Elenfante Nantes

El Elefante de Nantes y otros seres fantásticos

¿Imaginas un gran elefante africano recorriendo las calles de una ciudad francesa? Parece imposible, ¿verdad? Pues no lo es. Ese elefante existe y se puede ver en Nantes, la última gran ciudad cruzada por el Loira antes de encontrarse con el Océano Atlántico. En una isla en la que estuvieron los astilleros de la ciudad y en la que sus hangares sirvieron como almacén banarero se puede ver el Elefante de Nantes, un animal que podría haber salido de la imaginación de Leonardo da Vinci o de Julio Verne, escritor que vivió en una bonita mansión justo al otro lado de esta isla bañada por la aguas del río Loira.

Les Machines de l’île

En la Isla de Nantes hay muchas cosas que ver y hacer. Pero si algo la ha convertido en una verdadera atracción turística, sin duda han sido Les Machines de l’île. Un proyecto de la compañía La Machine capitaneado por François Delarozière y Pierre Orefice. De su mente y de la de su equipo surgió este mundo fantástico que visitar en Nantes.

El Gran Elefante de Nantes

Antes de mi reciente viaje a Nantes yo ya sabía de la existencia de este gran animal, una máquina que se ha convertido en una de las grandes atracciones turísticas que ver en Nantes. ¿Quieres saber más del Elefante de Nantes y de la isla en la que vive?

En primer lugar decir que este magnífico elefante no vive solo en la Isla de Nantes. Hay más animales fantásticos en ella. Todos forman el universo de las Máquinas de la Isla. Luego os hablaré del resto, pero os aseguro que ninguno de ellos puede hacer sombra a la emoción visual que supone ver al Elefante de Nantes en movimiento. Este gran animal mecánico es un copia de un elefante africano pero cinco veces mayor que éste. Alcanza una altura de 12 metros, mide 8 metros de ancho, 21 de largo y pesa 48.000 kilos. Un maquinista le dirige desde debajo de la trompa, una trompa que se mueve como se de un animal real se tratase y hasta expulsa agua por ella como haría un elefante de verdad.

elefante nantes

Este Elefante de Nantes lleva paseando por la isla desde el año 2007. Fue diseñado para llevar en su interior hasta 50 personas que se pueden colocar en el lomo o los flancos del elefante. Dicen que pasear sobre el Elefante de Nantes permite observar como funcionan todos los engranajes que hacen que esta magnífica máquina que parece sacada de un sueño se mueva. Yo personalmente creo que lo mejor es ver al elefante en movimiento desde el suelo, contemplarlo mientras pasea majestuoso entre los hangares en los que se encuentran La Galerie de Machines o cuando se dirige al Carrousel des Mondes Marins. No os perdáis sus grandes ojos con largas pestañas: también los abre y cierra.

elefante nantes

La Galerie de Machines

Después del Elefante de Nantes es seguramente la Galería de las Máquinas el lugar más interesante de este proyecto loco que parece sacado de un sueño. En esta galería se exponen las nuevas máquinas que la compañía La Machine crea. Inicialmente aquí se pudieron ver peces, pulpos y otros seres marinos, aquellos que más tarde pasaron a formar parte del Carrousel des Mondes Marins.

elefante nantes

Actualmente en esta luminosa galería se exponen otros seres fantásticos, los que se instalarán en la nueva atracción: el Arbre aux Hérons, un gran árbol que alcanzará los 32 metros de altura. Para conocer un poco más de ese proyecto que debe inaugurarse en el año 2022, en la Galerie de Machines se realizan visitas guiadas (en francés) que duran aproximadamente una hora. Es durante la realización de las mismas cuando las máquinas que formarán parte de árbol se ponen en movimiento. Se puede ver entonces a un oso perezoso desplazarse por una rama, a unos colibríes libar en grandes flores, unas garzas volar o a una enorme araña extender su patas mientras se eleva del suelo.

Elefantes nantes

El taller y la rama prototipo

Con la misma entrada que da acceso a la Galería de las Máquinas se accede a otra nave. En ella, desde una terraza elevada, se puede ver el enorme taller en los que los constructores trabajan con madera y acero para hacer realidad esos nuevos seres entre reales y fantásticos que vivirán en el Arbre aux Hérons. Es en una sala junto a esa terraza elevada en la que se puede ver una proyección de 14 minutos que cuenta la historia de las Máquinas de la Isla desde que fueron solo una idea hasta la actualidad.

Al final del recorrido espera la última sorpresa del recorrido: una rama de 20 metros de largo y 20 toneladas de peso que es la primera de las 22 con las que contará el árbol que se está construyendo. La rama se puede ver desde la calle, pero solo con la entrada a la Galería se puede subir a ella para hacerse una idea de cómo será la nueva atracción que llegará a formar parte de las Máquinas de la Isla.

elefante nantes

Carrousel des Mondes Marins

Cuando los creadores de Les Machines de l’île diseñaron este carrousel parece que no dudaron en cual debía ser su temática. Nantes ha sido desde siempre una ciudad marinera y estando esta atracción frente a la que fue la casa del autor de «Veinte mil leguas de viaje submarino» parece que no había duda sobre que el mar sería el protagonista de este atípico carrousel.

elefante nantes

Este atracción muy cerca del Loira empezó a funcionar en el año 2007. Desde entonces hasta el 2011, se fueron instalando en su interior las 35 máquinas que pueblan los tres niveles del carrousel. Dos de estos niveles están cerrados y no se pueden ver desde el exterior. El primer nivel está ocupado por máquinas que llevan hasta el fondo submarino. Allí hay un cangrejo gigante, un calamar o un pez cofre.

elefante nantes

Sobre ese nivel, los abismos. Elevados 5 metros sobre el anterior nivel flotan una raya manta, un pez linterna y otros extraños seres cuyas tripas están huecas para que en ellas se puedan montar niños y no tan niños. El último nivel está abierto y podría ser un tiovivo convencional si no fuera que para llegar a él hay que subir muchas escaleras, y porque allí no hay caballitos sino peces voladores, caracolas y medusas.

elefante de nantes

Precios de Les Machines de l’île

El recinto en el que se encuentran estas atracciones vernianas es abierto y de acceso gratuito. Sin embargo, subir al Elefante de Nantes, al Carrousel o sencillamente entrar en la Galería de las Máquinas no es precisamente barato. Y si se quiere contemplar de cerca esos animales marinos que giran dentro de ese curioso carrousel o conocer las aves y otros animales que formarán parte del árbol gigante que ampliara el mundo de las Máquinas de la Isla, no queda más remedio que pagar.

Aquí os dejo los precios, para que os vayáis haciendo a la idea del presupuesto que puede suponer disfrutar de todas estas máquinas. Os dejo las tarifas completas de todo, sobre ellas hay precios especiales para determinados colectivos. Los niños menores de 4 años no pagan ni tampoco los acompañantes de personas con minusvalías. Se admiten tarjetas de crédito cómo medio de pago en las taquillas.

  • Viaje en el Gran Elefante de Nantes: 8,50 €.
  • Galería de las Máquinas: 8,50 €.
  • Carrousel des Mondes Marins: visita y una vuelta 8,50 €; solo visita 6,30 €.

Los poseedores del Nantes Pass tienen acceso incluido el acceso gratuito a la Galeria (o al Carrousel) y un descuento de 1,60€ sobre la tarifa llena al Carrousel (o a la Galeria).

Horarios del Elefante de Nantes

Los horarios de las taquillas y de las tres atracciones que hay de momento en la Isla de Nantes varían a lo largo del año. En los meses de Julio y Agosto están abiertas de 10:00 a 19:00 horas, mientras que, por ejemplo en Octubre, el horario cambia de una quincena a otra e incluso los fines de semana. Para conocer todos los días de apertura y los horarios actualizados, lo mejor es consultar el siguiente enlace: Les Machines de I’île.

Tened en cuenta que el Elefante de Nantes no siempre está en movimiento. En el enlace anterior también podréis encontrar a que hora comienza cada días sus paseos y así, aunque no vayáis a subir a su lomo, poder verle caminar moviendo su trompa cerca del Loira.

Qué ver en la Isla de Nantes

Esta isla de 5 kilómetros de largo y un máximo de 1 de ancho se ha convertido también en el hogar de distintas obras de arte contemporáneo. Todas estas obras se expusieron por primera vez en Nantes como parte del Le Voyage a Nantes, un festival que tiene lugar cada verano y durante el cual las calles de la ciudad se llenan de obras de artistas de todo el mundo. Algunas de ellas han ido permaneciendo en la ciudad como recuerdo de esos festivales, una muestra de que esta ciudad, antigua capital de Bretaña, es capaz de hacer que convivan en ella importantes museos, uno de los más destacados Castillos del Loira o iglesias góticas con obras modernas que contrastan radicalmente con la elegancia francesa de Nantes.

Muchas de esas obras se pueden ver en el centro de la ciudad. Pero otras están en la Isla de Nantes. Basta seguir la Línea Verde de Nantes para ir pasando por cada una de ellas. Es un paseo que recorre gran parte del norte de la isla. Nosotras no pudimos hacer el recorrido completo por una cuestión de tiempo, pero si pasamos por algunas de estas singulares obras que no dejan de sorprender a quien las ve.

Una de las más llamativas es L’arbre à basket, un árbol con ramas a distintas alturas. Y en cada una de ellas, una canasta de baloncesto. Sin duda para que puedan practicar allí jugadores de cualquier altura.

elefante nantes

Muy cerca del Loira se puede ver una obra de Vincent Mauger que parece un puerco espín gigante.  Por decir algo, porque vista de cerca también podría ser algún tipo de máquina de tortura que sin duda no dejaría vivos a muchos.

elefante nantes

En la zona del antiguo Hangar à bananes están Les Anneaux, una serie de grandes anillos obra de Daniel Buren. Durante el día son cómo grandes ojos en los que ir enmarcando el Loira y la ciudad. Por la noches se iluminan de distintos colores, algo que no llegué a ver.

elefante nantes

Una de las obras más divertidas es la que recrea la superficie lunar. Hay cráteres aquí y allá preparados para saltar sobre ellos, algo a lo que ni niños ni mayores parece resistirse.

Y no hay que olvidar las dos grandes grúas que junto al Loira recuerdan que en el pasado aquí estuvieron los astilleros de Nantes.

elefante nantes

Son muchas más las obras de arte contemporáneo que hay en la isla. Sólo es cuestión de tiempo localizarlas todas y elegir con cual se queda cada viajero.

Cómo llegar hasta el Elefante de Nantes

Se puede llegar paseando hasta la Isla de Nantes desde el centro de la ciudad. Solo hay que alcanzar el Memorial de la Abolición de la Esclavitud y enseguida está el Puente Anne de Bretagne. Basta cruzarlo para llegar a la zona de la isla en la que se encuentra el Elefante de Nantes y el resto de las Maquinas de la Isla.

Si no os apetece mucho caminar, también podéis llegar hasta el mismo puente en la línea 1 de tranvía que tiene parada en Commerce, en el centro de la ciudad. Deberéis bajaros en Chantiers Navals.

 

Etiquetas

Comentarios (05)

  1. Visitamos Nantes hace unos 4 años ya, y desde luego Les Machines de l’île, en la Isla de Nantes es una visita imprescindible, más si, como en nuestro caso, viajas con niños, aunque nosotros, los adultos también «lo flipamos».

    Nosotros sí que subimos al elefante, y también al tiovivo, pero claro, a los peques les hacía ilusión.

    Sabía que poco a poco iban creando nuevas «máquinas» pero cuando fuimos no estaba proyectado lo del gran árbol de 32 metros del que hablas.

    Creo que fue la zona que más nos gustó de la ciudad.

  2. No tenia ni idea de todo esto y sin duda un aliciente más para visitar Nantes. Tenía pensado viajar por esta región hace un par de años pero al final cambiamos de planes. Me encanta el elefante y la rana, yo quiero subirme ya:)

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]