que ver en Rumanía

Viaje a Rumanía: itinerario para 10 días

Hacía tiempo que nos rondaba en la cabeza la idea de un viaje a Rumanía. Tanto, que hace unos años, cuando decidimos viajar a Bulgaria, la idea inicial era combinar ambos países. Pero el tiempo se impuso y al final nos decantamos por el país vecino y quedo pospuesta la visita al país de los Cárpatos.

Viaje a Rumania en 10 días

La idea de conocer Rumanía no se nos olvidó. Y viajar a ese país en septiembre, cuando el clima aún es propicio, los días no muy cortos y hay menos turistas, nos pareció perfecta. Así que el pasado año le llego el turno al país de los monasterios pintados, de las iglesias de madera y de los castillos que recuerdan al mito de Drácula. Fueron 10 días que dieron para mucho y que nos permitieron conocer un destino europeo que aún no recibe muchos turistas, cuyos precios son muy ajustados y con muchos más atractivos de los que podíamos imaginas. Os invito a leer como fue nuestro viaje a Rumanía y sobre todo, os animo a poner rumbo a este país antes de que como muchos otros se convierta en objeto de deseo de miles de viajeros.

Día 1 – Madrid – Otopeni – Sinaia (110 Km)

Nuestro viaje a Rumanía comenzó a primera hora de la tarde del 13 de septiembre. El vuelo se retrasó unos 30 minutos en el despegue lo que hizo que llegáramos con retraso a nuestro destino. Habíamos reservado un coche de alquiler con Rentalcars. Nos decantamos por una empresa con oficina fuera del aeropuerto de Otopeni ya que el precio era bastante más económico.

Ya era completamente de noche, más de las once, cuando por fin pusimos rumbo a Sinaia. Tras un viaje de hora y media  llegamos a nuestro alojamiento: Vila Aritzo. Una preciosa casa edificada en los años 20 del siglo pasado regentada por la tercera generación de la familia propietaria. Agradecimos la calefacción encendida pues a esa hora en la calle hacía mucho. Sinaia están en las montañas y la diferencia de temperatura del día a la noche es notable. Os aseguro que cogimos la cama con ganas y que la noche se pasó volando.

Día 2 – Sinaia – Bran – Brasov (80 Km)

Fue una noche reparadora y tras un excelente desayuno con productos frescos empezamos a descubrir lo que nos iba a deparar nuestro viaje a Rumanía. Hicimos el check out en Vila Aritzo y dejamos las maletas en el coche para poner rumbo a uno de los lugares más emblemáticos de Sinaia: el monasterio del mismo nombre que fue el origen de esta ciudad rumana.

Tras recorrer sus dos patios con las iglesias nueva y antigua continuamos paseando por el frondoso bosque de la ciudad hasta el precioso Castillo de Peles. Es sin duda uno de los edificios más bellos del país y también de los más visitados. Merece la pena recorrer su interior con una visita guiada (imposible hacerlo por libre) aunque tan solo se pase por un puñado de sus muchas estancias.

Viaje a Rumanía, Castillo de Peles

A pocos metros de este castillo hay uno menos conocido y más pequeño. En realidad casi parece una gran mansión. Se trata del Castillo de Pelisor. Lo mandó levantar el rey Carlos I para su nieto Fernando y la esposa de éste, María.

Ese día aún os quedaba por ver un castillo más, el de Bran. Llegamos allí de camino hacia Brasov en un viaje de una hora para recorrer 50 kilómetros. Este castillo se conoce como el Castillo de Drácula. Pero nada tiene que ver ni con ese personaje ni con la famosa novela de Bran Stoker. Aunque si es cierto que Vlad Tepes pasó en él alguna noche y cuentan que puede que el novelista se inspirara en él. Pero todo son rumores.

Viaje a Rumanía, Castillo de Bran

A última hora de la tarde llegamos a Brasov, apenas tardamos 40 minutos desde Bran. Allí pasamos la segunda noche de nuestro viaje a Rumanía, en el Arce Boutique Hotel.

Día 3 – Brasov – Prejmer – Hârman – Sighisoara (150 Km)

Nos encantó el Arce Boutique, el pequeño hotel en el que dormimos en Brasov. Por no hablar del delicioso desayuno que nos sirvieron en el coqueto comedor de la buhardilla. Con el estómago lleno nos fuimos a recorrer esta ciudad, una de las más interesantes y bonitas de Rumanía. Pasamos por su Plaza Sfatului, allí se puede ver el Ayuntamiento y la Torre de los Trompentistas además de uno de los edificios más antiguos de la ciudad, la Casa Hirscher, convertida hoy en un enorme restaurante.

Viaje a Rumanía, Brasov

A pocos metros está la iglesia más emblemática de Brasov que también es el templo más grande entre Viene y Estambúl. Es la Iglesia Negra y tras visitar su interior pusimos rumbo al barrio de Schei, el antiguo barrio extramuros de la ciudad. Vimos torres, bastiones y murallas. También entramos en el primero de nuestros cementerios rumanos y subimos al monte Tampa en funicular. Un corto paseo lleva hasta un pequeño mirador que regala bonitas vistas de esta ciudad medieval, una de las que no hay que dejar de visitar en un viaje a Rumanía.

Antes de dejar atrás Brasov fuimos hasta su Torre Blanca desde la que conseguimos una perspectiva diferente de la ciudad. Y tras dar alguna vueltas llegamos hasta la antigua ciudadela. Una visita algo decepcionante porque está cerrada al público y desde allí no se ve nada interesante.

En ruta hacia Sighisoara aprovechamos para visitar unos de los lugares que más me sorprendieron en nuestro viaje a Rumanía: Hârman y Prejmer. Allí vimos dos fortalezas sajonas, pequeñas ciudadelas que rodean una iglesia y que sirvieron en algunos casos como refugio a a población local durante los asedios turcos.

Viaje a Rumanía, iglesia sajona

Nuestro siguiente destino ese día fue Sighisoara, la ciudad más bonita de Rumanía. Llegamos allí de noche tras dos horas en la carretera bajo una intensa lluvia. Menos mal que cuando dejamos el coche en el parking de nuestro hotel, Fronius Boutique Residence, la lluvia paró y pudimos pasear descubriendo la cara más tranquila de esta ciudad de Transilvania.

Día 4 – Sighisoara – Viscri – Sighisoara

Tengo que confesar que este día se nos pegaron las sábanas. Aún así tuvimos tiempo para descubrir todo lo que hay que ver en Sighisoara, subir a su Torre del Reloj, pasear por su bonitas calles con casas de colores y caminar hasta lo alto de la colina que domina la ciudad. Por supuesto no pudimos escapar al mito de Drácula y su supuesta relación con Vlad Tepes. Fue en esta ciudad en la que la que nació este personaje medieval tan ligado al mito de Drácula.

que ver en Sighisoara

La tarde la pudimos aprovechar para visitar un lugar apartado y al que llegan pocos turistas. Para llegar allí recorrimos 40 kilómetros (50 minutos) parte de los cuales eran poco más de un camino entre campos sembrados. Para que os hagáis idea de los atractivo del lugar y de que sin duda merece la pena conocerlo, decir que allí tiene una casa el Príncipe Carlos de Inglaterra. El pueblo se llama Viscri y además de lo bonito del entorno, de sus calles y sus casas, en él se puede visitar una cuidada iglesia fortificada sajona.

Viaje a Rumanía, Viscri

Día 5 – Sighisoara – Targu Mures – Bistrita – Gura Humurului (350 Km)

Dejamos atrás Transilvania y nos pusimos en ruta hacia Moldavia. Para no agotarnos con el largo viaje aprovechamos el viaje para parar en Targu Mures. La primera ciudad que sentimos como tal en nuestro viaje a Rumanía. Dejamos el coche cerca de Piata Trandafirilor pero fuera de la zona de aparcamiento regulado. Un breve paseo nos llevo a esa plaza alrededor de la cual pudimos visitar algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad: la Catedral ortodoxa con sus impresionantes iconos dorados, el modernista Palacio de la Cultura o el Monumento a las víctimas de la Revolución de 1989. También pudimos conocer la Ciudadala de Targu Mures y disfrutar de un refresco mientras contemplábamos una plaza por la que paseaban infinidad de gitanas vestidas con coloridas faldas y pañuelos.

Viaje a Rumanía, Targu Mures

El siguiente lugar al que nos dirigimos fue Bistrita. A muchos puede que os suene ya que es en esta ciudad en la que Jonathan Harker hace noche antes de continuar viaje para encontrar el Castillo de Drácula. Un breve paseo nos permitió conocer algunos de los edificios medievales que aún hay en la ciudad o visitar la Iglesia Evangélica. Su torre de casi 80 metros parece que es un fantástico mirador sobre Bistrita, pero nosotros la encontramos cerrada.

Viaje a Rumanía, Bistrita

Solo nos separaba de Moldavia el Paso del Borgo. Otro de los lugares de Rumanía que aparecen en la novela Drácula. Es por este lugar por el que pasa Jonathan Harker montado en una carroza negra rumbo al castillo del vampiro. En la novela de Bran Stoker parece un lugar siniestro. Y puede que lo sea si no luce el sol que nos acompañaba a nosotros para convertir el ahora llamado paso de Tihuta en uno de los lugares más espectaculares que se puede conocer en un viaje a Rumanía. Al final del paso se puede ver el Hotel Castel Dracula. Construido en lugar que debió ocupar el inexistente castillo de Drácula, nosotros paramos para ver las vistas desde su parking. Pero el hotel en si es tan terrorífico como el personaje que le da nombre.

Viaje a Rumanía, Paso del Borgo

Ya entrada la noche llegamos a Gura Humurului, la localidad en la que nos alojamos para conocer los famosos monasterios de Bucovina. Nos alojamos en Hilde’s Residence, un acogedor hotel con restaurante a unos minutos del centro de la localidad.

Día 6 – Monasterios de Bucovina (135 Km)

Dedicamos este día completo a visitar los famosos Monasterios de Bucovina, algunos de los cuales forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Son conocidos estos monasterios por los magníficos frescos que decoran su exterior y nosotros hicimos una ruta circular por Bucovina para visitar algunos de ellos, sin duda uno de los imprescindibles en un viaje a Rumanía.

Empezamos por el Monasterio de Voronet. En sus frescos destaca un tono muy singular de azul que ha pasado a conocerse como «azul Voronet». Este monasterio es el único en el que encontramos un gran número de visitantes. El resto pudimos disfrutarlos con mucha más tranquilidad.

Viaje a Rumanía. Monasterios de Bucovina

Visitamos después de Voronet los Monasterios de Humor, Sucevita y Moldovita. Todos ellos fascinantes y con algún elemento que a pesar de la similitud con los demás le hacía diferente al resto. De regreso a Gura Humurului paramos también en lo que queda del Monasterio de Patrauti: la iglesia rodeada de un prado en el que pastan las cabras. Por último quisimos visitar el Monasterio de Dragomirna. Habíamos leído que la puesta de sol frente al lago junto al que se encuentra este monasterio es fantástica. Pero ni monasterio ni lago. Ambos estaban en obras y nos tuvimos que volver al hotel sin la prometida puesta de sol.

Viaje a Rumanía. Monasterios de Bucovina

Día 7 – Gura Humurului – Sapanta (240 Km)

Dejamos atrás el territorio de Moldavia para poner rumbo al noroeste de Rumanía. Uno de los territorios más inexplorados del país, más rurales pero también más atractivos. Para llegar hasta allí invertimos casi todo el día, pero aprovechamos la ruta para ver algunas de las iglesias de madera de Maramures. Sin duda son algunos de los edificios más singulares que ver en Rumanía, y que como no podía ser de otro modo, algunas son también Patrimonio de la Unesco.

Tardamos más de lo que hubiera sido ideal en hacer la ruta. Pero el paisaje es tan bonito y los pueblos tan pintorescos que no pudimos hacer alguna parada para disfrutar sencillamente de las vistas y la tranquilidad que allí se respira. Cuando llegamos al valle del Mara que es la zona famosa por las iglesias de madera, la primera que visitamos fue la Iglesia de Ieud. En ella descubrimos que lo que veríamos en todas las demás: que siempre las rodea un cementerio y que su interior, más que una iglesia, parece casi una casa, un lugar de reunión decorado con paños bordados, alfombras, fotografías e iconos.

Las siguientes paradas las hicimos para ver la Iglesia de Poienile Izei y el Monasterio de Barsana. Al atardecer llegamos a Sapanta. Allí pudimos visitar el famoso Cementerio Alegre y fue la localidad en la que pasamos la noche. Elegimos una bonita pensión cerca del Monasterio de Sapanta y rodeada de prados: Plai cu Peri.

cementerio alegre

Día 7 – Sapanta – Baia Mare (90 Km)

Este día seguimos recorriendo la región de Maramures. Hicimos paradas en algunos de su pueblos para contemplar las impresionantes puertas de madera que cierran las casas. En alguno de ellos, a pesar de no estar inicialmente en nuestra ruta, paramos para recorrer sus calles, curiosear en los patios de sus casas y acercarnos hasta la pequeña iglesia que pueblo. Porque en Maramures, más allá de sus famosas iglesias, cada pueblo tiene su propia iglesia de madera pero en una versión más pequeña pero siempre ubicadas en lugares tranquilos y llenos de encanto.

También durante este día y en nuestra ruta hacia Baia Mare fuimos viendo algunas de las más impresionantes iglesias de nuestro viaje a Rumanía. Las de Budesti, Desesti y Surdesti fueron paradas obligadas en nuestro viaje de esa jornada, ya que las tres forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. También fuimos hasta la iglesia de Plopis, pero la encontramos cerrada por unas obras que durarán hasta marzo del 2021.

Viaje a Rumanía, Iglesias de Maramures

A primera hora de la tarde llegamos a Baia Mare. Dejamos nuestra cosas en Camelia’s Cozy Place, el B&B en el que pasamos la noche. Desde allí caminamos hasta Piata Libertatii, en el centro de la ciudad. Sus edificios del siglo XVI se han restaurado y la gran plaza peatonal se ha convertido en el lugar perfecto para cenar o tomar una cerveza en alguna de muchas terrazas. Junto a esta plaza hay otra también peatonal y más pequeña en la que se encentran la gótica Torre de Esteban y las iglesias católica y ortodoxa, una junto a la otra.

Viaje a Rumanía, Baia Mare

Día 8 – Baia Mare – Salina Turda – Hunedoara – Sibiu (630 Km)

Confieso que este día fue toda una paliza al volante. Además de los muchos kilómetros que hicimos, encontramos más de una carretera en obras lo que nos iba retrasando en la llegada a cada uno de nuestros destinos. A pesar de ello conseguimos cumplir el plan. Un plan que cambiamos a última hora, pues nuestra idea inicial era no desviarnos hasta Hunedoara y visitar en su lugar Alba Iulia y Cluj-Napoca.

Nos alegramos mucho de haber cambiado el plan porque hicimos cosas diferentes en lugar de visitar ciudades. La primera parada fue en la Salina Turda. Allí nos adentramos en las entrañas de la tierra para descubrir como se extraía la sal de esta mina. Es un lugar sorprendente aunque muchos opinan que se ha convertido en un parque de atracciones bajo tierra.

Viaje a Rumanía, Salina Turda

Muchos kilómetros después llegamos a Hunedoara para visitar uno de los castillos más impresionantes de los que vimos en nuestro viaje a Rumanía: el Castillo de los Corvino. Su puente levadizo lleva hasta la entrada del edificio gótico mucho más bello que siniestro. Allí vimos atardecer antes de poner rumbo a Sibiu.

Viaje a Rumanía, Castillo de Corvino

Llegamos para cenar y descubrir que la ciudad estaba en fiestas, y que sus plazas habían sido tomadas por carpas y puestos de comida y baratijas. Una pequeña decepción, porque no íbamos a poder ver la ciudad con la tranquilidad de otras fechas.

Día 9 – Sibiu

En Sibiu nos alojamos en Goldsmith, un agradable y coqueto B&B cerca del centro. Después del desayuno pusimos rumbo a Piata Mare, el centro neurálgico de Sibiu. Allí subimos a la Torre del Concejo que comunica la anterior plaza con Piata Mica. Ambas están rodeadas de atractivos edificios, algunos de los cuales tienen en sus buhardillas esas ventanas que parecen ojos y que son tan típicas en Sibiu.

Viaje a Rumanía, Sibiu

Otros lugares que ver en Sibiu son su Piata Huet con la Iglesia Evangélica o el famoso Puente de Hierro, también conocido como Puente de los Mentirosos. Todo ésto se encuentra en la parte alta de la ciudad. Pero dejando atrás sus bellas plazas y edificios, nosotros nos fuimos hasta la Ciudad Baja para pasear junto a lo poco que queda de la antigua muralla de la ciudad. También en esta ciudad cada gremio se encargaba del mantenimiento de una de las torres, por que lo que sus nombres son Torre de los Alfareros o Torre de los Carpinteros.

Viaje a Rumanía- Sibiu

Vista la ciudad, confieso que no nos apetecía mucho dejarla para ir a ver más iglesias fortificadas, que era nuestro plan inicial. Por eso dejamos la ciudad solo para ir a conocer Castelul de Lut. No tenía muy claro que era este lugar, pero había visto algunas fotos y me parecía cuando menos singular. Pues bien, fracaso total. Es una casa que parece sacada de un cuento rodeada de un merendero pero que para mi es totalmente prescindible en un viaje a Rumanía. Si pasas por delante, bueno, te puedes desviar. Pero ir aposta como hicimos nosotros ya os digo que no merece para nada la pena.

Nuestra última tarde en Sibiu y en Rumanía la pasamos disfrutando de la ciudad. Sentados tomando unas cervezas y charlando de todos lo que había dado de si nuestro viaje a Rumanía. Un destino mucho más interesante y atractivo de lo que habíamos imaginado.

Día 10 – Sibiu – Otopeni (300 Km)

Fin de nuestro viaje. Solamente quedaba regresar al aeropuerto para volar rumbo a Madrid. El viaje en este tramo es cómodo. Hay tramos de autopista y otros de carreteras entre montañas. Muchas veces íbamos junto a algún río. Y aunque no paramos más que para estirar las piernas en un par de ocasiones, vimos muchas señales que marcaban pueblos, monasterios e iglesias que seguro hubieran merecido ser visitados. Pero nosotros ya no teníamos tiempo para más. Aunque nunca se sabe, nos ha gustado tanto Rumanía que puede que regresemos en algún momento para descubrir lugares menos turísticos.

Etiquetas ,

Comentarios (14)

  1. Hola Cris,
    Genial vuestro itinerario, nosotros al hacerlo siempre en transporte público perdimos bastante tiempo entre viaje y viaje. Coincidimos en los sitios típicos como Sibiu, Sighisoara o Brasov pero me apunto varios sitios que no visitamos como Bistrita, porque espero algún día volver a Rumania.
    Un abrazo.

    1. El transporte privado para mi en este tipo de viajes es fundamental. Ganas tiempo y sobre todo te puedes dar el lujo de llegar a sitios que de otro modo sería casi casi imposible… Un abrazote

  2. Hola Kris!!

    Nosotros estuvimos también en Bulgaria, y nos quedamos con muchas ganas de Rumanía pero, sabes? Pensábamos que con 4-5 días sería suficiente… y ya veo lo equivocadísimos que estábamos!!!
    En vuestro itinerario de 10 días he descubierto muchos sitios nuevos, y me quedo con el Cemeterio Alegre, me encanta!!!
    No sabíamos, por cierto, que hubiera mina de sal también por allí!

    Nos quedamos con la idea de hacerlo en coche alquilado, que da mucha más flexibilidad, y apuntamos septiembre como buena fecha.

    Rumanía es uno de los primeros viajes que tenemos pensado hacer de vuelta en Europa, así que ya volveremos a este post!
    Un besote

  3. ¡Menuda ruta chula habéis hecho por Rumanía! Mira que le tengo ganas al país, me parece súper auténtico, por supuesto me acercaría al pueblo de Drácula, me fascina toda la literatura referente a él, desde el clásico de Bram Stoker hasta las más modernas, y además el pueblo parece precioso en sí 🙂 muy buena idea alquilar un coche, para aprovechar bien el tiempo, soy muy fan de los road trips. Me guardo el post para cuando por fin pueda ir a conocer Rumanía. Un abrazo 🙂

    1. Hacer lo que nosotros hicimos es imposible sin coche. Y no es una cuestión de tiempo, es que hay lugares a los que sencillamente el transporte público no llega 🙂

  4. Debo decir que no habéis perdido nada por no visitar Cluj-Napoca. Seguro que vuestra alternativa fue mucho más bonita 😉

    Por otro lado… ¡Qué rápido fuisteis! A mí personalmente me daría pena dedicarle tan poco tiempo a algunas paradas. Me entraba agobio solo de leer todo lo que conseguíais ver en un día ;))) Pero claro, como le teníais muchas ganas a Rumanía desde hace tiempo, lo queríais ver todo, todo, todo 😉

    Confieso, nosotros también tenemos ganas de volver, sobre todo por las zonas de Maramures y Bucovyna.

    Oye, por cierto, ¿notásteis que el rumano y el español suenan muy parecido? Hasta se puede entender algunas palabras, sobre todo, números.

    1. ¡Qué va Kate! No corríamos. Lo vimos todo con calma, nosotros somos muy slow travel, por eso algunos sitios que había en la lista inicial se quedaron en pendientes. Porque nos liamos nos liamos, que si paseo por aquí, foto por allá y al final se nos pasa el tiempo volando 🙂
      Totalmente de acuerdo con la lengua rumana. Es totalmente latina, recuerdo de la época en la que fue colonia romana. Mira si hace tiempo y aún suenan como italianos, para mi más eso que español 😉

  5. Menudo recorrido hicistéis más completo!!!!! No sé si a nosotras nos daría tiempo a todo, jejeje.

    El tema de los cementerios de Rumanía es algo que siempre nos ha llamado mucho la atención… No sabemos si los visitaremos cuando organicemos #LaGranRumanía porque, por un lado, sí, son bonitos, pero por otro nos da cosilla… ¿A ti no te pasaba igual? 🙂

    1. No os lo vais a creer, pero a mi me gusta visitar cementerios. Me gustan, y en Rumanía también. Voy a todos los que puedo, con respeto, porque lo que único que me da cosa es enfrentarme a la tristeza de los que allí tienen a sus seres queridos.

  6. Hola Cristina!
    Millones de gracias por compartir vuestro viaje, es una pasada!!! tengo planeado hacer un viaje parecido en agosto, vamos a alquilar un coche. Tengo una dudilla e igual me puedes ayudar… ¿recomiendas llevar los hoteles reservados? o ¿crees que se puede ir reservando sobre la marcha? Es por si nos queremos quedar mas en un sitio… o cambiar ruta.
    Un abrazo

    1. Hola Sandra. Me alegra infinito que te sea de ayuda nuestro itinerario. Sobre la pregunta que me haces yo soy prefiero llevar siempre los hoteles reservados. Suelo analizar mucho la ruta para que resulte completa pero no agobiante, de modo que tenga tiempo suficiente en cada lugar. Además aunque me quisiera quedarme en un lugar, ello implicaría no llegar a otros, y yo quiero ver al menos todo lo que he marcado en mi mapa. Además soy exigente con los hoteles, me gusta que tengan cierto encanto y la única forma de garantizar que tendré lo que quiero es reservarlo con tiempo. Además no me apetece nada llegar a una ciudad y ponerme a buscar donde dormir. Prefiero invertir ese tiempo en conocer el lugar. Pero ya sabes, para gustos… 🙂
      Un abrazo y feliz viaje por tierras rumanas.

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]