El tiempo en Viena. Cuándo viajar a Viena.

Cada vez es más complicado decir cómo es el clima en un lugar determinado de planeta. El cambio climático está trayendo aumento de temperaturas, lluvias torrenciales y largos periodos de sequía. Por ello decir como es el tiempo en Viena sin miedo a equivocarse se ha convertido en realmente complicado.

El tiempo en Viena

A pesar de ello hay una serie de datos sobre el tiempo en Viena que puede dar una idea de como es el clima a lo largo del año en la capital de Austria. Las variaciones con respecto a estos datos son cada vez mayores, pero con ellos al menos os podéis hacer una idea de como debería ser el clima en Viena a lo largo del año.

Podemos decir a grandes rasgos que los inviernos en Viena son fríos y los veranos suaves. La época más lluviosa en la ciudad es el estío y no es raro que en invierno las ciudades y los parques en Viena cubran de nieve.

Temperaturas

La temperatura media en Viena a lo largo del año ronda los 10º. Los meses más fríos del año son enero y febrero, es entonces cuando las temperaturas pueden bajar sin dificultad de los 0º alcanzando algunos días los -5º. Incluso las temperaturas máximas son muy bajas, pues no se alcanzan muchas veces ni los 2º.

En verano las temperaturas son muy agradables. Las máxima alcanzan como mucho (salvo excepciones) los 28º, siendo la temperatura media durante estos meses 20º10º.

El otoño y la primavera son estaciones con un tiempo suave y temperaturas máximas de 19 ó 20º, aunque cuando llega noviembre el termómetro cae en picado siendo ya difícil que se alcancen los 10º.

Lluvia

Los meses con más lluvia en Viena son julio y agosto. Eso no quiere decir que el resto del año el tiempo en Viena sea seco. Yo he estado en Viena en julio y llovió cada día. Y también he estado en mayo y pasamos de lluvia y mucho frío a cielos despejados y temperaturas agradables en solo un día.

Cuándo viajar a Viena

Cualquier época del año es buena para viajar a la capital austriaca. Pero es cierto que el tiempo en Viena puede condicionar la estancia en la ciudad.

Si no os importa soportar bajas temperaturas viajar a Viena en enero y febrero puede ser una buena opción. Habrá pocos turistas, los hoteles ofrecen precios más económicos y no tendréis que hacer cola para visitar ningún monumento. En contra está el frío y los días cortos.

Diciembre es también una opción interesante para conocer Viena. También hará frío pero en ese mes se puede disfrutar de la ciudad vestida para recibir la Navidad y de los mercados de Adviento de Viena. Los días son muy cortos y los alojamientos pueden incrementar sus precios.

Primavera y otoño son buenas temporadas para un viaje en busca de los lugares que visitar en Viena. Las temperaturas suaves, los precios más asequibles y el poco turismo convierten a octubre o mayo en buenos momentos para ir a Viena.

El verano es sin duda el momento en el que más viajeros recibe la ciudad. Es época de vacaciones en toda Europa y por ello los precios suben y Viena, como otros muchos lugares, se llena de visitantes. A favor los días largos y la posibilidad de disfrutar de los eventos que cada año tienen lugar en Viena con la llegada del buen tiempo. En contra, la lluvia y la cantidad de turistas.

 

Etiquetas

Post a new comment