Brasov en Rumanía: qué ver en un día

por Cristina

Dicen que Brasov es una las ciudades más bonitas que ver en Rumanía. No voy a ser yo quien lo discuta, porque bonita es, pero personalmente creo que no tiene ese encanto que hace tan especiales a Sibiu y Sighisoara. Estas dos ciudades parecen sacadas de un cuento. La primera con esas singulares ventanas que parecen ojos. La segunda con sus torres y sus casas de colores. Brasov es más ciudad. Más gente, más ruido, más tráfico. Pero también hay un puñado de lugares que hacen qué Brasov sea un imprescindible en cualquier viaje a Rumanía.

BRASOV

Brasov fue una de las primeras ciudades que visitamos en nuestra ruta por tierras rumanas. Llegamos a ella tras haber conocido dos famosos edificios de Rumanía: el Castillo de Peles en Sinaia y el conocido como Castillo de Drácula en Bran. Fue una larga jornada y no entrábamos en Brasov hasta ya entrada la tarde. Ese primer día pudimos tener un primer contacto con las calles de esta ciudad, verla iluminada y degustar de una de esas contundentes cenas rumanas.

QUE VER EN BRASOV

Dónde está Brasov

Esta ciudad rumana está en la región de Transilvania, muy cerca de los Montes Cárpatos. Poco más de 160 kilómetros la separan de Bucarest y algo más de 260 son los kilómetros hasta otra de las grandes ciudades de Rumanía: Cluj-Napoca.

Su ubicación la convierte en un buen destino para visitar en cualquier época del año. De su historia y arquitectura se puede disfrutar en cualquier estación. Pero si sois de los que disfrutan de los deportes invernales, sabed que Brasov es un buen destino para descubrir entre diciembre y febrero, cuando la estación de esquí de Poiana Brasov se cubre de nieve.

Cómo llegar a Brasov

Una de las mejores formas de llegar a Brasov desde Bucarest es el tren. La estación de Brasov está a unos 3 kilómetros del centro de la ciudad. Imagino que no os apetecerá ir cargando por vuestro equipaje por la ciudad, así que tomad nota: el autobús de la línea 4 tiene parada en la puerta de la estación y os llevará hasta la Piața Sfatului . Si decidís utilizar el tren para ir de una a otra de estas ciudades, podéis consultar todo los horarios en CFR Calatori.

Además, Brasov es una de las ciudades más transitadas del país y cuenta con múltiples conexiones hacia otras ciudades de Rumanía.

Nosotros para nuestro viaje a Rumanía recurrimos al coche. Creo que es el medio de transporte que da más libertad para viajar por este país de Europa del Este. Gracias a nuestro coche de alquiler pudimos llegar a muchos rincones que de otro hubiera sido casi imposible o hubiera requerido de un tiempo con el que no contábamos.

Os recomiendo este medio de transporte al igual que os recomiendo contratar siempre el seguro a todo riesgo al alquilar un coche en Rumanía. Las carreteras rumanas, sobre todo las que se salen de las rutas más transitadas, dejan mucho que desear. Y además los rumanos al volante tienen mucho peligro.

Pero volviendo a cómo llegar a Brasov, deciros que la E60 es la carretera que une esta ciudad con Bucarest hacia el sur y con Sighisoara, Targu Mures y Cluj-Napoca hacie el noroeste.

Si vais a viajar a Brasov en coche, atención al tema del aparcamiento. En el centro histórico esta regulado, pero solo hay que alejarse unos metros para encontrar zonas de estacionamiento libre. Por si os sirve de referencia, nosotros dejamos el coche en Aleea Tiberiu Brediceanu, cerca de un complejo deportivo y a sólo 15 minutos caminando de Piata Sfatului.

Qué ver en el centro de Brasov

Nosotros dimos un buen repaso a Brasov en la horas que pasamos en ella. Empezamos nuestro paseo por esta ciudad de Transilvania muy temprano y caminando, caminando, pudimos conocer todos los lugares del centro de la ciudad y fuera del perímetro de la antigua muralla que os voy a contar a continuación.

BRASOV

Recorrer la ciudad a pie es una de las mejores cosas que hacer en Brasov. El centro puede resultar algo laberíntico. Estrechas calles que comunican unas plazas con otras. Plazoletas sin salida rodeadas de imponentes edificios. Iglesias ortodoxas escondidas tras alguna sencilla puerta que basta cruzar para descubrir un templo y puede que hasta un cementerio. Hay que dejarse llevar buscando los lugares de visita obligada en la ciudad, pero siempre atentos a cualquier calle, arco o placa que pueda indicar que allí hay algo que podría pasar desapercibido a quien recorra Brasov con prisa.

BRASOV

Piata Sfatului

Esta plaza es sin duda el lugar perfecto para comenzar a conocer Brasov. El centro de la ciudad medieval estuvo aquí y cuentan que en ella tuvo lugar la última quema de brujas en el viejo continente.

Hoy poco queda de aquellas brujas y la plaza es uno de los lugares más atractivos de la ciudad. Está rodeada de casas con cuidadas fachadas barrocas. En los bajos de muchas de ellas se han instalado cafés y restaurantes que cuando el tiempo acompaña instalan sus mesas en la plaza. Tiene su parte buena, la de poder sentarse a tomar una cerveza en este bonito rincón de Brasov. Pero también otra que no lo es tanto: las sombrillas, cuando luce el sol, tapan parte de los edificios (y a mi personalmente me da mucha rabia).

BRASOV PIATA SFATULUI

El centro de la Piata Sfatului está ocupado por uno de los edificios más destacados de Brasov: el Ayuntamiento. Data del siglo XV y su torre, conocida como la Torre de los Trompetistas, se utilizada como puesto de vigilancia. Yo había leído que cada mediodía varios músicos vestidos con trajes tradicionales tocaban canciones desde lo alto de la torre. Si eso es verdad, igual estaban de vacaciones durante mi visita a Brasov, pero lo cierto es que no conseguí que nadie me dijera si estaba o no en lo cierto sobre la actuación de esos músicos.

QUE VER EN BRASOV

Otro de los lugares que ver en esta plaza es la Casa Hirscher, un edificio renacentista situado en la esquina de la plaza con la Strada Apollonia Hirscher. Hoy la casa la ocupa un restaurante y no ponen ninguna pega para que los turistas entremos a curiosear.

Hay también una iglesia ortodoxa en la Piata Sfatului. Para encontrarla hay que buscar una fachada que parece una iglesia por sus mosaicos sobre la puerta y en la parte alta del edificio. Sin embargo, basta fijarse para notar que algo falla. Las ventanas, con cortinas y estores, no parecen de una iglesia. Y junto a la entrada, ¿dos tiendas? No os deis la vuelta pensando que eso es un edificio sin más. Cruzad la puerta, encontraréis un patio, y al fondo del mismo la Biserica Sfânta Adormire a Maicii Domnului. Puede que con suerte podáis incluso presenciar alguna ceremonia religiosa como nos pasó a nosotros.

BRASOV, IGLESIA ORTODOXA

Y por último, mencionar la bonita vista que se puede tener desde esta plaza de Brasov, con sus casas barrocas y tras ellas, dominando la ciudad, el Monte Tampa con ese gran cartel que recuerda a quien lo ve en que ciudad se encuentra. Cómo si fuera un Hollywood rumano. Algo de lógica tiene, pues son varias la películas que se han rodado en esta ciudad de Transilvania.

Biserica Sfânta Treime

A pocos metros de la Piata Sfatului, en Strada George Barițiu, se puede ver otra de esas iglesias que parecen descubrir sólo los más curiosos. Hay que ir atento porque la entrada a la Biserica Sfânta Treime puede pasar desapercibida entre los comercios de la calle. Así que id mirando los números y en el número 12 encontraréis la puerta que lleva a un patio al fondo del cual está ésta sencilla iglesia ortodoxa.

BRASOV

Su interior, cubierto de iconos resulta de lo más tranquilo, pues no se escucha ningún ruido de la calle.

BRASOV

Hay un cuarto especial para prender la velas y una puerta trasera que lleva a un cementerio. A nosotros nos llamó mucho la atención, pues hay tumbas en las que aún no hay nadie enterrado, pero en las lápidas ya está grabado el nombre de quienes tendrán allí su lugar de descanso eterno.

BRASOV

Biserica Neagra de Brasov

La Iglesia negra de Brasov es el templo gótico más grande de Rumanía. Esta iglesia se levantó entre 1383 y 1480. Durante la invasión turca fue destruida en gran medida, lo que hizo que las obras se alargaran más tiempo y hoy en día sigue siendo la iglesia a la que la comunidad luterana acude a escuchar misa.

BRASOV

Es suficiente ver esta iglesia para entender que su nombre viene del color negro de su paredes. La razón de ese tono de la piedra es que la iglesia sufrió un importante incendio en 1689 y sus muros quedaron teñidos de negro para siempre.

BRASOV, IGLESIA NEGRA

En el interior se pueden ver algunas de las esculturas que antaño decoraron el exterior del ábside. Pero sin duda lo más destacado de esta iglesia de Brasov es su órgano de 4.000 tubos, uno de los más grandes de Europa. Durante los meses de verano se programan conciertos a las seis de la tarde.

Merece la pena rodear la iglesia para ver toda su estructura y también para disfrutar de la atractiva plaza que la rodea, con bellas casas barrocas, algunas recién restauradas y pintadas de colores. No hay que pasar por alto una escultura, la de Honterus, un humanista y teólogo sajón de Transilvania conocido por sus publicaciones de geográfica y cartográfica.

BRASOV

Cerca del ábside, entre dos edificios, se abre el espacio que comunica Curtea Honterus, la plaza de la Biserica Neagra, con la Piata Sfatului.

Horarios de la Iglesia Negra de Brasov

  • Abril a Octubre: de martes a sábado de 10:00 a 19:00 horas; domingo y lunes de 12:00 a 19:00 horas.
  • Noviembre a Marzo: de martes a sábado de 10:00 a 16:00 horas; domingo de 12:00 a 16:00 horas. Lunes cerrado.

La entrada es de pago y no está permitido hacer fotografías en el interior.

Qué ver en la muralla de Brasov

El centro histórico de Brasov estaba rodeado por una muralla que se levantó entre los siglos XV y XVII. Era una época en la que los sajones controlaban la ciudad y ésta fue asediada en varias ocasiones por los otomanos. En el siglo XIX la muralla carecía de sentido, por lo que fue derribada para ampliar la ciudad.

Hoy apenas solo que parte de aquella muralla. Algunas de sus puertas, torres de vigilancia y un pequeño tramo de 40 metros escondido entre las casas de la ciudad. Nosotros dimos con él, en Strada După Ziduri, una zona peatonal junto al río convertida en aparcamiento en al otro lado del muro. Pero para ver el tramo más grande que queda de aquella muralla hay que ir al lado opuesto de la ciudad, a los pies del Monte Tampa. Allí son varios los metros que se han conservado de ese muro defensivo.

Torres

Entre las torres, merece la pena subir, ya sea a pie o en coche (hay una zona de estacionamiento cerca) hasta la Torre Blanca (Turnul Alb), en la ladera occidental que se eleva sobre la ciudad. Es un magnífico mirador sobre la ciudad, sobre todo por la tarde, cuando el sol tiñe de dorado la ciudad y permite hacer bonitas fotas. También en esa ladera está la Torre Negra (Turnul Negru), a esa no nos acercamos por lo que no os puedo contar mucho de ella.

BRASOV

Puertas

Si hablamos de las puertas de la antigua muralla de Brasov, hay dos que aún se pueden ver, una a pocos metros de la otra. La Puerta de Schei está en la calle que se lleva su nombre, la Strada Poatra Schei. La original fue pasto de las llamas, y la que podemos ver ahora es una reconstrucción del siglo XIX. Debéis saber que ésta era la única puerta por la que los rumanos que vivían en Brasov podían entrar al recinto amurallado en tiempo de los sajones.

BRASOV

La otra puerta que os mencionaba es la Puerta de Santa Catalina, la única que se ha conservado desde el medievo. Fue financiada por el gremio de los sastres y sin duda es una de las estructuras más bonitas que ver en Brasov.

BRASOV

Bastión de los Tejedores

Otra de las estructuras que formaron parte de la antigua muralla de Brasov es el Bastión de los Tejedores, en el camino que lleva al Monte Tampa. Al parecer es el edificio más antiguo de la ciudad y hoy aloja el Museo del Bastión de los Tejedores en cuyo interior hay una maqueta que muestra la ciudad tal y como era en el siglo XVII. No os puedo contar si esta maqueta es tan impresionante como dicen porque no tuvimos tiempo para visitar el museo.

BRASOV

Monte Tampa

Si hay un mirador famoso en Brasov, ese es el del Monte Tampa. No se puede ver la ciudad desde un lugar más alto, pero yo personalmente creo que la vista desde la Torre Blanca, aunque no sea tan amplia, es más bonita.

BRASOV

Para poder opinar no queda más remedio que subir a esta colina que domina la ciudad desde el Este. Aquí estuvo la primera fortaleza de Brasov. ¿Y sabéis quién la atacó y derribo en el siglo XV? No os lo vais a creer: Vlad Tepes, ese personaje al que algunos relacionan con el mito de Drácula.

Hoy el Monte Tampa es un lugar muy agradable, perfecto para pasear por el bosque o hacer senderismo. Se puede llegar caminando al mirador sobre la ciudad, pero si me dejáis daros un consejo, sobre todo si no tenéis mucho tiempo para conocer Brasov, mejor subir en teleférico. Una buena opción puede ser subir por ese medio y luego bajar andando. Así te ahorras la subida de mínimo una hora cuesta arriba.

BRASOV

Los fines de semana suele haber bastante gente, así que mejor no ir con el tiempo justo. El teleférico es antiguo, pero está en buen estado y si te sitúas bien en la cabina puedes disfrutar de buenas vistas durante la subida. El precio del billete es de 10 lei por trayecto, pero si compras subida y bajada a la vez pagas 18 lei (se puede pagar con tarjeta de crédito). Una vez arriba, para llegar al enorme cartel de Brasov que domina la ciudad hay que ir por una camino de piedras muy irregular. ¡Recordad llevar un calzado cómodo!

BRASOV

Barrio de Schei

Dejando atrás el centro histórico de Brasov por la Strada Poarta Schei pusimos rumbo al barrio al que en la Edad Media estaban relegados los rumanos de la ciudad. En la ruta pasamos ante la puerta de la Sinagoga de Brasov y por la entrada a la Strada Sforii. Ésta es conocida por ser una de las calles más estrechas de la Europa del Este. Durante nuestra visita a la ciudad ambos lugares estaban en obras, de modo que nos quedamos con las ganas de verlos.

El camino rumbo a Schei continua por Strada Prundului, una calle en la que las casas poco tienen que ver con los edificios barrocos del centro histórico de la ciudad. En este barrio que fue residencia de los rumanos en tiempos de los sajones, las casas son más pequeñas, más sencillas.

Por esa calle se llega a Piata Unirii, el corazón del barrio de Schei. Es una espacio amplio, diáfano, rodeado por las colinas de Brasov. En el centro de la plaza, la escultura al soldado, y en un lateral de la misma, la entrada que lleva a lugar más interesante de este barrio de Brasov: el recinto en el que visitar la primera escuela de Rumanía, hoy convertida en museo, y la Iglesia de San Nicolás.

BRASOV

Esta iglesia ortodoxa de estilo gótico ocupa el lugar en el que antes hubo una primera iglesia de madera. El templo que hoy se puede visitar contiene murales que representan a los reyes de Rumanía. Estuvieron tapados durante los años de gobierno comunista en el país, pero 2004 vieron de nuevo la luz.

BRASOV

Alrededor de la iglesia hay un sencillo cementerio, uno más de los varios que hay en el casco urbano de Brasov. Un tranquilo lugar pues apenas llegan turistas hasta este lugar de la ciudad.

Otros lugares que ver en Brasov

Iglesia de St. Paraskeva

Tras visitar los lugares anteriores, nosotros dejamos el recinto de la Iglesia de San Nicolás por una puerta posterior que daba a Strada Retezat. Desde allí pusimos rumbo hacia el centro de Brasov, pero esta vez por la Strada Constantin Lacea. En ella pudimos ver la Iglesia de St. Paraskeva, un sencillo edificio con una alta cúpula plateada fácil de localizar. La iglesia está rodeada de un cementerio en el que está enterrado el autor del poema del himno nacional rumano, Andrei Mureșanu.

BRASOV

Y para los que penséis que aún no habéis visto suficientes cementerios en Brasov con este recorrido por la ciudad, deciros que justo enfrente de esta iglesia se encuentra el que es probablemente el camposanto más sencillo de la ciudad: el dedidado a los héroes de las dos Guerras Mundiales.

BRASOV

Ciudadela

Otro de los edificios que en su día formaron parte de las fortificaciones de Brasov es la Ciudadela. Se construyó en madera en una colina que dominaba la ciudad y también las llanuras del norte. En el siglo XVI ese edificio fue sustituido por uno de piedra que tan solo un siglo más tarde fue abandonado.

BRASOV

Nosotros nos animamos a llegar hasta este lugar en coche. Dimos mil vueltas por calles sin salida, otras que parecían subir pero que al final nos llevaban otra vez hacia el centro de la ciudad. Finalmente conseguimos dar con esta gran estructura defensiva que hoy aloja al parecer un restaurante. Y digo que parece porque cuando llegamos a ella estaba cerrada y no pudimos ver su interior ni encontramos nada en el exterior que nos diera alguna pista sobre que hay tras esos muros. Pero al menos pudimos contemplar Brasov desde una nueva perspectiva, aunque la verdad es que este mirador sobre la ciudad no es tan atractivo como lo son la Torre Blanca o el Monte Tampa.

Hasta aquí llegó nuestro paso por Brasov, nuestro viaje a Rumanía continuó visitando algunas de las iglesias sajonas del país antes de continuar ruta hasta Sighisoara, la que para mi es la ciudad más bonita de Rumanía.

Mapa de Brasov

Quizás también te interese

8 comentarios

alvientooo 27 marzo, 2020 - 4:37 pm

Estuve en esta ciudad un par de veces. La primera hace unos diez años y la segunda el pasado verano. Reconozco que es una ciudad que me gusta mucho y super tranquila. La visita a su iglesia negra y su plaza central son imprescindibles. La primera vez me quedé en un pequeño hotel que había en el barrio de Schei.
Estupendo post

Reply
Cristina 27 marzo, 2020 - 7:31 pm

A mi me pareció una ciudad menos tranquila que otras de Rumanía, igual por visitarla en fin de semana. 🙂

Reply
Maruxaina Bóveda 28 marzo, 2020 - 9:37 am

Qué buenos recuerdos me ha traído leerte. Cuando nosotros estuvimos, hace ya bastantes años, no había apenas turistas y disfrutamos de una ciudad tranquila y como dices cómoda para recorrer a pie.
Lo que más me gustó fue subir al Monte Tampa, lo hicimos a pie, al igual que la bajada por el bosque y es de los paseos más bonitos que recuerdo del país.
¿Te fijaste en la escultura del niño que hay en el exterior de la basílica Negra?Tiene una triste historia…Se cuenta que era el hijo del constructor de la iglesia, el padre se lo olvidó y el pequeño murió de frío…
Un abrazo guapa.

Reply
Cristina 28 marzo, 2020 - 10:47 am

Pues no vimos a ese niño, había un grupo de turistas (grande) en la puerta y nos debió pasar desapercibido. Un abrazo y buen fin de semana.

Reply
DinkyViajeros 3 abril, 2020 - 11:21 am

No sabemos si Brasov será la ciudad más bonita de Rumanía. Lo que sí tenemos claro es que, cada vez que leemos algunos de tus relatos, nuestras ganas de reservar un vuelo y recorrer Rumanía en coche van en aumento. 😉‬

‪Las vistas desde el teleférico parecen espectaculares y si, además, te ahorran una subida a pie de una hora, es una opción más que recomendable. ¡Anotada la visita a Brasov en un día! ‬

‪Saludos. ‬

Reply
Cristina 3 abril, 2020 - 12:37 pm

A ver si con suerte conseguís cuando todo vuelva a la normalidad un vuelo directo a Rumanía desde vuestra tierra. Un abrazo.

Reply
Luz E. 9 abril, 2020 - 9:13 am

¡Hola! La verdad es que a mi me pasa mucho con algunas ciudades que visito… Algunas son más famosas que otras, pero me gustan más o menos según mi experiencia, incluso dos personas que han hecho la misma visita tienen experiencias diferentes, ¡y eso me encanta! A mi Brasov me ha gustado mucho, sus edificios, que sea pequeñito para visitarla a pie y sobre todo el barrio de Schei, me parece muy interesante. Claro, tendré que ir a para ver si me gusta más que las otras ciudades que visitaste en tu viaje a Rumanía. Espero volver a viajar muuuy pronto. Saludo

Reply
Cristina 9 abril, 2020 - 10:31 am

¡Hola Luz! Ya sabes que para gustos los colores… o los días. La verdad es que Brasov es un ciudad bonita, con muchas casas y calles pintorescas y debe formar parte de cualquier recorrido por tierras rumanas.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up