Calderón Hondo, subir a un volcán en Fuerteventura

por Cristina Monsalvo

Al norte de Fuerteventura, entre Lajares y Corralejo, hay una zona de 5 kilómetros de longitud en la que se pueden ver, alineados de norte a este, cinco volcanes de reciente formación (solamente tienen 50.000 años). Estos volcanes, entre los que se cuenta el Calderón Hondo, fueron, con sus erupciones, los que hicieron que Fuerteventura aumentara su tamaño en 120 km2 y los que sacaron a la superficie la Isla de Lobos, a tan solo 2 kilómetros de la costa de Corralejo.

Qué ver en Fuerteventura

Se puede hacer una ruta bastante sencilla pasando por estos conos volcánicos, ya sea en coche, a pie o en bicicleta. Si partimos de Lajares, encontraremos en primer lugar Montaña Colorada y el Calderón Hondo. A continuación, aparecerán Caldera Rebanada, Caldera Encantada y el volcán Bayuyo. Al final del camino, cerca ya de Corralejo, se pueden ver los llamados «hornitos», que no son otra cosa que pequeños volcanes.

Si como nosotros no tenéis ganas de hacer la ruta completa, podéis animaros a subir al Calderón Hondo, el volcán mejor conservado de este grupo que ver en Fuerteventura. La ruta para llegar a él es sencilla y la vistas desde lo alto son espectaculares.

Como llegar al Calderón Hondo

Este volcán se encuentra muy cerca del pueblo de Lajares. Un lugar perfecto para tener como base y recorrer desde ahí el norte de la isla. Nosotros estábamos alojados en un bed&breasfast, Villa Shepherd, a las afueras del pueblo, tan cerca del Calderón Hondo que desde nuestra ubicación podíamos unirnos al camino señalizado para llegar al volcán sin necesidad del ir al principio del mismo.

Como la mayoría llega a hacer la ruta al Calderón Hondo desde diferentes ubicaciones, os dejo aquí las indicaciones para hacer la ruta desde su comienzo.

Tanto si venís de El Cotillo como de Corralejo, hay que atravesar Lajares. Al llegar a la rotonda en la que está el campo de futbol hay que continuar por la Calle la Cancela en dirección a Majanicho (a la derecha si venís de Corralejo, a la izquierda si llegáis desde El Cotillo).

Al final de las construcciones (casas, bares, tiendas) hay una señal que indica el inicio de la ruta. También hay un pequeño aparcamiento. Si está muy lleno, volved sobre vuestros pasos y aparcar en alguna calle cercana.

Ruta al Calderón Hondo

Desde la zona de aparcamiento hasta el Calderón Hondo hay algo más de 2 kilómetros. El camino es sencillo, llano y accesible en casi su totalidad, sobre todo el primer tercio. En la segunda parte, el camino consiste en una serie de piedras volcánicas colocadas a forma de calzada que no tiene pérdida. No es tampoco complicado, pero si resulta algo más irregular. En cuanto al último tercio, es de subida. Unas escaleras ascienden hasta el cráter. No son muchas y se encuentran en buen estado, en diez minutos estás en los más alto de este volcán.

Calderón Hondo

Una vez en lo alto de este atractivo volcán extinto, hay un balcón sobre el volcán que permite ver por completo el interior del cráter. Animarse a caminar sobre el borde del cráter ofrece diferentes perspectivas tanto del interior del mismo como el de eses paisaje denominado malpaís y que consiste en un campo de rocas volcánicas poco erosionadas.

Calderón Hondo

En cuanto al interior de este cono volcánico, llama la atención el color amarillo que salpica ciertos puntos. No es otra cosa que restos de partículas de azufre.

Calderón Hondo

Rodear el cráter

El día de nuestra visita soplaba mucho el viento. Tanto que a veces costaba incluso mantenerse en pie. A pesar de ellos vimos pequeños grupos de personas rodeando el Calderón Hondo por su borde superior. Nosotros caminamos algunos metros sobre piedras y lava. Os aseguro que con ese viendo no era sencillo, no hay camino y hay que ir andando por un camino que en algunos mementos no es nada sencillo.

Es por ello que decidimos abandonar el intento de rodear el volcán y regresar sobre nuestros pasos. Tampoco sabemos si está permitido o no caminar por esa parte del Calderón Hondo, si el paso de los turistas puede dañar la montaña, por no hablar del peligro que puede suponer un mal paso. ¿Se puede caminar alrededor del cráter? Se puede, lo que no os puedo asegurar es que se deba.

Miradores de Fuerteventura

Qué llevar al Calderón Hondo

Aunque ya os digo que la ruta para subir a este volcán del norte no es larga ni es sencilla, hay un puñado de cosas que debéis llevar con vosotros. Nada complicado, solo recordar meter una botella de agua en la mochila y aplicarse protector solar antes de comenzar el camino. Una gorra tampoco vendrá mal, aunque si el día de vuestra visita hace aire, ya os podéis olvidar de ella.

Ardillas de Fuerteventura

Seguro que tanto en este volcán como en muchos otros lugares y miradores de Fuerteventura vais a ver ardillas. Os parecerán «muy monas». Y atrevidas. Están acostumbradas a la presencia humana y saben que son muchos los que se animan a darlas de comer.

Desde aquí deciros que no lo hagáis, por muy graciosas que os parezcan. Estas ardillas que se introdujeron en la isla a mediados del siglo XX son una especie invasora que se ha convertido en una verdadera plaga. Hay cerca de un millón de estos animales en Fuerteventura. Su presencia ha desplazado a otras especies autóctonas y ha hecho desaparecer de los lugares que habita a diferentes plantas locales.

Qué ver cerca del Calderón Hondo

Calderón Hondo es uno de los lugares que se pueden ver en el norte de Fuerteventura. Se puede completar la excursión a esta parte de la isla con una visita a Majanicho, un pequeño pueblo de pescadores rodeado de rocas y arena de playa. No muy lejos, antes de llegar a Corralejo, merece la pena hacer una parada en la popular Pop Corn Beach, una de las playas de Fuerteventura más singulares.

qué ver en Fuerteventura

Recuerda que desde Corralejo parten los ferrys a la Isla de Lobos. Una de las excursiones más demandadas por quienes visitan esta isla canaria en el siguiente enlace puedes contratar ese transporte: Ferry a la isla de Lobos desde Corralejo.

Si es lugar de ir hacia el Este se pone rumbo al Oeste se llega a El Cotillo. Otro pueblo de pescadores, pero en esta ocasión convertido en cierta medida en destino vacacional. Los acantilados de esta localidad y sus puestas de sol son dos buenas razones para visitar este pueblo.

Por último, hacia el Sur, nos encontramos con una de las antiguas capitales de la isla: La Oliva. En ella no hay que de dejar de visitar la Casa de los Coroneles, uno de los edificios más emblemáticos de Fuerteventura.

Quizás también te interese

Dejar un comentario

Scroll Up