Viajar a Viena: información práctica y consejos

por Cristina
viajar a Viena

Si vas a viajar a Viena no solo debes saber que hacer allí. También es importante saber como organizar el viaje: vuelos, alojamiento y otra información práctica que hará más fácil preparar tu paso por la capital austriaca.

Viajar a Viena

En este post nos vamos a centrar en eso, en la información para viajar a Viena. Esos datos que te ayudarán a buscar un vuelo, un hotel o que te descubrirán un poco como es la ciudad para que sepas como moverte en ella o que necesitarás durante tu paso por ella. ¡Empezamos, nos vamos a Viena!

Documentación para viajar a Viena

Austria es uno de los países de la Unión Europea. Eso facilita al resto de los ciudadanos de los países miembros viajar a Viena. Los españoles sólo necesitamos nuestro Documento Nacional de Identidad (ojo, que no esté caducado, no sea que a alguien se le ocurra mirarlo y te quedes en tierra). Ciudadanos de un buen número de países solamente tendrán que presentar su pasaporte para entrar en Austria. Sin necesidad de visado. Ese el es caso, por ejemplo, de Argentina, Chile, Guatemala, México o Colombia entre otros muchos. Si eres de otro país puedes consultar en la página oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Austria o en la de tu propio país.

Es importante para los españoles llevar con nosotros la Tarjeta Sanitaria Europea, con ella tendremos garantizada la atención médica al viajar a Viena al mismo nivel que los austriacos, pero no cubrirá los gastos que puedan derivarse de una repatriación.

Si cuentas con alguna póliza médica privada no necesitarás contratar ningún seguro de viaje pues casi todas cubren todos los gastos médicos y distintas contingencias durante los viajes. Solo debéis contactar con ellos para que os informen cómo proceder si hubiera algún accidente o enfermedad durante vuestra estancia en Austria. En el caso de no contar con ningún seguro privado valorad contratar un seguro para vuestro periplo que pueda cubrir gastos extras al seguro médico ya sea asistencia legal o responsabilidad civil. En Mondo, por ser lectores del blog, podréis tener un descuento del 5%.

seguro de viaje

Dinero y tarjetas

Otra ventaja al viajar a Austria es la moneda, el euro. No tendremos que cambiar dinero ni hacer cálculos para saber cuánto cuestan las cosas. Además tened en cuenta que podréis viajar a Viena sin llevar mucho dinero en efectivo con vosotros ni necesitaréis cambiar otras monedas a euros para disfrutar de la ciudad. En la capital austriaca tener una tarjeta de crédito permite pagar desde un billete de metro a museos, hoteles y en la mayoría de los restaurantes y cafés. El efectivo os hará falta para pocas cosas: billetes de tranvía, puestos de comida callejera o pagos en algunos comercios y lugares que visitar en Viena si el importe a pagar es inferior a 10 euros.

Cuando viajar a Viena

Cada estación tiene su encanto en Viena, incluso el frío invierno. Pero si buscamos la mejor época para viajar a Viena sin duda esta sería durante el otoño o la primavera. Los días son ya más largos, las temperaturas son agradables, hay menos turismo y los precios de los alojamientos bajan.

Si no os importa gastar más para viajar a Viena, entonces podréis disfrutar del verano en la ciudad. Hay más turismo, los días son muy largos y con tendencia a ser lluviosos, los precios suben pero también hay muchos eventos, algo que hace amplia la oferta de actividades en la capital de Austria.

Y en cuanto al invierno decir que puede llegar a ser muy frío. Durante el mes de diciembre, con los mercados de adviento, la ciudad se vuelve a llenar de visitantes y los precios suben otra vez. Sin embargo, en enero y febrero, los meses más tranquilos para visitar Viena, hará mucho frío pero para compensar los precios serán más asequibles que el resto del año y serán muy pocos los turistas que deambulen por las calles de la ciudad.

Museos en Viena

Viajar a Viena: Vuelos

Se puede viajar a Viena en vuelos directos desde muchas ciudades europeas. Es sin duda la forma más rápida de llegar a la capital de Austria. Hay quien dice que los vuelos hasta esa ciudad son caros. Sin embargo basta ser un poco flexible con las fechas y comprar con cierta antelación para encontrar precios ajustados.

La mejor forma de localizar los vuelos a los mejores precios es utilizar algún metabuscador como Skyscanner. Poniendo el destino y eligiendo un mes el programa ofrece un gráfico con la escala de precios por día. En muchos casos puede que el mejor precio suponga viajar a Viena con una compañía aérea y regresar al origen con otra. Así nos pasó a nosotros, llegamos a Austria con Iberia (48 euros por viajero) y volvimos a Madrid con Lauda Motion (43 euros). Nuestro viaje de regreso fue un domingo, algo que hizo que el precio del vuelo fuera algo más elevado aún volando con una compañía de bajo coste.

Otra opción para viajar a Viena por aire es volar hasta Bratislava. Hasta la capital de Eslovaquia vuelan aerolíneas de bajo coste por lo que se pueden encontrar vuelos de ida y vuelta a partir de 50 euros dependiendo de las fechas. Esta ciudad está a 66 kilometros de Viena, son las dos capitales europeas más cercanas entre si. Para ir de Bratislava a Viena se puede hacer un viaje de 4 horas por el Danubio o bien recurrir a los autobuses que unen ambas ciudades en una hora. Todo es cuestión de hacer cuentas para saber si el precio final sale a cuenta o interesa más volar directamente a Viena por tiempo y dinero. En cualquier caso ésta es un opción a tener en cuenta para conocer dos ciudades en un solo viaje.

Transporte desde el Aeropuerto

El Aeropuerto de la capital austriaca se encuentra a 20 kilómetros del centro. Son varios los medios de transporte que unen ambos lugares. Elegir uno u otro dependerá sobre todo de vuestro destino final. Eso puede hacer que os interese más hacer el trayecto en alguna en una de las líneas de autobús, en ÖBB Railjet (Ferrocarriles Austriacos) o incluso en tren de cercanías. También puede ser que por la ubicación de vuestro alojamiento tengáis que recurrir al transporte privado. Opciones no faltan para llegar a Viena desde su aeropuerto. Para conocer en detalle todas las posibilidades, podéis ir al siguiente enlace: Aeropuerto Viena.

Transporte en Viena

Viena es una ciudad muy cómoda para pasear. La mayoría de los lugares que ver en Viena están cerca y caminar de uno a otro es un placer porque siempre puedes pasar por una calle bonito, ante algún edificio monumental o atravesar uno de los muchos parques de Viena. Además, es una ciudad muy tranquila en la relación conductor/peatón. Los coches circulan a baja velocidad, respetan siempre los pasos de cebra y es difícil escuchar el sonido de un claxón.

viajar a Viena

Para llegar a lugares más alejados, como el Palacio Schönbrunn o Grinzing, el barrio del vino vienés, tendrás que recurrir al transporte público, ya sea el metro, el tranvía o algún autobús. En general no es necesario adquirir ninguna tarjeta ni abono de transporte porque casi seguro que no le vais a sacar mucho partido. Aunque es cierto que si organizáis para hacer todas las visitas a lugares apartados el mismo puedo que os sea rentable. Esto son los precios de los abonos de transporte que podéis adquirir en Viena.

  • 24 horas: 8 €.
  • 48 horas: 14,10 €.
  • 72 horas: 17,10 €.
  • Abono semanal de lunes a lunes: 16,20 €.

Si queréis conocer todos sobre como desplazarse por esta ciudad, leed el post Transporte público Viena. En él tendréis toda la información sobre como desplazarse por la ciudad al viajar a Viena.

transporte público Viena

Viajar a Viena: alojamiento

La capital austriaca no es una ciudad barata. No tiene tampoco los precios desorbitados de París, pero hay que ser consciente de que viajar a Viena puede suponer un desembolso económico importante y que a la hora de buscar alojamiento encontrar algo bueno, bonito, barato y además bien ubicado puede no ser tarea sencilla. Los hoteles en el centro son caros, y no siempre están a la altura de lo que se paga por ellos. Desde mi punto de vista, lo mejor al viajar a Viena es buscar un alojamiento en los barrios de la periferia y recurrir al transporte público para llegar al centro.

Yo busqué mucho antes de dar con el hotel adecuado para nuestra estancia. Teníamos el condicionante de necesitar una habitación para tres personas. Encontraba algunos ubicados justo en el centro, pero además de ser caros muchos eran establecimientos anticuados y faltos de encanto. Otros de los hoteles que me pudieron haber valido para nuestra estancia en la ciudad tenían habitaciones pequeñas que no hubieran sido cómodas, y además estaban lejos del centro y los precios seguían siendo altos.

Al final localicé un hotel que se adaptaba en todo a nuestras necesidades: habitación amplia, a pocos metros de una estación de metro a cuatro paradas de Stephansplatz y un precio más que correcto para estar en Viena, 100 euros la noche la habitación triple. El desayuno no estaba incluido (15 euros por persona y noche) pero pudimos alternar los desayunos en el propio hotel con otros en una agradable café. Y el metro, a escasos 100 metros de la estación de Vorgartenstraße, en la línea U1. Esa línea nos llevaba en menos de 10 minutos hasta Stephansplatz. Por si interesa valorar este hotel para dormir en Viena os dejo aquí su nombre: Novotel Suites Wien City.

dormir en Viena

Comer en Viena

Viena no es una ciudad barata. Pero comer en Viena no es de lo más caro que vais a encontrar en la ciudad. Existen locales con precios muy elevados, pero sabiendo buscar encontraréis locales en los que comer o cenar por mucho menos de los que pensáis. Hay restaurantes y cafés que ofrecen menús de mediodía a precios muy asequibles. Por ejemplo el famoso Café Central, cuyo menú del mediodía de dos platos cuesta 12,50 €.  Otra forma de ahorrar en los restaurantes puede ser la bebida. Al igual que ocurre en Francia, en Viena te pondrán agua fresca del grifo (está rica) sin cobrarte por ello.

Otra opción económica es parar en alguno de los puestos de salchichas o bocadillos que hay en las calles de la ciudad. También las bäckerei (panaderías) ofrecen bocadillos y otros platos a buen precio, con la ventaja de que algunas cuentan con mesas en las que sentarse un rato a descansar. Aunque la verdad es que si hace buen tiempo en Viena, nada mejor que llevarse la comida a uno de los muchos jardines de la ciudad.

comer en viena

Entre los platos que merece probar al viajar a Viena yo mencionaría la suppengemüse, una sopa tradicional hecha con vegetales de la región. El Wiener Schnitzel, el plato más típico de Viena y que no es otra cosa que un escalope empanado (puede ser de pollo, de cerdo o ternera). No dejéis de probar la ensalada de patatas, se sirve fría y tiene un ligero sabor avinagrado. Si os gustan las salchichas, la típica de Viena es la würstel. Y en cuanto a los dulces, no podemos dejar de mencionar la Tarta Sacher y el apfelstrudel.

viajar a Viena

En cuanto al tema propinas, antes de pagar te preguntarán que propina vas a dejar para sumarla al importe de la cuenta. Lo habitual es un 10%, pero puedes indicar otra cantidad o negarte a dejar propina.

Tarjetas turísticas

Antes de decidir si te interesa adquirir o no una de las tarjetas turísticas para viajar a Viena deberás tener claro cuales son tus planes en la ciudad. Si por ejemplo vas a ver Viena en dos días es poco probable que puedas rentabilizar lo que cuestan las tarjetas. Pero si cuentas con tres, cuatro o incluso cinco días para visitar la ciudad, entonces es muy probable que vayas a visitar más museos y palacios y que adquirir estas tarjetas te merezca la pena.

Vienna City Card

Esta es la tarjeta oficial de la Oficina de Turismo de Viena. Se puede adquirir online o comprar directamente en hoteles y en las oficinas turísticas de la ciudad. Cuentan con cuatro modalidades. Todas ellas incluyen descuentos en monumentos, tiendas y restaurantes. También en todas se incluye el transporte para 24,48 ó 72 dependiendo de la elección del viajero. Esas horas de uso de transporte son consecutivas desde que se registra la tarjeta por primera vez en el transporte o en una visita turística. Sin embargo, la tarjeta se puede utilizar para descuentos y visitas durante una semana desde su primer uso.

La modalidad básica incluye solamente esos beneficios. La siguiente opción añadiría el transporte desde y hasta el aeropuerto. La tercera opción de Vienna City Card sería la modalidad básica + tour por la ciudad y uso de autobuses turísticos durante 24 horas. Y la cuarta y última posibilidad sería la suma de todo ello: descuentos, transporte público, uso de autobuses turísticos, tour por la ciudad y transporte desde y hasta el aeropuerto. Los precios oscilan entre los 17 € de la tarjeta más básica para 24 horas a los 72 € de la tarjeta más completa para 72 horas.

Vienna city card

Vienna Pass

Esta tarjeta permite el acceso a más de 60 atracciones que visitar en Viena sin ningún coste extra. Es una tarjeta cara, pero si haces cuentas y tu intención es visitar muchos de los monumentos y atracciones de la ciudad es muy probable que te resulte rentable. Incluye también durante su validez el uso ilimitado de los autobuses Hop on Hop Off Vienna Sightseeing Tours durante la validez de la Vienna Pass.

Tened en cuenta que para los niños entre 6 y 18 años, los precios son inferiores. Y que los menores de 6 años, acompañados de un adulto con Vienna Pass, acceden de forma gratuita a las atracciones.

Las tarifas de la Vienna Pass son estas:

  • 1 día: 79 €
  • 2 días: 99 €
  • 3 días: 129 €
  • 6 días: 159 €

Junto a esta tarjeta turística se puede adquirir también la Travel Card (exclusiva para transporte), nunca de forma independiente. Los precios de la tarjeta para 2020 son los que os indico abajo.

  • 24 horas: 8 €
  • 48 horas: 14,10 €
  • 72 horas: 17,10 €

 

Qué llevar a Viena

A la hora de hacer vuestra maleta para viajar a Viena la época de vuestro viaje indicará que ropa meter. En invierno sin duda buenos jerseys, abrigo, guantes y gorro. En verano, ropa ligera aunque sin olvidar algún tipo de chaqueta o cazadora que os pueda servir si bajan las temperaturas.

Durante todo el año es imprescindible el paraguas o el chubasquero. Incluso un calzado que soporte la lluvia.

No olvidéis llevar en vuestro equipaje una botella para el agua. La ciudad de Viena está llena de fuentes de agua potable y muy fresca. No necesitarás comprar ni una sola botella de agua embotellada durante tu estancia en la ciudad.

Rutas en Viena

Dependiendo del tiempo que vayas a viajar a Viena tendrás tiempo de ver más o menos lugares. Además cada viajero es un mundo y cada uno tenemos nuestros propios gustos. Yo os voy a dejar unos enlaces a otros artículos del blog, con lugares que ver y rutas que os pueden servir para organizar la vuestra.

Si es vuestra primera vez en Viena puede que también os apetezca sumaros a alguno de los free tours que se realizan en la ciudad. Yo os recomiendo un par de ellos:

Excursiones desde Viena

Si tenéis tiempo suficiente para conocer Viena y también para dedicar tiempo a algún lugar de los alrededores, puede que os interesen estas excursiones:

Quizás también te interese

9 comentarios

Viajar y Otras Pasiones 2 julio, 2020 - 9:26 am

¡Hola Kris!
¿Sabes? Viena es una de las capitales europeas que se nos resiste. Alguna vez hemos hablado de ir en Navidad, precisamente por los mercadillos, pero nos da un poco de «cosa» ya no solo por los precios, sino también por la masificación…
De Austria solo conocemos Salzburgo, y nos encantó. Coincidimos, eso sí, en que nos pareció carillo (y eso que fuimos desde Londres). Respecto a la comida, nosotros también acabamos tirando de bocatas jeje.
Tenemos claro que, cuando vayamos a Viena, aprovecharemos para conocer Bratislava. Sí sabíamos que estaban cerquita, pero 66 kilómetros es nada y menos. Mi hermana hizo la excursión a Bratislava y combinó las dos opciones: fue en barco por el Danubio y volvió en bus.
No pensaba que la mayoría de sitios que ver en Viena estuvieran cerca entre sí y me alegro, porque preferimos caminar, sobre todo cuando viajamos.

Reply
Cristina 2 julio, 2020 - 1:10 pm

Viajar a Viena es un placer en cualquier época, pero es cierto que en Navidad puede estar hasta la bandera. Nosotros fuimos en primavera y la ciudad estaba preciosa, además con poquito turismo. Un abrazo

Reply
jordi 2 julio, 2020 - 1:03 pm

Menudo repasillo a todo lo que requieres para viajar a Viena. A todo lo que comentas, yo añadiría la excursión al Valle del Danubio, con la Abadía de Melk. Creo que Salzburgo queda un poco lejos para visitar como excursión. Por cierto, el Café Central que recomiendas nos encantó. Eso sí, tuvimos que hacer una buena cola antes de entrar!

Reply
JOSE D. 2 julio, 2020 - 3:54 pm

Así da gusto. Al final hay muchos sitios dónde te puedes informar sobre lo que hacer y ver, pero pocos con todos los datos prácticos necesarios para viajar a Viena. Coincido en que otoño o primavera son buenas fechas para conocer Viena. Los días largos son fundamentales, porque así se dispone de más horas de sol para hacer cosas, y por supuesto huiría de las fechas con grandes concentraciones de turistas (y más ahora). He podido comprobar que el alojamiento en Viena es caro. Nosotros somos de «ubicación, ubicación, ubicación» porque al final vamos sólo a dormir, pero aun así no siempre nos alojamos en el centro. El hotel que recomiendas con un transporte a tiro de piedra nos encaja perfectamente. Me ha gustado saber que en Viena el agua no es problema. Cuando estuvimos en la prohibitiva París nos hizo una ola de calor y no se podía beber agua de la red. Conclusión: Nos dejamos un sueldo en agua embotellada. En fin, anotados quedan tus consejos para organizar un futuro viaje a Viena, que es la única de las ciudades imperiales que nos queda por conocer. ¡¡Gracias!!

Reply
Cristina 3 julio, 2020 - 8:18 am

Yo tenía el recuerdo de una Viena muy muy cara, y aunque los precios están por encima de los nuestros, lo cierto es que resulta un país asequible. Excepto a la hora de tomar un café. Ahí te sacan un ojo de la cara y se quedan tan contentos 🙂

Reply
Maruxaina Bóveda 4 julio, 2020 - 8:42 am

Hola Cris,
Aunque Viena no está en mis próximos planes, es una ciudad que visitaremos algún día así que me viene genial tu post.
El apunte de viajar a Bratislava me parece súper y no conocía la compañía Lauda Motion así que echaré un vistazo. Por lo que leo sobre Viena me parece cómoda por tener el aeropuerto cerca así como para conocer la ciudad.
Me apunto la ensalada de patatas y la sopa de vegetales 🙂
Lo que no sabía es que sea una ciudad lluviosa en cualquier época del año, ¡no olvidaré el chubasquero!
Un abrazo guapa.

Reply
Cristina 4 julio, 2020 - 11:48 am

Pues sí, llueve a lo largo del año y gracias a ellos la capital de Austria es muy verde. Viajar a Viena ofrece muchas posibilidades, como la de hacer una escapada a Bratislava.
Buen fin de semana.

Reply
Raúl 8 julio, 2020 - 8:33 pm

Muy útil el artículo. Nosotros sí que fuimos en época de mercadillos navideños pero sin coincidir con vacaciones escolares y no nos pareció muy masificada comparando con otras grandes ciudades. En nuestro caso decidimos coger el hotel sin desayuno y cada día íbamos a desayunar a uno de los maravillosos cafés que hay: Sacher, Mozart, Central, Sperl… Saludos viajeros.

Reply
Cristina 13 julio, 2020 - 11:19 am

Un lujo desayunar en esos cafés, porque un café en Viena no es nada barato 🙂

Reply

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

    Google

    Analíticas de visitas y tráfico web.

    _ga,_gid,_gat
    _ga,_gid,_gat

    GPDR

    Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

    gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

    Scroll Up