Ercávica, en la ruta romana del lapis specularis

por Cristina
ercávica

Hace años, con unos amigos, visité por primera vez el yacimiento de Ercávica, una de las antiguas ciudades romanas que se conservan en la provincia de Cuenca. Hace unos días, aprovechando unas visitas guiadas gratuitas, regresé a ese magnífico emplazamiento y comprobé que poco ha cambiado desde mi anterior visita. A pesar de que las esculturas que adornaban su foro ahora están a buen recaudo en el Museo de Cuenca, el enclave sigue siendo espectacular y su historia digna de ser conocida.

Ercávica

Dónde está Ercávica

Ercávica, una de las ciudades romanas en España, se encuentra en la provincia de Cuenca, en la Alcarria, muy cerca del límite con Guadalajara. El pueblo más cercano es Cañaveruelas y en Embalse de Buendía rodea el cerro en el que se levantó está ciudad, conocido como el Castro de Santaver.

Ercávica

Cómo llegar a Ercávica

Depende del vuestro lugar de partida, la ruta para llevar a Ercávica será una u otra. Yo os recomiendo poner directamente el yacimiento en Google Maps o cualquier otro navegador y seguir sus instrucciones. Puede que la ruta os lleve hasta Cañaveruelas y desde allí continúe hacia la ciudad romana.

O puede que os mande por una camino sin asfaltar entre campos de cultivo. Es un camino que en general se encuentra en buen estado, aunque algunos tramos tienen bastantes baches. Si no ha llovido, es perfectamente transitable. Pero si los días anteriores han sido lluviosos, mejor olvidar ese camino y continuar hasta el pueblo para hacer todo el camino por carretera.

Una vez en el yacimiento, justo a la entrada, hay una zona de estacionamiento. No es muy amplia, pero si suficiente para los visitantes que llegan hasta allí.

Acceso a Ercávica

Si consultáis el Portal de Cultura de Castilla La Mancha, veréis que la entrada es de pago con visita guiada incluida. También se indica que está cerrado los lunes, martes y miércoles no festivos. Esto no es del todo cierto ya que, de momento, no hay ninguna puerta que impida el paso y se puede entrar al recinto en cualquier momento.

Algo bueno para no tener que ir pendiente de la hora de cierre, pero al estar abierto siempre y no contar con vigilancia se han encontrado con visitantes que han aprovechado su paso por Ercávica para volver a casa con un trozo de piedra que no vale nada. Uno tras otros han ido dañando el patrimonio del lugar del forma irrecuperable.

Hay que tener en cuenta que el camino no está pavimentado, por lo que no es acto para recorrer con sillas de ruedas o coches de bebés.

Aún así, y si nos ceñimos a los horarios oficiales, para aquellos interesados en hacer la visita guiada (merece la pena, os lo aseguro), serían estos:

  • 1 de octubre al 31 de marzo:
    Jueves y domingo de 10:30 a 13:30 (visita guiada a las 10:30 y a las 12:00)
    Viernes, sábados y festivos de 10:30 a 17:30 (visita guiada a las 10:30, 12:00, 14:30 y 16:00)
    Domingos de 10:30 a 13:30
  • 1 de abril al 31 de septiembre:
    Jueves y domingo de 10:30 a 13:30 (visita guiada a las 10:30 y a las 12:00)
    Viernes, sábados y festivos de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:00 (visita guiada a las 10:30, 12:00, 1700 y 18:30)
    Domingos de 10:30 a 13:30

Ercávica

Historia de Ercávica

Los primeros que habitaron este cerro en tierra conqueses fueron los celtíberos. Su poblado se llamó Erkauika y sus habitantes cultivaban los campos que rodeaban el castro. También se dedicaron a la ganadería, con cuyas pieles comerciaban con otros pueblos de la zona. Algo que dio a la tribu un cierto poder económico, que, entre otras cosas, les permitió construir unas murallas.

En el siglo II a.C., durante las guerras celtíberas, y viendo los daños causados por los romanos en otros poblados cercanos, los habitantes de Erkauika decidieron abrir sus puertas, consiguiendo que los atacantes no terminaran con sus vidas y que les permitieran continuar viviendo en la que había sido su ciudad.

A partir del siglo I a.C. comienza la romanización de la antigua población celtíbera. Se construyen edificios públicos, el foto, templos y unas termas. La ciudad creció tanto que llegó a convertirse en municipio romano, acuñando incluso su propia moneda en tiempo de los emperadores Augusto, Tiberio y Calígula.

Ercávica tuvo también importancia, al igual que Segóbriga, por sus minas de lapis specularis, formando parte de la red de calzadas que canalizó la producción y el comercio de este yeso cristalizado desde la meseta hasta el Mediterráneo. Un material muy apreciado por los romanos, que utilizaban principalmente como cristal para las ventanas.

Fue a partir del siglo III cuando esta población romana empieza a perder importancia, quedando completamente abandonada en el siglo V d.C.

Ercávica

Qué ver en Ercávica

En 1975 comenzaron las excavaciones en Ercávica. A fecha de hoy se han sacado a luz aproximadamente un 15% de los restos de la antigua ciudad romana. Pero desgraciadamente, los presupuestos no dan para continuar con la labores de los arqueólogos, y mucho de lo ya descubierto permanece a la intemperie por falta de recursos para protegerlo correctamente. Hay muros tapados con lonas que intentan evitar así el deterioro que pueden producir en estas piedras centenarias la lluvia o el viento. Los mosaicos que formaron parte de las villas romanas se están perdiendo de forma irreparable. Si alguien no se interesa de verdad por proteger el trabajo ya realizado, lo que aguantó siglos cubierto por la tierra no tardará mucho en desaparecer para siempre.

Ercávica

Pero mientras deciden como solventar ese problema, los visitantes podemos disfrutar de un recorrido por las más de20 hectáreas de terreno, ya sea con la visita guiada o por libre.  El recorrido pasa por diferentes puntos de interés y por otros que ofrecen magníficas vistas del entorno.

Murallas

La ciudad romana estuvo rodeado por casi 3 kilómetros de murallas que protegían todo el cerro en el que se encontraba la población. Solamente se puede ver un pequeño tramo de ellas, de gran grosor, a la izquierda del camino principal que recorre el yacimiento.

Domus 4

Esta construcción que ver en Ercávica es muy sencillo reconocerla por la estructura moderna que se ha construido para intentar que el visitante imagine como era esta gran casa romana. Todo en ella gira en torno al peristilo, un patio abierto rodeado de columnas habitual en la casas romanas de las clases acomodadas. Servía para proporcionar luz y mantener las estancias ventiladas. En el caso de la Domus 4 se conservan en su lugar las basas de la parte oriental, siendo originales algunas columnas que se encontraron caídas durante las excavaciones.

Ercávica

Casa del médico

Junto a la anterior casa se puede ver lo que se denomina «casa del médico». La razón de este nombre es el instrumental médico y quirúrgico que se ha encontrado en su interior. Se baraja la posibilidad de que se encontrara de un hospital, precisamente por la variedad de esos objetos que se han descubierto en cada una de las estancias que rodean el pequeño peristilo en el que se conservan cuatro columnas alrededor del impluvium, una especie de estanque que recogía el agua en las casas romanas.

ercávica

Foro romano

Continuando por el cardo máximo, la avenida principal de cualquier ciudad romana, se llega a lo que fue el foro romano de Ercávica. Es complicado imaginar como fue este lugar en tiempos del imperio, y sobre todo, interpretar lo que hay allí. Gracias a la visita guiada pudimos entender que era lo que nos rodeaba en el mayor espacio público de Ercávica, aunque en muchos casos, se siguen teniendo dudas sobre lo que puedo haber en este foro de forma rectangular.

Ercávica

Rodeado de pórticos, la basílica, edificio destinado a diversas funciones que podían ir desde lugar de transacciones financieras o la administración de justicia a espacio de reunión de los ciudadanos para tratar asuntos de la ciudad, se encontraba en el lado sur. En la parte occidental estaban las tabernae o locales de diversa índole. En el norte, las administraciones públicas. Y en el lado oriental, un criptopórtico, galería cubierta dedicada al almacenamiento.

Ercávica

Era habitual encontrar en los foros de las ciudades romanas un templo dedicado a las principales deidades. Sin embargo en este foro de Ercávica no se ha encontrado presencia de uno. Al quedar aún mucho por excavar, se cree que puede encontrarse en lo más alto del cerro, pero aún no hay pruebas que lo certifiquen.

Domus aterrazada

Esta gran casa romana no se está abierta a los visitantes. Pero desde el exterior se puede apreciar su gran tamaño y las impresionantes vistas de las que disfrutaban sus moradores. Su nombre se lo da la propia ubicación de la domus, en la ladera del cerro, siguiendo la orografía del terreno. Cuenta con dos peristilos con impluvium y murales bien conservados (al menos por ahora).

Termas

A pocos metros de esta domus están las termas. El gran tamaño de éstas permite a los arqueólogos e historiadores hacerse una idea de la importancia de la ciudad y del número de habitantes que llegaron a vivir en ella. Se conserva en ellas una zona columnada y varias estancias de este lugar se aseo y reunión típico de la ciudades romanas.

Ercávica

Pero no hay duda de que lo más llamativo es la sauna subterránea que ha llegado a nosotros en perfecto estado. Es una sala abovedada con un banco corrido alrededor y en la paredes aún se puede ver algo de la decoración original. Se puede acceder a su interior, aunque en determinados momentos puede estar llena de agua. Así que antes de poner un pie en el interior, comprobar que está seco.

Ercávica

Necrópolis

Fuera del recinto amurallado de la ciudad se puede ver una necrópolis, justo bajo la zona de estacionamiento de la que os hablaba al principio. Se puede ver una cripta en la que estuvo enterrado el abad Donato, fundador del Monasterio Servitano cuya ubicación puede estar a unos dos kilómetros de Ercávica según algunas excavaciones.

Este abad estaba considerado un santo, y tras ser enterrado en la cripta, el lugar se convirtió en lugar de peregrinación y culto para los habitantes de la región. Muchos de ellos se hicieron enterrar junto al abad, y a ellos corresponden las distintas tumbas que se pueden ver excavadas en la roca.

Ercávica

Fuente del Pocillo

En la carretera que llega a Ercávica, a la derecha, en mitad de los campos de cultivo, se encuentra esta fuente cuya construcción se remonta al tiempo de los romanos. Sigue siendo utilizada a fecha de hoy gracias a la calidad de las aguas que de ella manan.

Ercávica

Qué ver cerca de Ercávica

Si os animáis a visitar esta antigua ciudad romana, podéis completar el día conociendo algún otro lugar de la zona. Muy cerca está el Monasterio de Monsalud, en Córcoles. Se trata de un antiguo cenobio cisterciense, considerado uno de los más importantes de la Edad Media en España.

También junto al Embalse del Buendía está la Ruta de las Caras. Un agradable y sencillo paseo por un pinar en el que se van viendo diferentes esculturas talladas en la roca.

Bajo el mandato de Fernando VII se creo el Real Sitio de la Isabela, del mismo nivel que otros como el palacio y los jardines de la Granja o los de Aranjuez. Hasta que en 1957 La Isabela quedó sumergida bajo las aguas del Embalse de Buendía saliendo de nuevo a la luz cada verano, cuando el nivel de las aguas desciende.

Quizás también te interese

4 comentarios

Los viajes de Héctor 2 junio, 2021 - 11:31 am

He de reconocer que no conocía el yacimiento de Ercávica, y eso que el verano pasado estuvimos en la provincia de Cuenca y además hicimos la Ruta de las Caras de Buendía.

Interesante eso de que haya días que cierren pero en realidad no haya puertas ni vayas, qué curioso…de haberlo sabido igual nos hubiéramos escapado, ya que terminamos la ruta de las caras tarde, pero todavía con horas de sol por delante.

Una pena que ni en la Domus 4, ni en la Casa del Médico, ni en ningún otro lugar queden restos de ningún mosaico, ya que me encantan.

Cuando volvamos lo tendré en cuenta, quizás combinado con el Monasterio de Monsalud, que tampoco lo conozco.

Reply
Cristina 2 junio, 2021 - 6:59 pm

Hola, Héctor
Los mosaicos están, pero en un estado de deterioro que parece difícil parar. Por eso hay tantos muros y suelos tapados con plásticos. Anímate, y si volvéis a Cuenca, visitar este yacimiento.

Reply
jordi 6 junio, 2021 - 7:29 pm

He de reconocer que jamás había oído hablar acerca de Ercávica. Si de la Alcarria, desde luego, pero no de que hubiera un yacimiento romano de importancia. Por lo que veo y leo, no se puede comparar a las grandes ciudades y domus descubiertos hasta ahora, de manera que habrá que ver qué hay bajo el subsuelo si, tal como dices, de momento no se ha excavado más que el 15%.
Una pena que los mosaicos se hayan echado a perder, porque somos unos flipados de ellos. Me apunto Ercávica como posible visita si regresamos a Cuenca.

Reply
Cristina 8 junio, 2021 - 3:12 pm

Ercávica no es un yacimiento de la importancia de otros en territorio español… de momento. Cuando terminen las excavaciones, ya veremos que pasa 🙂

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up