Yaxhá: el mundo maya en Guatemala

por Cristina
Yaxhá

Cuando empecé a organizar nuestro viaje a Guatemala tenía claro que en nuestra ruta íbamos a visitar Tikal, la gran ciudad maya del país. Dicha ciudad está en la región de El Petén, al norte del país. Aunque Tikal es el más conocido entre los recintos mayas de Guatemala, no es el único que merece la pena visitar. Yaxhá, a orilla del lago del mismo nombre, es otra impresionante ciudad maya, desconocida para muchos pero que os aseguro merece la pena incluir entre los lugares que ver en Guatemala.

Según me iba documentando para el viaje a Guatemala fue consciente que había mucho que ver en El Petén. Cuadré nuestro itinerario para viajar a Guatemala para pasar tres días en esa parte del país. Sin duda, uno de ellos se lo íbamos a dedicar a Tikal. Otro íbamos a ir conocer El Ceibal. Y el tercero sería para Yaxhá.

Lo que no sabía entonces es que Yaxhá resulta igual de asombrosa que Tikal siendo además un recinto mucho menos turístico, por lo que se puede visitar casi en soledad. Allí no se escuchan las voces de los turistas, sólo los cantos de las aves que habitan la selva y los aullidos de los monos que viven en lo alto de árboles de Yaxhá. Y es que posiblemente esta ciudad sea una de las más desconocidas ciudades mayas debido precisamente a su proximidad a Tikal, objetivo de todos los viajeros que llegan a esta parte de Guatemala y que hace que cualquier otro lugar de interés quede olvidado.

Yaxhá forma parte del Parque Nacional en el que se encuentran los recintos mayas de El Naranjo, Tapoxté y Nakum además de la propia Yaxhá. Este parque tiene una extensión de unos 350 kilómetros cuadrados en el que además de las antiguas ciudades mayas se protege el ecosistema que las rodea.

Yaxhá es una de las pocas ciudades mayas que aún conserva su nombre original que quiere decir “agua verde” en referencia a las dos lagunas a las que se asoma la ciudad, la Laguna Sacnab y la Laguna Yaxhá. Levantada en el Período Clásico maya, Yaxhá está rodeada de una densa vegetación bajo la que aún permanecen enterradas muchas de las estructuras que formaron parte de la ciudad. Apenas se han descubierto algunos templos y construcciones de los más de 350 edificios que los habitantes de la ciudad llegaron a construir entre el año 800 a.C. y el 900 d.C. No hace falta ser un avezado arqueólogo para intuir la existencia de antiguos templos bajo esos montículos repartidos por todo el recinto arqueológico.

Yaxhá

Como llegar a Yaxhá en El Petén

Para llegar a Yaxhá hay que recurrir al transporte privado o sumarse a uno de los transportes colectivos de turistas que unen Flores y El Remate con esta ciudad maya de El Petén (vamos a partir de la base de que ya estáis en esta parte de Guatemala).

Nuestro primer día en Flores, la pequeña localidad que nos sirvió de base para visitar los recintos arqueológicos de El Petén, preguntamos en el nuestro hotel sobre las opciones para realizar tanto la visita a Tikal como a Yaxhá. Tomamos buena nota de los precios, tanto para visita privada como en grupo, y salimos a cenar y dar una vuelta por la isla de Flores en la que se encuentran los negocios orientados a turistas, desde hoteles a restaurantes o agencias de viajes.

Fuimos viendo precios de las excursiones a cada lugar en distintos establecimientos. Finalmente contratamos la excursión a Yaxhá para la tarde del día siguiente en el Hotel Los Estudiantes, en la Calle 30 de Junio. Nos pareció adecuado el horario y el precio. Las opciones de transporte eran dos, ambas en horario de mañana o tarde:

  • Solo trayecto desde Flores a Yaxhá: 120 quetzales por persona i/v
  • Trayecto y visita guiada: 150 quetzales.

A la hora acordada tuvimos que presentarnos en la puerta del hostel y desde allí partimos rumbo a nuestro destino. Hicimos una parada en El Remate, otra de las bases turísticas de El Petén para conocer las ciudades mayas de la zona. El viaje duró algo menos de hora y media, tiempo en el que recorrimos los casi 70 kilómetros que separan Flores del recinto arqueológico. El trayecto de ida fue muy entretenido porque pudimos disfrutar de las bonitas vistas de esta parte de Guatemala. Sin embargo la vuelta fue algo más pesada, ya era de noche y estábamos cansados, aunque felices de haber visitado la interesante Yaxhá.

Cómo hacer la visita a Yaxhá

Aunque no somos muy amigos de las visitas guiadas porque suelen llevar un ritmo demasiado acelerado para nosotros, en esta ocasión nos decantamos por esa opción. Y la verdad es que nos defraudó un poco. El guía empezó con mucha emoción a contarnos la historia de Yaxhá y de las construcciones que allí podíamos ver. Pero según avanzaba la visita es como si se fuera quedando sin fuerzas (o sin ganas) y al final nos sirvió poco más que para orientarnos correctamente por el recinto arqueológico sin dejar de ver ninguna de las construcciones destacables del mismo.

Si os gusta recorrer los lugares por libre, Yaxhá es perfecto para ello. Puede que la selva te despiste un poco en algún momento, pero los senderos están señalizados y si no los dejas en ningún momento, seguro que localizas cada lugar sin problema. Además en el Centro de Visitantes venden buenos planos del recinto.

También existe la posibilidad de contratar un guía oficial al llegar a Yaxhá. En el Centro de Visitantes podéis hablar con los guías que allí ofrecen sus servicios en distintos idiomas. Es probable que estos sean más eficientes (y más caros) que los que se contratan desde Flores.

Una última opción puede ser llevar la visita contratada con antelación al inicio del viaje. Puedes hacerlo por ejemplo con Civitatis. De este modo podrás garantizar que harás la excursión el día que tu desees. Y lo mejor de todo es que puedes cancelar la actividad hasta 48 horas del inicio de la misma.

 

En cuanto a que llevar para visitar Yaxhá os recomiendo no olvidar:

  • Calzado cómodo.
  • Repelente de mosquitos.
  • Protector solar.
  • Gorra y chubasquero. El clima puede cambiar de un momento a otro en esta parte de Guatemala.
  • Agua. Dentro del recinto de Yaxhá no hay puesto de comida ni bebida.

Horarios y precios

El recinto arqueólogico de Yaxhá abre todos los días de 6:00 a 18:00 horas.

Precio de la entrada: 80 quetzales para los turistas internacionales. Los nacionales pagan la mitad.

Qué ver en Yaxhá, Guatemala

El recorrido por Yaxhá se puede hacer en unas dos horas. Las horas centrales del día no deben ser las más adecuadas para la visita debido al calor. Hay quien opina que la primera hora del día es la mejor para perderse entre las construcciones de esta antigua ciudad maya. Nosotros sin embargo nos decantamos por la tarde para contemplar la puesta de sol allí. Sin duda fue uno de esos momentos de nuestro viaje a Guatemala que no olvidaremos y por ello me atrevo a recomendaros ese horario para conocer Yaxhá.

Cómo os decía, nosotros seguimos los pasos de nuestro guía. Con él recorrimos los senderos entre la selva. Es imposible no darse cuenta de las muchas “montañitas” que hay bajo los árboles. Las hay más grandes o más pequeñas y cada una de ellas es casi con toda seguridad una de las muchas estructuras de la antigua ciudad de Yaxhá que aún no han sido sacadas a la luz.

Yaxhá

Complejo Astronómico Menor

La primera parada la hicimos en el Complejo Astronómico Menor, en la llamada Plaza C. Este lugar los forman dos pirámides gemelas que funcionaban como lo que su nombre indica: puntos de observación astronómica. Allí el guía, que todavía tenía energía y ganas de contarnos cosas, nos pidió que nos fijásemos en las capas formaban cada una de las construcción, un indicativo de los que los mayas levantaban una estructura encima de otra anterior cuando era necesario. Nada de empezar de cero cuando ya había algo que solamente tenían que mejorar.

Acrópolis Sur y Juego de Pelota

Nuestro paseo continuó por la Calzada de las Canteras hasta la Acrópolis Sur. Se trata de una de las construcciones más suntuosas del recinto y allí era donde la aristocracia maya acudía a ver el juego de pelota situado frente a la fachada norte del palacio. El recinto del juego de pelota es pequeño, por lo que se cree que no pudieron jugar en él más de tres hombres por equipo.

Yaxhá

Gran Complejo Astronómico (Plaza F)

Continuamos el recorrido para alcanzar la plaza F, allí pudimos subir por una escalera de madera a lo más alto del Complejo Astronómico de Yaxhá. Se trata de una gran estructura que aún permanece bajo tierra. La subida resulta algo dura, más que por la altura por la humedad, esa a la que los madrileños no estamos acostumbrados y que puede con nosotros. Una vez arriba sientes que merece la pena cuando ante ti sólo ves selva y entre las copas de los árboles, la parte alta de algunas de las pirámides mayas del recinto, las de la Acrópolis Norte.

Yaxhá

Plaza de las Sombras

Nuestro camino, siempre entre la espesa jungla y pendientes de las copas de los árboles por si podíamos ver algún mono aullador, nos llevo a la Plaza de la Sombras. El punto más al norte del recinto de Yaxhá que ha sido excavado. Es una de las las plazas más amplias de la ciudad maya. Se creo que su tamaño se debe a que era lugar en el que terminaban las procesiones ceremoniales y por lo tanto un espacio en el que se congregaban grandes grupos de ciudadanos.

Yaxhá

Hoy el centro de la plaza está ocupado por grandes árboles, y a su alrededor, tres estructuras piramidales. La más llamativa de ellas es el Templo de los Tableros, el más alto del conjunto.

Yaxhá

Acrópolis Norte

A pesar de su nombre, este grupo está más al sur que la Plaza de las Sombras, casi en el centro de lo que hoy se puede visitar en Yaxhá. Para mi es el lugar más impresionante de Yaxhá. Está formado por tres grandes pirámides bien restauradas que permiten hacerse una idea de cómo fue este lugar. Se trata del conjunto más antiguo de la ciudad maya, y todos los edificios incluyen construcciones más antiguas en su interior.

Basta situarse en el centro de la plaza que forman las estructuras para sentirse diminuto y sorprendido por las impresionantes pirámides rodeadas por la selva. No hay que dejar de hacer el esfuerzo de subir hasta lo más alto de la estructura central. Cuesta trabajo ya que los escalones son desiguales y hay que ir buscando cual es el más adecuado para poner el pie. Una vez arriba, el regalo son las vistas. Tanto hacia la plaza como hacia la parte posterior, en ésta con la selva como protagonista.

Yaxhá

Acrópolis Este y Templo de las Manos Rojas

Nuestra última visita en Yaxhá fue a la Acrópolis Este. El lugar que nos esperaba para ver la puesta de sol era la estructura 216. Se trata de un templo de 37 metros de alto también conocido como el Templo de las Manos Rojas. Desde él se tienen las mejores vistas de Yaxhá, tanto de la selva como de la laguna. La subida a esta alta estructura se hace también por una escalera de madera. Su parte frontal desde la base es absolutamente impresionante y una vez arriba se puede contemplar como la selva sigue creciendo sobre otras estructuras de esta acrópolis.

Yaxhá

Una vez arriba se puede casi rodear por completo. Aunque lo mejor que se puede hacer si como nosotros estáis en este lugar al caer el sol es sentaos y esperar. No podemos decir que estábamos solos, pero os aseguro que a pesar de haber allí en ese momento unas 20 personas, la tranquilidad era absoluta. Solamente se escuchaban los sonidos de la selva. Y entre todos ellos destacaba el impactante grito de los monos aulladores.

Yaxhá

Ver el sol ponerse entre las nubes, el cielo teñirse de naranja mientras se refleja en la Laguna Yaxhá y escuchar los aullidos de los monos fue la despedida perfecta de este lugar aún poco visitado pero que es una buena forma de acercarse al mundo maya con más tranquilidad de la que se puede sentir en otros recintos arqueológicos de Centro América.

Quizás también te interese

4 comentarios

Maruxaina Bóveda 16 mayo, 2020 - 8:44 am

Hola Cris,
Nunca había oído hablar de Yaxha, el significado del nombre es muy bonito y el lugar, por lo que cuentas, merece la pena. Aunque el guía no fuese lo que esperabais…
Si algún día incluimos Guatemala en nuestra lista viajera sin duda añadiré Yaxha por tus recomendaciones 🙂
¡Las fotos de la puesta de sol son preciosas!
Un abrazo guapa.

Reply
Cristina 16 mayo, 2020 - 10:17 am

Es un lugar muy interesante y que se puede hacer perfectamente por libre. Yaxhá es perfecto para visitar por la tarde, te aseguro que la puesta de sol desde allí es absolutamente espectacular 🙂

Reply
JOSE D. 16 mayo, 2020 - 6:10 pm

La verdad es que mucha gente cuando piensa en la cultura maya le viene a la cabeza México, olvidándose de que sólo ocuparon la zona de la Península del Yucatán, mientras que se extendieron por casi todo Guatemala. Nosotros no hemos estado en Guatemala, y por eso sólo nos sonaba Tikal, de la que normalmente se dice que está ocupada por hordas de turistas.Nos ha encantado conocer un lugar como Yaxhá, totalmente espectacular y con muchísima menos gente ¡¡si parece que estás sola!! 😄.
A nosotros tampoco nos entusiasman las visitas guiadas. La única ventaja que le vemos es que podemos preguntar (somos muy pero que muy preguntones). En un lugar como Yaxhá quizás la cogeríamos, pero si luego tenemos tiempo de sobra para recorrerla a nuestro aire. Todavía no sabemos cuando volveremos a «cruzar el charco», ni cual será nuestro destino, pero para unos amantes de las «piedras viejas» como nosotros Guatemala cada vez está ganando más puntos.

Reply
Cristina 17 mayo, 2020 - 12:26 pm

Nuestra idea de hacer la visita con guía fue precisamente poder averiguar todo los posible de la cultura maya y de sus ciudades en Guatemala. Pero ya ves, nos tocó el guía vago o con pocos conocimientos, no hubo forma de sacarle toda la información sobre Yaxhá que yo hubiera querido tener.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up