Castillo de Peles

Castillo de Peles: el castillo más bonito de Rumanía

Nuestro viaje a Rumanía comenzó en Sinaia, una ciudad enclavada en la montañas rumanas que cada invierno se convierte en el destino de cientos de esquiadores en busca de nieve. Uno de los lugares que ver en Sinaia es el magnífico Castillo de Peles. Un capricho arquitectónico que deslumbra y sorprende a todo el que se anima a visitarlo.

Castillo de Peles Rumanía

Castillo de Peles, un poco de historia

Las obras de este castillo rodeado de montañas y verdes praderas comenzaron en 1875. Se edificó para convertirse en residencia de verano del rey Carlos I, el monarca rumano que más años ha llegado a gobernar. En la construcción de este bello castillo se invirtieron 34 años y participaron en ella miles de trabajadores y unos 400 artesanos. Aunque el castillo fue finalizado en 1914, pocos meses antes del fallecimiento del monarca, la familia real ya disfrutó del edificio desde 1883, fecha en la que fue inaugurado.

Castillo de Peles

El interior del castillo (fue residencia real hasta 1948 y en él se celebraron importantes reuniones al comienzo de la Segunda Guerra Mundial) cuenta con más de 160 habitaciones y 30 baños. Cómo curiosidad, decir que fue el primer castillo europeo que tuvo electricidad y calefacción desde su inauguración. Y eso cuando mucha gente en Europa seguía alumbrando sus casas con velas y candiles.

El Castillo de Peles se abrió como museo en 1953 siendo actualmente el segundo museo más visitado en Rumanía. Durante la dictadura de Ceausescu el Castillo de Peles cerró sus puertas al público y se convirtió en residencia para invitados. Entre éstos estuvieron Yasser Arafat o Richard Nixon.

Visitar el Castillo de Peles

Para visitar el Castillo de Peles hay que sumarse a alguna de sus visitas guiadas. No se puede de ningún modo visitar por libre. Las entradas se adquieren en las taquillas en el patio central del edificio y se puede elegir entre la visita básica y la visita larga. En la misma taquilla indican el lugar al que hay que acudir con la entrada. Tras esperar algunos minutos en la calle, llega el momento en el que la gran puerta se abre e indican el idioma en el que se realiza la siguiente visita. Si es el que te interesa (rumano, inglés, alemán, francés o ruso) solo tienes que entregar tu entrada y cruzar la puerta. Una vez dentro te indican que debes colocarte unas calzas sobre los zapatos antes de comenzar el recorrido guiado.

En el interior del castillo está prohibido hacer fotografías. Bueno, no está prohibido. Si te interesa fotografiar el impresionante interior del Castillo de Peles tendrás que pagar una tarifa por usar la cámara o el móvil. Eso sí, ten en cuenta que esas imágenes deben ser sólo para uso personal y no se pueden difundir ni en internet ni en ninguna red social. En la web del castillo indican que la violación de esta norma se sancionará. En cuanto a las fotografías profesionales requieren de un contrato con la aprobación del Ministerio de Cultura e Identidad Nacional. Yo aviso para que los sepáis.

Personalmente creo que merece la pena ir a Sinaia aunque sea solamente para ver el Castillo de Peles. Su singular exterior es probablemente la cara más atractiva del edificio. Eso no quiere decir que no haya que entrar al castillo. Aunque tengas que hacer la visita en un idioma que no sea el tuyo merece y mucho la pena recorrer la elegantes estancias de este castillo de Rumanía. Maderas nobles, lámparas de Murano, sedas, márfil y las mejores porcelanas forman parte del mobiliario y la decoración que cada habitación. Además, en cada sala encontrarás un cartel en varios idiomas (no, en español de momento no) con la explicación sobre su función y algunas curiosidades.

castillo de Peles Sinaia

Jardines del Castillo de Peles

Los jardines es lo primero que ve el visitante. Si se llega caminando desde la ciudad paseando por el bosque que la rodea la imagen del Castillo de Peles es inolvidable. Una extensa pradera al fondo de la cual se levanta el romántico castillo y tras él las montañas cubiertas de altos abetos (o puede que sean cedros o cualquier otro árbol de hoja caduca, perdonad mi desconocimiento).

Viaje a Rumanía, Castillo de Peles

Sólo hay que caminar unos metros más para llegar a la entrada a los jardines del castillo, siempre rodeando esa pradera. Prestad atención durante el camino a los árboles. Puede que en alguno veáis un cartel que indique «cuidado con los osos».

La entrada a los jardines del castillo es gratuita. En temporada alta, y sobre todo los fines de semana, es muy probable que os encontréis con un buen número de turistas. Tened paciencia si queréis hacer alguna foto en las escalinatas, junto a las fuentes o las esculturas. La parte de los jardines en la parte frontal del castillo es la más concurrida. Alejaos un poco y encontraréis algún rincón más tranquilo, cómo el que rodea la escultura de la Reina Elisabeta Carmen Silva.

Castillo de Peles

Tour básico

La visita corta al Castillo de Peles dura unos 45 minutos y recorre la primera planta del edificio. Se comienza subiendo la elegante escalinata que lleva hasta el bello y luminoso salón de honor. Son tantos los detalles en la arquitectura y decoración del interior del castillo que es imposible prestar atención a todos. Por si fuera poco cada estancia tiene su propia decoración. Casi sin date cuenta pasas de un salón lleno de espejos de Murano a un salón turco o a otro morisco. Un comedor aquí, una biblioteca allá, la sala de música. Para mi es imposible recordar todo lo que vi, y menos mal que nos decantamos por este recorrido corto.

El circuito por la planta baja finaliza en el pequeño teatro del Castillo de Peles, una sala en la que destacan las pinturas en la parte alta de las paredes y que son obras de Gustav Klimt. Este pequeño teatro se convirtió en cine a principios del siglo XX.

Tour largo

Este tour, más largo, ofrece la posibilidad de recorrer las estancias privadas del Castillo de Peles. Tras visitar la primera planta con el tour básico, todos aquellos con el ticket de tour opcional o ampliado proceden a subir al segundo piso del edificio. Es allí donde están las habitaciones privadas. Con este recorrido se pueden ver entre otras estancias la suite imperial, el dormitorio real en el que falleció el rey Carlos I o el despacho del reina. Las habitaciones siguen teniendo una decoración ecléctica. Tan pronto estás en una sala decorada en estilo rococó como en otra cubierta con paneles de madera.

La duración de este tour es de aproximadamente 1:30 horas.

Castillo de Peles

Horarios del Castillo de Peles

Las taquillas cierran 5 minutos antes de la última visita, la cual comienza a la 16:15 horas.

Invierno (desde mediados de septiembre a principio de mayo)

Miércoles: 11:00 a 16:15 horas.

De jueves a domingo : 09:15 a 16:15 horas.

Cerrado lunes y martes.

Verano (principios de mayo a mediados de septiembre)

Martes: 09:00 a 16:15 horas ( solo se visita la planta baja).

Miércoles: 11:00 a 16:15 horas

Jueves a domingo: 09:15 a 16:15 horas.

Lunes: cerrado.

Precios de la visita al Castillo de Peles

Recordad que solo se puede pagar la entrada en efectivo, no admiten tarjetas (ni otra moneda que no sean lei).

Tour Básico

Adultos 30 lei.
Pensionistas  15 lei .
Estudiantes 7,5 lei.

Tour Largo

Adultos 60 lei.
Pensionistas 30 lei.
Estudiantes 15 lei.

Tarifa fotográfica

Cámara de fotos 35 lei.
Vídeo 60 lei.

Castillo Pelisor

Apenas a 200 metros del Castillo de Peles se puede visitar otro edificio: el Castillo Pelisor. Aunque su aspecto tiene poco o nada de castillo, lo cierto es que es un bonito edificio con un enclave envidiable. Fue construido para el futuro rey Fernando I de Rumania, sobrino de Carlos I, y su esposa, la reina María. Él era hijo del príncipe alemán Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen y de la infanta Antonia de Portugal y ella nieta del zar Alejandro III de Rusia y de la Reina Victoria. Cómo veréis por la venas de esta pareja corría sangre azul de distintos puntos de Europa.

Castillo de Peles

Al Castillo Pelisor luce en su fachada paredes con entramado de madera de clara influencia alemana. Sin embargo, su interior, poco tiene de ese aspecto medieval que se aprecia en el exterior. Fue la propia reina María quien se encargo de la decoración del castillo que sería su hogar mezclando en cada estancia elementos cargados de simbología con el art nouveau tan de moda a principios del siglo XX y muebles importados directamente de Viena. El resultado es tan ecléctico como romántico.

Castillo de Peles

Nosotros por una cuestión de tiempo nos tuvimos que conformar con ver el exterior del castillo, pero seguro que merece y mucho la pena dedicar una hora a conocer su interior.

Horario del Castillo Pelisor

Cerrado lunes y martes.

Miércoles de 11:00 a 16:15 horas.

Jueves a domingo de  9:15-16:15.

Precios del Castillo Pelisor

Adultos 20 lei.
Pensionistas 10 lei.
Estudiantes 5 lei.

Cómo llegar al Castillo de Peles

Coche

La forma más cómoda para llegar al Castillo de Peles en Sinaia es el coche. Sobre todo si vuestra intención es hacer un viaje por libre en tierras rumanas. Viajar en coche facilita mucho el viaje en Rumanía pues no todos los lugares están bien comunicados con el transporte público. Nosotros llegamos a Sinaia desde el Aeropuerto de Otopeni. La distancia entre ambos lugares es de de 105 kilómetros y tardamos alrededor de 1:30 horas en llegar a desde el aeropuerto a nuestro hotel en Sinaia.

Una vez en Sinaia si queréis dejar el coche cerca del Castillo de Peles (tened en cuenta que el castillo está a 6 kilómetros del centro de la ciudad) podéis encontrar un aparcamiento a 200 metros y otros a unos 600 metros del castillo. Ambos son de pago. En nuestro caso dejamos el coche en otro aparcamiento (también de pago) a la espalda del monasterio, otro de los lugares que ver en Sinaia. Desde allí fuimos caminando por el bosque, un paseo de unos 15 minutos. En el camino nos encontramos con vendedores de fruta y un mercado de artesanía.

Castillo de Peles

Al final del mismo, en un cruce de caminos, es desde donde se consigue la vista más impresionante del Castillo de Peles.

que ver en Rumanía

Autobús

Si no tenéis intención de alquilar un coche para viajar por Rumanía, también podéis llegar a Sinaia en autobús desde el Aeropuerto de Otopeni y desde otras muchas ciudades como Brasov, Sibiu o Sighisoara, la ciudad más bonita de Rumanía.

Podéis consultar la página de autogari.ro para ver todos los horarios, tiempos de cada recorrido y precios.

Tren

El tren en Rumania no tiene tantas rutas directas como lo autobuses. Sin embargo este medio de transporte no deja de ser una buena idea para quienes quieran llegar a Sinaia desde Bucarest o desde Brasov. El precio del viaje es muy similar al del autobús y el tiempo del bajo algo más breve. Para conocer precios y horarios podéis consultar la web oficial cfrcalatori.ro.

Tours guiados en español

Teniendo en cuenta que las visitas al Castillo de Peles no se realizan (de momento) en español una buena opción para llegar al este castillo de Sinaia y visitarlo es contratar un tour guiado en español. Incluye el transporte, el guía y generalmente se combina la visita al Castillo de Peles con la de otro castillo o ciudad. Os dejo a continuación algunas opciones que os pueden interesar:

¿Te he convencido para visitar el Castillo de Peles? Creo que si viajas a Rumanía no puedes dejar de visitar este bello edificio y disfrutar de otros lugares que ver en Sinaia. Su ubicación en las montañas Bucegi ofrecen también la posibilidad de acercarse a la naturaleza y disfrutar de alguna ruta por los alrededores de la ciudad. Eso sí ¡¡cuidado con los osos!!

Castillo de Peles

Etiquetas ,

Comentarios (08)

    1. ¡Hola Carolina!
      Pues mira, yo justo la capital no la conozco, creí al organizar el viaje que el resto me iba a resultar más interesante. Cuando vaya en un futuro a la capital ya te contaré si acerté o no 🙂

  1. Es curioso, porque a primera vista no me parece el típico castillo. Aunque tiene una pinta increíble. Se nota, aunque no es demasiado antiguo, que esta súper bien conservado. Tenemos muchas ganas de visitar Rumanía, últimamente nos llega mucha información, como si el país nos estuviera tentando a ir jeje Tal y como dices, creo que la mejor opción es alquilar un coche, y no sólo para visitar el castillo, nos han dicho que el transporte publico no llega a todos lados, y que depende la ruta es un dolor de cabeza. ¿Es tan así? ¡Un saludo! 🙂 Por cierto, hermosas fotos también.

    1. Viajar a Rumanía sin coche es factible, pero te tienes que conformar con ir a los lugares que llegan los trenes o el autobús y hay muchos rincones pequeños y menos turísticos a los que es complicado llegar de ese modo. Y aunque Rumanía es una locura al volante merece la pena descubrirla sobre cuatro ruedas, parar junto a riachuelos o en un pueblo diminuto que ni tenías apuntado en la ruta. Desde luego os recomiendo mucho este país.

  2. Rumanía no estaba entre nuestros destinos soñados para viajar pero a medida que vamos leyendo tus posts sobre el país, aumentan nuestras ganas de visitarlo. 😂😂

    En el castillo de Peles nosotros haríamos el tour largo, porque visitar las habitaciones privadas nos parece mucho más interesante que quedarnos sólo en las estancias básicas… Además en este tipo de tours se suelen aprender muchas anécdotas y curiosidades.

    Saludos.

    1. Teniendo tiempo sin duda merece la pena visitar todo el castillo. Nosotros nos entretuvimos demasiado en el camino hasta el castillo y no tuvimos más remedio que eliminar una parte del recorrido 🙂

Post a new comment