninguno de estos billetes se incluye el Diabolo. Es un suplemento que se paga para viajar a y desde el aeropuerto de Zaventem. El precio es de 5,30 €.

Hi Belgium Pass

A la hora de comprar los vuelos para viajar a Flandes, valorad la opción de comprarlos con Brussels Airlines y su oferta Hi Belgium Pass. Por 149 € podréis hacerlos con un billete de avión i/v a Zaventem. Además en ese precio se incluyen viajes ilimitados en tren durante vuestra estancia, sin faltan entre ellos una viaje de salida desde Zaventem y otro de llegada (no se paga el Diabolo). Y por si fuera poco, se tiene derecho a elegir cupones de actividades para dos ciudades. Es solo cuestión de hacer cuentas y ver si os puede interesar esta oferta.

Viajar en tren desde los aeropuertos de Bélgica

Hay dos aeropuertos en Bruselas: Zaventem y y Charleroi. A este último llegan la mayoría de los vuelos de compañías de bajo coste. Desde ambos aeropuertos se puede empezar a viajar Flandes, aunque sin duda desde Zaventem todo será un poco más cómodo.

Tren desde Zaventem

La estación está en la propia terminal. Solo hay que bajar unos niveles para llegar a las taquillas. Una vez allí se adquiere el billete y en las pantallas se puede ver el andén del que saldrá tu tren. En 20 minutos se llega a Bruselas Central, en una hora a Gante y en 40 minutos a Amberes.

Tren desde Charleroi

En este caso la estación no se encuentra en el aeropuerto. Para llegar al tren hay que coger un autobús hasta la estación de Charleroi-South. El tiempo del viaje es de 20 minutos. Se puede comprar un billete combinado de autobús+tren o bien adquirir solamente el de autobús y en la estación comprar el tipo de billete que más te interese.

Viajar a Flandes: ruta de seis días

En esta ocasión os voy a dejar unos breves apuntes sobre nuestro viaje a tierras flamencas. Si tenéis curiosidad por saber más de las ciudades que visitamos podéis leer los artículos que he escrito sobre cada una de ellos y que podréis localizar desde los enlaces incluidos en este post. Y por supuesto, cualquier duda o consulta me la podéis dejar en los comentarios al final del texto.

Día 1  Madrid – Amberes

Nuestro vuelo salió de Madrid a medio día. Volamos como Brussels Airlines y en poco más de dos horas estábamos aterrizando en el aeropuerto de Zaventem, el más cercano a la Bruselas. En el aeropuerto recogimos la documentación para las visitas en dos ciudades de Flandes, una de las ventajas de adquirir los billetes con el Hi Belgium Pass.

Tan solo tuvimos que descender unos niveles desde la propia sala de llegadas del aeropuerto para llegar a la estación de tren. Sin pisar la calle pudimos coger el tren que nos llevaría en menos de 40 minutos hasta la Estación Central de Amberes. Esta ciudad fui la primera en nuestro periplo flamenco. Desde el momento en el que decidimos viajar a Flandes tuve claro que estaba vez tenía que conocer la ciudad del Escalda y de Rubens.

Amberes nos recibió con un cielo plomizo y amenazando lluvia. Nuestro hotel estaba muy cerca de la estación, por lo que tras hacer el check in y dejar las cosas en la habitación pusimos rumbo al centro histórico de la ciudad con un plano en la mano y el paraguas en el bolso.

Reserva aquí tu hotel en Amberes

Este primer día lo aprovechamos para dar una vuelta la bella Grote Markt, acercarnos al río Escalda y caminar bajo él Sint-Annatunnel. Un túnel que cruza bajo el río para llevar a peatones y ciclistas de un lado al otro de la ciudad. Incluso tuvimos tiempo de pasear en busca de algunos de los edificios Art Nouveau de Amberes. Disfrutamos de una deliciosa cena la Brasserie Appelmans que ocupa el lugar que en época de Rubens fue la escuela en la que estudio el gran artista flamenco. Y lo mejor de todo es que a pesar de la lluvia, pudimos disfrutar de la ciudad iluminada al caer la noche.

que ver en Amberes

Día 2 Amberes – Malinas

Tras la tempestad llegó la calma. Este día amaneció con un sol radiante y un precioso cielo azul. No podía ser mejor para recorrer Amberes en busca de Rubens. Aunque vimos muchas cosas esa mañana, lo cierto es el que hilo conductor de nuestra ruta fue principalmente ir conociendo los lugares de la ciudad ligados al célebre artista.

Regresamos a la Grote Markt y conocimos la Catedral, la más grande de Bélgica. Visitamos la que fue vivienda de Rubens y dos de los museos más interesantes que ver en Amberes: el Snijders&Rockoxhuis y el Plantin-Moretus. Este último es Patrimonio Mundial de la Unesco por partida doble: el palacete que lo acoge y la propia colección.

Rubens y Amberes

Terminado el tiempo en la ciudad belga de los diamantes regresamos a la Estación Central, una de la más bellas del mundo. Antes de salir habíamos consultado en la página de Belgian Train los horarios y el andén del que partiría nuestro tren. Nuestro siguiente destino era Malinas. El viaje no llegó a 20 minutos y dejamos el tren en Mechelen Station (ojo, porque hay otra estación en esta ciudad: Mechelen Nekkerspoel). Nuestro hotel realmente estaba a medio camino entre ambas, cualquiera de ella nos venía bien.

Caminamos hasta nuestro hotel, el Mercure Mechelen Vé. Fue un paseo de 15 minutos que nos permitió y descubriendo algunas de las bonitas calles del centro de Malinas mientras caminábamos junto al río Dyle. Dejamos las maletas en la habitación y nos fuimos a conocer el museo más atractivo y recién renovado de la ciudad: el Museum Hof van Busleyden. Desde allí paseamos para conocer los beaterios de Malinas y la su gran Grote Markt. Solo quedaba cenar (a la hora belga, esa en la que en verano sigue brillando el sol).

que ver en Malinas, Museo Palacio van Busleyden

Día 3 Malinas – Gante

Teníamos aún toda la mañana por delante para conocer un poco más de Malinas. Su casco histórico esta rodeado por los dos brazos del río Dyle. Éste se bifurca en Malinas dejando en su centro un isla en la que visitar los mayores atractivos de esta ciudad flamenca. Allí están los principales edificios históricos que ver en Malinas. Desde iglesias como la de St-Janskerk, el refugio de Tongerio o la impresionantes Torre de San Romualdo. Subir a los más alto de esta torre es una de las cosas que no hay que dejar de hacer al viajar a Flandes. La subida es una maravilla. A pesar de los 538 escalones que hay hasta lo más alto, escuchar y contemplar el carrillón de esta torre compensa por si solo el esfuerzo.

que ver en Malinas, Torre de San romualdo

A medio día dejamos atrás la bonita Malinas para poner rumbo a Gante. De nuevo el tren sería nuestro medio de transporte. Consultamos los horarios de tren y aunque el viaje era más rápido eligiendo la ruta que pasa por Amberes, por horario a nosotros nos cuadraba la que iba por el sur atravesando Bruselas. El viaje duró una hora y media. Tiempo suficiente para que el sol desapareciera del cielo tras espesas nubes que venían cargadas de lluvia.

La estación en la que nos bajamos en Gante fue Sint-Pieters. Desde allí fuimos en tranvía hasta el centro. Allí estaba nuestro hotel. Esta vez bien abrigados nos fuimos a pasear por el centro de Gante. Su canales, el Castillo de los Condes de Flandes y el Antiguo Beaterio de Santa Isabel fueron parte de nuestra ruta de ese día. Y para finalizar el día, un recorrido por la ciudad disfrutando de sus edificios iluminados. Por si no lo sabéis, Gante ha recibido varios premios por su iluminación nocturna.

que hacer en Gante

Día 4 Gante

Hay mucho que hacer en Gante. Aunque yo había estado dos veces en la ciudad para Arturo era la primera. Por ello regresé a lugares que ya conocía. Pero también aproveche para conocer otros que nunca había visitado. Por supuesto recorrimos sus canales, subimos al Belfort, entramos en la Catedral para ver el Cordero Místico, encontramos edificios Art Nouveau escondidos entre palacios góticos y renacentistas.

que hacer en Gante

En Gante hay tres de los bellos beaterios de Flandes. Como ya habíamos visitado uno la tarde anterior y yo conocía otro, nos fuimos en autobús hasta el más alejado del centro: el Gran Beaterio de Santa Isabel. Aprovechamos que era domingo para acercarnos al mercado de flores, en Kouter. Un lugar que estaba muy animado a pesar del día frío y gris. Allí muchos aprovechan para comer ostras en el llamado “Quiosco Azul”.

Beaterios de Flandes, Gante

Entramos en algunas iglesias, visitamos museos, comimos gofres y cenamos en un restaurante que ocupa un antiguo convento. Y como no, antes de irnos a dormir dimos otro paseo por Gante. Porque ver esta ciudad iluminada es una cosa que merece la pena hacer al viajar a Flandes. Tomad nota, merece la pena dormir en la ciudad aunque solo sea por eso.

Día 5 Gante – Lovaina

Antes de continuar la ruta que habíamos organizado al viajar a Flandes nos quedaban unas horas en Gante. A pesar del día gris aprovechamos para hacer el recorrido en barca por los canales. Fuimos los primeros de la mañana en llegar allí y junto a un par de chicas salimos del muelle rodeados de niebla y listo para conocer otra cara de una de las ciudades de Flandes más atractivas. Una pequeña vuelta de despedida por las calles de gantesas y de nuevo a la estación de tren para irnos a Lovaina.

En este caso también vimos diferentes opciones para el viaje. Nosotros por horario nos quedamos con la más corta. La que vía Bruselas nos llevaría a Lovaina, la ciudad universitaria más importante de Bélgica, en poco más de una hora. Para llegar desde la estación al centro recurrimos al autobús. Realmente no hay más de 15 minutos caminando, pero teníamos hora para una visita guiada y no queríamos llegar tarde. Dejamos las maletas en el hotel. Y con ellas también el paraguas. De nuevo el clima había cambiado en Flandes y lucía el sol.

La tarde la dedicamos a un recorrido guiado en bicicleta. Nuestro compañero de ruta fue Sebastian, uno de los guías y dueños de la empresa Leuven Leisure. Con él fuimos a recorrimos parques, colleges, nos enseñó un museo de biología y hasta nos colamos juntos en la antigua fábrica de cerveza Stella Artois. Aprendimos mucho sobre la historia de esta marca cervecera. Y también de los beaterios de Lovaina antes de regresar al punto de partida para una cata de cervezas y chocolate.

beaterios flamencos Lovaina

Esa noche cenamos en una fantástico restaurante escondido en un callejón: Julia en Elias. Un local muy recomendable con un bonito patio para disfrutar de los días cálidos.

Día 6 Lovaina – Madrid

Nuestro último día en tierra flamencas también lució el sol. Hay mucho que ver en Lovaina. El día anterior habíamos conocido muchos lugares. Pero nos quedaba por conocer el interior de muchos edificios. Esa mañana entramos en Sint-Pieterskerk, en el M-Museum Leuven, en el Ayuntamiento y por supuesto en la Biblioteca. Además en ésta subimos a lo alto de su torre. Una magnífica atalaya que domina la ciudad.

Lo último que hicimos en Lovaina fue sentarnos en el “bar más grande del mundo”. Ese que forman los bares que uno tras otro abren sus puertas a Oude Markt. Una de las plazas más bonitas de Lovaina que renació de sus cenizas tras los bombardeos de la Primera Guerra Mundial.

que ver en Lovaina

Con el sabor de la cerveza belga dejamos atrás nuestra última ciudad en este recorrido. Viajar a Flandes había sido un placer. Pero lo bueno se acababa y teníamos que regresar a Madrid. De nuevo el tren fue nuestro medio de transporte para llegar a Zaventem. Un viaje de apenas 20 minutos que nos dejó en las entrañas del aeropuerto.

Si queréis saber más de nuestro viaje no dejéis de leer todos los post que he publicado sobre cada ciudad. Encontraréis mucha información.

En este post encontrarás links de afiliados. Si decides utilizarlos, a ti no te costará ni un céntimo más y yo conseguiré una pequeña comisión que me ayudará al manteniendo de este blog. ¡Muchas gracias!
Etiquetas ,

Comentarios (06)

  1. Me ha encantado, un país que no conozco y poder recorrerlo en tren es perfecto. Genial información porque espero visitarlo el próximo año. Sólo estuvimos en Lovaina hace unos años para un concierto y después de leer tus post sobre Amberes o Gante tengo ganas de conocer Bélgica.
    Me lo guardo en mis favoritos 🙂
    ¡Un abrazo guapa!

  2. Tres veces he estado en Bélgica y la verdad que moverse por estas ciudades en tren es la mejor opción, me ha parecido siempre muy rápido y sencillo, da gusto en apenas una hora bajar en Brujas desde Bruselas o en Amberes, así se puede hacer una excursión de sólo un día aunque por supuesto que merece la pena quedarse a dormir ¡a cada cual más bonita! Un abrazo

  3. Me ha encantado esta ruta y sobre todo el recorrido por una de mis ciudades favoritas que es Gante, sin duda me quedaría allí a vivir una temporada de mi vida. Interesante toda la info de los trenes y el Hi Belgium Pass. Me apunto Lovaina que no estaba en mi lista.

Post a new comment