Lituania Torre Gediminas Vilnius

Comer en Lituania

Viajar es conocer, no solo el arte y la cultura de un destino, también su gastronomía es un aliciente a tener en cuenta que puede hacer que un país gane o pierda puntos. Por eso me gusta probar todo los platos nuevos que puedo cuando voy a una ciudad nueva, disfruto conociendo nuevos cafés o restaurantes, probando algo típico en sus mercadillos, curioseando en los mercados… Comer en Vilnius, la capital de Lituania, iba a descubrirnos también platos nuevos de los que nunca habíamos oído hablar y una ciudad donde la oferta de restauranción es mucho más variada de lo que podíamos imaginar.

PLATOS TÍPICOS
Para ninguno será una sorpresa si digo que la base de la dieta lituana son las patatas, la carne y los productos lácteos. Ni tampoco será un descubrimiento que los platos son contundentes y engordan. Más o menos lo que ocurre en todos los países que rodean a Lituania. Y es que Polonia, Rusia o Estonia sufren los mismos y rigurosos inviernos que animan sin duda a degustan platos donde las calorías poco importan.
Pero, ¿cuáles son esos platos tradicionales que se pueden comer en Vilnius?

  • Cepelinai – Se trata de una empanadillas de espesa masa hecha de patata que van rellenas de queso, carne o setas. Es el símbolo de la comida lituana.
  • Kugelis – Este plato está importado de la cocina alemana, y consiste en patatas y zanahorias ralladas asadas al horno y con nata agria por encima.
  • Koldünai – Son raviolis rellenos de carne o setas.
  • Saltibarsciai – Es una sopa fría de remolacha que se come mucho en verano, y que se sirve con patatas hervidas aliñadas con eneldo y nata agria.
  • Kepta duona – Pues esto es algo tan sencillo como pan negro (el más usado en todo el país) con mucho ajo y fritos en abundante aceite
  • Siupinys – Morro, rabo y manitas de cerdo (no solo los españoles podemos decir eso de que “del cerdo se aprovechan hasta los andares”) estofados con guisante y judías
  • Lietuviskos salotos – Ni más ni menos que la versión lituana de la ensaladilla rusa
20151207_211546 20151207_215553 20151207_211525 20151206_195330

Nosotros pensábamos que en el centro de Vilnius sería más sencillo encontrar restaurantes típicos lituanos, pero fuimos a varios de los que teníamos referencias y habían cerrado definitivamente. Con los que nos íbamos encontrando por el camino eran restaurantes italianos, belgas, franceses, orientales… Vamos, globalización total. Por suerte y aunque tuvimos que darnos un paseo para llegar, finalmente pudimos probar varios platos del país en un local decorado como una granja y a cuyas mesas había sentados tanto lituanos como extranjeros.

  • Senoji Trobele – Como he dicho está un poco apartado del centro de la ciudad pero en una calle de fácil acceso. El interior es muy acogedor y cuenta con un bonito jardín para los días de buen tiempo. Es el lugar perfecto para degustar gastronomía lituana, aunque no es precisamente barato.
  • Forto Dvaras – En el corazón de la ciudad antigua, este es un típico restaurante para turistas aunque con precios aceptables. Aquí se pueden comer los famosos cepelinai y otros platos lituanos. Este no lo visitamos pero tiene muy buenas críticas.

Por otro lado hay saber que el casco antiguo  está lleno de cafeterías, cervecerías, vinotecas… Sin duda beber y comer en Vilnius es tarea sencilla.
Uno podrá comer algo ligero en cualquier momento acompañado de una copa de vino mientras escucha jazz en directo (Wine bar Notre Vie) o sencillamente disfrutar de un buen vino a dos pasos de la Plaza de la Catedral en Decantus (Pilies g. 6), una estilosa vinoteca recién inaugurada.
Para los que prefieran un café y algo dulce la tentación será constante, siendo AJ Sökoladas un buen lugar donde pasar la tarde envuelto por el aroma del mejor chocolate de la ciudad.
Y no puedo dejar de hablar de las cervecerías siendo Lituania el segundo consumidor del mundo de esta bebida. Una opción que hay que tener en cuenta es Busi Trecias, un amplio local frecuentando por turistas y lituanos en el que sentados a sus sencillas mesas toman algunas de sus variedades de cervezas locales, algunas con sabores como la lima o la frambuesa. Además, si el hambre aprieta también se puede tomar un comida completa o sencillamente picar algo.

Lituania Comer en Vilnius

Si por casualidad una familia lituana os invita a cenar en Nochebuena tened en cuanta que debéis ir con hambre: os esperan 12 platos, uno por cada mes del futuro año. Pescado, verduras, sopas y setas son algunos de los ingredientes que pasan por la mesa la mayor celebración culinaria de Lituania. De modo que antes de aceptar una de esas invitaciones, pensad si podéis cumplir comiendo como debe ser en esa reunión especial.

Comentarios (01)

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies