Alcázar de Segovia, de Fortaleza a Castillo

por Cristina
Alcázar de segovia

El Alcázar de Segovia es uno de los monumentos más destacados de esta ciudad castellana. Su silueta se eleva majestuosa sobre una roca en el punto que el que se unen los valles del Clamores y del Eresma. Con su mirada puesta en el horizonte, el Alcázar impone en la distancia y deslumbra cuando uno se acerca a sus muros. Fue hogar de muchos monarcas y hoy es sin duda uno de los lugares que ver en Segovia.

Alcázar de Segovia Historia

La historia de este edificio segoviano que hoy tiene más el aspecto de un castillo de cuento que de una fortaleza, esta ligada a los reyes de las distintas dinastías que han reinado las tierras de Castilla y las de España. Pero su historia se remonta muy atrás en el tiempo. Y es que en el promontorio en el que se eleva este edificio se han encontrado sillares similares a los que se utilizaron para construir el Acueducto, algo que parece indicar en el época romana ya pudo haber en este lugar algún tipo de fortificación.

A principios del siglos XII, en una acta de donación de terreno por el Concejo del Obispo ya se menciona la existencia de una fortaleza. Y  pocos años después se documenta esa construcción como Alcázar o Castillo de Segovia. Hay que tener en cuenta que por aquel entonces, para que un palacio lo fuera, bastaba con que tuviera 3 estancias. Sin duda en el siglo XII el edificio real sería mucho más sencillo de lo que llegó a ser con el paso de los siglos.

Pasaron los años, y distintos reyes empezaron a tener relación de un modo u otro con el Alcázar de Segovia. Alfonso X el Sabio convocó Cortes en 1256. En 1474, Isabel la Católica salió del Alcázar para ser proclamada Reina de Castilla. Y fue en la capilla del Alcázar donde se celebró el casamiento de  Felipe II y Ana de Austria.

También fueron los distintos monarcas los que fueron modificando la apariencia de la fortaleza hasta convertirla en el elegante castillo que vemos hoy. De entre todas las obras de ampliación del Alcázar, las que se realizaron bajo el reinado de Enrique IV hicieron que este castillo segoviano fuera digno de admiración. El edificio había dejado de ser una fortaleza para ser un palacio en el que se guardaban el tesoro real, el archivo del reino y la armería.

Los Trastámara estuvieron muy ligados siempre a este castillo, y aunque los Austrias apenas tuvieron relación con él, fue precisamente Felipe II quien terminó de darle el aspecto actual. En aquella época se consideraban los Castillos del Loira el ideal palaciego. Y el rey español quiso incluir algunos elementos en Alcázar de Segovia que recordaran a esos castillos franceses.

Durante los reinados de Felipe IV y Carlos II, el castillo se utilizó como prisión. Ya en el siglo XVIII, Carlos III fundó el Real Colegio de Artillería en Segovia y éste permaneció en el Alcázar hasta 1862. Ese año, el 6 de marzo, el Alcázar de Segovia sufrió un grave incendio que destruyo gran parte del edificio y de su contenido. Lo poco que se logró salvar fue gracias a que el personal de palacio lo arrojó por las ventanas.

Unos años más tarde, en 1898, el Archivo General Militar se instaló en la primera planta de Alcázar, y ahí continúa a fecha de hoy.

Qué ver en el Alcázar de Segovia

Lo primero que vemos al llegar a este castillo segoviano es su exterior. Pero no el exterior completo ya que por la orografía del terreno, desde la plaza que da acceso a esta antigua fortaleza solamente podemos ver su fachada. En ella destaca la Torre de Juan II. Esta torre es uno de los elementos arquitectónicos más destacados del Alcázar de Segovia y fue mandada levantar por Juan II, el padre de Enrique IV e Isabel la Católica. Hoy hay que subir 152 escalones para llegar a lo más alto de la torre y disfrutar de una de las mejores vistas de Segovia.

que ver en Segovia

Los tejados de pizarra son los que mandó instalar Felipe II al estilo de esos castillos franceses tan de moda. El resto de la decoración sería la que hubo en tiempos de los Reyes Católicos.

Alcázar de Segovia: interior

El interior del Alcázar de Segovia se organiza alrededor del Patio de Armas. Pero antes de acceder a este espacio, un pasillo a la derecha de la entrada, nada más pasar el puente levadizo, lleva hacia la Torre de Juan II y los escalones que llevar a la cubierta.

Patio de Armas Alcázar de segovia

Sala del Palacio Viejo

Ya en corazón del castillo, comienza desde ese Patio de Armas, rodeado de arcos y de estilo herreriano, el recorrido por las distintas estancias palaciegas. La más antigua es la Sala del Palacio Viejo. A pesar de sus bonitas ventanas geminadas y de la decoración mudéjar original en los zócalos, lo cierto es que esta gran sala resulta excesivamente sobria. En ella se han instalado figuras de caballos y caballeros vestidos con armaduras. Un primer acercamiento a la colección de armas que se exhibe en otra sala del castillo.

Alcázar de Segovia

Sala de la Chimenea

Desde esa sala se accede a la llamada Sala de la Chimenea, decorada con algunos muebles, azulejos de Talavera y un gran tapiz flamenco. En las paredes, no faltan tampoco los espejos. Todo eso hoy nos parece mera decoración, pero hay una razón para cada uno de esos elementos. Desde aislar de la humedad a mantener el calor de las chimeneas o incluso hacer que las estancias resultasen más luminosas.

Alcázar de segovia

Salón del Trono

Lo más llamativo del Salón del Trono es la lujosa cúpula de lacería del siglo XV. Un elemento mucho más destacado que los tronos que se fabricaron para la visita de Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia.

Alcázar de Segovia

Sala de la Galera

La hoy llamada Sala de la Galera es una de las más espectaculares que ver en Alcázar de Segovia. La mandó construir Catalina de Lancaster y en un principio se denominó Sala de Embajadores pues era el lugar en el que los invitados esperaban para la audiencia real. Su cubierta podría recordar a un barco invertido, razón por la que puede que reciba su nombre. Al fondo de la sala, una gran pintura recuerda la proclamación como reina de Isabel la Católica. Este acontecimiento tuvo lugar un 13 de diciembre, día de Santa Lucía, mártir a la que arrancaron los ojos. Por esa razón y como recuerdo al día en el que tuvo lugar la coronación, todos los personajes del cuadro parecen sin ojos.

Alcázar de Segovia

Sala de las Piñas

El recorrido por el interior del Alcázar de Segovia lleva a las sala de las Piñas. Basta mirar a su artesonado para entender la razón de su nombre: del techo cuelgan 392 figuras que recuerdan mucho con su forma a la piña.

Dormitorio del Rey

Una puerta de esta sala da acceso al supuesto dormitorio del rey. Y digo supuesto, según nos explicaron, porque su ubicación tiene un acceso demasiado sencillo. El rey no podía dormir en una habitación tan expuesta y accesible. Puede que sea sin más una recreación del dormitorio real que en realidad se encontrase en un piso superior. Cómo curiosidad en esta estancia, los tapices. O mejor dicho, lo que parecen tapices y que en realidad, son cuadros.

Sala de Reyes y Capilla

Se trata de una de las salas más impresionantes del Alcázar. Fue mandado construir por Alfonxo X y era el lugar en el que se celebraban fiestas y reuniones. También fue la antigua biblioteca del castillo. Fue precisamente en la capilla contigua donde contrajeron matrimonio Felipe II y Ana de Austria.

La Sala de Reyes está decorada en tonos dorados y un gran friso rodea la estancia. En él están representados todos los reyes de Oviedo, León y Castilla.  Dicen que no salían las cuentas para conseguir que Isabel y Fernando aparecieran juntos en el centro del friso, y que esa es la razón por la que se incluyó entre los reyes representados en la sala a Juana la Loca.

Alcázar de Segovia

Dentro de la capilla, hay dos cuadros que merece la pena ver. Uno es del Renacimiento, el otro, Barroco. Solo hace falta mirarlos una vez para notar una clara diferencia en la técnica: para ver el primero de ellos, hay que iluminarlo. Del segundo, sin embargo, parece salir la luz del cristo yacente allí representado.

Armería

Siguiendo el recorrido por la Sala del Cordón y atravesando el antiguo tocador de la reina, se llega al Patio del Reloj. Desde allí se accede a la Armeria. Una amplia colección de armaduras y distintas armas.

Alcázar de Segovia

Terraza de Reyes

Por último y antes de abandonar el Alcázar de Segovia hay que asomarse a esta terraza también conocida como Patio del Pozo. Desde este lugar hay una amplias vistas que alcanza hasta la Iglesia de la Vera Cruz, el Santuario de Nuestra Señora de La Fuencisla y el el Monasterio de El Parral. Por supuesto, también se puede ver la confluencia de los ríos Eresma y Clamores.

Alcázar de segovia

Las mejores vistas del Alcázar de Segovia

Ya os decía que las mejores vistas del Alcázar no se consiguen desde su entrada. Para ver la silueta de este imponente castillo que bien pudiera ser escenario de un cuento hay que desplazarse hasta algún punto alejado. Cada uno de los que ahora os indico os ofrecerá una perspectiva distinta del edificio y su entorno.

Alcázar de SEgovia

  • Mirador de la Pradera de San Marcos. Desde este lugar se puede ver el Alcázar, no completo, pero la vista no está mal.
  • Monasterio del Parral. Es el mirador más alejado del Alcázar, pero las vistas desde su claustro os harán retroceder en el tiempo.
  • Mirador del Alcázar y los dos Valles. Una de las vistas más bonitas del Alcázar se consigue en este mirador. Se ve el castillo imponente sobre la roca. El mejor momento para disfrutar de esta vista es el atardecer.

Ya he comentado que las vistas panorámicas más emblemáticas del Alcázar de Segovia son las que tienes desde la orilla del río Eresma, al pie de la colina donde se levanta el castillo.

Pero, en mi opinión, las vistas más bonitas y sugerentes del Alcázar son las que tienes desde el claustro del monasterio del Parral, donde tienes la sensación de haberte trasladado la época de Isabel la Católica, en plena Edad Media.

Información práctica para visitar el Alcázar

Horario del Alcázar de Segovia

  • Verano (1 de abril al 31 de octubre): de 10:00 a 20:00 horas.
  • Invierno (1 de noviembre al 31 de marzo): de 10:00 a 18:00 horas.
  • El Alcázar abre sólo en horario de mañana los días 24 y 31 de diciembre y 5 de enero.
  • Permanece cerrado los días 25 de diciembre, 1 y 6 de enero.
  • La venta de entradas para la visita al Alcázar de Segovia se realiza hasta 30 minutos antes del cierre y se debe abandonar el rencinto como máximo 30 minutos después de la hora marcada para el cierre.

Alcázar de Segovia precio

Las entradas para visitar el Alcázar se pueden adquirir, el mismo día de la visita, en la Casa de la Química, junto a la fortaleza, en un lateral de los Jardines Reina Victoria Eugenia.

Existen distintas tarifas para la visita a este edificio segoviano:

  • Entrada completa. Permite la visita a todas las salas y espacios abiertos a los visitantes en el Alcázar: 8 €.
  • Torre de Juan II. Esta entrada solo da acceso a la torre, uno de los mejores miradores de Segovia: 2,5 €.
  • Visita al Palacio y al Museo: 5,5 €.
  • Entrada reducida al Palacio y Museo (para estudiantes, discapacitados, familia numerosa,…): 3,5 €.
  • Visita guiada. Cada media hora comienza una visita guiada por el palacio. Se realizan en española y su duración oscila entre los 45 minutos y la hora. El precio de esta visita es de 2 €, no incluye los precios de entrada ni la subida a la Torre de Juan II. Al apuntarse a la visita guiada entregan a cada visitante unos cascos para seguir las explicaciones.
  • Existen también audioguías disponibles en distintos idiomas.

Cómo llegar al Alcázar

Lo más importante es cómo llegar a Segovia. Si lo hacéis en coche vuestra ruta dependerá de vuestro lugar de origen y debéis tener en cuenta que el aparcamiento en el centro de Segovia está restringido. Por ello lo más interesante es recurrir a alguno de los aparcamientos gratuitos desde los que se puede llegar paseando al centro de la ciudad o al Alcázar.

Uno de ellos, el más alejado, está frente al Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla. Otro, al final del Paseo Ezequiel González. Hay también uno más pequeño pero muy bien situado en la Calle 3 de Abril, ya muy cerca del centro de Segovia.

Si no encontráis un hueco en esas zonas de aparcamiento, siempre podéis recurrir a un parking de pago. El más cercano al Alcázar es el Parking subterráneo Catedral-Oblatas, en la confluencia de la calle Doctor Velasco con el Paseo del Obispo.

Quizás también te interese

6 comentarios

Paco Piniella 14 agosto, 2020 - 9:44 am

Algo tendremos que hacer este raro verano. Cuidate Kris !!

Reply
Cristina 16 agosto, 2020 - 12:26 pm

Verano raro que jamás habríamos pensado tener que vivir. Un abrazo fuerte Paco.

Reply
Margalliver 19 agosto, 2020 - 8:59 am

Segovia la visitamos hace ya 6 o 7 años como mínimo y la verdad que nos encantó y su espectacular Alcázar aún más. No estaría mal volver hacer una escapada, seguro que encontraríamos nuevos rincones del Alcázar de Segovia que fotografiar 😉

Muy buena guía para visitar el Alcázar de Segovia, buen trabajo!

Reply
Cristina 19 agosto, 2020 - 12:34 pm

¡Muchas gracias! Espero que os sea de utilidad cuando regreséis a esta ciudad y en vuestra visita al Alcázar de Segovia.

Reply
jordi 29 agosto, 2020 - 9:06 pm

Menudo repaso histórico a lo que es el Alcázar de Segovia. Desde luego, junto a la Catedral y al Acueducto forman la Santísima Trinidad de lo que no hay que perderse en esta ciudad. Lo que más me gusta son los techos. El de lacería del salón del trono es una maravilla! Y el artesonado del salón de la Galera no le va a la zaga. No me importaría regresar a Segocia y al Alcázar!

Reply
Cristina 31 agosto, 2020 - 10:26 am

Es cierto que los artesonados del Alcázar de Segovia son una maravilla, tanta que a veces dejamos de prestar atención a esos azulejos que decoran algunas paredes u otros elementos decorativos.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up