Que ver en Roma

Qué ver en Roma en tres días

Algunas de mis amigas y yo nos regalamos unos días en Roma. Tuvimos que madrugar para coger el vuelo de Ryanair que habíamos comprado por 10 euros trayecto (si, diez euros todo incluido). Con ese precio, ¿quien iba a desaprovechar la oportunidad?. Teníamos por delante tres días para disfrutar de algunas de las muchas cosas que hay que ver en Roma.

Llegamos muy temprano al aeropuerto de Ciampino con la intención de coger un taxi (precio fijo 30 euros al centro de Roma) hasta nuestro hotel en la Vía del Corso, pero no puedo ser. El primer taxista nos dijo que había una manifestación en la ciudad y era imposible circular hasta donde nos íbamos a alojar. Así que cambio de planes y bus hasta la estación Termini, desde pudimos ir en metro hasta Piazza di Spagna, y desde allí un corto paseo hasta el hotel.

Nos alojamos en un hotelito pequeño y curioso, el Stay Inn Roma. A pesar de estar en un edificio antiguo sin aspecto de hotel, de contar con un mini ascensor y de tener la recepción en la sala de desayunos, al llegar a la habitación nos pareció que los 100 que nos costaba cada noche era poco dinero teniendo en cuenta lo moderno y amplio de las habitaciones y el baño, así como la ubicación. El desayuno era justo, de hotel pequeño, pero todo bien presentado y rico. Y lo mejor su fantástica ubicación cerca de varios de los lugares que hay que ver en Roma.

Y ahora teníamos por delante dos días y medio para patear Roma antes de regresar a Madrid. Había que seleccionar bien que ver. Tres de nosotras ya conocíamos la ciudad de años antes, por lo que tuvimos claro desde el principio que queríamos pasar el tiempo disfrutando de las calles, plazas y monumentos, pero prescindiendo de visitas a museos o entradas a lugares como el foro que consumirían muchas de nuestras horas en la ciudad. El resultado fue la visita a una decena de los lugares que hay que ver en Roma y que están entre mis fundamentales en un viaje tan corto a una ciudad con tantas cosas que visitar.

Qué ver en Roma en tres días

En este recorrido por Roma hay que tener en cuenta que nosotras invertimos en realidad una tarde, un día completo y una mañana. Son tres días, pero dos de ellos de media jornada.

Primer día

Una vez en el hotel, dejamos la maleta, cogimos nuestras cámaras de fotos y salimos rápidamente a recorrer la ciudad para aprovechar las pocas horas de luz que nos quedaban antes de que se pusiera el sol.

Basílica de San Pedro

Paseando desde Vía del Corso llegamos a la orilla del Tiber, el río romano en cuya orilla hay un paseo peatonal que nos alejó del habitual ruido del trafico que invade Roma. Por ese camino, haciendo fotos y disfrutando de las vistas, alcanzamos el puente Sant’Angelo, a mi gusto el más bonito de la ciudad y junto al cual se levanta el Castillo del mismo nombre. Este castillo se edificó para ser tumba del emperador Adriano. Pero terminó convertido en cárcel. Rodeando esta estructura de ladrillo rojizo se llega a la Via della Conciliazione, una gran avenida al final de la cual se levanta la gran cúpula de San Pedro.

Caminamos hasta la plaza rodeada de columnas con la suerte de que ese día había poca gente en la zona. Nos pusimos en la cola para acceder a la inmensa basílica, cosa que no nos llevó mucho tiempo. En el interior destacar la Piedad de Miguel Ángel, la cúpula y el baldaquino con sus columnas salomónicas. Sin duda es una obra de arte por la que merece la pena entrar en esta basílica y que están entre las cosas más bonitas que ver en Roma.

Cuando entramos en la Basílica había misa en la capilla del abside. En principio no se puede entrar durante los servicios. Pero nosotras dijimos que íbamos a misa y pudimos acceder y sentarnos un rato a contemplar esa zona de la basílica. Igual está un poco feo, pero no pudimos resistirnos a decir una pequeña mentira para que nos dejaran entrar y disfrutar de ese momento y ese lugar.

La entrada a San Pedro es gratuita, pero si quieres subir a la cúpula o bajar a la cripta, hay que pagar.

Que ver en Roma

Trastevere

Después de la visita al Vaticano y cuando ya empezaba a oscurecer emprendimos camino al barrio del Trastevere. Era sábado y comenzaba a haber mucha animación en sus estrechas y pintorescas calles. Muchos restaurantes pequeños, vinotecas y mucha gente joven buscando un lugar donde tomar algo. Hicimos alto en el camino para tomar unos vinos sentadas en una terraza. Fuimos muy valientes, porque al irse el sol la temperatura nos recordó que era noviembre y que en breve refrescaría más.

Después seguimos caminando sin rumbo fijo por las calles de este encantador barrio lleno de rincones especiales hasta encontrar la Piazza di Sta María en la cual se encuentra una de las basílicas más llamativas que ver en Roma: Sta. María del Trastevere. Por la noche es realmente llamativa, pues en su exterior hay una zona con mosaicos que brillan a la luz de las farolas y convierten la fachada en brillante panel dorado.

Se hacía hora de cenar, y buscamos un lugar concreto sobre el que habíamos oído hablar muy bien: pizzeria Dar Poeta. Os la recomiendo sin lugar a dudas… la mejor pizza que he comido nunca. Después de la cena regresamos en bus hasta el Coliseum, donde nos bajamos para pasear hasta el hotel y de ese modo ver iluminados algunos de los lugares más conocidos de la ciudad.

Qué ver en Roma

Segundo día

Este día tocó madrugar. Había que coger fuerzas en el desayuno antes de volver a las calles romanas. Teníamos por delante un día completa para disfrutar de Roma.

Via Margutta y Piazza del Popolo

Mañana de domingo y mucho por ver. Pero lo primero era cumplir un pequeño sueño de cinéfila: visitar el lugar donde se rodaron algunas de las escenas de la película “Vacaciones en Roma“. Se trata de la casa donde Gregory Peck lleva a Audrey Hepburn tras encontrarla perdida junto al Foro. Y casualmente la casa donde se rodó aquello allá por el año 1953 (anda que no ha llovido…) estaba en la Via Margutta, a pocos metros de nuestro hotel.

Así que conseguir pasar al patio donde entró esa pareja hace tantos años se convirtió en el primer propósito del día. No es un lugar de los típicos que aparecen en cualquier lista de sitios que ver en Roma. Pero para mi era un capricho como amante del cine clásico. Llegamos a la calle que además es un lugar precioso y tranquilo, con algunas galerías de arte y tiendas de antigüedades y enseguida encontramos el nº 51. Con la suerte de que un vecino sacaba a pasear al perro y no puso ninguna pega en dejarnos entrar. Fue uno de esos momentos felices conseguidos con muy poco.

A muy pocos metros de esta calle se encuentra una de las plazas más famosas de la ciudad, la Piazza del Popolo. Es un gran espacio en el que destacan las dos iglesias con sus cúpulas a ambos lados del inicio de la Via del Corso, y en el centro de la plaza uno de los obeliscos de la ciudad. No es una de esas fantásticas plazas romanas, no tiene el encanto de otras, pero es probable que por una razón u otra se termine pasando por ella.

que ver en Roma

Coliseum y Foro Romano

Los domingos la Avenida de los Foros Imperiales es exclusivamente peatonal. Por ello pudimos ir y venir haciendo fotos y paseando sin tener que ir esquivando coches o motos. No entramos ni al Anfiteatro de Vespasiano (más conocido como Coliseum) ni a los foros. Pero pasamos horas deambulando por la zona, disfrutando de el símbolo de Roma desde todos los ángulos y rodeando el increíble Foro Romano para hacer fotos desde diferentes ángulos. Incluso paramos a comer un trozo de pizza y a disfrutar del tímido sol que quería calentar la ciudad.

Nosotras decidimos no hacer la visita por no disponer de tanto tiempo como para dedicar a cada lugar todo el tiempo necesario. Y porque además ya lo habíamos conocido cada una por separado en visitas anteriores. Pero sin lugar a dudas es uno de esos lugares que ver en Roma y que no defraudan a nadie. Teniendo tiempo merece la pena investigar a fondo cada rincón de las ruinas que en su día debieron formar parte de una increíble ciudad.

Para disfrutar de la mejor vista del Foro romano no hay que dejar de visitar la cima de una de las siete colinas de la ciudad conde se encuentra la Piazza del Campidoglio. Este lugar fue diseñado por Miguel Ángel y su entrada se abre hacia el Vaticano, quedando el Foro justo a su espalda. Para disfrutar de las vistas solamente hay que rodear los Museos Capitolinos. El mejor momento para hacer fotos es el atardecer cuando todas las ruinas se vuelven doradas.

La Piazza del Campidoglio merece una visita. Lo mejor el diseño del suelo y la escalinata. Y como curiosidad contar que en esta plaza está el kilómetro cero de todas las carreteras italianas y también la famosa loba capitolina.

Qué ver en Roma

Piazza Bocca della Verita y Monte Aventino

No muy lejos del Foro Romano y casi a los pies del Palatino se encuentra la Piazza Bocca de la Verita. En ella hay un par de templos de la antigua Roma, el de Portonus y el de Vesta, y en uno de los lados el arco de Janus.

Pero lo más famoso de esta plaza es la iglesia de Sta. Maria in Cosmedin en cuyo pórtico se puede ver una de las atracciones típicas para los turistas de la ciudad: la bocca de la Verita. Se trata de una escultura de gran tamaño sobre la que se supone pudo ser un fuenta en tiempos romanos o incluso parte del sistema de alcantarillado de la ciudad. Aunque esto parece no importar mucho a los turistas. Lo que de verdad todos queremos es una foto metiendo la mano en la boca de la escultura, la cual según la leyenda, morderá a aquellos que mientan. Hoy en día hay que pagar para hacerse la foto. Cosas de la fama.

Si se continúa andando por el Lungotevere Aventino se llega a la colina del mismo nombre, una de las siete de la ciudad y hoy zona residencial. En la parte más cercana al río de la colina se encuentra el Giardino degli Aranci con un mirador sobre el río que ofrece unas vistas de la ciudad que alcanzan hasta la cúpula de San Pedro. También en este colina está la villa de la Orden de los Caballeros de la Cruz de Malta. La cerradura de la puerta que cierra sus muros es la que ofrece esa imagen singular de la cúpula más importante de la cristiandad. Una de esas cosas singulares que ver en Roma.

Qué ver en Roma

Tercer día

Tocaba cerrar maletas y aprovechar la mañana en capital italiana. Por la tarde se acababa nuestro tiempo en Roma.

Piazza di Spagna

Nuestro último día en Roma lucía un sol espléndido así que comenzamos felices con ese cielo azul la ruta por las más famosas plazas de Roma. La primera iba a ser la Piazza di Spagna. Para llegar a ella desde el hotel fuimos paseando por una de las más famosas y exclusivas calles de la ciudad: Via Condotti. Aquí se pueden encontrar las más famosas firmas de moda de Italia. Nosotras pasamos de largo… nuestro presupuesto no daba para tanto, jejejeje.

Al final de dicha calle se abre la gran plaza que debe su nombre al Palacio de España, sede de la embajada de nuestro país. Lo más conocido de esta plaza es su gran escalinata, al final de la cual se levantan las torres de la iglesia Trinita dei Monti.

Otro elemento donde suele haber mucha gente es la Fontana della Barcaccia, nombre que se le dió por su parecido a una barca y en la cual no dejamos de beber un trago de su agua potable por si eso ayudaba junto con la moneda que íbamos a tirar en la Fontana di Trevi a regresar a Roma.

Qué ver en Roma

Fontana de Trevi

Caminando y callejeando desde Piazza di Spagna llegamos por un lateral a la Fontana di Trevi, probablemente la fuente más famosa del mundo. Es majestuosa con todas sus esculturas surgiendo de la fachada del palacio sobre el que se apoya. Además su gran tamaño convierte el espacio libre de la plaza en realmente reducido e incluso desproporcionado para tan magnífica obra. Afortunadamente al ser un lunes no había alrededor tanta gente como los fines de semana y pudimos disfrutarla con más calma e incluso hacernos la típica foto tirando la moneda al agua. Es sin duda uno de los lugares que ver en Roma que figura en la lista de todo viajero que llega a la ciudad.

Que ver en Roma

Piazza della Rotonda

Esta colorida plaza aloja un bello monumento que hoy es utilizado como iglesia. Se trata del Panteón en el que hoy en día los italianos honran a sus hombres ilustres, entre ellos Rafael. Es el edificio mejor conservado de la Antigua Roma y en él destaca la que fue mayor cúpula del mundo hasta finales del siglo XIX. De momento sigue siendo uno de esos lugares que ver gratis en Roma.

Las casas que rodean la plaza están pintadas de colores pero presentan cierto aspecto decadente que a mi parecer dota al lugar de un encanto especial. En el centro se encuentra otro de los obeliscos de la ciudad y varios restaurantes y cafés ofrecen posibilidad de sentarse en sus terrazas para disfrutar de tan magnífico lugar. La plaza es animada y bella a partes iguales, a mi gusto la más bonita de Roma.

Que ver en Roma

Piazza Navona

Nuestra penúltima visita fue a la Piazza Navona, la más elegante según muchos de todas las plazas romanas y una de las que sin duda hay que ver en Roma. Es una gran espacio con forma elíptica, la misma que el estadio que hubo en el mismo lugar en la Antigua Roma. Hay tres fuentes, dos en los estremos de pequeñas dimensiones y una enorme en el centro. Esta última es obra, la Fontana dei Quattro Fiumi, es obra de Bernini y está coronada por otro de los obeliscos que decoran plazas romanas. En torno a ella hay alguna “leyenda urbana” que gira en torno a la supuesta enemistad del escultor con Borromini, autor de la fachada de la iglesia que se encuentra frente a la fuente, Sta. Agnese in Agone.

En esta plaza hay varias terrazas de restaurantes con precios acordes a lo selecto del lugar. Al ser un lugar muy turístico también hay algunos pintores que ofrecen su obra a los viajeros. Desde luego esta plaza resulta muy agradable en otoño o invierno, pues al ser tan grande hay pocas sombras y pasear por ella es un verdadero placer.

Que ver en Roma

Campo de Fiori

Entre plaza y plaza pasamos por un montón de calles y rincones especiales de Roma. Pequeños restaurantes, estrechas calles, portales escondidos… y todo sobre esas calles empedradas que tanto dificultan caminar pero que a la vez dan a Roma un aspecto antiguo, como de ciudad que no quiere olvidar lo que fue y que sacrifica modernidad por mantener ciertas raíces que en tantos otros lugares ya se han perdido.

Y andando, andando llegamos hasta al última visita del día, una plaza llena de vida y color, donde puestos de verduras se mezclan con otros donde comprar las mejores pastas o aromáticos condimentos. Es Campo de Fiori, una plaza que ver en Roma que durante el día se convierte en un animado mercado y que por la tarde deja lugar a las terrazas de varios restaurantes. En esos puestos compramos todas algún recuerdo culinario para disfrutarlo en España, y de ese modo nos despedimos de la ciudad eterna, con la esperanza de regresar y dedicar al menos otros tres días a otros diez lugares seguro increíbles de esta ciudad única.

Que ver en Roma

Ciao Roma

Para regresar al aeropuerto tuvimos que acercarnos desde el hotel a Piazza del Popolo, allí había una parada de taxis. Con este servicio no ocurre como en España que puedes parar cualquier taxi por la calle. En Roma hay que llamarle a una dirección o bien acudir a una parade de taxis. El precio en ese momento a Ciampino era cerrado: 30 euros. De camino hacia las afueras de la ciudad vimos por última vez el Coliseum y parte de los foros romanos… Sin duda una bella imagen para no olvidar.

 

Comentarios (02)

  1. No me canso de viajar a Roma. Creo que he estado en 6 o 7 ocasiones y siempre hay lugares nuevos. Por ejemplo, hasta la última ocasión no había entrado ni a Caracalla ni a Castell Sant’Angelo. Creo que de los lugares que comentas sí que estoy al quote. Y de pizzeria, te recomiendo Da Baffeto. Como mínimo hay 2 y las 2 están fenomenal.

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?